Prueba Peugeot 3008, el SUV de Peugeot se reinventa para triunfar / Portalcoches

Por Gonzalo Recio , 10/03/2017

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón Ginebra 2017
comparte:



Servicios

Zona Peugeot
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona 3008
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

Prueba Peugeot 3008, el SUV de Peugeot se reinventa para triunfar / Portalcoches
Peugeot se ha centrado en el segmento SUV comenzando su ofensiva con el renovado Peugeot 3008. Un arriesgado diseño y un equipamiento extenso son las cartas de presentación de un modelo que ha generado gran expectación.

Peugeot 3008, El primero de la nueva era




Este año 2017 es el año del SUV. No hay ninguna duda como así lo atestiguan las 26 novedades que sólo este segmento aglutina. Las ventas son claras y, teniendo uno de cada tres vehículos nuevos matriculados con carrocería sobreelevada, es lógico que las marcas apuesten por él. Peugeot ya introdujo un modelo SUV compacto allá por el 2009 y fue un éxito gracias a la gran variedad de equipamiento y motores, incluyendo una variante híbrida formada por un motor térmico turbodiésel y uno eléctrico. Pero, y aunque el modelo anterior se mantenía vigente gracias a los restyling, la competencia es feroz y Peugeot tenía que equiparar sus modelos SUV a la nueva imagen de marca y últimas novedades tecnológicas. Si quieres saber si lo han logrado, sigue leyendo y lo comprobarás.



Peugeot 3008, motor 2.0 l BlueHDi de 150 CV


En esta ocasión, nos encontramos ante la versión intermedia de las opciones Diesel disponibles. Por debajo tenemos el 1.6 l de 120 CV manual o automático y por encima el 2.0 l de 180 CV asociado únicamente a una caja automática de convertidor de par de 6 relaciones. Se trata de un motor de 1.997 centímetros cúbicos de cilindrada, turbo de geometría variable, inyección directa por conducto común y sistema de escape con filtro de partículas y tratamiento catalítico selectivo. ¿Qué quiere decir esto último? Básicamente que tiene un tercer filtro en el tubo de escape para intentar minimizar las emisiones de los famosos óxidos de nitrógeno (NOx), que funciona con la inyección de urea en el dicho filtro para que se produzca la reacción química. Este sistema tiene que recargarse, depósito de 17 litros, y aunque en teoría la marca una autonomía suficiente para que la recarga sea cada revisión general del vehículo, lo cierto es que, en nuestra unidad, con poco más de 8.000 kilómetros, la autonomía de urea era de 2.000 kilómetros más.


La potencia máxima es de 150 CV a 3.750 rpm y el par máximo de 370 Nm a 2.000 rpm. En la práctica nos encontramos ante un motor muy voluntarioso, contundente y con respuesta desde apenas 1.700 rpm. En su contra tenemos algo de brusquedad en la entrega de potencia, con la típica patada de los turbodiésel de antaño y una zona alta del cuentavueltas donde no se encuentra tan a gusto. Bien es cierto que podemos estirarlo hasta más allá de las 4.500 rpm, pero la zona óptima para pasar a la siguiente relación se encuentra en torno a las 4.000 revoluciones por minuto. En el interior las vibraciones son mínimas y la sonoridad muy contenida gracias al buen trabajo realizado en materia de insonorización, no siendo igual en el exterior, donde se aprecia con claridad el desagradable sonido a motor Diesel.



Este motor anuncia unos consumos de 5,1 litros en ciudad, 4 litros en extraurbano y un medio de 4,4 litros cada 100 kilómetros. La realidad, como es norma, resulta distinta con una media de 6,4 litros, siendo en carretera y autopista donde sí podemos rondar los 5,5 l/100 km rodando a 120 km/h. Es un consumo razonable para la potencia y prestaciones que ofrece. Su dato de aceleración de 0-100 km/h oficial es de 9,6 s; nosotros hemos medido 9,8 s, y la velocidad máxima es de 207 km/h. Las recuperaciones son excelentes con unos registros 80-120 km/h de 5,6 s en 3ª, 6 s en 4ª y 8,1 en 5ª.


