Update CMP

¿Son realmente eficaces los neumáticos de invierno?

Por Fede Asensio , 09/02/2018
Novedades Salón Ginebra 2018
comparte:



Últimas Noticias

¿Son realmente eficaces los neumáticos de invierno?
Las nevadas de estos días han puesto una vez más de manifiesto que los conductores en España no estamos preparados para conducir en estas condiciones y que desconocemos el uso de los neumáticos de invierno.

Las recientes nevadas han puesto en evidencia lo poco preparados que estamos los conductores en España para movernos por carretera.


Nuestra climatología no hace indispensables los neumáticos de invierno en muchas zonas. Pero es que numerosos conductores se mueven por zonas de bajas temperaturas de forma habitual y desconocen las ventajas que pueden ofrecer los neumáticos de invierno como alternativa a los convencionales. Ni siquiera, en mucho casos, viajan con unas cadenas en el maletero o no las saben poner.


En la mayoría de países europeos, los neumáticos de invierno son obligatorios durante la época de frío. No así en España, donde realmente no los aprovecharemos en muchas zonas. Pero en otras son una buena opción por nuestra seguridad y solo un 2 por ciento de conductores en España los utiliza.



Escuchábamos en las noticias, que en aquellas carreteras con zonas de túneles solo se podía circular con neumáticos de invierno y no con cadenas.


Los neumáticos de invierno tienen su punto óptimo de utilización siempre que las temperaturas sean inferiores a siete grados centígrados.


Neumáticos de invierno: 10 dudas para conocerlos



El desconocimiento de los neumáticos de invierno y las dudas alrededor de su uso hace que muchos conductores que podrían sacarles realmente provecho y circular mucho más seguros, ni se los planteen como una opción.


Te aclaramos las dudas principales que se plantean alrededor del uso de los neumáticos de invierno.


1. ¿Funcionan a cualquier temperatura?


Los neumáticos de invierno están concebidos para funcionar a bajas temperaturas. Mientras un neumático convencional, por debajo de 7 grados comienza a perder sus propiedades de adherencia, uno de contacto no se ve afectado en este rango de temperaturas debido a los compuestos con que están fabricados.


2. ¿Son válidos todo el año?


Como poder, si no vamos a realizar viajes largos, se podría, pero no aprovechamos sus cualidades con temperaturas altas. Por ello se combinan dos juegos, el de invierno, entre los meses de noviembre y abril, dependiendo de la zona en que nos movamos, y uno de verano para el resto del año. Cada uno ofrece mejores prestaciones en la época del año para la que han sido desarrollados, y al contrario, produciéndose además mayor desgaste con temperaturas elevadas.


3. Cuando no los uso, ¿dónde los guardo?


Normalmente el distribuidor que te proporciona los neumáticos te ofrece la oportunidad de guardar el juego que has desmontado. Un servicio gratuito con el único coste del montaje, desmontaje, equilibrado y cambio de válvula en el cambio de neumáticos, lo que supone unos 60 euros.



4. ¿Son más caros?


Sí, normalmente son algo más caros -entre un 2 y un 5 por ciento-, lo cual sin duda no es significativo dada las prestaciones y tranquilidad que aportan en condiciones de frío y poca adherencia por nieve y hielo.


5. ¿Hay medidas para cualquier rueda?


La demanda en otros países y la utilización en los modelos más actuales de ruedas con mayor diámetro y tamaño ha hecho que los fabricantes de neumáticos dispongan casi de las mismas medidas en los neumáticos de invierno que en los convencionales. Así en un turismo puedes disponer de neumáticos 155/80-13” hasta 295/30-20” y en un SUV desde 155/80-15” hasta 295/35-21”.


6. ¿Tienen un código de velocidad diferente?


Mantienen las mismas exigencias de homologación y, sólo en determinadas medidas, ofrece un código menor al estar más simplificada la oferta existente, lo que no supone ningún problema legal.


7. ¿Valen como sustitutos de las cadenas?


Sí, como ha quedado evidenciado estos días realmente son más eficaces que las cadenas y permite circular a mayor velocidad, estando regulados legalmente como alternativa a los sistemas antideslizantes en condiciones de obligación de uso.


8. ¿Reduce la distancia de frenado?



Además de una clara mayor adherencia para traccionar, los neumáticos de invierno reducen claramente la distancia de frenado. En nieve, a 50 km/h, la distancia necesaria para detener un coche con neumáticos de invierno es de unos 24 metros, siendo el doble con unos convencionales. A 80 km/h también sobre nieve, un vehículo calzado con neumáticos de verano necesita 110 metros hasta detenerse, 40 más que con unos neumáticos de invierno.


9. ¿Aumentan el consumo?


El aumento de consumo es prácticamente inapreciable respecto a un neumático convencional.


10 ¿Y cuál es el secreto de su eficacia?


Por un lado en los compuestos de la goma donde prima el sílice que permite alcanzar y mantener temperaturas más elevadas y responder mejor ante las bajas temperaturas.


Y por otro en el diseño de la huella del neumático. Para su pisada, el dibujo es más profundo —por encima de 3,5 mm para mantener su eficacia—, con los tacos más separados, y su sistema de canalización con hasta 2.000 laminillas.