TOYOTA VERSO 115D – Prueba – Versátil y cumplidor

Por Francisco Javier López , 01/06/2016

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Toyota
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona VERSO
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

TOYOTA VERSO 115D – Prueba – Versátil y cumplidor
Prueba de la última generación del Toyota Verso, un monovolumen del que destacaríamos su versatilidad y capacidad para ofrecer un conjunto cumplidor con una relación calidad-precio más que interesante.




Toyota estrena algunos cambios en su última generación del Verso, su monovolumen de tamaño medio. Desde su nacimiento, en el 2002, el inicialmente comercializado como Corolla Verso ha pasado por 3 generaciones con algún que otro pequeño restyling entre ellas. Convirtiéndose en un popular monovolumen con sus más de 700.000 unidades vendidas. En este 2016 sus mejoras son mínimas a nivel estético, alguna opción nueva en la paleta de colores de su carrocería (Gris Meteoro) junto con nuevos modelos para sus llantas y mínimos cambios estéticos interiores. Centrándose por tanto en mejoras de seguridad, dado que incorpora de serie en todas sus versiones los sistemas de seguridad de Toyota Safety Sense: Avisador de Cambio Involuntario de Carril (LDA), Sistema de Seguridad Precolision (PCS) y el Control Inteligente de Luces de Carretera (AHB).


En el apartado mecánico Toyota nos ofrece dos propulsores de gasolina renovados: el 1.6 Valvematic de 132 CV (denominado comercialmente como Toyota Verso 130) y el 1.8 Valvematic de 147 CV (siendo su versión comercial Toyota Verso 140), este último equipado con el cambio automático MultiDrive (M-DRV). Y en la opción diesel disponemos del Verso 115D de 112CV objeto de nuestra prueba. Es decir, dos mecánicas gasolina frente a una diesel. Muestra a mí entender del camino que parece tomar Toyota impulsando los nuevos y cada vez más eficientes motores de gasolina y las mecánicas híbridas del resto de modelos de su catálogo.


Un pequeño paso para seguir en el Top Ten de ventas de monovolúmenes, sector que representa el 10% a nivel de ventas pero que en mi opinión realmente a de competir además con el consolidado sector de los SUV, que acaparó en el pasado 2015 un 20% de cuota de mercado.


¿Serán suficientes estas mejoras para mantener el tipo?


Para saberlo hemos probado el Toyota Verso 115D con equipamiento Advance y 7 plazas, además nuestra unidad de pruebas viene dotada con equipamiento extra: el Pack Skyview (techo panorámico, cristales traseros y laterales traseros oscurecidos) y el Pack Toyota Touch & Go (sistema de navegación, conectividad bluetooth avanzada, acceso a Apps).


Su Exterior



Exteriormente el Verso se mantiene intacto en sus líneas en referencia al pasado 2015, a mi parecer desde su nacimiento, al igual que otras marcas con sus monovolúmenes, sus rediseños se han destinado a dilatar su existencia en el mercado pero sin ningún cambio radical, el más profundo lo tuvo en el 2013 y le ha servido para mantenerse vivo frente a sus rivales.


Todos los cambios realizados en su carrocería a lo largo de su presencia en el mercado, aun sin variar demasiado sus formas originales, le han ido otorgando unas líneas más dinámicas y agresivas. Algo que se agradece en un monovolumen, pues a veces parece que en este segmento la practicidad y lograr un espacio interior optimo, pesa más y es más valorado por las marcas que el diseño. Y sinceramente, el que opta por un monovolumen lo hace por esa necesidad de espacio extra, pero no por ello deja de valorar la estética.


En general su diseño es agradable, para mi gusto su frontal es la clave y su mejor baza estéticamente hablando. Sus ópticas y parrilla logran un buen resultado, dando la sensación de un morro afilado y de líneas fluidas, ayudando a acrecentar la sensación de deportividad. Algo a lo que también contribuyen los nuevos diseños de sus llantas. Su punto flaco en mi opinión es la trasera, demasiado conservadora e insípida. Pero todo esto siempre depende de los gustos del observador. Vean y opinen.


Su Interior



Al entrar en el Toyota Verso nos encontramos con un habitáculo que sorprende por su amplitud y por estar muy bien aprovechado. No esperas semejante capacidad interior dadas sus cotas externas y la sensación de volumen que te trasmiten sus formas exteriores. Con buenos acabados, bien rematado y con una agradable calidad en sus plásticos.


Su posición de conducción es bastante confortable y con unas butacas con regulaciones para todos los gustos. El modo en que se ubica la palanca de cambios, en una posición algo elevada, hace que su manejo sea muy cómodo, pero para mi gusto afea bastante el interior.