Peugeot 3008, transmisión de 6 velocidades y tracción delantera


Con esta motorización sólo podemos equipar la caja de cambios manual de 6 velocidades estando las opciones automáticas para el resto de motores. Se trata de una caja con unos desarrollos bien escogidos, tirando a cortos, que permiten aprovechar al 100% las posibilidades del motor. Además la 6ª velocidad hace girar el motor a poco más de 2.000 rpm a 120 km/h minimizando el consumo en esas condiciones. El tacto de la palanca es mejorable, no por recorridos que son cortos, ni por situación, muy cerca de la mano; pero sí por esa sensación de cambio "esponjoso" que cada vez menos tienen las cajas del grupo PSA.


Por el momento la única posibilidad a nivel de tracción es la delantera, es probable que más adelante ofrezcan una variante híbrida, esta vez con motor de gasolina, que proporcione la tracción total al SUV de Peugeot. De momento, los más aventureros tendrán que conformarse con el opcional Grip Control que incorpora un control de tracción avanzado programable dependiendo de la superficie por la que circulemos, y unas ruedas M+S.


Peugeot 3008, comportamiento rutero y seguridad palpable



Como es lógico este 3008 deriva del compacto 308 y su plataforma modular del grupo PSA EMP2 que tan buenos resultados a nivel de peso y comportamiento está dando. Comparte esquema de suspensiones en ambos ejes: MacPherson delante y ruedas tiradas detrás, pero en el 3008 el peso aumenta en unos 100 kg. Pero lo que es peor a nivel dinámico, a una altura mayor. Si circulamos normalmente las diferencias son mínimas con respecto al 308, con una dureza ligeramente mayor de amortiguación y unos balanceos algo más acusados; pero si salimos a carretera con curvas las diferencias son más acusadas. Es cierto que los balanceos laterales en apoyos fuertes están controlados pero hay más movimientos de carrocería y da menos confianza a la hora de rodar rápido. Dicho esto, está a muy buen nivel en lo que a comportamiento se refiere colocándose entre los mejores en este apartado. La dirección de 3 vueltas entre topes, no ofrece apenas resistencia en maniobras a coche parado, endureciéndose progresivamente a la vez que aumentamos la velocidad. Gracias al volante de diámetro reducido podemos efectuar giros rápidos sin grandes movimientos de brazos pese a la gran desmultiplicación de la dirección (3 vueltas entre topes). Si queremos endurecerla sólo tenemos que pulsar el botón Sport, aunque seguiremos sin sentir lo que pasa bajo las ruedas por la falta de tacto.


El punto más sorprendente a nivel dinámico es el referente a los frenos, con un mordiente excelente, potencia de sobra y resistencia a la fatiga sorprendente para el peso, potencia y pretensiones del 3008. Por contra es ligeramente excesiva la sensibilidad del pedal, "clavando" frenos a la mínima insinuación.


Peugeot 3008, i-Cockpit y salpicadero novedoso



Si hay algo que distingue a los Peugeot sobre el resto de marcas es su puesto de conducción. La principal diferencia es la relativa a la visión de la instrumentación, ya que en este caso la visualizamos por encima del volante obligando a reducir el diámetro del mismo. Esto implica una posición de conducción peculiar que no a todo el mundo gusta. En mi caso, con mis 1,73 m de estatura y postura de conducción, me tapa el aro del volante la parte baja del cuadro de mandos. Dicho cuadro es totalmente digital, con varios modos de visualización disponibles y una claridad encomiable. Además del típico cuadro de agujas (con cuentarrevoluciones girando al revés), tenemos una pantalla con el navegador en primer plano, otra con las ayudas de conducción, uno mínimo en el que sólo muestra la velocidad y por último uno configurable con multitud de parámetros. Por si esta pantalla configurable fuera poco, en el salpicadero está instalada otra de 8 pulgadas que hace la función principal de infoentretenimiento.


