SKODA FABIA – Presentación y Contacto – Algo más que un Fabia

Por Andrea Enzo , 06/02/2015

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Skoda
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona FABIA
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

SKODA FABIA – Presentación y Contacto – Algo más que un Fabia
El Skoda Fabia cambia por completo y llega una tercera generación llena de cualidades. Desde menos de 7.800 euros puedes tener un coche de casi 4 metros con tecnología del grupo Volkswagen. Te contamos todo del nuevo Skoda Fabia.




El nuevo Skoda Fabia es lo último de la marca checa, una marca creada en 1895 y que está presente en más de 100 países. Skoda dio un grandísimo salto de calidad en 1991, cuando pasó a engrosar las filas del grupo Volkswagen. Pasito a pasito se ha hecho un hueco en el mercado internacional, y en 2014 ya vendió más de 1 millón de coches en todo el mundo. La ambición de Skoda no cesa y pretenden llegar al millón y medio de ventas en 2018. En España el año pasado han vuelto a subir en cuota de mercado, con un 2,2 % y están más que confiados en que este nuevo Skoda Fabia les va a ayudar mucho a lograr sus objetivos comerciales, incluso antes de tiempo.


La tercera generación del utilitario supone sin duda una evolución lógica del producto. En 1999 nació el primer Skoda Fabia, la segunda generación llegó en 2007 y entre los dos han vendido 3,5 millones de unidades en todo el mundo, de ellas, 100.000 en nuestro país. La tercera generación seguirá siendo en España, junto al Octavia, el pilar básico de las ventas. Ni más ni menos que el 29% de los coches que vende Skoda en nuestro país son Fabia. Y recuerda que en nuestro país el 26% de los coches que se venden, uno de cada cuatro, pertenecen al segmento A donde se engloba este joven checo.


El nuevo Skoda Fabia llega muy seguro de sí mismo, sabedor de su gran equipamiento sin que ello repercuta en el precio, sus 5 estrellas EuroNCAP, que lo ha nombrado el más seguro de su categoría, su buena habitabilidad y su maletero, líder del segmento, que de nuevo crece, ahora hasa los 330 litros y con unas formas muy regulares y aprovechables -1.150 litros con la segunda fila de asientos abatida, aunque no quede una superficie plana-.


Skoda ha querido dar más importancia en este nuevo diseño al aspecto dinámico, con unas líneas más jóvenes y deportivas. El coeficiente aerodinámico del nuevo diseño es de 0,32. También ha tirado la casa por la ventana en cuanto a equipamiento, donde existe la firme creencia en la casa, y con razón, que puede llevar elementos de segmentos superiores. No faltan las luces LED, 6 airbags de serie, Front Assistant en modos ciudad y carretera que minimiza e incluso evita colisiones, XDS+ de serie (un diferencial autoblocante electrónico que funciona incluso frenando), ¡y asistentes de luces, crucero, lluvia, fatiga y aparcamiento desde el acabado intermedio!


En cuanto a las medidas, ahora es ocho milímetros más corto, está en 3,99 metros, pero es 90 milímetros más ancho y 31 más bajo. La distancia entre ejes casi llega a los dos metros y medio (2,47 metros). La habitabilidad es la referencia en estos coches que no llegan a los cuatro metros, y la mayor parte de las cualidades del nuevo Skoda Fabia se deben, sin duda, a la adopción de la famosa plataforma del grupo MQB. Buena culpa tiene de que ahora el Fabia pese 65 kilos menos o que pueda disponer de un fantástico cuadro de instrumentación o sistemas como el Infotainment. Es más, cuando llegue el Skoda Fabia Green Line, basado en un 1.4 TDI de 75 CV, la cifra de consumo bajará hasta los 3,1 litros a los 100 km y las emisiones bajarán hasta 82 gramos de CO2 por kilómetro.


El Skoda Fabia de tercera generación sigue fiel a la idea a las cinco puertas, no habrá versión de tres, por lo que hay que tener esto en cuenta a la hora de ver las ofertas o precios ‘desde’.


En cuanto a motores, el Green Line mencionado antes, diesel de 75 caballos, llegará en el mes de octubre. Hasta entonces, y desde ahora, están las opciones gasolina de 60, 75, 90 y 110 caballos y en diesel las potencias son 90 y 105 caballos. Aunque parezca mentira predominan los propulsores de tres cilindros. Sólo los dos más potentes en gasolina son tetracilíndricos convencionales.


Los tres acabados disponibles son Active, Ambition y Style. Como es bastante habitual en el segmento en algunos rivales, también el Fabia se puede elegir en un solo color o combinar dos, con techo, llantas, retrovisores y pilar A en el mismo color en contraste con el de la carrocería. El precio de ataque para el 1.0 MPI 60 CV Active 5 puertas es 7.800 euros. En Skoda prefieren dar como referencia el precio del acabado Ambition, que ya viene con aire acondicionado de serie, y cuyo precio es de 8.990. Aseguran que este acabado será el que más se venda de largo. La versión Fabia Combi, de la que ya se aceptan pedidos, valdrá unos 800 euros más que el hatchback.


