TATA XENON – Presentación en Madrid – Pick up Low Cost

Por sa , 14/06/2012

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Tata
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona XENON PICK UP
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

TATA XENON – Presentación en Madrid – Pick up Low Cost
La nueva Tata avanza y mira al futuro sin perder su identidad. La marca india sigue haciendo coches económicos, pero cada vez pensando más en Europa y el nuevo Tata Xenon es la muestra. Prueba de contacto en la presentación del Tata Xenon.
El Xenon es un modelo que Tata comercializa desde hace más de cuatro años, pero estaba algo desfasado en materia de diseño, seguridad, equipamiento, etc. El nuevo Tata Xenon ha sido rediseñado y revisado a fondo, cuidando en todo momento gustar al cliente europeo, y marcando el camino de la nueva Tata, que en septiembre presentará el Aria, un monovolumen de siete plazas que ya tuvimos la ocasión de ver en el Salón de Ginebra y que significará, a buen seguro, el despegue en ventas de la marca india en España y en el resto de Europa. Además, nos avanzan que en 2017 habrá un nuevo pick up fabricado junto a Jaguar/Land Rover.
 
Pero el asunto que nos toca ahora es la presentación del nuevo Tata Xenon, que ha tenido lugar en el Castillo de Viñuelas, en la provincia de Madrid. En este evento pudimos comprobar que la renovación de Tata va en serio, y se está haciendo con conocimiento de causa, buscando aumentar la calidad, pero siempre sin perder los principios de coches baratos para la gente que está lejos de permitirse un Premium. El nuevo Xenon es un pick up doble cabina y cinco plazas que monta un nuevo motor turbodiésel DICOR de 150 caballos, 4 cilindros y 16 válvulas, con un par motor notable de 320 Nm, homologado para la norma Euro 5. La velocidad máxima es 160 km/h, el consumo homologado es de 7,4 litros –no pudimos comprobar cuánto gastó en nuestra prueba porque no llevaba ordenador de a bordo- y emite 196 gramos de CO2, por lo que tributa un 9,75%. Dispone de un cambio manual de 5 velocidades con reductora eléctrica y tracción trasera. Dispone de tres sistemas de tracción seleccionables, 2H (tracción trasera) 4H (tracción a las cuatro ruedas) para terrenos que necesiten que los dos ejes trabajen y que se puede conectar y desconectar en marcha hasta a 60 km/hora, y la 4L, que es la reductora y que se debe meter en parado.
 
El segmento de los pick up en España está en franco declive, como todos, pero las últimas novedades, como este Tata Xenon o el Actyon Sport de SsangYong presentado hace un par de semanas, buscan revitalizar una parte del mercado que apenas llega a las 1.500 unidades en lo que va de año y donde el Toyota Hilux se lleva la mitad de las ventas. El Xenon se sitúa en la mitad de la oferta, que no llega a la decena de modelos, con 5,12 metros de largo. Nuevos parachoques, espejos renovados, ahora con intermitentes, pasos de rueda más anchos, protección de bajos, nueva parrilla, antiniebla de serie… y ahora con 2 airbags y ABS, para estar a la altura de lo que se le pide a un vehículo de este estilo.
 
El habitáculo también mejora, cuatro puertas, espacio de sobra para cuatro adultos, y calidad, no nos engañemos, justa, para un pickup que viene a costar casi 7.000 euros menos que el primero de sus rivales en precio, ofreciendo, en la práctica, un servicio razonablemente parecido. La caja de transporte mide 1,41 de ancho por 1,43 de largo, tiene un práctico estribo de acceso y la superficie gomosa es muy práctica. Para cerrar la zona de carga, por 2.100 euros está disponible un Hard Top y por 1.900 un Full Box.
 
A nivel mecánico y tecnológico la puesta al día ha sido notable. Ahora cuenta, por ejemplo, con diferencial trasero autoblocante, aunque sigue apostando por el tradicional chasis de largueros. La suspensión delantera se confía a barras de torsión, mientras que la trasera es la más tradicional aún de ballestas con eje rígido, lo que aventura un eje trasero ‘bailón’ si no hay carga en la caja que mantenga más pegada al suelo la parte trasera. A nivel de frenos, atrás sigue habiendo tambores, aunque en el equipamiento general, desde la primera versión, se haya hecho un esfuerzo notable.
 
