Volvo S60 T6 R-Design – Prueba – La seguridad más potente

Por Andrea Enzo , 11/07/2014

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Volvo
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona S60
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

Volvo S60 T6 R-Design – Prueba – La seguridad más potente
Volvo es una marca que destaca por la seguridad por encima de todo. Sin embargo, no hace ascos a la deportividad. El Volvo S60 es uno de los modelos que recibe el pack R-Design que lo convierte en casi salvaje. Prueba Volvo S60 T6 R-Design de 305 CV.

Si decimos Volvo y nos piden que lo asociemos con una palabra, extraño será que alguien no diga ‘seguridad’ a renglón seguido. Es tal la fuerza de la marca sueca en este apartado que acapara un poco a una marca Premium que rivaliza con sus limitados recursos con los gigantes alemanes y japoneses. Así, pocos saben que alguno de sus modelos tiene versiones con el motor T6 de más de 300 CV de potencia. El Volvo S60 es uno de los afortunados que recibe este tratamiento en España, y en Portalcoches.net hemos querido profundizar en la deportividad de una marca como Volvo, reconocida referencia en seguridad.


En otros mercados, Volvo vende incluso versiones denominadas PoleStar, donde la deportividad alcanza cotas casi increíbles. Sin embargo, la crisis y la racionalidad del mercado español han hecho que los nórdicos, con buen criterio, no apuesten por acercar esas versiones tan radicales a nuestro país. Sin embargo, el aire deportivo que recibe esteVolvo S60 T6 R-Design nos parece más que suficiente para que encuentre su sitio entre tanto lobo con piel de lobo.






Hace ya tiempo probamos el Volvo S60 en su versión 2.0T gasolina con 203 caballos, justo poco después de aparecer en el mercado y donde apreciábamos un salto estético más que sobresaliente. El S60 se ha asentado en nuestro mercado junto a su hermano familiar, el V60 que también hemos probado hace menos tiempo en su versión D4 de 163 caballos de gasóleo. La renovada oferta de Volvo en Europa, con el exitoso V40 y V40 Country, ha aportado un soplo de aire fresco a una gama que espera más novedades en sus pesos pesados próximamente.


Ciñéndonos a este Volvo S60 T6 R-Design, podemos confirmar que Volvo no es de esas marcas que se vuelven locas a la hora de dotar a sus coches de elementos y detalles que aporten deportividad. Sin salirse del guión establecido por las marcas de referencia, Volvo realiza un gran ejercicio de estilo con una berlina como el S60, que en sus versiones más vendibles no parece ser capaz de convertirse, por diseño, en un deportivo de tomo y lomo. Y como la mujer del César, en este mundo que nos ha tocado vivir, no sólo hay que serlo, sino también parecerlo, y afortunadamente en Suecia saben aportar ese punto de deportividad a un coche sin estridencias y sin caer en lo chabacano.


Quizá lo único que no nos termine de convencer sea el mini alerón que han colocado en la parte superior del maletero. Más que un alerón parece un pequeño deflector al estilo de los que colocó BMW en su 1M Coupé hace un par de años. El del S60 es un pelo más ancho, pero apenas se eleva por encima del cofre, por lo que nos ha recordado al ya mencionado BMW 1M Coupé. En cuanto al resto de elementos diferenciadores, la deportividad se pone de manifiesto simplemente con disfrutar con la contemplación de las llantas de 19 pulgadas que monta este S60. La combinación de diseño con el color oscuro le sienta de maravilla, con esos cinco radios finos asimétricos. La carrocería rebajada unos centímetros gracias al chasis deportivo, el faldón delantero con pequeños deflectores de plástico negro integrando los antiniebla, la parrilla inferior y en la zaga el doble escape separado con un difusor inferior también negro que destaca con el blanco níveo del color de la chapa, configuran un todo que llama la atención sin caer en la estridencia. No digo que no sea raro ver un Volvo vestido de domingo racing, pero el traje no le sienta como a un santo dos pistolas. Bueno, el detalle que más controversia ha sufrido en la redacción es el de los retrovisores en aluminio. A unos les encantó, a otros no tanto…