Desde los botones de diseño aeroespacial que se encuentran bajo la pantalla podemos acceder a los menús, tales como navegación, sistema de audio o de aire acondicionado. Gracias a esto, Peugeot ha prescindido de botones y ruletas específicas para controlar la ventilación, lo cual da un ambiente minimalista pero obliga a entrar en la pantalla correspondiente cada vez que queramos modificar cualquier parámetro perdiendo tiempo y, sobre todo, apartando la vista de la carretera. En su defensa, hay que decir que Peugeot ha instalado una segunda fila de botones bajo la antes mencionada con la recirculación de aire, desempañado de lunas y ruleta para controlar el volumen del audio.


Todo lo que vemos desde las plazas delanteras es de buena calidad y, sobre todo, muy bien ensamblado. Hay un cambio palpable sobre la anterior generación e incluso sobre el resto de modelos de Peugeot. También tiene plásticos duros en la parte baja de salpicadero y puertas, pero sólo seremos conscientes si nos fijamos.


Peugeot 3008, aumento de habitabilidad y versatilidad


Tras abrir la enorme puerta en el Peugeot 3008, la cual es probable que rocemos contra un bordillo si lo hacemos cerca de un bordillo alto, nos acomodamos en un asiento comodísimo (opcional) y disfrutaremos de espacio de sobra en todas direcciones. No podemos decir lo mismo de la visibilidad, siendo muy recomendable el sistema de cámaras perimetrales opcional que nos ayuda en maniobras de aparcamiento o en conducción por calles muy estrechas. Tampoco es buena hacia detrás; la pequeña luna trasera nos da poca información y las pequeñas ventanillas traseras hacen que tampoco podamos ver perfectamente lo que viene por la zona lateral trasera. El contrapunto lo pone el recomendable techo solar panorámico permitiendo que entre mucha luz al habitáculo tapizado en esta versión GT Line de color negro. Las plazas traseras son más espaciosas que las del Peugeot 308, sobre todo en altura, y más accesibles. El hueco para las piernas es algo más reducido que en sus más directos rivales pero no insuficiente, siendo el pasajero central trasero el que tenga que lidiar con la consola central que se adentra algo más de lo debido en su espacio para las piernas. La banqueta trasera no se puede mover longitudinalmente ni tampoco variar el ángulo del respaldo; el cual se puede abatir en proporción 60:40 desde el maletero.



Al pasar nuestro pie por debajo del paragolpes trasero, oiremos un pitido y el portón del maletero se abrirá eléctricamente siendo un opcional que cuesta 850 € y que incluye la apertura y arranque manos libres. Una vez abierto el portón, tendremos acceso a 520 litros de cubicaje divididos en por una bandeja que podemos mover para crear un doble fondo. Bajo ella encontramos una rueda de repuesto de emergencia y encima la base para el patinete e-Kick con sus anclajes y punto de carga.


El patinete e-Kick es un accesorio para, según Peugeot, terminar nuestros trayectos urbanos de manera rápida y ecológica. Teóricamente tiene una autonomía de varios kilómetros y una velocidad máxima de 25 km/h; estando el resto del tiempo plegado en la parte trasera del 3008 cargando gracias a la toma de mechero del maletero.


Peugeot 3008, órdago en equipamiento tecnológico y de seguridad


En este acabado GT-Line encontramos, además de detalles en el exterior como carrocería bitono con techo y retrovisores en negro, llantas específicas en 18 pulgadas o cromados en paragolpes; un amplísimo equipamiento de seguridad activa: faros Full LED, Active Safety Brake, que avisa cuando es altamente probable la colisión actuando sobre los frenos para evitar o minimizar el golpe, Distance alert, avisándonos cuando la distancia de seguridad que dejamos frente al coche de delante es insuficiente, alerta de cambio involuntario de carril, con capacidad de modificar por sí mismo el ángulo del volante o avisador de ángulo muerto. Todo esto gracias a dos cámaras situadas en la luna del parabrisas, un radar en la parte baja del paragolpes y a los sensores de aparcamiento del paragolpes trasero. La cámara delantera permite, además, leer las señales de limitación de velocidad y cambiar automáticamente de luces cortas a largas, funcionando este último sistema muy bien.


