Pon tu coche a punto para vacaciones: 8 puntos a revisar

Por Fede Asensio , 28/06/2018
Novedades Salón Ginebra 2018
comparte:



Últimas Noticias

Pon tu coche a punto para vacaciones: 8 puntos a revisar
Para la mayoría están a punto de comenzar las vacaciones de verano. Julio y agosto son los meses en los que se produce el gran éxodo veraniego. Así que si vamos a movernos en coche, debemos tenerlo listo para viajar.


El coche sigue siendo el medio de transporte elegido por la mayoría de españoles para desplazarnos a nuestro lugar de vacaciones y para movernos en nuestros días de descanso. Por ello, para viajar seguros y no tener problemas inesperados, es imprescindible tener el coche a punto.


En el taller, o si tenemos tiempo, ganas y las herramientas necesarias hay que revisar una serie de puntos en nuestro vehículo. Una comprobación de su estado deberá darnos la tranquilidad necesaria para viajar al lugar elegido:



Sistema de climatización

Viajar con la temperatura adecuada no es solo una cuestión de confort, si no de seguridad, ya que el exceso de calor puede afectar a la conducción. Por ello, es conveniente revisar el sistema de climatización de nuestro coche. Comprobaremos al conectar el aire acondicionado que enfría adecuadamente y el interior del coche alcanza la temperatura adecuada que debe ser entre 21 y 22ºC.


Si no es así, puede haber alguna avería en la electrónica y, lo más habitual, que no haya suficiente carga de gas, que se debe de rellenar regularmente.


También conviene revisar y cambiar el filtro del habitáculo para mantener el aire en el interior en condiciones óptimas, al resguardo del polen y gases exteriores. De hecho, este filtro es conveniente cambiarlo cada año para que sea totalmente efectivo.



Neumáticos

Hay que comprobar siempre que los neumáticos de nuestro vehículo, incluyendo la rueda de repuesto -en caso de no llevar un kit anti pinchazos como alternativa o montar ruedas tipo runflat- estén en buen estado. Y consecuentemente comprobar las presiones.


El dibujo de los neumáticos de la banda de rodadura debe mantener la profundidad adecuada, que por ley es de un mínimo de 1,6 mm. Si bien, por nuestra seguridad, no es conveniente alargar la vida de un neumático cuando la profundidad es inferior a los 2,5 mm. También observaremos que los flancos y la huella no presenten cortes o irregularidades que puedan afectar a su estado en marcha.


Para comprobar las presiones, debemos hacerlo con los neumáticos fríos hinchándolo según las recomendaciones del fabricante, que dará varias mediciones en base a la carga del coche.



Estado de la batería

Aún en época de calor, una batería por su uso o mal mantenimiento, puede no funcionar y dejarnos tirados en el peor momento. Por ello, un vistazo rápido y sencillo nos puede ahorrar este mal trámite.


Comprobaremos que los bornes están bien fijados y que no presenten óxido que afecte a las conexiones. Si lo hubiera, conviene desconectarlos y limpiarlos con un cepillo metálico. También observaremos en las baterías con mantenimiento que el nivel del líquido conductor esté en el nivel adecuado, comprobando que no existan fugas.



Nivel de los circuitos

El nivel de los diferentes circuitos debe ser el adecuado. Líquido refrigerante, de frenos y dirección, limpiaparabrisas o el aceite del motor, deben estar al nivel indicado, ni por encima ni por debajo.


Su comprobación es sencilla, así como rellenar los diferentes depósitos si no hay averías. Todos los vasos de llenado disponen de una marca que indica el nivel máximo y mínimo, con lo que líquido en el circuito deberá estar entre ambas marcas. Lo mismo en la varilla del aceite.


La comprobación y llenado lo haremos siempre con el motor parado y en frío, y sobre una superficie plana.



Frenos

Es esencial que los frenos mantengan su máxima efectividad. Las pastillas son un elemento que hay que sustituir regularmente, dependiendo del uso y los kilómetros que hagamos del coche, de su peso y del tipo de pastillas que utilicemos. A partir de 25.000 km pueden estar llegando a su límite, sobre todo las delanteras, sometidas a mayor esfuerzo. El líquido de frenos debe de tener la calidad necesaria; no vale cualquiera. Debe mantener sus propiedades a cualquier temperatura.


Aunque no siempre es así, los discos, si se ha realizado el mantenimiento adecuado de las pastillas y su sustitución, pueden durar toda la vida útil del coche.



Suspensiones

No es un elemento al que se le haga mucho caso, pero su óptimo funcionamiento es imprescindible en la seguridad de conducción y en el confort de marcha. Los amortiguadores deben trabajar con eficacia para mantener el contacto de las ruedas sobre el asfalto constantemente y absorber con la efectividad necesaria las irregularidades del asfalto.


Si se encuentran al final de su vida útil, lo que normalmente se puede empezar a evidenciar a partir de los 80.000 km, aumentarán los movimientos verticales de la carrocería al negociar las curvas y también al frenar y al acelerar. Esto le hace más sensible al viento, alarga las frenadas, compromete el paso por curva, especialmente con poca adherencia, abriendo la trayectoria con el coche apoyado y al acelerar. Situaciones que se agravan si circulamos con el coche muy cargado.


Luces

Esenciales para ver y ser vistos durante la noche y en horas de luz crítica. Todas las luces deben funcionar adecuadamente y los faros deben estar bien regulados en altura. Debemos tener en cuenta la carga del coche, ya que el peso del equipaje puede hundir ligeramente la parte posterior del vehículo y subir el foco de luz.

Normalmente, los coches disponen de regulación de la altura mediante un botón en el salpicadero, si no lo hacen automáticamente.



Almacenaje y remolque

Para nuestras vacaciones queremos llevarnos todo lo posible para nuestro ocio y disfrute y, en muchos casos, eso solo es posible utilizando accesorios auxiliares que permitan aumentar la carga. Por ello hay que asegurarse que bacas, portabicicletas, remolques y su gancho se encuentran en perfectas condiciones de uso.


Hay que comprobar que el óxido no haya afectado a la estructura ni a los sistemas de sujeción. No podemos arriesgarnos a que se suelten en marcha y producir un accidente.


En caso de enganchar un remolque o una caravana, nuestro coche debe estar homologado para ello, teniendo en cuenta que tiene un límite de peso de arrastre, lo que está indicado en la ficha técnica del vehículo.