UN PASEO CON NANI ROMA Y EL MINI ALL4 CAMPEÓN DEL DAKAR 2012

Por sa , 20/12/2012

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Novedades Salón París 2018
comparte:




Últimas Noticias

UN PASEO CON NANI ROMA Y EL MINI ALL4 CAMPEÓN DEL DAKAR 2012
Puede llegar el fin del mundo cuando quiera. Tras ser copiloto en el MINI ganador del Dakar 2012 con Nani Roma al volante pocas sensaciones brutales quedan por vivir. Crónica de una experiencia, de una aventura... y una entrevista sobre la marcha.

Como dice Adela Úcar en su programa ’21 días’, no es lo mismo vivirlo que contarlo. Y los que se piensan que ya están de vuelta de todo, es porque no han tenido la oportunidad de protagonizar una experiencia única como es copilotar el MINI All4 de Stephan Peterhansel, ganador del Dakar 2012, con nuestro campeón Nani Roma, subcampeón el año pasado, a los mandos.


¿Por dónde empezar?


Sólo unos pocos elegidos, por gentileza de BMW Group, fuimos invitados a conocer de primera mano la experiencia dakariana del MINI All4 y Nani Roma. En una finca de más de 500 hectáreas cercana a Manresa, con más de 60 kilómetros de pistas de arena, tierra, piedras y roca, tuvimos la oportunidad de hacer de copiloto al mismo Nani Roma, campeón del Dakar en motos en 2004 y subcampeón en coches en 2012, al volante del mismo coche con el que su compañero de equipo Stephen Peterhansel quedó campeón.


Sorprende Nani Roma, más de metro ochenta, enfundado en un mono negro con más pegatinas que un álbum de cromos de la Liga y sorprende aún más el monstruoso MINI, basado en el Countryman, pero que salvo la forma de los faros y los tiradores interiores de las puertas poco más tiene parecido a los MINI Countryman que podemos comprar en el concesionario habitual. Bueno, sí, algo que no se ve, y es que por reglamento, el 90 por ciento de las piezas del motor deben ser idénticas a las que monta el coche de serie. Y una vez que compruebas lo que es capaz de hacer, alucinas.


La apariencia del MINI All4 es imponente. Suspensiones dobles en el eje delantero, ruedas de tamaño enorme, una altura de la carrocería más que considerable… abres la puerta y ves que, literalmente, tienes que meterte en una jaula y, amigo, apriétate el cinturón todo lo que puedas, y más, porque luego vas a pasar horas y horas dando botes como una pelota de goma en una caja de cristal movida por los impulsos de un niño hiperactivo puesto hasta arriba de anfetaminas.


Arrancamos. La aceleración no es tan salvaje como esperas, notas que hay mil ruidos que salen de mil partes, como si el MINI se fuera a descuajaringar, pero pronto te das cuenta de que son temores infundados, es más, puede pasar como si fuera asfalto recién echado trochas, caminos y piedras que asnos y jumentos pasarían con infinitos sufrimientos. No acelera demasiado, pero se acerca el momento de la curva, noventa grados, y no sólo Nani no frena sino que sigue acelerando. ‘¿Frenará ya?’, piensas, a 80 metros de la curva. Si eres rápido volverás a pensarlo a 50 metros, a 30, a 10… y cuando ya piensas que te vas a comer el roble centenario, un eléctrico giro de volante, un toque de freno de mano, y un pisotón al gas, y comprenderás que has girado sin perder un kilómetro por hora de velocidad.


Es en ese momento cuando te das cuenta de dos cosas: 1) estos tipos tienen un punto de locura ‘necesaria’ para meterse en estos embolados. 2) estos tipos son extraterrestres, no son mortales, son superdotados. Cuando terminas de pensar esto, tu cerebro, que sigue rebotando en el cráneo, empieza a procesar información: ¡Estos tipos pueden estar durante varias horas, cientos de kilómetros, a este ritmo infernal, navegando sin referencias a toda pastilla, afrontando obstáculos inesperados, y encima con un calor que puede llegar a los 70 grados sin tener que exagerar lo más mínimo! ‘Este año vamos a tener aire acondicionado’, nos confiesa Roma entre bote y bote. ‘Bueno, no es aire acondicionado como tal, sino un tubo de aire que nos permitirá recibir una leve brisa en el rostro. Es un gran avance’, asegura con una sonrisa de oreja a oreja mientras sabe que en nuestro cerebro imaginamos la situación y se nos pone cara de aberración.


Hemos visto el circuito de exhibición unos minutos antes de subirnos, y comprobamos que al final del mismo hay dos saltos bastante grandes, el segundo, espectacular, pero antes de eso, a poco de empezar el circuito, hay un salto más salvaje, y por inesperado, nos pone los huevos de corbata, hablando en plata. Parece que pasa una vida mientras caes al vacío. Hincas el eje delantero, el MINI se recompone antes de abrir los ojos, y sigues volando a toda velocidad sobre un terreno roto como si un colchón de aire saliera de la tierra y te impulsase hacia arriba al estilo de un overcraft’.