En nuestra unidad de prensa estaban instalada prácticamente la totalidad de equipo opcional, quedando sin montar el Grip Control, útil si queremos un plus de motricidad gracias a sus neumáticos específicos y reajuste del control de tracción y la alarma. Park Assist (900 €) aparcamiento asistido en línea y batería, algo lento pero incluye las cámaras perimetrales, techo panorámico practicable (1.300 €), portón del maletero eléctrico y apertura y arranque manos libres (850 €), asientos anatómicos AGR, con regulación eléctrica y memoria el del conductor, regulación de longitud de banqueta y masaje (1.300 €), si los queremos tapizados de cuero hay que sumar otros 1400 €, recarga inalámbrica del teléfono y enchufe convencional de 220 V en la parte trasera (100 €) y el excelente equipo de audio con 10 altavoces y 515W Focal (850 €). Todo esto suma un total de 38.800 € sin contar descuentos, pero desde poco más de 31.000 € ya está disponible este Peugeot 3008 2.0 BlueHDi 150 CV GT-Line con todo el equipamiento de seguridad de serie.


Peugeot 3008, excelente calidad y diseño acertado


Para terminar esta prueba escrita he de hablar de las conclusiones a las que he llegado tras la prueba del 3008. En esta ocasión su cuidada terminación, diseño, tanto interior como exterior y equipamiento tecnológico han destacado sobre el resto de características del modelo. Por el contrario, un motor ligeramente tosco, un tacto de la palanca de cambio esponjoso y el tiempo de reacción desde que pulsas algunos botones hasta que funcionan, no permiten alcanzar la perfección en un producto que refleja todo el esfuerzo puesto por Peugeot.


DESTACABLE


· Comportamiento

· Equipamiento

· Calidad percibida


MEJORABLE


· Tacto palanca de cambios

· Lentitud de algunos mandos

· Precio


VALORACIONES


· Respuesta motor 8

· Cambio 6,5

· Maniobrabilidad urbana 8

· Comportamiento en carretera 8

· Estabilidad en curva 8

· Confort 7,5

· Frenos 7,5

· Habitabilidad 7,5

· Maletero 8

· Equipamiento 9


Nota media 7,8


FICHA TÉCNICA


MOTOR


Disposición mecánica y nº de cilindros: Transversal delantero, 4 cilindros en línea

Combustible: Diesel

Cilindrada: 1.997 cm3

Potencia: 150 CV a .4000 rpm

Pár máximo: 370 Nm a 2.000 rpm


TRANSMISIÓN


Tracción: Delantera

Caja de cambios: Manual de 6 velocidades


BASTIDOR


Suspensión delantera: Independiente tipo MacPherson

Estabilizadora delantera: Si

Suspensión trasera: Semiindependiente de ruedas tiradas

Estabilizadora trasera: No

Neumáticos: 225/55 R18 H

Frenos delanteros: Discos ventilados

Frenos traseros: Discos macizos

Capacidad depósito de combustible: 53 litros

Peso en orden de marcha: 1.500 kg


CARROCERÍA


Longitud / Anchura / Altura: 4.447 / 1.826 / 1.622 mm

Distancia entre ejes: 2.675 mm

Maletero: 520 litros

Nº plazas: 5


RENDIMIENTOS OFICIALES


Aceleración 0-100 km/h: 9,6 seg.

Velocidad máxima: 207 km/h


CONSUMOS OFICIALES


Extraurbano: 4 l/ 100 km

Urbano: 5,1 l/ 100 km

Mixto: 4,4 l/ 100 km

Emisiones CO2: 114 g/km