SUBARU OUTBACK – Prueba – Buscando nuevas fronteras

Por Andrea Enzo , 12/08/2015

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Subaru
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona OUTBACK
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

SUBARU OUTBACK – Prueba – Buscando nuevas fronteras
Subaru continúa renovando gama. El nuevo Subaru Outback es fiel a su estilo pero se moderniza por dentro y por fuera. Fiel a su tracción 4x4, el Outback sigue siendo la referencia en berlinas off road. Prueba Subaru Outback 2.0 diésel Lineartonic.



La palabra referencia saldrá en varias ocasiones a lo largo de este texto, y es que el Subaru Outback es el espejo en el que se miran las marcas que quieren poner una berlina 4x4 en el mercado. Peugeot 508 RXH, Opel Insignia, Skoda Scout… todos, quizá salvando solamente a Volvo V60 y a los Audi Avant, tanto A4 como A6, se fijan en la marca japonesa y en su efectividad a la hora de emulsionar espacio, confort de marcha en carretera y desempeño offroad. Por si fuera poco, Subaru, una marca a caballo entre las generalistas y las Premium, intenta darte a un precio que compite con los primeros un vehículo que pueda competir con los segundos, cada uno en el apartado donde está más fuerte.


El nuevo Subaru Outback mejora mucho al anterior. Esto ya nos quedó claro hace unos meses cuando asistimos a su presentación y contacto. La marca preparó para la prensa especializada una ruta y unos desafíos 4x4 que, pese a la longitud del Outback, logró superar sin demasiados problemas gracias, entre otras cosas, a una tracción que es capaz de sacarle de muchos embrollos.


La cuarta generación del Subaru Outback, justo cuando se cumplen 20 años desde su aparición en el mercado, se emplea bastante a fondo, más en el interior que en el exterior, aunque por fuera también se aprecia un esfuerzo por rejuvenecer y poner al día a uno de los coches más envidiados por la competencia. Sin perder la esencia, y aportando un poco más de clase, el Subaru Outback pierde unos kilitos y camufla sus arrugas para seguir liderando un segmento en el que siempre es la referencia.


El nuevo Outback incide en reforzar sus puntos fuertes, y para ello potencia su calidad de rodadura, aumenta el espacio en el habitáculo y mejora en la medida de lo posible la promesa de aventura con una tracción a las cuatro ruedas que siempre funciona cuando la necesitas. Y es que el Subaru Outback, con sus 4,81 metros y 2,74 metros de batalla, es la manera más lógica y asequible de lograr la simbiosis entre una berlina familiar y un vehículo apto para el campo y el offroad.


Su aspecto exterior es más robusto, sólido, afilado y deportivo. El diseño de este Outback define un 4x4 capaz pero sin olvidar toques elegantes que le hacen ser una apuesta segura en el día a día, incluso si necesitas cierto nivel de representación. Su parrilla hexagonal es un claro ejemplo de ello, con grupos ópticos más afilados y estilizados. El parabrisas se presenta más inclinado para lograr más eficiencia aerodinámica y se ha trabajado mucho en lograr más rigidez y menores vibraciones en cualquier uso, aunque cuenta con unos retrovisores muy generosos. Nos gusta mucho, además, su zaga, con un ligero alerón superior que marca su deportividad, amén de unos pilotos con bastante personalidad. El difusor inferior en tono metalizado logra darle un toque campero y deportivo a la vez, sin duda un gran acierto. Alrededor del coche, la parte inferior en plástico negro, también con un diseño muy deportivo, viste al Subaru con la misma deportividad y elegancia ya señalada anteriormente.


Mucho del público aquí presente que pretende comprarse el nuevo Subaru Outback se fijará, mayormente, en la estética, que como ya decimos, ha mejorado una barbaridad. Pero los que busquen una segunda lectura, precisamente en lo que destaca con respecto a la competencia, atenderán con más interés los datos que viene ahora. Y es que el nuevo Outback ha trabajado mucho su aspecto más silvestre y presenta unas cotas que muchos SUV medios ya quisieran.


El ángulo de ataque es de 18,6, el ventral de 20,4 y el de salida de 23,1. La altura mínima al suelo es de 200 milímetros y tiene un Cx de 0,34 a pesar de su altura al suelo. Los dos ejes siempre están empujando y la distribución en situaciones normales es de 60% delante y 40% detrás en el Lineatronic –cambio automático que posee la unidad que hemos probado aquí- y 50-50 en el manual. El motor sigue siendo el bóxer diesel de 1998 cc y 150 CV a 3.600 rpm, con un Par Motor de 350 Nm entre 1.600 y 2.800 rpm. Ya lo veremos más adelante, pero pesando en torno a los 1.800 kilos, en ocasiones se le puede sentir algo lento en aceleración y pesado en conducción en asfalto.