Entre salto y salto, entre golpe y golpe, entre que ordenas tus vértebras tras el último salto e intentas coordinar una frase con éxito, entrevistamos a un Nani Roma que seguro no va ni al 20% de cómo debe ir en una competición.


Nani, afrontas tu Dakar número 18. Has ganado en motos y el año pasado hiciste segundo en coches. El objetivo está claro, ¿no? “El objetivo es la victoria, está claro, pero en una competición como el Dakar pueden pasar mil cosas. Siempre digo que, a menudo, el ganador del Dakar no es el que más victorias de etapa tiene. Se trata de llegar líder a la última etapa y cruzar la meta. La clave es no cometer errores sin dejar de ser rápido”.


Atravesamos ahora una zona de rocas en las que cualquier coche, mismo los 4x4 de pedigrí, se quedarían atorados seguro, y el MINI All4 devora piedras y canchales como si estuviera en una autopista alemana. Nani, cuéntanos cómo es esta edición del Dakar. “Esta edición será diferente a otras. Salimos de Perú y pasamos por Argentina antes de llegar a Chile. Son 8.423 kilómetros con una primera semana terrible, en la que habrá muchísimas bajas. Son etapas largas y duras, con mucha arena, y seguro que la criba será importante. Si sobrevives, habrá momentos importantes, como atravesar la Cordillera de los Andes a más de 4.000 metros de altura. He entrenado en el CAR en situaciones parecidas y hay muy poco oxígeno, para ti y para el motor, y seguro que alguno se lleva un susto”, asegura mientras las rocas han quedado atrás y surcamos en vuelo rasante caminos de arena fina, que parecen hecho adrede para el lucimiento del MINI All4, la misma unidad que Peterhansel llevó a la victoria en 2012.


De esto hablamos ahora, de rivales para la edición que comienza el 5 de enero. “Obviamente no me voy a obsesionar con ganar a Peter. En el Dakar las obsesiones se pagan caras. Tu compañero de equipo es el primer rival, pero en esta edición la guerra va a ser tremenda con muchos candidatos. Nasser Al Attiyah y Carlos Sainz en Buggy, el Toyota de De Villiers va muy bien, el Hummer de Gordon que este año si va a estar homologado… obviamente Peterhansel es el más duro, pero la carrera pone a cada uno en su sitio. Somos amigos fuera de ella y nos respetamos, pero seguro que habrá situaciones en carrera en las que haya roces. Es normal, estamos compitiendo”.


El terreno se complica, subidas, bajadas, muchas piedras sueltas… y el MINI sigue disfrutando sin apenas esfuerzo. Te das cuenta de que si soporta un Dakar, esto es un juego de niños, a pesar de que con casi ningún coche de calle podrías completar el circuito, mucho menos buscar tiempo. “El reglamento se ha modificado este año, y nos penaliza un poco. Hemos perdido potencia en el motor, pero hemos apostado por mejorar aún más las suspensiones y hacer el motor más fiable, y eso también es importante”, asegura Nani mientras imaginamos como tiene que ser la labor de su copiloto Michel Périn, que ya ha ganado 3 veces el Dakar.


mini ALL4El Raid más duro del mundo, más aventurero, más salvaje, no tiene parangón en el deporte mundial, y apelando a la épica, preguntamos a Nani Roma si un amateur podría ganar alguna vez el Dakar, o una prueba similar. “Imposible –asegura categóricamente-. Para ellos su meta es llegar, ya es un triunfo espectacular. Hoy en día, el deporte en general y este en particular está tan profesionalizado que no deja mucho lugar a las sorpresas. Piensa en la gran cantidad de gente, materiales, en todo el equipo que lleva una estructura profesional… es imposible que un amateur pueda estar a la altura”, asegura mientras el último salto, el último vuelo, borra el romanticismo de nuestras cabezas con una sacudida que hay que vivir para contarla.


Llegamos a meta. Estrechamos la mano del piloto de Folgueroles y le deseamos toda la suerte del mundo. A pesar de que está sobradamente preparado, seguro que un poquito siempre hace falta para ganar el Dakar…


 
 
Datos técnicos del MINI ALL4 Racing en el Dakar


Carrocería


El chasis del MINI ALL4 Racing ofrece la estructura perfecta donde llevar a cabo las modificaciones que exige un coche de rally. El tamaño del MINI ALL4 Racing es un cinco por ciento mayor que el vehículo de serie en el que está basado. El material dominante de la carrocería es la fibra de carbono. Los tubos de acero de 50 milímetros que conforman el arco de seguridad integral, así como el resto de componentes de este material, cumplen con las normas de seguridad exigidas en la industria aeronáutica. Esta estructura interior se encuentra unida parcialmente a la carrocería. El marco del habitáculo donde se sienta el pasajero es el único elemento del coche que no puede desarmarse. Los demás componentes del MINI ALL4 Racing son totalmente desmontables.


