Clases y clases de conductores

Por Betsabé , 23/12/2011 | Visto: 3707

Comparte:
Compartir en Delicius Compartir en Yahoo Compartir en MySpace Compartir en Meneame Compartir en Technorati Compartir en Facebook



Clases y clases de conductores
El portal de seguridad vial del Comisariado Europeo del Automóvil (CEA) cuenta con una clasificación de los tipos de conductores que existen, según la personalidad de cada uno, y explica cómo podemos reconocerlos.

   El primer tipo de conductor es el conductor compulsivo. Reconocerlo en la vía es muy sencillo. Suele ser un conductor impaciente que abusa de la bocina. El ejemplo que mencionan en la red es el de un conductor que, nada más cambiar el semáforo del rojo al verde, pita como un poseso al que tiene delante

 
   El segundo tipo es el conductor agresivo, que se distingue por la gran velocidad a la que suele circular. Además, es un conductor que se pone a dar voces con cualquier mínimo problema. Según el CEA, los conductores agresivos son los más peligrosos.
 
   Otro tipo de conductor es el conductor pasivo. Es la antítesis del agresivo. Se caracteriza por su precaución y su máxima es la seguridad. Ni prisas, ni carreras; lo importante es llegar.
 
   El cuarto tipo de conductor es el débil. El CEA describe a esta categoría como "conductores sumisos y obedientes", pero no explica cómo se ve reflejado en su conducción.
 
   Y, por último, está el conductor normal. Los conductores normales son los más habituales. Son tranquilos, respetan las normas y son los que menos problemas dan en la carretera.
 
   Estas son solo algunas de las clases que pueden identificarse según el comportamiento al volante, pero lo cierto es que existen tantos como personalidades y caracteres en el ser humano.
 
   Por otro lado, Luis Montoro, presidente de la Fundación Española para la Seguridad Vial (FESVIAL), ha creado una lista en la que distingue hasta diez tipos de conductores kamikaze, una categoría en sí misma que llama mucho la atención.
 
   Así, Montoro reconoce al conductor pagado, que se comporta como un kamikaze por algún tipo de apuesta. Le encanta la emoción y el dinero en juego es un aliciente más.
 
   Otro tipo de conductor kamikaze es el desequilibrado, que sufre problemas de comportamiento, no distingue entre el bien y el mal y disfruta viendo cómo otros conductores lo pasan mal por su culpa.
 
   El tercer tipo de conductor kamikaze es el violento, que persigue el liderazgo de un grupo que vive de la competitividad con otros.
 
   El conductor resentido, cuya intención es causar daño a otros, es otro tipo de kamikaze. Está resentido con la sociedad y es probable que haya pasado por la cárcel o tenido un problema con la justicia.
 
   El conductor aburrido, que puede que su comportamiento se deba a la monotonía de su vida diaria y que sienta placer con esta conducción temeraria.
 
   El toxicómano, que es uno de los tipos más simples de identificar. Conduce bajo los efectos de drogas, alcohol o ambas.
 
   El séptimo tipo de conductor kamikaze es el imitador, que actúa imitando el comportamiento de otros conductores kamikaze.
 
   Otro es el erróneo. El erróneo no tiene intención de ser kamikaze, pero una distracción o una mala señalización lo convierten en uno.
 
   El kamikaze que huye es un clásico de las persecuciones policiales. Es el que se mete en dirección contraria escapando de sus perseguidores y a gran velocidad.
 
   Y, por último, está el suicida. Para quitarse la vida, al conductor suicida no le importa que otras personas mueran con él.