El eslogan de lanzamiento de Tata para este Xenon no deja lugar a la duda: ‘Tiene todo lo que hay que tener’, y es cierto. Dejamos para el final lo mejor, y es que a particulares el precio es de 18.751 euros, mientras que para profesionales y autónomos la factura baja hasta los 17.320 euros, siempre con tres años de garantía y disponible desde ya en los concesionarios Tata. Efectivamente, este Xenon es el modelo low cost de los pick up, pero sin renunciar a lo mínimo imprescindible.
 
CON EL NUEVO TATA XENON POR MADRID Y ALREDEDORES
 
Medio centenar de kilómetros, unos pocos por caminos de grava, piedras, tierra y arbustos, nos dieron la medida de lo que es capaz de hacer este Tata Xenon.
 
Pero empecemos por el principio. La impresión visual no es impactante precisamente. Reconocemos el esfuerzo de Tata de poner al día al Xenon, pero estéticamente no es la referencia del segmento. Formas muy normales, sin estridencias, sin destacar en nada, se puede decir que cumple con la actualidad sin salirse de un guión ya establecido en los pick up. Por dentro, sin embargo, la calidad sí que se ve justita. Incluso en las unidades de prueba se veían a simple vista algún cable mal sujeto en la zona de los asientos, o se veían los entresijos del freno de mano al faltar el plástico que recubre la parte que ancla la misma al resto del coche. Salpicadero de plástico duro, materiales duros y resistentes antes que gratos a la vista, cierres que suenan a low cost y, entre todo ello, buenos detalles, como reposabrazos en las butacas delanteras, un radio-CD con entrada de USB o un cuadro de mandos básico pero muy claro y legible.
 
Arrancamos y nos asustan dos cosas. Primera, el grosor y tamaño de la palanca del cambio. No he visto las de los camiones pero dudo que tengan esta envergadura. Y lo segundo, la posición donde se ha colocado el mando para cambiar el tipo de tracción es bastante desacertada. Abajo, muy abajo, a la izquierda del volante, una mini ruedecita que casi te obliga a abrir la puerta para ver la selección realizada por falta de luz. En ningún caso se puede hacer conduciendo sin peligro, aunque a tientas, un chivato en el cuadro de mandos te avise de la opción que has conectado.
 
Empezamos a rodar y enseguida nos damos cuenta de varias cosas. No es el más rápido acelerando ni el más silencioso. De todas maneras, se supone que el cliente tipo de este Xenon es alguien que necesita cargar todo tipo de cosas sin mirar si el coche se raya o está limpio, y con este Tata la verdad es que eso será lo que menos te importe, sobre todo con un precio de adquisición tan bajo con respecto a la competencia y un consumo homologado al nivel del más económico.
 
Los asientos apenas recogen y son de una tela que calculamos que será fácilmente lavable. La regulación de éstos es tradicional, mientras que el volante solo se regula en altura. La posición de conducción es bastante elevada, con el aro algo salido, pero en pocos kilómetros coges la onda y nada te resulta extraño.
 
En cuanto a conducción pura, este pick up no destaca por nada en especial. Se nota blando y cómo de suspensiones por norma. Quizá el 75 del perfil de los neumáticos es lo que más nos ha llamado la atención, porque con tanga goma entre la llanta de acero y la superficie, algún balanceo más de lo normal existe, obligándote a prever con bastante antelación cualquier curva o maniobra que vayas a hacer. No es que tenga demasiadas inercias, pero las suspensiones blandas y el perfil de los neumáticos te obligan a una conducción, cuanto menos precavida, en todo tipo de carreteras asfaltadas.
 
Fuera de lo negro la historia cambia, y el Xenon se muestra tan a gusto como un gorrinillo hozando en una charca de barro. Aquí este pickup indio nos muestra de lo que es capaz, aunque también tendrás que estar vigilante de que el eje trasero no sobrevire en exceso cuando menos te lo esperas. Esto cuando le hemos buscado un poco las cosquillas, porque en condiciones normales la conducción es totalmente neutra. No pudimos rodar con peso en la caja, pero calculamos con relativa certeza que en estas condiciones, con más kilos atrás, la conducción incluso mejorará notablemente.
 
Tanto con la reductora como en modo 4x4 el Tata Xenon da lo mejor de sí, y casi se hace indispensable avisar a su futuro comprador que éste debe ser el modo de rodaje básico y principal de un vehículo que debe ser el mejor aliado del dueño en las tareas diarias, sin impedirle disfrutar de buenos ratos de ocio con un pick up en el que se puede transportar de manera fácil y rápida objetos y bultos de gran calibre.
 
Óscar González Soria – oscar.gonzalez@portalcoches.net