Insisten en Skoda en transmitir el eslogan que va a vertebrar la campaña de lanzamiento: Skoda Fabia, con algo más de serie, confiando ciegamente en las cualidades de su coche con respecto a la competencia y defendiendo a muerte que tienen el mejor coche del segmento. Su objetivo es vender 7.500 Fabia en nuestro país en 2015, el 20 % correspondiente a la carrocería Combi. La media de edad de los compradores de Fabia es de 34 años. Y la mala noticia de todas las que ha comentado Skoda en esta presentación es que no habrá Fabia RS ni se le espera.


CON EL NUEVO SKODA FABIA POR MADRID


Un paseo de algo más de dos horas y unos 40 kilómetros han sido suficientes para hacerse una buena idea en este primer contacto el nuevo Skoda Fabia. Para la ocasión nos hemos puesto al volante de una unidad bicolor, 1.4 TDI de 90 caballos. Tras el paseo el ordenador de a bordo marca 7,3 litros a los 100. Teniendo en cuenta que ha podido estar casi 20 minutos parado con el motor en marcha mientras elaborábamos parte del reportaje gráfico que acompaña a este texto, no está nada mal.


Hablando del diseño exterior, está claro que el Fabia se ha modernizado, aunque en nuestra modesta opinión no ha arriesgado demasiado. Su fuerte está en otros aspectos, aunque hemos de reconocer que el nervio lateral que recorre las manetas de las puertas desde el faro hasta el piloto le da un puntito deportivo que nos encanta. Los grupos ópticos nos han recordado mucho a los de su hermano el Spaceback. La silueta corresponde a un coche más musculoso, más preparado para salir pitando si se tercia, adiós a las formas más suaves y redondeadas.


El interior, a pesar de ser el acabado Style, sigue teniendo pinta de sobrio. Ojo, que se puede ser sobrio y austero, pero la calidad percibida ser sobresaliente, como es el caso. La parte de arriba del salpicadero es gomoso, buena calidad, pero no faltan plásticos duros más abajo y el tapizado de los asientos es de estos brillantosos, prácticos y fáciles de lavar, pero algo grimoso al tacto. Al menos a nosotros nos lo parece. El acolchado es cómodo y sin recoger demasiado, el ajuste lateral es bastante correcto. Debajo del asiento del copiloto comprobamos que se puede seguir montando un práctico cajón para dejar objetos.


El tacto del volante es bueno, la legibilidad del cuadro de mandos es imbatible, blanco sobre negro, y el volante multifunción responde a los parámetros del resto de marcas del Grupo Volkswagen, con un ordenador de a bordo que sigue y parece que seguirá encandilando a los enamorados de los datos y de la facilidad en acceder a los mismos.


Las plazas traseras son correctas, y se notan más centímetros a lo ancho. Si se despanzurran los de delante, nuestras rodillas sufrirán. Si son coherentes, se puede estar con decencia en estas plazas de la segunda fila de asientos. En cuanto al maletero, ¿qué decir? El más grande con mucho de la categoría, 330 litros, perfectamente ordenado y compartimentado, con soluciones inteligentes para que objetos que ruedan, léase bolsa de naranjas, patatas o similar, puedan ir sin dar guerra golpeando en todas partes. La visibilidad, por cierto, es excelente 360 grados.


Nos ponemos en marcha, nuestra unidad no lleva navegador, pero sí arranca apretando un botón, no es necesario meter la llave en la inexistente cerradura. En los primeros metros nos gusta un montón el tacto del cambio y la dirección, directa y precisa. Reconocemos que se nos cala un par de veces al principio, fruto de nuestra intrínseca conducción ahorradora, que nos hace apostar por la segunda incluso cuando la primera se hace evidentemente recomendable.


Los 90 caballos de nuestro 1.4 Style son fantásticos, porque en ciudad te permiten consumir relativamente poco, mientras que son más que suficientes para afrontar trayectos interprovinciales gastando aún menos, viendo los consumos homologados. Lo que sí notamos, hay que decirlo, es un poco de rumorosidad. Se nota que es un diesel cuando en los semáforos y por culpa de la calefacción el Start&Stop se desactiva. El tableteo inconfundible se hace evidente. En marcha la sensación disminuye hasta casi desaparecer.


Pisamos el acelerador con decisión y el nuevo Fabia no tiene problema el liderar el grupo a la salida de los semáforos. No es un pura sangre pero tiene buenos bajos y medios y un par motor decente. En la jungla diaria se comporta con bastante agilidad, y se nota el esfuerzo en rebajar kilos por parte de la marca. Es muy fácil aparcar gracias a su maniobrabilidad y sus medidas contenidas. Es un auténtico urbanita.


Regresamos a la base con la sensación de que Skoda se lo ha currado, no ya en el conjunto, sino en esos pequeños detalles que en el día a día se aprecian y no se olvidan, como la pieza que se acopla en los reposabebidas y sirve perfectamente para dejar el móvil de cara a nosotros sin que se ruede o caiga. Qué tontería, pero qué práctico, y nadie lo ha hecho hasta ahora. Como este detalle, docenas, en el maletero, en el cuadro de mandos, en los distintos asientos, en la consola… muy bien.


Óscar González Soria – oscar.gonzalez@portalcoches.net