Prueba a fondo Suzuki Ignis AllGrip. Un SUV de bolsillo / Portalcoches.net

Por Francisco López , 20/06/2017

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón Ginebra 2018
comparte:



Servicios

Zona Suzuki
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.

Últimas Noticias

Prueba a fondo Suzuki Ignis AllGrip. Un SUV de bolsillo / Portalcoches.net
Suzuki apuesta con el Ignis AllGrip Auto para ofrecer un concepto casi inexistente en el segmento A. Un SUV 4x4 de 3,7 metros, con el que nos sorprende




Suzuki ha rescatado la denominación Ignis para introducir en el mercado un auténtico SUV de dimensiones realmente reducidas, apenas 3,70 metros. Suzuki ya usó en el pasado el mismo nombre para uno de sus modelos, pero aquel primer Ignis pasó por el mercado sin hacer demasiado ruido y realmente sin un concepto e imagen de crossover.



De aquel modelo apenas queda el nombre. La marca de Hamamatsu ha creado al Ignis desde cero; no es un urbano reconvertido a Crossover. Fue concebido como tal desde la primera pincelada y eso se hace notar. Ahora es un SUV novedoso, de estética singular y sin apenas rivales. Un buen cóctel para triunfar en su segmento, que le augura un reconocimiento que no tuvo en sus inicios y que puede romper moldes para erigirse como un referente.



Suzuki Ignis AllGrip: te hará girar la cabeza

Una de las principales bazas del Ignis es su característico aspecto exterior. Llamativo por sí mismo desde todos los ángulos, consigue no pasar inadvertido, algo que puede valer tanto como una buena campaña de publicidad.


Su frontal sin duda nos muestra una juvenil personalidad. Con una amplia parrilla delantera, que a modo de antifaz, integra los faros. Los cuales son de LED, tanto en la luz de posición como en las luces cortas y largas en el acabado GLX que os mostramos en esta prueba.



La zaga puede parecer arriesgada y seguro tendrá algunos detractores. Casi sin voladizo, puede que no te enganche a primera vista como el resto. Pero cuanto más la miras, más parece integrarse en armonía con el resto.


Sus costados se ven marcados profundamente por líneas rectas y vértices que enmarcan sus lunas. Lo mismo ocurre en sus líneas en la vista lateral del portón, que parece romper abruptamente su caída en un punto al llegar a los pilotos traseros. En los pilares traseros destaca la inclusión de tres marcadas hendiduras, con una simple función decorativa. En los laterales del capo, al igual que su hermano mayor, el Suzuki Vitara, encontramos unas pequeñas rejillas que mejoran su atractivo. Cabe destacar sus pasos de rueda sobredimensionados para alojar sus llantas de 16 pulgadas.


Es de reseñar en su exterior la alta variedad de combinaciones para personalizar al Ignis. Se ofrece en 14 combinaciones de color en su carrocería, a los cuales podemos añadir detalles exteriores en vinilo de diferentes tonalidades en algunas de sus piezas. También dispone de versiones con el techo negro como elemento de contraste en alguno de sus colores.



Suzuki Ignis AllGrip: un interior novedoso y atrevido

El Suzuki Ignis pese a su longitud de 3,7 metros nos sorprende con un interior bastante amplio dentro de su segmento. Su batalla de 2,44 metros, con un eje trasero muy retasado, favorece lograr un espacioso habitáculo que sorprende en un vehículo de sus dimensiones. Es realmente más amplio de lo esperado.


Los asientos delanteros, algo más duros de lo deseable, ofrecen buena ergonomía y una alta habitabilidad. Con una posición de conducción, cómoda, natural y con una amplia visibilidad delantera. Con todos los mandos de fácil acceso, salvo la botonera para controlar el pequeño display digital del cuadro de mandos. Se encuentra tras el volante, a la izquierda del cuadro de relojes y es incómoda de usar al conducir.


Pero la mayor sorpresa son sus dos plazas traseras. Plazas que sin sacrificar capacidad en su maletero se muestran muy amplias para dos adultos. Logrando una altura libre sobre nuestras cabezas holgada para la mayoría de los adultos. Con un espacio generoso para las piernas, impropio de su segmento. Incluso con las butacas delanteras retrasadas al máximo, un pasajero de 1,75 se encuentra con espacio libre suficiente tras ellas.