En el interior del Outback apreciamos aún más su cercanía con los rivales Premium a los que discute su valía. El brillo y ajuste de la pantalla táctil de 7 pulgadas se lleva las primeras miradas –quizá su manejo podría ser un poco más sencillo e intuitivo, a pesar de que en el contacto de hace unos meses nos pareció fácil de utilizar-, pero en una observación más minuciosa reparamos en la nueva botonería del volante, la cantidad y calidad de los dispositivos montados, los materiales utilizados aquí y allá, que en ocasiones nos parecen demasiados, pero no podemos discutir la elegancia del cuero empleado en los asientos, con calefacción, reglajes eléctricos e incluso memoria, o el ordenador de a bordo, mucho más lógico, ordenado, visual y moderno que en generaciones anteriores.


No podemos ni debemos olvidar que estamos conduciendo una unidad con el acabado más elevado, el Executive Plus, al que no le falta prácticamente nada, y que sale, de serie y con todo lo que imaginas, por 36.900 euros, sólo 1.700 más que el Executive. Pero para que te hagas una idea de que el Outback que sale por 29.900 euros ya va bastante equipado, decir que el portón automático, algo de súper lujo, está disponible desde el segundo nivel de equipamiento de los cuatro disponibles. La doble entrada de USB, el enorme hueco entre los asientos o el cubre maletero en plástico para poder transportar cosas sucias o embarradas, son otras cosas prácticas que puedes incluir en tu Outback.


Si miramos para atrás, nos damos cuenta de la auténtica caverna que llevamos pegada a nuestra espalda, donde tres adultos pueden viajar sin ningún problema con gran comodidad, y aún hay 512 litros de maletero –más otros 47 en un doble fondo- para llevar todo el equipaje que sea necesario, no solo para una escapada de fin de semana, sino para unas señoras vacaciones estivales.


Las prioridades para Subaru en este nuevo Outback residen en la calidad de conducción, la suavidad general y el comportamiento ejemplar en todos los terrenos, sin dejar a un lado la seguridad, activa y pasiva, que se refuerza aún más. Clave en todo esto sigue siendo la tracción AWD permanente, control de estabilidad, de tracción sistema antivuelco y el X-Mode con control de descenso de pendientes incluido, que actúa sobre el motor y la transmisión hasta 40 km/h. El EuroNCAP, con mediciones de 2014, más severas, les ha otorgado una puntuación de cinco estrellas. En líneas generales, todos los objetivos que se han propuesto se han cumplido, unos con mayor acierto, otros deben mejorar aún un poco más.


Dinámicamente debemos diferenciar dos ámbitos principales, asfalto y fuera de él. Sobre lo negro, el Subaru Outback aúna practicidad con suavidad y eficiencia. Ayudado por el cambio automático Lineartronic, una caja de cambios CVT muy suave y silenciosa, con 7 velocidades en esta versión diesel -6 en gasolina-, se logra una facilidad increíble para cubrir grandes distancias en autopista y autovía, preferiblemente, ya sabes, a velocidades legales. El cambio no es ni el más rápido ni el más deportivo, pero en estas circunstancias no notarás nada incómodo… salvo por el hecho de que cuando intentes adelantar y pegues un buen pisotón, algo que será más a menudo en carreteras de un solo carril por sentido, notarás que el coche hace bastante ruido y el aumento de decibelios no se corresponde directamente con la ganancia de velocidad, algo que se produce de manera moderada pese al pisotón en el acelerador. En cualquier caso, disponemos también de levas en el volante, cómodas para este tipo de situaciones.


En la urbe, el Outback no es que esté fuera de su ámbito, pero su longitud y sus centímetros de más en cuanto a elevación no le facilitan mucho las cosas. Tendrás que estar pendiente en todas las maniobras para no rozar la carrocería, aunque la pantalla de visión trasera ayuda una barbaridad en este tipo de quehaceres. Solo en ocasiones, en estos dos apartados, notaremos que las suspensiones son demasiado cómodas, tirando a blanditas. El perfil 65 de la rueda, pensado para fuera del alquitrán, sin duda profundiza en esta sensación. Pero no esperes barqueos ni balanceos pronunciados porque no se producen salvo salvajada al volante.


Muchas veces decimos que en el 99% de los casos la gente que se compra un SUV no lo va a sacar del asfalto, pero aquí es todo lo opuesto. El tipo de clientela que se fija y adquiere un Subaru Outback lo hace, precisamente, porque necesita un coche que funcione realmente fuera del asfalto. Necesita que funcione. Generalmente, quieren matar dos pájaros de un tiro y la necesidad les invita a apostar por una berlina que sea cómoda para viajar con o sin pasajeros, pero que pueda desenvolverse con total solvencia no ya en pistas de tierra, sino en situaciones algo más difíciles, y la verdad, no imaginamos una berlina con más aptitud campera que este Subaru Outback. No sólo los socavones y baches que ves en el vídeo que acompaña este reportaje, sino auténticas trampas para leones, sorteadas con algo de pericia, pueden ser salvadas por un Outback que, aparentemente, piensas que se quedará donde bastantes 4x4 no se atreven a pasar.


