Estas vacaciones, mi mascota viene conmigo

Por CarlotaSN , 12/07/2018
Novedades Salón Ginebra 2018
comparte:



Últimas Noticias

Estas vacaciones, mi mascota viene conmigo
Los viajes por vacaciones ya están aquí y como cada año nos surgen dudas acerca de cómo llevar a nuestra mascota en el coche.

Al igual que a nosotros, a nuestro animal de compañía también le afectan los trayectos largos. Síntomas como el estrés, el cansancio, el nerviosismo y los mareos pueden aparecer en cualquier momento y nuestros fieles compañeros no están tan acostumbrados.


Por ello, a continuación, daremos algunas recomendaciones para que estos viajes sean más cómodos y seguros para todos.


Planificar el viaje con antelación


Antes de salir, es importante asegurarse de que el animal se encuentra en buen estado. Lo ideal sería realizar una visita al veterinario para consultar lo necesario y hacerle un chequeo, así como seguir algunos consejos, recomendaciones o incluso la necesidad de ponerle alguna vacuna si vamos a viajar al extranjero.


Es importante también llevar con nosotros toda la documentación del animal en regla, así como todo lo necesario para que se encuentre cómodo durante el trayecto, agua, comida, algún juguete e incluso sus propios artículos de higiene.



  • Prepara los sistemas de retención:


La ley de tráfico indica que: “El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencia entre el conductor y cualquiera de ellos.”


Además, no sólo es importante que el animal esté correctamente sujeto para las personas que viajan con él sino también para él mismo ya que en caso de un frenazo fuerte o un choque puede golpearse y hacerse daño, o bien salir despedido, incluso proyectado fuera del coche.


Por otra parte, llevar un animal en el habitáculo del coche sin un sistema de seguridad o de separación entre los pasajeros y el animal es motivo de sanción de hasta 100 euros.



  • La mejor manera de llevar al animal en el coche:


Debemos optar por sistemas de sujeción homologados, que hayan demostrado su eficacia mediante ensayos de choque. Según la talla o el peso del animal, se pueden establecer diferentes sistemas de retención para mascotas.


1- Arneses


Los arneses están recomendados para perros. Sujetan a las mascotas mediante el cinturón de seguridad o los dispositivos Isofix. Debemos tener en cuenta la longitud del cinturón de seguridad del asiento. No se recomiendan los correajes que se enganchan al collar del perro, ya que no retienen al animal y supone un riesgo para los pasajeros.




2-Rejilla divisoria


Estas rejillas se pueden colocar en vehículos con portón trasero o con carrocería familiar. Está recomendada para mascotas de gran tamaño. Hay que tener en cuenta la estabilidad tanto de los respaldos de los asientos del coche como del montaje de la rejilla, de modo que se optará por aquellas que van montadas desde el techo del vehículo al suelo del maletero y que cumplen las normas DIN 75410-2.



3-Trasportín


Es uno de los métodos más seguros para llevar a nuestras mascotas de viaje en el coche. Si lo situamos en el maletero -para perros de gran tamaño-, se colocará lo más cerca posible del respaldo y en posición transversal respecto a la dirección de la marcha del vehículo.


Para perros de pequeño tamaño y gatos o mascotas pequeñas, los trasportines se deben colocar dentro del habitáculo, concretamente sobre el suelo detrás de los asientos delanteros. Nunca se debe colocar un trasportín sobre el asiento sujeto por un cinturón de seguridad, ya que las pruebas realizadas ponen de manifiesto que la caja se rompe y la mascota sale despedida a través de la pared del trasportín.


Es necesario que todas estas medidas de contención estén en perfectas condiciones. En caso de impacto, o si observa grietas o daños en el trasportín o en los arneses, se debe sustituir por uno nuevo.



Otras recomendaciones:


Realiza paradas cada dos horas máximo, date una vuelta con tu mascota y dale agua fresca, y vigila la temperatura del vehículo, ya que los animales no “refrigeran” el cuerpo como los humanos, pero hazlo en las zonas habilitadas para ello si las hubiese, o pasea con tu mascota atada. Y nunca, bajo ningún concepto o circunstancia, dejes a tu animal en el interior del vehículo con altas temperaturas.



Vigila que no haya objetos junto a ella que pueden provocarle daños en caso de frenazo o impacto.


Medios de transporte público:


España tiene unas normas muy rígidas para el desplazamiento de animales en transporte público, comparado con algunas ciudades del resto de Europa.


Tanto en Madrid como en Barcelona, el transporte en metro de animales está muy restringido.


Para autobuses intraurbanos e interurbanos la normativa es la misma en toda España:no podrán viajar animales de compañía de más de 10 kg y estos deberán ir en trasportín o bolsa adecuada.En Barcelona el trasportín deberá ser rígido y cubrir al animal por completo.


Si el transporte se realiza entre ciudades, los animales sólo podrán viajar en trasportín y en el maletero con el equipaje,lo que puede ser peligroso para el animal por falta de aire y por accidentes ocasionados por derrumbes de maletas. Esto en las compañías más benévolas, como ALSA. En las menos, el transporte de animales está prohibido completamente.


Las ciudades que tienen tranvía, como Zaragoza, permiten animales pequeños en trasportín en cualquier vagón. Además,los perros de menos de 10kg podrán ir en el último vagón sin trasportín, pero con bozal y en brazos de su dueño. Los perros de más de 10kg podrán ir sólo en el último vagón de cada convoy y solo se permite uno por convoy o hasta dos, si pertenecen a la misma persona.


Por otra parte, si estamos pensando en realizar una reserva de avión o barco es necesario avisar de tu desplazamiento con un animal de compañía y el peso de este, ya que en muchos casos existen limitaciones de espacio o carga, y puedes reservar o necesitar trasportines especiales para el viaje, ya sea en la zona de los pasajeros o en la zona de carga.