Cambiar o purgar líquido de frenos

Por sa , 07/04/2009 | Visto: 77320

Comparte:
Compartir en Delicius Compartir en Yahoo Compartir en MySpace Compartir en Meneame Compartir en Technorati Compartir en Facebook



Cambiar o purgar líquido de frenos
A veces empezamos a notar que perdemos potencia de frenada en nuestros coches, cuando esto sucede hay que revisar el sistema. En este artículo aprendemos a purgar los frenos.
A veces empezamos a notar que perdemos potencia de frenada en nuestros coches, cuando esto sucede hay que revisar los frenos, en primer lugar el estado de las pastillas, que se comprueba desmontando las ruedas. Cuando se desmontan las ruedas quedan al descubierto las pastillas, donde visualmente podemos observar su desgaste.
Pero si las pastillas están en buen estado, el problema puede ser que en el circuito de frenado haya entrado aire, que haya bajado demasiado el nível de líquido de frenos o simplemente que el líquido a perdido su eficacia.

Vamos a aprender a purgar los frenos de nuestro coche, es sencillo, nos ahorraremos un dinero y notaremos una mejoría importante en la frenada.

Instrucciones básicas:
  • El coche tiene que estar con el motor parado y en un lugar llano.
  • Trás abrir el capó del coche, lo primero es rellenar el depósito del líquido de frenos según las características que recomiende el fabricante (No todos los líquidos son iguales, suele ser un DOT3). Cuando se repone el líquido, comprobamos que no desciende, si fuera así puede haber una fuga y en este caso es recomendable dejar el coche en manos de un profesional.
  • Sin cerrar la tapa del depósito del líquido de frenos, hay que saber que el circuito está dispuesto en forma de "X", por lo que tenemos que seguir este orden para proceder a la purga:
    Detrás izquierda
    Delante derecha
    Detrás derecha
    Delante izquierda
  • Para purgar lo conveniente es que haya dos personas, para que uno pueda presionar el pedal del freno, que debe hacerse de forma rápida al presionarlo pero lento al soltarlo
  • Vamos a purgar: Retiramos la protección de goma del tubito que sale del bombín del freno, en el tubito insertamos un tubo de goma que por el otro extremo metemos en un recipiente con líquido de frenos, puede ser un bote de cristal o similar.
  • Aflojamos el tornillo y pedimos a nuestro colaborador que pise el pedal del freno, ya sabeis: rápido al presionar y despacio al soltar, veremos que por el tubito sale líquido de frenos,  hay que repetir hasta que comprobemos que solo sale líquido, nada de aire, cuando veamos que es así, pedimos a nuestro colaborador que deje presionado el pedal del freno y procedemos a apretar el tornillo de pulgar.
  • Esta operación hay que repetirla en las cuatro ruedas y en el orden indicado.