SKODA SUPERB COMBI – Prueba – Con la familia a cuestas

Por Andrea Enzo , 27/01/2014

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Skoda
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona SUPERB
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

SKODA SUPERB COMBI – Prueba – Con la familia a cuestas
En Skoda hay dos berlinas grandes con maleteros enormes, el Octavia y el Superb. El Skoda Superb Combi riza el rizo y ofrece aún más capacidad de carga. Con relación calidad/precio ‘Súper’, prueba del Skoda Superb Combi TDI 140 con cambio DSG.

Hemos dicho dos berlinas Skoda y no tres, porque el Rapid nos parece que está a caballo entre el compacto y la berlina, a pesar de que su capacidad de maletero sólo puede ser discutida por su primo hermano el SEAT Toledo. Puntualización hecha, volvemos al Skoda Superb Combi confesando que  hemos decidido ponernos al volante de la versión que pensamos será la más vendida de largo, nunca mejor dicho, por su aquilatado precio, su espacioso habitáculo, su capacidad de carga, su confort, comodidad, motor, cambio y consumo ajustado. Efectivamente, con tantas virtudes y adjetivos halagadores, es difícil resistirse a no seguir leyendo la prueba del Skoda Superb Combi TDI 140 CV con cambio DSG.

 


Centrándonos pues en este Skoda Superb Combi, podemos asegurar que es un coche que aparenta ser más largo de lo que en realidad es, y la prueba la hemos hecho in situ a la hora de devolver el coche de pruebas anterior, el BMW Serie 3 GT, que sólo es un centímetro más corto que este Superb Combi, pero que, por estética y diseño, el Skoda parece interminable en cuanto a longitud y a cualquier ojo, profano o no, parecerá que está en torno a los 5 metros de largo.

 


En el plano estético, pocos cambios sufrió el Skoda Superb Combi en su último lavado de cara. La parrilla delantera, y todo el morro en general, ha perdido bastantes redondeces, y ahora hay alguna línea recta que frunce el ceño y endurece el carácter general de su apariencia. No sólo la parrilla, sino la toma de aire inferior, englobando los antiniebla, también luce una nueva rejilla con una línea cromada que la parte en dos y gana en elegancia muchos puntos. Los faros también se han rediseñado levemente, ganando en personalidad. El lateral apenas varía, y por detrás también los pilotos ganan en presencia. Por lo demás, la silueta no varía, y las barras cromadas en el techo siguen aportando ese plus de distinción.

 


Este viejo conocido, Skoda Superb, que ya pasó por nuestras manos en su versión berlina con el motor TDI 170 CV y tracción 4x4, también ha pulido su interior, y se nota sobre todo en versiones medio bajas como la que corresponde a la unidad que hemos probado en Portalcoches.net, porque sin tener que gastar mucho dinero, el coche goza de un diseño mucho más cuidado y moderno, con detalles y elementos dignos de coches más caros de marcas incluso que dan un paso más allá de las generalistas.

 


A los Skoda en general les queda muy bien el acabado negro interior, especialmente en contraste con los detalles de luz verde que poseen. En el Superb Combi en particular que hemos probado, gracias al cuero negro de los asientos, la combinación es pluscuamperfecta, y no te voy a decir que se percibe alma Premium en el habitáculo pero si lo comprobases por ti mismo la cosa no sería muy distinta.

 


La pantalla táctil para el sistema de audio ayuda mucho en este sentido, aún a pesar de carecer de navegador. También el diseño de los mandos del climatizador, bizona en nuestro caso, reman en la misma dirección. Los asientos con tapicería de lujo y accionamiento eléctrico, con memoria, no se salen de este saco en el que Skoda ha dado lo mejor de sí, insisto, sin ser, ni mucho menos, el acabado tope de gama de la casa.

 


A los mandos es fácil encontrar la posición, el panel de instrumentación sigue siendo grande, claro, conciso, legible, y seguimos contando con el impagable ordenador de a bordo del grupo, que yo creo que nunca me cansaré de decir lo bueno que es y lo que nos gusta. El volante también tiene un tacto exquisito, si me aseguran que pertenece a una marca de lujo me lo creo a pies juntillas. El diseño de este también ha sido retocado, así como los distintos botones que acumula a uno y otro lado, embellecedor cromado incluido. En esta unidad nos encontramos con unas levas de reducido tamaño que no hemos utilizado apenas, puesto que ni el motor, ni el cambio, ni el coche, invitan a ello, a pesar de que siempre está bien tenerlas a mano, en este caso, personalmente, yo no pagaría por ellas.