El interior de este Volvo S60 T6 R-Design está en consonancia con el exterior. Respetando al 99% el fantástico interior que ofrece el Volvo S60 de calle, los típicos y tópicos detalles deportivos no faltan para vivir desde dentro las sensaciones que se ofrecen al espectador fuera del habitáculo. Los asientos de cuero y nobuck con generosas protecciones laterales, el volante de cuero, los pedales de aluminio, el modo Sport que pinta de rojo el cuadro de mandos y el emblema R-Design por aquí y por allá, ponen la nota racing a una configuración interior que sigue los cánones de la marca en cuanto a lujo y calidad Premium, con unos ajustes, unas texturas y un ensamblaje a la altura de la mejor marca que puedas imaginar.


En cualquier caso, la deportividad en el exterior y en el interior de este Volvo S60 no está reñida con la tradicional seguridad. Algunos de serie, otros como extra, no faltan en este R-Design el aviso de ángulo muerto, la velocidad de crucero adaptativa, el aviso de cambio de carril, el asistente de colisión que llega a frenar el coche completamente, airbags para poner una tienda, control de tracción en curvas (CTC), ABS de última generación, cámara marcha atrás, asistente de párking, chasis configurable en cuatro posiciones, sistema de detección de peatones y ciclistas, luces largas automáticas… y un largo etcétera.


Las plazas traseras son aceptables, quizá estén un pelo por debajo de la media del segmento. Lo que sí está bastante más ajustado en proporción es el maletero, que no llega a los 400 litros de capacidad. Ninguna berlina baja de esa cifra, e incluso algunos compactos, con cuarta y media menos de longitud incluso tienen más hueco para el equipaje. Sin duda, uno de los puntos más débiles de este Volvo S60, sea R-Design o no.


A nivel dinámico, la tracción total juega a favor de nuestro misil blanco. Asociado a un cambio automático de seis velocidades, en modo normal tira bastante a perezoso, pero en modo Sport la reacción es mucho más rápida y con él se derrama el tarro de la adrenalina a lo bestia. Una transformación real. No baja por poco de los seis segundos en el 0 a 100 km/h a pesar de la tracción AWD. El peso, más de 1,7 toneladas y ese cambio que se podría pulir un poco más son claramente los puntos mejorables.


Y es que el motor no es sólo que tenga 305 caballos, sino que en Par Motor supera incluso al V6 de BMW que siempre ponemos como paradigma del buen funcionamiento. También te digo que consumo algo más y no suena tan fino, pero tiene más par motor y eso permite, en conducción manual con las levas, no estar tan pendiente de dar el dedazo a la palanca.


Con más de tres cuartas partes del tiempo en conducción Eco y menos del que nos gustaría en modo Sport, el consumo ha pasado de los diez litros ampliamente, algo elevado para lo que dicta la lógica en este tipo de conducción. Este propulsor está muy cuidado a todos los niveles, especialmente a la hora de filtrar el sonido al habitáculo. Excepcionalmente insonorizado, no se nota ni una vibración, y preferimos eso a que se potencie artificialmente, como hace alguna otra marca.


Todo lo anterior motiva que su conducción en autopista y autovía sea lo más placentera posible a pesar de la deportividad remarcada. Y eso es así porque a nivel de chasis y suspensión, yendo un poco más duro que sus gemelos fuera del R-Design, echamos en falta algo más de dureza, notar el coche más compacto, para poder tener un coche que se comporte aún mejor en circuito o en zonas reviradas. No flanea, no inclina, no tiene muchas inercias, pero tiene potencial para apretarlo un poco más y disfrutar al cien por cien en carreteras de curvas.


La comparación obligada, con el BMW 4 Coupé es casi forzada. El 435i tiene los mismos caballos que este S60 T6. En cuanto a longitud, muy pareja. Y ahora empiezan las diferencias. A favor del Volvo, 5.000 euros más baratos y tracción total, amén de un equipamiento de seguridad de serie más elevado. A favor del BMW, mayor aceleración, cambio más deportivo, muuuuuuuuucho más maletero y un consumo bastante más ajustado. A raíz de esto, si buscas el mejor deportivo, tendrás que ir a BMW, si el dinero es importante en los términos que nos movemos –algo más de 50.000 euros- y prefieres algo más exclusivo y no tan visto, pues claramente deberás apostar por el Volvo.