Además, las butacas delanteras están ancladas al piso con una distancia sobreelevada, lo que en cierta medida permite a los pasajeros traseros estirar los pies bajo ellos. Y para mejorar aún más su habitabilidad, el Ignis posee butacas asientos independientes, desplazables y con respaldos reclinables. De esta manera el Suzuki Ignis consigue una modularidad envidiable, que permite regular la capacidad del maletero y del habitáculo interior según necesidades y gustos.


Con todas estas características, el Ignis consigue unas buenas cifras en relación a su capacidad de carga. Logrando un volumen de carga con un rango que oscila de los 260 a los 373 litros, en función de la posición de sus butacas. Y que crece a los 1.100 litros con los respaldos abatidos. Salvo en la versión de esta prueba, ya que el AllGrip AUTO se ve penalizado por su tracción integral, oscilando su capacidad entre los 204 y los 1.086 litros.


En su interior dominan los plásticos duros, pero muestra un buen ajuste. Resultan aparentes, salvo en las puertas, cuya imagen parece desentonar algo con el resto del habitáculo. Su diseño es alegre y rozando un aire futurista. Con el salpicadero combinando colores, lo cual le da un aire aún más juvenil. Y con cuatro colores para los guarnecidos de su interior: naranja, rojo, azul o plata.


Equipa una pantalla central de 7 pulgadas, con un sistema muy completo y que ya conocemos en su hermano mayor, el Vitara. En ella accedemos al control de audio, la navegación e incluye, como elementos ya imprescindibles en estos sistemas, la conectividad mediante Android Auto, Apple CarPlay y Mirror Link. Sus gráficos no son los mejores y la pantalla acusa demasiados reflejos y no es antihuella, pero es intuitiva y de uso fluido.



Suzuki Ignis AllGrip: un único propulsor como opción, pero suficiente

El Ignis equipa el mismo motor de cuatro cilindros para todas las versiones de su catálogo. Se trata de un propulsor de gasolina 1.2 DualJet de 90 CV a 6.000 rpm y un par de 120 Nm a 4.400 rpm. Que se puede combinar con una caja de cambios manual de 5 velocidades de un gran tacto, u optar por la versión automatizada de 5 relaciones AGS (Auto Gear Shift).


Como punto fuerte tenemos la posibilidad de elegir la tracción 4x2 o la 4x4 como la unidad de nuestra prueba. En este último caso su velocidad se ve penalizada en 5 km/h y queda con una velocidad máxima de 165 km/h. Con un consumo medio homologado ligeramente superior frente al 4x2, 5,0 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 114 g/km. Pese a ello, recomiendo esta última variante por la versatilidad que otorga.


El Suzuki Ignis AllGrip Auto distribuye de modo automático el par a los dos ejes al detectar una pérdida de tracción. Con ello notas de modo palpable mayor agarre en carreteras menos adherentes por cualquier circunstancia y te facilita mucho el tránsito fuera del asfalto. También equipa un botón de control de descensos que aumenta la seguridad bajando las pendientes más inclinadas a una velocidad aproximada de 10 km/h.


El Ignis también se muestra con una versión híbrida, pero tras probar a fondo nuestra versión AllGrip Auto y ver sus consumos, me asaltan muchas dudas de si el ahorro que proporciona compensa el adquirir un sistema más complejo como es el híbrido. Durante el test el Suzuki Ignis logró un consumo combinado de 4,8 l/ 100 km, por debajo de lo homologado aun conduciendo mucho en ciudad. Además dándome la sensación de poder bajarlo de 4,5 l/ 100 km a poco que cuides el acelerador. Todo un plus que se agradece en su autonomía que se ve penalizada por su depósito de combustible de 30 litros.


Nuestra versión, la GLX, nos ofrece numerosos sistemas para lograr una conducción más segura y cómoda como la Dual Camera Brake Support para el sistema anticolisión y el control predictivo de frenada con detección de peatones, alerta de cambio de carril con vibración en el volante, arranque sin llave, la alerta antifatiga, asientos delanteros calefactables o la cámara de visión trasera para el estacionamiento.