Hablando de consumos, la verdad sea dicha, nos ha gustado bastante. Al final se ha contentado con poco más de 7,5 litros en ciclo combinado. En autovía a ritmos legales no pide más de 7, y no se ha mostrado demasiado glotón en ciudad –donde el sistema de parada y arranque automático del motor ha funcionado bien- ni en terrenos revirados, donde ha subido un poco el consumo pero nada que pueda preocupar. Aquí también se aprecia en buena medida la AWD simétrica, que al traccionar en la superficie con las cuatro ruedas proporciona más agarre, estabilidad y seguridad en cada giro. La dirección, algo más directa que en generaciones anteriores, también aporta su plus de seguridad al volante.


Pero el nuevo Outback no sólo es un coche válido para carretera y campo, sino que pone el énfasis como nunca antes en la seguridad. La madre de todos los sistemas de seguridad que incorpora es el Eyesight, el sitema de seguridad precolisión de asistencia a la conducción de Subaru que utiliza dos cámaras estéreo situadas en la parte más alta y centrada del parabrisas y que capturan imágenes tridimensionales en color. Al detectar un peligro potencial, avisa al conductor y, en caso necesario, frena para ayudar a evitar un accidente. Tampoco faltan dispositivos como la velocidad de crucero adaptativa, aviso de cambio involuntario de carril, ángulo muerto… todo lo necesario para que ninguna marca o rival le pueda sacar los colores en este apartado.


En cuanto a precios, el Subaru Outback más económico es el diesel Sport Manual, que cuesta 29.900 euros. Aunque ya viene cargado de equipamiento, lógicamente, a más equipamiento, más precio, y así, nos encontramos el Executive manual Sport por 33.100, el Executive Lineartronic con X-Mode por 35.200 y el Executive Plus Lineartronic por 36.900. En gasolina, 31.900 euros cuesta el Sport Lineartronic, 35.200 el Executive Lineatronic Sport y 36.900 el Executive Plus Lineatronic Sport +.


CON LA MANO EN EL CORAZÓN


Una de las mejores soluciones, sino la mejor, para los que necesitan dos coches en uno, una berlina espaciosa y cómoda para viajar y un coche que fuera del asfalto pueda salvar obstáculos casi al mismo nivel que un SUV con tracción 4x4. Además de todo ello, se agradece el esfuerzo de la marca japonesa en hacer un Outback más bonito exteriormente, y que no se guarde nada a nivel de equipamiento, tanto para confort interior como a nivel de seguridad. Todavía hay que pulir ciertos aspectos, pero el notable alto no se lo quita nadie.


UN COCHE PARA...


…familias viajeras, inconformistas, que además, no quieren pasar desapercibidas y también buscan un vehículo con un plus de imagen y representación. Lo bueno del Subaru Outback es que es el coche que mejor reúne todo eso. Mucho espacio, buena practicidad offroad, suavidad de manejo y gran confort. Sin duda el coche ideal para los que siempre miran más allá antes que a la meteorología cuando va a llegar el fin de semana.


KILÓMETROS PRUEBA – 450 kms


PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 30%-20%-50%


RIVALES


Peugeot 508 RXH, Volvo V60, Kia Optima, Opel Insignia, VW Passat, Skoda Octavia Scout, Skoda Superb, Seat Exeo ST, Citroen C5, Honda Accord, Hyundai i40, Ford Mondeo, BMW Serie 3 Touring, Mazda 6 Wagon, Audi A4 Avant, Audi A6 Avant


FICHA SUBARU OUTBACK 2.0 diesel Executive Plus Lineartonic


Cubicaje / Potencia: 1.998 cc / 150 CV a 3.600 rpm

Caja de cambios: automática, 7 velocidades

Alimentación: diésel


Longitud / Anchura / Altura: 4.815 / 1.840 / 1.605 mm

Distancia ejes: 2.745 mm

Maletero: 512 litros

Nº plazas: 5 plazas

Neumáticos: 225/65 R17

Tracción: total

Frenos delanteros: Discos ventilados

Frenos traseros: Discos ventilados


Aceleración 0-100 km/h: 9,9 seg.

Velocidad máxima: 192 Km/h

Capacidad depósito combustible: 60 litros

Peso en orden de marcha: 1.751 Kg.

Par motor: 350 Nm a 1.600-2.800 rpm

Emisiones CO2: 159 gr/Km


Consumos oficiales


Extraurbano: 5,3 l/ 100 Km

Urbano: 7,5 l/ 100 Km

Mixto: 6,1 l/ 100 Km


Bien:


Equipamiento

Consumo

Habitabilidad


Menos bien:


Echa de menos un poco más de potencia

El navegador requiere algo de tiempo para su control total

Mezcla muchos materiales distintos en el salpicadero


Precio: 35.200 euros


Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net