Prueba Mitsubishi Eclipse Cross – Un SUV con mucho carácter

Por GNaya , 02/08/2018

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Mitsubishi
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.

Últimas Noticias

Prueba Mitsubishi Eclipse Cross – Un SUV con mucho carácter
Los 3008, Ateca, Qashqai, Kuga y compañía tienen un nuevo rival al que vigilar con el rabillo del ojo. Prueba del nuevo Mitsubishi Eclipse Cross, un SUV con mucho carácter.



Corrían los años 90´s cuando Mitsubishi presentaba al mundo su Eclipse, un coupé que en sus cuatro generaciones al pie del cañón cosechó un gran número de seguidores gracias a su personalidad y estética deportiva. Hoy, casi 30 años después, Mitsubishi le rinde homenaje con una propuesta radicalmente distinta que toma su denominación seguida de un apellido de inspiración campera, ‘Cross’.


Levantado sobre la misma plataforma del ASX y el Outlander, los otros dos integrantes del segmento crossover de Mitsubishi, el Eclipse Cross se encuentra más próximo, al menos en cuanto a tamaño, al primero de ellos. Únicamente les separan 4 centímetros de longitud (4,40 metros frente a los 4,36 m del ASX), aunque bien es cierto que son muchos los factores que separan al Eclipse Cross del SUV que da entrada a la gama nipona.


Mitsubishi Eclipse Cross – Personalidad al poder



Empezando por el envoltorio, un diseño exterior sobrado de personalidad para cuyo perfil se ha apostado por una marcada caída del techo. El resultado, una línea de aire coupé que se ve reforzada también por las formas escogidas para solucionar las ventanillas, acompañadas de una línea de cintura bastante alta.


En la vista frontal nos encontramos con la imagen poderosa propia del segmento, con paragolpes sobredimensionados, pasos de rueda reforzados y una parrilla en la que se ha apostado por la doble lámina plateada y logo central flanqueando unos grupos ópticos dotados de tecnología LED.


La zaga supone sin duda la vista más arriesgada, con una luneta trasera partida en dos espacios por la unión horizontal de los faros y una estética general muy a la japonesa que recuerda un poco al Civic. Las carencias de visibilidad desde el retrovisor central que este diseño conlleva se han paliado, en parte, con soluciones como el escondite bajo el spoiler en el que se ha alojado el limpia.


Mitsubishi Eclipse Cross – Bien resuelto, mejor equipado



Accedemos al habitáculo del coche, y allí nos encontramos, para empezar, con un puesto de conducción confortable, fácilmente configurable y que ofrece una posición bastante alta, como corresponde al segmento.


El planteamiento interior que nos ofrece Mitsubishi llega con una presentación correcta, un paso adelante en lo que a materiales se refiere y un ensamblaje de las piezas más que decente. Así, en línea con el resto de modelos de la marca, el ambiente general es bastante sobrio, aunque permite concesiones a la estética como las molduras en imitación de carbono o terminaciones en contraste plateado. La consola central luce también zonas en negro piano que, como casi siempre, nos parecen favorecedoras aunque sacrificadas, pues son un auténtico imán para el polvo y las huellas.


Como es habitual, una gran pantalla táctil de 7” corona el salpicadero y da salida a todo el sistema multimedia y de infoentretenimiento del vehículo. Aunque muchas veces hemos criticado la falta de integración con el salpicadero de este tipo de dispositivos flotantes, lo cierto es en este caso la funcionalidad prima sobre la estética, pues se ha situado en una posición central, bastante alta y prácticamente idílica para ser manejada por el conductor desde el punto de vista de la ergonomía. Por cierto, se puede tomar el control de esta a través del dispositivo ‘touchpad’ alojado en nuestro caso a la izquierda de la voluminosa palanca del freno de mano. Funciona perfectamente, es rápido y puede ser útil para algunas personas, aunque lo cierto es que nosotros no le hemos dado demasiado uso, pues hemos preferido gestionar las funciones directamente con la pantalla táctil.


Sin duda, el alto nivel de equipamiento desde el acabado más básico supone una de las principales apuestas de Mitsubishi para su Eclipse Cross. Así, el acabado inicial, de nombre Challengue, llega ya con alumbrado y limpiaparabrisas automatizados, sistema start&stop, control de crucero, cámara trasera o sistema de alerta por salida de carril, entre mucho otros. El modelo incorpora además, por primera vez en la marca, el dispositivo Head Up Display, disponible a partir del segundo escalón de acabado llamado ‘Motion’ que corresponde a la unidad probada en Portalcoches.


Aclaramos ya aquí que Mitsubishi acaba de lanzar una promoción de verano que deja el precio de entrada al Eclipse Cross en los 20.450 euros del acabado más básico Challengue, siempre según su web e incluyendo todos los descuentos y promociones habituales, también la financiación del vehículo. En las mismas condiciones, el acceso al acabado Motion que hemos probado nosotros está 2.200 euros por encima de este, mientras el tope de gama Kaiteki arranca ahora de los 30.945 euros.