 


Asientos traserosLas plazas traseras son una barbaridad. Hay una foto en el reportaje gráfico que habla alto y claro del espacio del que se goza allá al fondo, y es una pasada. Tres adultos viajarán como marqueses, y eso en un coche que, en su combinación más sobria, no pasa de los 23.000 euros. Y si miramos aún más atrás nos encontramos con un maletero con la friolera de 633 litros de capacidad. Sin recovecos, ni curvas, ni molestias, espacio diáfano de categoría para meter cuántos cadáveres tengas en la cámara frigorífica de ella (entiéndaseme el chascarrillo, por favor). Con los asientos plegados llegamos a los 1.865 litros, pero aquí veo un inconveniente serio, y es que la superficie que queda no es plana del todo, quedando un poco de ángulo en la inclinación de la segunda fila de asientos (60/40), a no ser de que te tomes la molestia en desmontar y levantar hacia adelante las banquetas de los asientos, también en 60/40. Volviendo a los detalles de categoría, en el doble fondo nuestra unidad llevaba una rueda de repuesto de 16 pulgadas, la que generalmente monta de serie. Además, no faltan los ganchos en los laterales para transportar bolsas, y la luz del cofre se convierte al presionarla en una pequeña y útil linterna, que puede salvar a buen seguro de un apuro. Para terminar este apartado, genial el apéndice de plástico para bajar el portón del maletero, que a alguno le podría quedar un poco alto.

 


Por cierto que cuando probamos el Skoda Octavia Scout pensábamos que no sería posible que ningún miembro de la familia tuviera un maletero más grande que aquél, pero vaya si el Superb Combi lo logra…

 


Una vez ensalzado el desahogado habitáculo, más aún gracias a la estupenda visibilidad en cualquier dirección y el fantástico techo panorámico (por el que hay que pagar 1.125 euros, no 1.300 como decimos en el vídeo de la prueba), pasamos a comprobar cómo se comporta el Skoda Superb Combi en marcha, y aquí, obviamente, lo notaremos un pelín peor que cualquiera de sus hermanos o primos con igual motor y cambio, por culpa de su longitud, su batalla y su peso, a pesar de que no llega a los 1.600 kilos.

 


El descomunal par motor de este contrastado motor del Grupo VAG (320 Nm) hace que bastante antes de llegar a las 2.000 revoluciones por minuto, el coche salga hacia adelante con bastante más rapidez de la esperada. El cambio automático DSG, que ya he dicho en más de una ocasión es el mejor dejando a un lado el PDK de Porsche y alguno de alto standing, logra una simbiosis casi perfecta con este propulsor de 1.968 centímetros cúbicos, aprovechando todo lo que se puede a nivel de potencia y aceleración.

 


El DSG, que en nuestra unidad iba completo, con opción secuencial, modo deportivo (S) y levas al volante, podría pulirse alguna centésima, pero de verdad que en el nivel de inversión que nos movemos, y sin afán de ser peyorativo ni mucho menos, para una marca como Skoda, es casi un regalo divino, maná caído del cielo, que les sirve para pulverizar a cualquier cambio automático de la competencia generalista.

 


Me gusta mucho su respuesta, y de verdad que a pesar de que el volumen que desaloja este Superb Combi es tremendo, la reacción es espectacular, y ni el peso ni la longitud impiden que con ‘sólo’ 140 caballos, el coche evolucione muy deportivamente. Quizá haya sido esto, unido a que en esta ocasión no hemos podido circular demasiados kilómetros por autovías y autopistas, el motivo por el que hemos acabado el medio millar largo de kilómetros de la prueba con una media de consumo de 6,8 a los cien. Hemos de reconocer que al principio estábamos más cerca de los 6 que de otra cosa, pero al final se nos disparó sin saber muy bien cómo. Es cierto que ha sufrido un buen puñado de kilómetros cargado hasta los topes, y otros tantos por el centro de la ciudad, pero me da que se nos ha disparado un poco demasiado para lo que es habitual. Y eso que el sistema Start and Stop ha funcionado siempre de manera impecable.

 


En grandes rectas, de viaje, o grandes desplazamientos, el aplomo y la pisada de este Skoda Superb Combi es ejemplar. Me recordó mucho a otro grande que probamos hace tiempo, el Chevrolet Malibu, que también constató una entereza en largas distancias espectacular. Insonorizado de manera notable, con un gran equipo de audio y una dirección precisa y directa, cubrir grandes distancias con este Superb Combi, más que una tortura, es un inmenso placer. La insonorización del habitáculo es notable, no está a la altura del BMW 328i Gran Turismo que le precedió en el programa de pruebas, pero para costar la mitad se le acerca bastante. La amplia mayoría, por no decir todos, los coches que pertenecen al Grupo Volkswagen, funcionan con una fineza y una suavidad que ya quisiera la competencia.

