RENAULT CAPTUR – Prueba – Una brillante apuesta

Por sa , 05/11/2013

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Renault
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona CAPTUR
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

RENAULT CAPTUR – Prueba – Una brillante apuesta
Renault no es ajeno a las modas y los SUV pequeños se llevan. Así, coge al Renault Clio, lo eleva unos centímetros, le cambia el envoltorio, y voilà! el nuevo Renault Captur, con aspecto de SUV pero sin 4x4. Prueba del Renault Captur TCe 90 S&S.




El Renault Captur llega fuerte. ‘Captura la vida’. Hace unas pocas semanas que está entre nosotros y en televisión no cesa esa música pegadiza que anuncia la emisión del spot del Renault Captur, una promo que ha sabido captar la esencia de lo que ofrece un vehículo acertadísimo para los días que corren. Entre publicidad televisiva, estática, en papel y en internet, y que, francamente, ya ves muchos Renault Captur circulando por la calle, no nos cabe otra que reconocer que la marca del rombo ha sabido diseñar, fabricar y vender un coche que entra por los ojos y que responde muchas de las preguntas, sino todas, que un usuario le hace al mercado cuando quiere comprarse un nuevo vehículo.


El Renault Captur, al igual que el Peugeot 2008 que hemos conducido hace poco, ahonda en el espíritu más aventurero de los que menos tienen, y la publicidad se encarga de evocar paisajes lejos del asfalto alcanzables con vehículos que, como los dos mencionados hasta ahora, ni tienen tracción a las cuatro ruedas, ni dispositivos, elementos, planteamientos que le permitan una conducción off road con garantías. Al menos el 2008, previo pago, te ofrece la posibilidad de un sistema electrónico que mejora el agarre en algunos casos. El Renault Captur, directamente, ni eso. Pura tracción delantera y motores poco potentes para calmar un espíritu de aventura que no podrás aplacar ni poner en práctica… al menos con este vehículo.


El Renault Captur no deja de ser un Renault Clio, con el que comparte estructuras, motores y mil cosas más, con unos pocos centímetros más de altura con respecto al suelo, unos cuantos centímetros más de longitud y unos cuantos centímetros más de espacio y de habitabilidad en el interior, lo que revierte en un maletero más capaz. Ni más, ni menos. Y lo hace sabiendo mantener un precio competitivo, fruto de explotar material que ya existía en la marca, obviamente del último Clio puesto a la venta.


Pero al menos en Renault son honestos, y han hecho un esfuerzo extra para diferenciar y explicar el por qué de un coche de estas características. La opción bitono por apenas 370 euros, con el techo en distinto color del resto de la carrocería, las opciones de personalización tanto interior como exterior, un espacioso y bien pensado cajón donde normalmente existe una guantera delante del copiloto, plazas traseras que se deslizan para agrandar el maletero o disfrutar de más espacio para las piernas, y hasta una tapicería que se puede extraer fácilmente y lavar gracias a una útil cremallera en los asientos, otorgan al Captur una personalidad y un extra de servicio al consumidor que pocas veces se ha visto en un coche que se puede adquirir, en su versión más austera y menos equipada, hasta por 12.380 euros Plan PIVE incluido.


El envoltorio de este Renault Captur engancha, es bonito, entra por los ojos, y fruto de este acertado diseño son los innumerables Renault Captur que nos hemos cruzado por las carreteras españolas en estos siete días de prueba. De verdad que me ha sorprendido que, con tan poco tiempo transcurrido desde su puesta a la venta, haya tantos por la calle. Hemos alucinado, la verdad.


Y yo creo que todo el mundo, quien más y quien menos, sabe que el Captur no deja de ser un Renault Clio con un traje más prêt-à-porter, un vestido que podría ser campero, al menos en apariencia, pero que no te permitirá mojarte más que los pies en un buen día de pesca. En el fondo no creo que nadie se compre el Renault Captur pensando en las excursiones aventureras de fin de semana, sino más en la línea de ciudadano ejemplar, con espacio para las compras, llevar niños al colegio, etc, y en ocasiones, dar un paseo tranquilo por el campo sin miedo a recorrer algunos cientos de metros por caminos de arena o pistas de tierra. Más de eso… tsk, tsk, porque no deja de ser un tracción delantera más, con motores no demasiado poderosos, 90 y 120 caballos en gasolina, 90 caballos en diesel.