Chasis/Transmisión


El MINI ALL4 Racing está equipado con una caja de cambios Sadev de seis velocidades delanteras y marcha atrás secuencial. Para poner en movimiento el coche, el cambio de velocidad se realiza mediante el embrague AP Racing. Una vez el vehículo está en marcha, es posible cambiar de velocidad sin utilizar el embrague. A diferencia del MINI John Cooper Works WRC, en el que la palanca de cambios está situada justo al lado del volante, en el MINI ALL4 Racing esta se encuentra entre el piloto y el pasajero, como en un automóvil de producción. No obstante, las distintas velocidades no se distribuyen en la configuración tradicional en H. Más bien, la palanca se mueve únicamente en dos direcciones opuestas para subir y bajar marchas. El embrague sinterizado de producción permite transmitir un par motor elevado a las ruedas. El MINI ALL4 Racing también cuenta con un diferencial Xtrac refrigerado por aceite.


 

Motor


El motor diésel que impulsa al MINI ALL4 Racing ha sido diseñado por BMW MotorenGmbH en Steyr, Austria, para su utilización en carreras de resistencia bajo las condiciones más difíciles. El motor twin turbo de 2 993 centímetros cúbicos se basa en un motor de producción BMW y genera una potencia de más de 300 CV a 3205 revoluciones por minuto. Esto permite que el MINI ALL4 Racing pueda alcanzar una velocidad máxima de 178 kilómetros por hora. Por otra parte, el limitador de aire tiene un diámetro de 38 milímetros. El motor también está dotado de un sistema de lubricación por cárter seco a fin de limitar el peso total y garantizar una lubricación óptima en condiciones extremas. De nuevo, para aligerar el peso, se ha reducido al máximo el cableado.


Neumáticos/Frenos


El MINI ALL4Racing está equipado con neumáticos Michelin All-Terrain 245/80R 16. Además de las cuatro gomas montadas, hay tres neumáticos de recambio situados en la parte trasera del vehículo. Todos los compuestos están dotados de un sistema de control de presión cuyas mediciones se muestran en el cuadro de instrumentos del habitáculo. Un indicador luminoso informa a los pilotos sobre cualquier cambio de presión de 0,1 bar en los neumáticos. Los frenos de disco de acero autoventilados (320 por 32 milímetros) cuentan con un sistema de ventilación por aire en el eje delantero y otro mixto por agua y aire en el trasero (seis pistones por eje). Los amortiguadores (cuatro en cada eje) pueden regularse en cuatro posiciones. La válvula estabilizadora ajustable permite modificar la suspensión del coche. El aceite del amortiguador se refrigera en un depósito externo que mejora el efecto de absorción de impactos y, a su vez, prolonga la vida de los amortiguadores.


Habitáculo


El diseño del habitáculo del MINI ALL4 Racing proporciona a los pilotos un amplio espacio de maniobra. En su interior, el piloto y el copiloto están sujetos a baquets de competición Recaro Motorsport con arnés de seis anclajes. También se utiliza el sistema de protección de cabeza y cuello HANS de la Fórmula 1. El cuadro de instrumentos es de fibra de carbono y está dividido en tres partes: panel del piloto, panel central y panel del copiloto. Se ha simplificado al máximo la cantidad de información que aparece en el cuadro de mandos: ante el piloto se muestra la velocidad de la caja de cambios y un símbolo que le indica cuándo es necesario cambiarla. La información general, como la velocidad, la presión del aceite, la temperatura y la información de los dispositivos electrónicos aparece en el panel central, de modo que pueda verla tanto el piloto como el copiloto. Este panel puede retirarse y reemplazarse en tan solo tres minutos, con lo que se optimiza el tiempo de asistencia en caso de avería. En el panel del copiloto aparecen los datos de navegación.


Aerodinámica


La optimización del flujo de aire en el MINI ALL4 Racing resulta tan importante en el Dakar como en cualquier otra competición automovilística. La ventilación se produce a través del techo del vehículo. Esto puede apreciarse desde arriba al observar tres orificios en la parte posterior del techo. Dichas aberturas están rodeadas por un spoiler circular que reconduce el aire caliente de la parte posterior del coche hacia el techo y produce asimismo una mayor carga aerodinámica. Puesto que el MINI Countryman ya cuenta con un spoiler en la parte trasera del techo, no ha sido necesario diseñar una nueva pieza para el MINI ALL4 Racing, sino únicamente modificar el flujo de aire para adaptarse a las exigencias del Rally Dakar.



 

Datos técnicos
 

Motor: Twin-turbo diésel

Potencia: 307 CV / 3250 rpm

Par motor: 700 Nm / 2100 rpm

Cilindrada: 2993 cc

Limitador de aire: 38 mm de diámetro

Velocidad máxima: 178 km/h

Transmisión: Caja de cambios secuencial de seis velocidades (Sadev)

Embrague: AP Racing

Diferencial: Xtrac

Frenos: de disco AP (320 x 32 mm), ventilación por aire (delante), aire/agua (detrás)

Longitud / Anchura / Altura: 4.333 / 1.998 / 1.966 mm

Distancia entre ejes: 2 906 mm

Peso: 1 900 kg

Capacidad del depósito: Aprox. 360 litros

Chasis: Heggemann Autosport

Neumáticos: Michelin All-Terrain (medida: 245/80R16)


Óscar González Soria – oscar.gonzalez@portalcoches.net