Suzuki Ignis AllGrip: ágil en cualquier ambiente

El Ignis muestra unas dimensiones muy reducidas. Mide 3,7 metros de largo, 1,69 de ancho y 1,59 de alto, y una distancia entre ejes de casi 2,44 metros. Este último dato con su distancia libre al suelo de 180 mm, la mayor en su segmento, son dos de sus grandes bazas. Sus 180 mm al suelo le otorgan unos buenos ángulos de ataque y salida. Y su batalla, además de mejorar su habitabilidad le confiere una mayor estabilidad en curvas amplias y rápidas, compensando un poco los balanceos propios de una altura mayor.


Con sus dimensiones y un ángulo de giro de 4,7 metros, se mueve en la ciudad rápido, ligero y muy vivo. Lo aparcas en el mínimo espacio y ninguna callejuela parece demasiado estrecha.


Su propulsor me ha sorprendido muy favorablemente. No es el chupinazo de los San Fermines, pero sus 90 CV mueven sus escasos 870 kilos con soltura. Sin nada que objetar en ningún tipo de vía, pudiendo mantener ritmos de velocidad altos dentro de sus prestaciones. Con una agradable respuesta a cualquier régimen y una quinta velocidad que no desconecta el Cruise Control en las pendientes por falta de fuerza. Algo que es habitual en otros modelos del segmento A al venirse abajo el motor cuando la carretera “pica” hacia arriba.


Con una suspensión de tarado blando que penaliza ligeramente las sensaciones que nos transmite la dirección en una conducción alegre. Pero no siendo este el concepto para el cual se concibe al Ignis no lo considero una tara. Es un coche cómodo en general, pero detrás los pasajeros sienten más los baches debido a la proximidad de su eje trasero.


Fuera del asfalto transmite sensaciones muy buenas. Filtra bien los baches, sus ángulos de ataque permiten campear más de lo previsto y su tracción 4x4 le confiere un comportamiento off road notable. Gracias también a su escaso peso, que facilita su conducción en las pendientes más pronunciadas y con menos agarre a causa de arena o barro.



Suzuki Ignis AllGrip: por qué nos gusta

El Suzuki Ignis se convierte en una opción de compra muy interesante por muchos motivos. Por tener una estética diferente. Un habitáculo realmente espacioso para cuatro adultos y con una capacidad de carga más que aceptable gracias a su amplia modularidad. Unas prestaciones que sorprenden, una alta polivalencia y agilidad y, por encima de todo ello, el ser un producto casi único en su segmento, un SUV de 3,70 metros, con un precio base de 12.650 € para su versión más sencilla y de 15.900 € para la versión 4x4 de esta prueba.



Destacable

·Consumos

·Habitabilidad

·Equipamiento


Mejorable

·4 plazas

·Autonomía

·Sin Start/Stop


Puntuación

BALANCE

VALORACIÓN

Respuesta motor

8,5

Cambio

8,5

Maniobrabilidad urbana

10,0

Comportamiento en carretera

8,0

Estabilidad en curva

7,5

Confort

8,0

Frenos

8,5

Habitabilidad

9,0

Maletero

9,0

Equipamiento

9,0

Nota media:

8,6



Ficha Técnica: Suzuki Ignis 1.2 AllGrip Auto GLX

Motor

Cilindrada: 1.242 cc

Potencia: 90 CV a 6.000 rpm

Par máximo: 120 Nm a 4.400 rpm


Transmisión

Tracción: Integral

Caja de cambios: Manual 5 velocidades


Bastidor

Suspensión delantera: Tipo McPherson tirante y muelle helicoidal

Estabilizadora: Sí

Suspensión trasera: 3 apoyos rígidos con muelle helicoidal

Estabilizadora: No

Neumáticos: 175/60 R16

Frenos delanteros: Discos ventilados

Frenos traseros: Tambor

Capacidad depósito combustible: 30 litros

Peso en orden de marcha: 870 kg


Carrocería

Longitud / Anchura / Altura: 3,70/ 1,69 / 1,59 m

Distancia ejes: 2,44 m

Maletero: 204 litros

Nº plazas: 4 plazas


Rendimientos oficiales

Aceleración 0-100 km/h: 11,9 seg.

Velocidad máxima: 165 km/h


Consumos oficiales

Extraurbano: 4,5 l/ 100 km

Urbano:5,9 l/ 100 km

Mixto:5,0 l/ 100 km

Emisiones CO2: 114 g/km