Si valoramos el diseño exterior en su conjunto, que me aspen si no recuerda un montón al Ford Kuga de primera generación. Un poco más bajito y pequeño, pero las hechuras y la parte trasera del Captur recuerdan muy mucho al SUV medio de Ford. Casualidad o no –aquí creemos muy poco en las casualidades en el sector del automóvil-, la cosa es que el parecido existe y si en el Ford funcionó, debería hacerlo también en el pequeño SUV francés, que además, cuesta bastante menos dinero.


Me gusta el dinamismo que le han sabido imprimir a la carrocería, con esos bajos en tonos negros y cromados, con curvas, nada rectos, y esa posibilidad del techo de otro color. También me gusta que el Captur no se parezca en nada al Clio, sabiendo dotarle de una personalidad propia, muy separada de su hermano menor, del que deriva. El frontal y la parrilla son más agresivos aún que en el Clio, y la zaga también tiene su punto, aunque aquí hay que reconocer que el trabajo sobre el Clio me parece todavía más fino.


El interior también recoge infinidad de elementos del superventas del rombo, pero ha sabido cambiar y reinterpretar los elementos justos para darle un aire más personal y definitorio. El cajón en lugar de la guantera es sólo uno de ellos, porque no me dirán que las fundas de los asientos con cremalleras se han inventado ayer. En cambio, ponerlas de serie para facilitar la limpieza, es algo que honra a este Captur y a los diseñadores de la marca. El interior es casi minimalista, y es apreciable el hueco que se ha encontrado en la parte superior del salpicadero, muy útil. El cuadro de mandos es muy similar al Clio, y en la columna central también se ha insertado una pantalla táctil, con navegador en el caso de nuestra unidad de pruebas, que está cortado por el mismo parámetro de la economía, pues a pesar de ser funcional tiene muchas lagunas y su manejo dista mucho de ser intuitivo, pero bueno, a unas malas tienes navegador, por muy poco dinero en opción (247 euros).


Los asientos me han gustado, son muy modernos, recogen muy bien, y son bastante cómodos, también la posición al volante es muy natural, y la habitabilidad, la altura al techo y la visibilidad 360 grados es fantástica. Queremos destacar, especialmente, la habitabilidad trasera, sin necesidad de tener los asientos colocados en su posición más retrasada. Se puede apreciar en una de las fotos del reportaje gráfico que acompañan al análisis escrito que un tipo de 1,80 metros tendrá espacio de sobra para piernas, pies y rodillas, y que la plaza central es bastante utilizable. El maletero no por eso queda mermado, es más, los más de 400 litros no sólo son aprovechables, sino que están muy bien compartimentados, con un doble fondo con bandera reversible, una de las caras con un tapizado especial para que los objetos no se deslicen. Espectacular.


A nivel dinámico, la unidad testada albergaba el TCe 0.9 de 90 caballos, que no hace mala combinación con esta carrocería, pero que a los que pedimos un pelo de reacción y deportividad a un coche nos deja sabor agridulce. Es muy válido para un uso normal a diario, pero pocas o ninguna alegría te va a permitir. Asociado a un cambio manual de cinco velocidades, verás que apenas empuja por debajo de las 2.500 vueltas, y si quieres comprobar algo de viveza tendrás que pasar de las 4.000 revoluciones por minuto para ver que tampoco aquí brilla especialmente. Se hace necesario muy a menudo jugar con el cambio para no quedarse con el coche muerto en una cuesta o volver a ganar velocidad tras un leve frenazo. Hablando de frenos, a pesar de que lleva tambor trasero, no hemos pensado que no cumplía con los requisitos mínimos de una frenada de emergencia en ningún caso.


Terminando el tema propulsor, todo lo dicho antes sería justificable si nos moviéramos en consumos de cinco litros a los cien, pero es que no es así. La cifra al devolver el coche era de 7,2 litros, muy superior a lo que estimábamos al principio, con lo cual, todas las buenas sensaciones del Captur en parado por su exterior, su diseño y su fenomenal y estudiado habitáculo, quedan en suspenso al conjugarlo con este TCe que, a nosotros, nos ha dejado bastante fríos. Y eso que el sistema Start&Stop y el indicador del cambio de marcha funcionan de lujo.