En cuanto a habitabilidad en las plazas traseras, el Eclipse Cross no destaca por su anchura ni tampoco por altura, aunque en este sentido, pasajeros de menos de 1,85 metros salvarán el incómodo roce con el techo. En cambio, al ser la banqueta trasera regulable longitudinalmente, si la situamos en la posición más retrasada contaremos con un hueco bastante generoso para las piernas. En este caso, perderíamos capacidad en el maletero, oscilando entre un mínimo de 378 litros y un máximo de 485 l. en función de donde situemos los asientos.


Mitsubishi Eclipse Cross – Un motor para propulsarlos a todos



Para su Eclipse Cross, Mitsubishi lo ha apostado todo a un único y potente bloque motor gasolina. Hablamos del 150T de 4 cilindros en línea, 1.5 litros de cubicaje y una potencia máxima que alcanza los 163 CV a las 5.500 rpm. Con esta mecánica, el coche declara un 0 a 100 en 10,3 segundos con una velocidad máxima de 205 km/h. Unas cifras no muy impresionantes que no hacen honores al empuje que es capaz de ofrecer.


Y es que, aunque a bajo régimen de revoluciones el coche se muestra bastante perezoso, con un par motor de 250 Nm –entre 1.800-4.500 rpm- es a partir de las 2.500 vueltas cuando el motor empieza a sentirse cómodo. La cosa se anima de veras y empezamos a obtener una respuesta decidida y contundente, acorde a los nada despreciables 163 CV que declara un motor que, además, se mueve con total soltura en la zona alta del tacómetro.



Por cierto, todas las versiones del coche llegan con tracción delantera, con la excepción del acabado más alto de la gama, denominado Kaiteki, que puede montar integral inteligente junto a la caja de cambios automática de tipo CVT. No era nuestro caso, y el Eclipse Cross traccionaba únicamente al eje delantero, ligado a su correspondiente transmisión manual de seis velocidades, tacto agradable, cómodo encaje y buen funcionamiento. En cuanto al consumo, frente a los 6,6 litros que declara su cifra homologada para ciclo mixto, nosotros hemos rondado una media de 8 litros a los cien tras una semana de prueba en tramos variados que incluían ciudad, carreteras secundarias y autovía.


A nivel dinámico, nos encontramos con un vehículo que nos ha parecido muy adecuado para el uso en ciudad. Es cierto que su dirección podría ser más rápida y directa en el guiado, pero su ligereza y suave tacto, junto al amplio radio de giro del que hace gala el modelo, hacen del Eclipse Cross un crossover bastante ágil, fácilmente maniobrable y resultón entre el tráfico urbanita.



Algo parecido pasa con las suspensiones –McPherson delante, paralelogramo deformable detrás y estabilizadoras en ambos ejes-. Se han configurado dejando bastante holgura a los muelles, con un tarado tirando a blandito, lo que hace que, aunque penaliza algo en sujeción de carrocería en cambios bruscos de dirección y apoyo, compensa con comodidad en el resto de situaciones. Por ejemplo, estamos ante uno de los modelos que ofrece un paso más confortable en los badenes más voluminosos entre los últimos que hemos probado por aquí, un dato a tener en cuenta si vives rodeado por estos incordios.


En resumen, Mitsubishi ha configurado su Eclipse Cross para hacer de él un coche sencillo de conducir, para ir tranquilos y, por encima de todas las cosas, con la comodidad por bandera.


DESTACABLE


Diseño

Equipamiento

Empuje motor


MEJORABLE


Más opciones mecánicas

Visibilidad trasera

Capacidad maletero


BALANCE

VALORACIÓN

Respuesta motor

7,0

Cambio

7,0

Maniobrabilidad urbana

8,0

Comportamiento en carretera

7,0

Estabilidad en curva

6,5

Confort

7,0

Frenos

8,0

Habitabilidad

7,0

Maletero

6,0

Equipamiento

9,0

Nota media:

7,25


FICHA TÉCNICA: MITSUBISHI ECLIPSE CROSS



MOTOR


Disposición mecánica y nº de cilindros:Transversal delantero, 4 cilindros en línea

Combustible:gasolina

Cilindrada:1.499 cm3

Alimentación:Inyección directa. Turbo, intercooler.

Potencia:163 CV a 5.500 rpm

Par máximo:250 Nm entre 1.800-4.500 rpm


TRANSMISIÓN


Tracción: Delantera

Caja de cambios: Manual 6 velocidades


BASTIDOR


Suspensión delantera:Tipo McPherson

Estabilizadora delantera:Si

Suspensión trasera:Paralelogramo deformable

Estabilizadora trasera:Si

Neumáticos:225/55 R18

Frenos delanteros:Discos ventilados

Frenos traseros:Discos

Capacidad depósito de combustible:63 litros

Peso en orden de marcha: 1.455 kg


CARROCERÍA


Longitud / Anchura / Altura: 4.40 / 1.80 / 1.68 m

Distancia entre ejes: 2.670 mm

Maletero: 378-485 litros

Nº plazas: 5


RENDIMIENTOS OFICIALES


Aceleración 0-100 km/h:10,3 seg.

Velocidad máxima:205 km/h


CONSUMOS OFICIALES


Extraurbano:5,7 l/ 100 km

Urbano:8,2 l/ 100 km

Mixto:6,6 l/ 100 km


Emisiones CO2: 151 g/km