TOYOTA RAV4 – Presentación en Madrid – Prueba en el campo…

Por sa , 27/03/2013

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Toyota
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona RAV4
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

TOYOTA RAV4 – Presentación en Madrid – Prueba en el campo…
El Toyota RAV4, el pionero en el mundo SUV, estrena su cuarta generación a lo grande. El primer todocamino de la historia crece en todo y demuestra que lejos del asfalto se defiende como el mejor. Prueba campera al nuevo Toyota RAV4.



Al principio medía 3,69 metros. Casi dos décadas después, el Toyota RAV4 se estira hasta los 4,57 metros. Sin duda, la madurez de Toyota y de sus vehículos de tracción a las cuatro ruedas han hecho posible un vehículo sólido, espacioso, inteligente, práctico, y sobre todo con unas capacidades off road que son la envidia de todos sus rivales.
 
Toyota vendió en 2012 más de 450.000 RAV4 en todo el mundo. En España, en casi 19 años son 68.400 unidades las que circulan contra viento y marea. Pare seguir dando guerra en el batallado segmento C-SUV, Sport Utility Vehicle derivado de coches compactos Toyota ha decidido hacer más habitable su RAV4, adecuándose a las necesidades de los primeros clientes del coche, que también han crecido desde entonces y demandan más espacio, más tecnología y más capacidad a todos los niveles.
 
Con una estética muy renovada, en consonancia con su hermano el nuevo Toyota Auris, que ha iniciado un nuevo lenguaje de diseño en la marca, una parrilla pequeña y ancha y unas características luces diurnas por LED, el Toyota RAV4 dispone ahora de una distancia entre ejes más amplia (2,66 metros) y el maletero llega a los 547 litros de capacidad, más cien extra en un doble fondo. Este espacio, es el que estaría destinado a una rueda de repuesto que no es de serie y que, de quererla, se paga aparte. Si tumbamos los asientos de la segunda fila de asientos, podemos cargar hasta 1.746 litros.
 
También cabe destacar que el portón que antes tenía una inexplicable apertura lateral, encima por el lado izquierdo, ahora tiene las bisagras arriba y la altura a la que sube el mismo es regulable, con opción a cierre automático por botón.
 
RAV4De inicio, el Toyota RAV4 llega al mercado europeo con tres motores, un gasolina de 150 caballos, y dos diesel, de 124 y 150. El propulsor de gasóleo más austero anuncia un consumo oficial de 4,9 litros a los 100, aunque eso hay que verlo. Es el único modelo que puede llevar tracción 4x2 para alcanzar un precio de salida de 25.990 euros en su acabado Advance, el más básico, pero ya con elementos suficientes para no tener que equipar ningún extra. Los dos motores restantes vienen con la tracción 4x4 de serie, pudiendo bloquear el diferencial 50-50 en caso de necesidad, y admitiendo cambios automáticos.
 
A nivel dinámico el Toyota RAV4 ha mejorado en todos los aspectos, con suspensiones recalibradas, una estructura más rígida y un Sistema Integrado de Conducción Dinámica (AWD) que se activa mediante una tecla Sport que aumenta la seguridad y mejora la tracción, especialmente a la hora de trazar las curvas, llegando a variar el porcentaje de tracción en uno y otro eje a lo largo de toda la curva, en función de cómo se entra y cómo se sale de ella, incluso endureciendo la dirección o mandando hasta la mitad del par al eje trasero en medio de la curva en caso de ser necesario. Con 5 estrellas EuroNCAP ya con los nuevos estándares de seguridad, mucho más exigentes, el RAV4 puede equipar detector de ángulos muertos, Avisador de Cambio de Carril, Luces automáticas de carretera, además de elementos de serie como el ABS, VSC, TCS y el AWD-VSC+.
 
En caso de elegir el modelo 4x2, aún dispones de ayudas electrónicas a la conducción vía control de tracción ESP, denominado Auto LSD. En caso de baja adherencia, se deja apretado el botón del ESP 4 segundos y se activa la función que emula un autoblocante a través de los frenos.
 
Toyota presume de haber mejorado el interior con materiales de primero, diseño moderno y una habitabilidad a prueba de familias numerosas, sin que se note en la báscula. El sistema de pantalla táctil de 6 pulgadas Toyota Touch es de serie, aunque la versión de entrada viene sin navegador. En Toyota han echado cuentas y prevén que en el mercado español triunfe la versión 4x2, con un 60 por ciento de las ventas, estimadas en 3.500 unidades el primer año. El porcentaje sube al 96% cuando se habla de la proporción entre diesel y gasolina.
 