Dado que con este conjunto la deportividad brilla por su ausencia, nos hemos fijado más en apartados como la configuración de las suspensiones, muy cómodas y equilibradas, o la insonorización, que también nos ha conquistado, lo que unido a que el motor hace poco ruido y la calidad de rodadura es muy buena, a nivel sonoro los decibelios están más que controlados. También nos ha gustado la dirección, directa, precisa, lejos del artificio del anterior Mégane.


El Captur, de momento, tiene tres motores disponibles, 90 y 120 caballos en gasolina, y 90 diesel. En ningún caso se puede asociar a una tracción 4x4, por lo que las excursiones por el campo quedan bastante limitadas. Seguramente, y debido a su aceptación, la marca apostará por ponerle la del primo Nissan Juke y le permitirá vivir una segunda juventud dentro de algún tiempo.


A pesar de que nuestra unidad no era el tope de gama, la tarjeta en vez de llave para abrir las puertas y el arranque por botón son detalles de coche grande que se agradecen. Sin embargo, podían haber solucionado algún problemilla ya visto en algún Renault antes de ahora, como es la colocación de algunos botones. No es de recibo que la tecla que active el dispositivo de velocidad de crucero o el limitador estén unos centímetros por debajo del freno de mano, teniendo que desviar la vista sí o sí para su activación o desactivación. Para terminar de contarlo todo, diríamos que el tacto del embrague no es el más idóneo, ya que hay que levantar el pie casi del todo para desembragar y empezar a rodar.


Con la mano en el corazón


Un coche muy bonito al que no le acompaña el apartado mecánico, al menos en este caso, ni por prestaciones ni por consumo. Desaconsejando este motor, a pesar de que es el primer escalón, ideal para jóvenes y gente con menos recursos, con el propulsor adecuado y un consumo algo más ajustado el todo sería un auténtico caramelo para el día a día.


Un coche para…


…los que buscan su primer coche y buscan un mínimo de adaptación para circular fuera del asfalto. Si consideras que un utilitario es pequeño o está muy visto, y te define más un coche con ese toque de diseño campestre y aventurero, sin duda este Captur es tu coche, aunque las pocas nueces que tiene en verdad hagan mucho ruido.



KILÓMETROS PRUEBA – 490 kms


PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 40%-20%-40%


RIVALES


Peugeot 2008, Opel Mokka, Mitsubishi ASX, MINI Countryman, Skoda Yeti, Chevrolet Trax, Nissan Juke, Citroen C3 Picasso, Ford B-Max, Subaru Trezia, KIA Soul, Suzuki SX4, Fiat Sedici



FICHA RENAULT CAPTUR Life Energy TCe 90 S&S eco2


Cubicaje / Potencia: 898 cc / 90 CV a 5.250 r.p.m.

Caja de cambios: Manual, 5 velocidades

Alimentación: Gasolina


Longitud / Anchura / Altura: 4.122 / 1.778 / 1.566 mm

Distancia ejes: 2.606 mm

Maletero: 404 litros

Nº plazas: 5

Neumáticos: 205/60 R16

Tracción Delantera

Frenos delanteros: Discos ventilados

Frenos traseros: Tambor


Aceleración 0-100 km/h: 12,9 seg

Velocidad máxima: 171 km/h

Capacidad depósito combustible: 45 litros

Peso en orden de marcha: 1.245 kg

Par motor: 135 Nm / 2500 r.p.m.

Emisiones CO2: 113 gr/km


Consumos oficiales:


Extraurbano: 4,3 l/ 100 Km

Urbano: 6,0 l/ 100 Km

Mixto: 4,9 l/ 100 Km



Bien:


Maletero


Estética y diseño


Funda de asientos extraíbles



Menos bien:


4x4 ni en opción


Consumo


Botones y teclas mal situadas



Precio: 16.700 euros (con Plan PIVE, desde 12.380 euros)



Óscar González Soria – oscar.gonzalez@portalcoches.net