Prueba Ford Fiesta 1.5 TDCi ST Line – Empuje y eficiencia para la ciudad

Por GNaya , 26/04/2018

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Novedades Salón Ginebra 2018
comparte:



Servicios

Zona Ford
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona FIESTA
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

Prueba Ford Fiesta 1.5 TDCi ST Line – Empuje y eficiencia para la ciudad
Si buscas un urbano ágil, dinámico y tecnológico que cumpla con notable en todas sus facetas, el nuevo Ford Fiesta debería al menos estar entre tus opciones a barajar. Prueba del Ford Fiesta 1.5 TDCi con el acabado ST Line.

Digamos que el nuevo Ford Fiesta no es precisamente ‘nuevo’ ya para nosotros. La primera toma de contacto fue el pasado verano cuando acudimos a la presentación para prensa. Allí pudimos ver de primera mano los diferentes acabados, al tiempo que probamos, aunque de forma fugaz, las diferentes alternativas mecánicas. Luego, el Fiesta nos acompañó en el garaje de Portalcoches durante una semana de prueba y propulsado por el motor Ecoboost de un litro, tres cilindros y 125 CV asociado al acabado Titanium. Ahora, nos toca probar en profundidad una de las variantes diésel del modelo, concretamente el bloque de cuatro cilindros 1.5 TDCi con 120 CV de potencia asociado al acabado más deportivo, el ST Line.



Ford Fiesta STLine – Urbano con garra


No nos extenderemos demasiado en el apartado estético, pues ya lo hemos hecho en anteriores ocasiones. A modo de resumen, te recordaremos algunas de las claves exteriores, como que estamos ante el Fiesta más largo de la historia –de hecho es el primero en superar los 4 metros (4,06 metros)-. También que la personalización es uno de los grandes puntos en los que Ford ha hecho hincapié para el nuevo Fiesta. Para muestra, un botón; o mejor, una parrilla, pues cada calandra es claramente diferente al resto en función del nivel de acabado (Trend, Titanium, Vignale, STLine) por el que nos decantemos.


Nuestra unidad de prensa lucía ese favorecedor toque extra de deportividad que puedes ver en las fotos. Y es que, vestido del acabado ST Line, el Fiesta llega de serie con unas vistosas llantas de aleación de diseño específico, paragolpes sobredimensionados y taloneras adicionales.



Tampoco nos vamos a detener demasiado en el interior, donde ya hemos incidido en que los cambios que experimenta el urbano de puertas para adentro suponen una evidente –y diría que innegable- mejora. El ambiente se ha modernizado claramente y apuesta ahora por una disposición de los elementos mucho más clara, intuitiva y sobre todo menos recargada que su antecesor. La nueva consola central ha visto reducidos sus mandos en un 50%, dejando el control de gran parte de estos a una pantalla táctil que puede alcanzar las 8 pulgadas. Al estar equipando el acabado ST-Line, nos encontramos con unos asientos específicos que recogen más y mejor que los del resto de niveles, al tiempo que cuenta con elementos encargados de darle un toque ‘racing’ como el acabado metálico de volante y pedales.


Y no podemos abandonar el breve repaso interior sin recordar que el apartado tecnológico es sin duda uno de los grandes puntos fuertes del urbano. Un equipo formado por dos cámaras, tres radares y 12 sensores ultrasónicos permiten al usuario del nuevo Fiesta contar con hasta 15 tecnologías de ayuda a la conducción, estacionamiento y seguridad. Es el caso del asistente de mantenimiento de carril, asistente de precolisión con detección de peatones, Active Park Assist con Estacionamiento Perpendicular, Control de Crucero Adaptativo, Luces Largas Automáticas, Sistema de Información de Puntos Ciegos (BLIS), Alerta de Tráfico Cruzado, Indicador de Distancia, Alerta de Conductor, Aviso de Colisión Frontal, Alerta de Mantenimiento de Carril o Reconocimiento de Señales de Tráfico. Como ves, la oferta tecnológica es muy, muy completa.