El tablero de instrumentos se sitúa centrado en el salpicadero y orientado al conductor. Al principio pensé que entorpecería su lectura, pero una vez te acostumbras es bastante cómoda su visualización, aunque estéticamente no me gusta su colocación.


En su consola central, de aspecto algo desactualizado, el manejo de todos los botones es sencillo y se encuentran situados de modo muy accesible, incluyendo alguno de acceso rápido al navegador o teléfono.


El espacio de su guantera es doble, con dos puertas muy útiles y por todo su interior podemos encontrar huecos guarda objetos bastante prácticos, como la bandeja bajo el asiento del pasajero o las trampillas a los pies de las butacas de la segunda fila de asientos, pero se echa en falta algún espacio en la consola central para móvil, llaves y todo aquello que uno habitúa a sacar de sus bolsillos al subir a su coche. La segunda fila de butacas independientes puede abatirse, reclinarse y también se pueden desplazar longitudinalmente, lo cual otorga más espacio al maletero o a la tercera fila de asientos. Una gran variedad de opciones que hace a los pasajeros que los trayectos largos no parezcan tan largos.



Las novedades en su interior no afectan a su ergonomía. Se componen de nuevas inserciones de color grafito en la consola central, posavasos y palanca de freno de mano, que mejoran su estética al igual que el nuevo volante de cuero y la palanca de cambio rematada en metal y cuero. También podemos optar por 2 nuevas tapicerías en sus asientos entre las 4 disponibles en la nueva gama.


El sistema multimedia nos ofrece ahora una pantalla táctil más grande, de 7 pulgadas, con un software mejorado que ayuda en su uso. Y un sistema de navegación optimizado y con funciones mejoradas.


El Verso nos sigue otorgando una gran habitabilidad y una extraordinaria modularidad gracias a su sistema de asientos Easy Flat. En cualquiera de sus motorizaciones podemos optar por la equipación de 7 plazas como opción, salvo en el Toyota Verso 140 que vienen de serie. Obviamente sus 4,46 metros hacen que las 2 plazas traseras, una vez desplegadas, ocupen casi todo el espacio del maletero, eliminando cualquier opción de largos desplazamientos con equipaje, a menos que equipemos al Toyota Verso con un cofre o similar. Estas plazas son útiles para niños o adultos de poca estatura y preferiblemente no para largas distancias, aunque la posibilidad de adelantar o atrasar la fila intermedia de las 3 butacas independientes, nos da mayor espacio para las piernas en los asientos traseros.


Sensaciones



El Toyota Verso 115D equipa el propulsor diesel de 112CV y 270Nm, es un motor de origen BMW con un funcionamiento muy suave y bastante silencioso. Sus prestaciones no son precisamente escandalosas, por lo tanto cuando lo llevas cargado notas que el motor “muere” en algunos repechos obligándote a reducir marchas o incluso llega desactivarse el cruise control ante la falta de fuerza. Carece de “bajos” y debes conducirlo algo más alto de vueltas de lo deseado si quieres ver un atisbo de alegría, gestionando su propulsor lo mejor que sepas. Cierto que un monovolumen se concibe como un vehículo para la familia, pero si el conductor ha de sufrir la lógica falta de dinamismo frente a una berlina, no estaría de más tener algo más bajo el pedal para compensarle.


Conclusiones


El Toyota Verso no destaca en nada en particular frente a la competencia, pero su conjunto es bastante aceptable. Un monovolumen versátil, con espacio suficiente, sin grandes alardes en su mecánica y prestaciones, pero muy agradable en su conducción, de consumos reducidos y con una relación calidad-precio que cuesta mejorar.


RIVALES


El mundo de los monovolumen al igual que el de los SUV se muestra tremendamente competitivo y Pueden ser muchos los modelos con los cuales comparar al Toyota Verso. Pero centrándonos en su calidad-precio entre sus rivales destacaría el Ford Grand C Max, Opel Zafira Tourer o Renault Grand Scénic.


DATOS DE INTERÉS


PVP: desde 19.400€ 

Consumo durante la prueba: 5,0 l/100km


PROS


· Sonoridad

· Espacio interior

· Modularidad


MEJORABLE


· Rendimiento del propulsor

· Diseño interior desfasado

· Falta de apertura automática del maletero


VALORACIONES


· Respuesta motor 6,8

· Transmisión 7,5

· Maniobrabilidad 8,5

· Conducción 8,5

· Ciudad 8,2

· Curvas 6,5

· Autovía 7,5

· Pasajeros 8,5

· Frenos 8,0

· Comodidad 8,0

· Equipamiento 8,0


· Nota media 7,7


PRECIOS