25.990 euros para el 120D 2WD, 29.990 para el 150D 4x4, ambos en el acabado Advance, son dos buenas referencias en el mercado, subiendo el Executive, cargado hasta las trancas de equipamiento, hasta los 35.290 euros. Ya sólo falta elegir uno de los nueve colores disponibles, y a rodar.
 
CON EL TOYOTA RAV4 POR ASFALTO, TIERRA, MAR… Y CASI AIRE
 
El equipo de prensa y comunicación de Toyota diseñó una jornada de lucimiento para el Toyota RAV4, principalmente, en un terreno donde calculamos que no tendrá mucho uso en el día a día de la mayoría de sus compradores: fuera del asfalto. En una finca cercana a El Escorial, con tierra, hierba, barro para poner una tienda, varios vadeos más o menos profundos y un circuito muy técnico para comprobar los distintos componentes electrónicos de la tracción de SUV japonés, el RAV4 demostró de lo que es capaz en condiciones adversas.
 
Antes, desde la sede central de Toyota en Madrid, hasta la finca, 80 kilómetros de asfalto mixto, autovía al principio, donde comprobamos el excepcional trabajo de insonorización de la marca, hasta curvas, curvas y más curvas, donde también pudimos comprobar la diferencia entre llevar la tecla Sport activada o no. Sin ella las inercias son muy pronunciadas y curvas amplias a gran velocidad pueden llegar a complicarse si no andas con ojo. El mismo giro con el modo Sport parece una curva completamente distinta, mucho más fácil de tomar, independientemente de la velocidad.
 
en el aguaPrimera parada para hacer unas pocas fotos y comprobar varias cosas. La primera, es que las plazas traseras son increíblemente espaciosas, cómodas, dignas de una berlina. También da tiempo a ver que el maletero difícilmente te hará sacrificar bultos a la hora de planear unas vacaciones.
 
Seguimos rodando hasta llegar a la finca, y nos fijamos más en el interior. El exterior no hace falta decir que es un diseño muy moderno, atrevido, y también acertado, parejo al Auris de primeras. Por dentro, en cambio, a los mandos de un 150D manual en acabado Advanced, no nos entusiasman los plásticos duros del salpicadero, ni su tacto, ni el sonido que produce al tocar con los dedos. Algo parecido nos pasó con el nuevo Auris. Elementos obsoletos como el sempiterno relojillo digital o el botón del odómetro en pleno cuadro de mandos, debiendo meter la mano entre el volante para activarlo, son cosas que no deberían ya existir. Al menos la instrumentación es clara, bien presentada, y con un diseño y un color agradable, así como el tacto del volante, pequeño, y con una dirección muy precisa y directa. Mención aparte merecen los asientos, cómodos, eficientes, y con una sujeción lateral espectacular.
 
El compañero que rueda delante de nosotros nos confiesa que su unidad, una 120D, le cuesta coger velocidad. A nosotros el 150D nos parece muy equilibrado, lineal, sin picos en la entrega de potencia, pero también sin fallas. Lo que no nos entusiasma es que marca 8 litros de consumo medio. Seguimos curioseando antes de llegar a la finca y comprobamos que la visibilidad es bastante buena en general y que bajo el reposabrazos central el hueco para cejar objetos es más que notable.
 
Llegamos al momento de probar el Toyota RAV4 en plena naturaleza y comprobar de lo que es capaz este modelo sin ser un 4x4 puro. Y sorprende. Nos ponemos a los mandos de un 150D pero esta vez con cambio automático, y sin tener que preocuparnos de cambiar de marcha, incluso obviando las levas, nos disponemos a testar las dotes camperas del nuevo RAV4. Y el alumno aventajado se gana un diez.
 
Con roderas dignas del raid más dantesco, con barro a espuertas, vadeos bastante profundos y complicados, terreno deslizante, desniveles de DAKAR y baches que podían ser trampas para leones, pese a no tener una excesiva altura al suelo ni una reductora tradicional, el Toyota RAV4 salvó uno a uno todos los obstáculos, cada vez a más velocidad, demostrando que fuera del asfalto puede proporcionar satisfacciones y experiencias inolvidables cuanto más intrépido sea su dueño. Eso sí, ojo siempre al barro acumulado en el sistema de frenado, porque a veces las distancias de detención se alargan más de lo esperado por este tema y por el terreno resbaladizo. En cualquier caso, que sirvan algunas de las fotos del reportaje gráfico como invitación para que compruebes lo campero que puede ser tu RAV4.
 
Óscar González Soria – oscar.gonzalez@portalcoches.net