Nos ha gustado mucho este Volvo S60 T6 R-Design porque aplica toda la sabiduría y tecnología que tiene la marca sueca en su poder. Sin renunciar a su estilo y su ADN, es una maravilla ver el despliegue de medios a la hora de configurar el cuadro de mandos, como se transforma en tres versiones distintas en función de si elegimos la presentación Elegance, Eco o Performance. No sólo cambia el color de la pantalla, sino la disposición de los elementos. La calidad es enorme, desborda lo previsible y casi lo visto en otras marcas, y encima llevas un coche que no es de los más vistos del mercado. Eso sí, ni es el más grande, ni el más capaz, ni el más deportivo. No se puede tener todo, salvo en seguridad.


El S60 de Volvo tiene tres propulsores de gasolina y cuatro de diesel. Desde 28.800 euros puedes tener un S60 diesel con 115 caballos de potencia. El T6 más económico te obliga a desembolsar poco más de 50.000 euros y si quieres el acabado R-Design hablamos de 53.030 euros. No echarás en falta detalles más o menos caros como la velocidad máxima de la vía en pantalla, entrada para USB, volante en cuero perforado, levas metálicas, llantas de 18 pulgadas –las de 19 de nuestra unidad se pagan aparte-, el chasis deportivo, luces de día Led… y hasta un botoncito para abatir los reposacabezas traseros de manera automática desde la consola central.


CON LA MANO EN EL CORAZÓN


Un coche como la copa de un pino. No verás muchos en esta especificación a lo largo de tu vida, lo normal es pillarse un S60 diesel para hincharse a hacer kilómetros con un gran confort de marcha, mucha seguridad y un consumo limitado, pero hemos querido conocer la parte más deportiva de una marca que a pesar de su imagen tiene más toque racing de lo que parece. Salvo un poco más de maletero y un consumo más reducido, quizá una sensación deportiva más marcada, a este coche no le falta de nada, y con un precio algo más competitivo que los rivales directos.


UN COCHE PARA...


…los que no quieren cruzarse con un coche igual. Y para los que buscan un gran coche sin renunciar a un elevado confort de marcha, la máxima seguridad y a una marca Premium como es Volvo. Un coche que encaja en cualquier padre o madre con uno o dos hijos, pero que no quiera renunciar bajo ningún concepto a la pequeña dosis de adrenalina que puede encontrar el fin de semana disfrutando de una conducción deportiva.


KILÓMETROS PRUEBA – 450 kms


PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 30%-25%-45%


RIVALES


Lexus IS 300h F Sport, Ford Mondeo, Peugeot 508, Volvo S60, Opel Insignia, Audi A5 Sportback, Volkswagen Passat, Audi A4, Mercedes Clase C, BMW Serie 3, Infiniti G, Mazda 6



FICHA VOLVO S60 T6 R-Design


Cubicaje / Potencia: 2.953 cc / 6 cilindros / 306 CV a 5.700 rpm

Caja de cambios: automático 6 velocidades

Alimentación: gasolina


Longitud / Anchura / Altura: 4.635 / 1.865 / 1.484 mm

Distancia ejes: 2.776 mm

Maletero: 380 litros

Nº plazas: 5 plazas

Neumáticos: 235/40 R18

Tracción: delantera

Frenos delanteros: Discos ventilados

Frenos traseros: Discos ventilados


Aceleración 0-100 km/h: 6,1 seg.

Velocidad máxima: 250 Km/h

Capacidad depósito combustible: 68 litros

Peso en orden de marcha: 1.752 kg

Par motor: 440 Nm entre 2100-4500 rpm

Emisiones CO2: 149 g/Km


Consumos oficiales


Extraurbano: 7,3 l/ 100 Km

Urbano: 14,5 l/ 100 Km

Mixto: 9,9 l/ 100 Km


Bien:


Calidad Premium por los cuatro costados

Equipamiento de seguridad

Tablero de instrumentos completo, moderno y configurable


Menos bien:


Maletero pequeño

Suspensiones más cómodas de lo que pide el R-Design

Consumo


Precio: 53.030 euros


Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net