Una ruta mágica por la Costa da Morte

Por CarlotaSN , 26/07/2018

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Novedades Salón Ginebra 2018
comparte:



Últimas Noticias

Una ruta mágica por la Costa da Morte
Acantilados, playas, faros, mitos…. Docenas de kilómetros de costa que conforman una de las rutas más impresionantes de nuestro país.


Desde cabo Roncudo y hasta el cabo Finisterre se sitúa una de las regiones costeras más impresionantes del noroeste de España. La belleza de un paisaje de esencia mágica en el Norte de Galicia que invita a la calma protagonizada por la inmensidad del Atlántico y llena de historia, una ruta hasta el fin del mundo en la que podremos disfrutar de una experiencia de conducción sin igual tanto de manera individual como en familia.


Lugar testigo de más de 60 naufragios en poco más de cien años, lo que le valió su nombre, siendo el cabo Tosto (o punto do Boi) el punto más fatídico, A Costa da Morte tiene historias y belleza a repartir a partes iguales.


Recorrer esta tierra mítica de meigas entre la realidad y las leyendas supone una experiencia incomparable con un recorrido por las carreteras paralelas a la costa, iluminadas por sus faros, y con la que maravillarse con sus impresionantes acantilados y playas paradisíacas de arena blanca y agua azul turquesa.




Ruta por la Costa da Morte:


A continuación, mostramos una ruta de dificultad baja, propuesta por la Xunta de Galicia, y que nos llevará tres días de trayecto, aunque cada viajero podrá adaptarla a su gusto.



Día 1:


El punto de partida será Buño, población reconocida por su tradición alfarera. Cerca de Buño, en la parroquia de Cambre, los quebrados acantilados descienden bruscamente hasta el océano, originando un acogedor contraste con las solitarias y pequeñas playas de San Miro, Os Riás, As Torradas y A Pradeira.


Saldremos en dirección a Malpica. Será un trayecto corto de cerca de 9,5 km. Al llegar, un buen plan sería acercarse hasta el puerto, las casas están colgadas de las rocas, con vistas al Atlántico.



El camino continúa, abandonamos Malpica y nos acercamos hasta cabo San Adrián, situado a apenas 4 km. Cerca se encuentra el santuario de San Adrián do Mar. Este santuario es un lugar privilegiado, mirador natural sobre Malpica y las Illas Sisargas, situadas justo delante.


A partir de ahí, seguiremos bajando un poco más y nos dirigiremos hacia Ponteceso, localidad ubicada a 13,2 km donde transitaremos por una carretera local que recorre las localidades de Beo, Mens, Cores y Nemeño. En Mens ebemos detenernos para ver el antiguo castillo del mismo nombre. Las Torres de Mens, fueron construídas en el siglo XIV y restauradas conservando gran parte de su estructura original. El castillo se puede ver desde la carretera ya que no admite visitas al público al ser una propiedad privada. Lo que sí se puede visitar es la Iglesia románca de Santiago, que data del siglo XII y que se sitúa muy próxima a la torre.


Al llegar a Ponteceso, podremos subir hasta el Monte Branco, el accidente geográfico más emblemático de la comarca. Desde la cima podremos disfrutar de una espectacular perspectiva sobre el estuario formado por el río Anllóns y el mar.


Continuando por la carretera AC-424, llegaremos hasta el Puerto de Corme. A poca distancia se encuentra la Punta do Roncudo. Uno de los parajes más espectaculares bellos y peligrosos por igual, cuna de percebes y percebeiros.



A unos 8 kilómetros de Ponteceso llegaremos hasta O Porto de Corme, que destaca por sus increíbles vistas de toda la línea costera.


Desde allí, y por la misma carretera volveremos a Ponteceso y recorreremos 8,4 kilómetros hasta llegar a la localidad de Borneiro para visitar uno de los conjuntos arqueológicos más famosos de Galicia, el castro da Cibdá y el famoso dolmen de Dombate.


Para finalizar este primer día volveremos sobre nuestros pasos a la localidad de Cabana y, desde allí, nos dirigiremos a Laxe, una villa marinera con increíbles playas perfectas para el baño.



Día 2:


Iniciamos este segundo día desde lo dejamos, en Laxe, y partiremos hasta Ponte do Porto a 27,2 kilómetros.



Tras conocer este primer punto del día, partiremos hacia Camelle a unos 5 kilómetros y a partir de ahí podremos elegir dos opciones de ruta, o bien volver a Ponte do Porto y de allí ir a Camariñas y Cabo Villá o, la segunda vía, recorrer aproximadamente 18 kilómetros bordeando la costa por la aldea de Arou a través de una pista de tierra que nos dirigirá a los dos mismos puntos.



Día 3:


Nuestro viaje llega a su fin y tiene como punto de partida Camariñas desde donde nos dirigiremos a Vimianzo tras recorrer 9,7 kilómteros, y donde podremos visitar su castillo o torres de Vimianzo.


Tras coger el desvío de la AC-440 y tras 22,4 kilómetros llegaremos a Muxía, nuestra siguiente parada, pasando por Ozón, uno de los puntos por los que también pasa el Camino de Santiago y que cuenta con el hórreo más grande de la zona, solo superado en toda Galicia por los de Araño, Lira y Carnota.



Pocos kilómetros nos separan ya de Muxía, donde no nos podemos olvidar del santuario de la Virxe da Barca y las famosas piedras milagrosas.


Volvieron por la AC-440 llegaremos a Corcubión desde nos dirigiremos a Finisterre, recorriendo 11,8 kilómetros por la AC-445.


Finisterre, uno de los puntos más mágicos, en lucha constante con las aguas del Atlántico y lugar al que llegan los peregrinos para quemar sus pertenencias personales.



Tras asombrarnos con su puesta de sol y la Iglesia de Santa María das Areas iluminada por el faro más famoso de la provincia daremos por finalizada nuestra ruta por la Costa da Morte.


Apúntate ya a esta aventura y llénate de la belleza que te depara esta ruta que recorre las mejores carreteras del mundo y paisajes de cuento.