 


CambiosEn zonas reviradas, obviamente, no está en su salsa, lo mismo que en la ciudad, donde sufre las estrecheces y los cambios de dirección por sus medidas, pero no tanto como pueda pensarse. Los 2 metros y 76 centímetros de distancia entre ejes le penalizan en buena medida a la hora de cambios continuados de dirección, pero hace lo que puede, gracias al motor y al cambio, muy fino y dispuesto a salir disparado cuando siente la presión del pie derecho en el pedal del acelerador. También nos han gustado mucho los frenos, muy deportivos, duritos, firmes, aunque notaban la fatiga un pelo antes que la media.

 


Entramos en el apartado de detalles, y aquí el Superb siempre nos sorprende. Ya he comentado el tirador para bajar la tapa del maletero, pero es que tampoco pasa inadvertido el paraguas en el hueco del reposabrazos de la puerta trasera izquierda, o la también mencionada luz extraíble del maletero o la rueda de repuesto de medidas estándar. Por cierto, hemos notado que en el escudo de la parrilla, y en la trasera, ha desaparecido el color verde característico hasta ahora de la marca.

 


Si hablamos de precios, arrancamos en los 22.750 euros del acabado Active del motor gasolina 1.4 de 125 caballos. Si nos vamos al TDI 140, estaríamos PVP en los 28.870 euros, 31.090 si es con el cambio DSG, pero luego hay que contar con un descuento de más de 4.000 euros, que dejan la unidad que hemos probado nosotros es 31.479 euros, en el acabado Elegance, muy completo, el del medio justo en una lista en la que están Active, Ambition, Elegance, Exclusive y L&K (Laurin & Klement), una edición especial a tope de lujo. Con techo panorámico, asientos de cuero con memoria, etc, completan una oferta muy tentadora.

 


CON LA MANO EN EL CORAZÓN

El Skoda Superb Combi es un coche muy completo, una excelente herramienta de trabajo si necesitas combinar el día a día con el transporte, bien de una familia numerosa, bien de cualquier tipo de bultos o mercancías, siempre con un toque de clase que no tendría una furgoneta o un monovolumen, que en este último caso, sería difícil que llegase a la capacidad de almacenamiento de este Superb, con un espacio tan inmenso en las plazas traseras. Buen motor, cambio, calidad, suavidad, consumo y precio. No parece poco…


UN COCHE PARA...

…un amplio espectro de los usuarios, siempre y cuando busquen capacidad y confort de marcha, sin tener que gastarse un dineral. Familias de 4-5 miembros pueden tener un gran aliado en el Skoda Superb Combi a diario y los fines de semana. Prácticamente todo vale en un coche que suma muchos puntos por su estudiado diseño interior y sus cualidades y aptitudes de carga.


KILÓMETROS PRUEBA – 570 kms


PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 45%-25%-30%


RIVALES

Volvo V60, Kia Optima, Opel Insignia, VW Passat, Renault Latitude, Skoda Octavia, Seat Exeo ST, Citroen C5, Honda Accord, Hyundai i40, Peugeot 508, Ford Mondeo, BMW Serie 3 Touring, Mazda 6 Wagon, Audi A4 Avant, Audi A6 Avant, Volvo V70.





FICHA SKODA SUPERB Combi TDI 140 DSG

 

Cubicaje / Potencia: 1.968 cc / 140 CV a 4.200 rpm

 

Caja de cambios: automático 6 velocidades (DSG)

 

Alimentación: diésel

 

 

Longitud / Anchura / Altura: 4.833 / 1.817 / 1.511 mm.

 

Distancia ejes: 2.761 mm

 

Maletero: 633 litros

 

Nº plazas: 5 plazas

 

Neumáticos: 205/55 R16; unidad probada: 225/40R18

 

Tracción: delantera

 

Frenos delanteros: Discos ventilados

 

Frenos traseros: Discos

 

 

Aceleración 0-100 km/h: 10,2 seg.

 

Velocidad máxima: 210 Km/h

 

Capacidad depósito combustible: 60 litros

 

Peso en orden de marcha: 1.576 Kg.

 

Par motor: 320 Nm entre 1750-2500 rpm

 

Emisiones CO2: 137 g/Km

 

 

Consumos oficiales:

 

Extraurbano: 4,5 l/ 100 Km

 

Urbano: 6,3 l/ 100 Km

 

Mixto: 5,2 l/ 100 Km

 

Bien:

Motor

Espacio en plazas traseras y maletero

Detalles de lujo


Menos bien:

Consumos

Cintura en zonas viradas.

Diseño exterior algo conservador


Precio: 28.870 euros

 


Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net