Ford Fiesta ST Line – Más dinámico (y eficiente) todavía


Las sensaciones que nos transmite el nuevo Ford Fiesta no han cambiado ni un ápice desde la última vez que nos pusimos a sus mandos. Da verdadero gusto cuando te topas con un coche en el que todos los elementos se encuentran perfectamente equilibrados para ofrecer una sinfonía de conducción perfectamente afinada. El nuevo Fiesta es un coche ágil y tremendamente preciso en su paso por curva. A ello contribuyen en gran parte un chasis y unas suspensiones que combinan a las mil maravillas, encontrando el punto justo de rigidez y manteniendo el confort intacto.


Además, en el acabado ST-Line que nos ocupa contamos con una suspensión de muelles y amortiguadores más firmes que de hecho reducen la altura del conjunto en 10 milímetros, ofreciendo un todavía mayor agarre de la carrocería y transmitiendo total confianza en carreteras reviradas. Te lo diremos una vez más: en el plano dinámico el nuevo Fiesta es un vehículo de notable, totalmente fiable y con el que además se puede disfrutar de la conducción.



En esta ocasión, nuestra unidad montaba el motor diésel 1.5 TDCi, un cuatro cilindros que declara 120 CV y que nos ha resultado del todo convincente. Hasta el punto de solo poder ‘echarle en cara’ un sonido no demasiado agradable al pisarle partiendo desde abajo del tacómetro.


Se trata de un motor que, al igual que el tricilíndrico, acelera mucho y con verdadera solvencia, destacando además por contar con una elasticidad envidiable que nos permite obtener respuesta rápida aun cuando andamos en la zona baja del régimen, con un par máximo declarado de 270 Nm entre las 1.750 y las 3.500 revoluciones por minuto.


Esta mecánica diésel, además de empujar, nos ha parecido muy austera en lo que al consumo de combustible se refiere. Homologando 3,5 litros a los cien en ciclo mixto, es verdaderamente factible mantenerlo alrededor de los 4,5 litros de promedio en carretera, mientras con nosotros, tras una ruta mixta con predominancia de ciudad y carreteras secundarias, la media de consumo se nos quedó en 5,4 litros.



Este 1.5 TDCi llegaba asociado a una transmisión manual de seis velocidades –versiones por encima de los 100 CV- que acompaña a la perfección con un guiado exquisito, recorridos cortos, definidos y perfecto encaje.


Ford Fiesta 1.5 TDCi ST Line - Conclusiones


El Ford Fiesta sigue destacando por ser un urbano muy equilibrado. El cambio radical interior que ha sufrido con respecto a su antecesor supone a nuestro juicio un indudable paso adelante para el modelo. El coche destaca por su elevada carga tecnológica y por ofrecer un comportamiento dinámico excelente, que se acentúa aún más más si nos decantamos por este acabado ST Line. Si buscas un propulsor con garra y empuje, pero al mismo tiempo que ofrezca unos consumos más que razonables para sus prestaciones, el bloque diésel 1.5 TDCi de 120 CV puede ser una muy buena opción.


DESTACABLE


·Comportamiento dinámico

·Equilibrio consumo-prestaciones motor

·Salto adelante habitáculo


MEJORABLE


·Faros halógenos en todas las versiones

·Espacio plazas traseras


FICHA TÉCNICA: Ford Fiesta 1.5 TDCi ST Line


MOTOR


Disposición mecánica y nº de cilindros:Transversal delantero, 4 cilindros en línea

Combustible:diésel

Cilindrada:1.499 cm3

Alimentación:Inyección directa. Turbo

Potencia:120 CV a 3.600 rpm

Par máximo:270 Nm a 1.750-3.500 rpm


TRANSMISIÓN


Tracción: Delantera

Caja de cambios: Manual 6 velocidades


BASTIDOR


Suspensión delantera:Tipo McPherson

Estabilizadora delantera:Si

Suspensión trasera:Rueda tirada elemento torsional

Estabilizadora trasera:No

Neumáticos:205/45 R17

Frenos delanteros:Discos ventilados

Frenos traseros:Discos

Capacidad depósito de combustible:42 litros

Peso en orden de marcha:1.207 kg


CARROCERÍA


Longitud / Anchura / Altura: 4.06 / 1.73 / 1.46 m

Distancia entre ejes: 2.493 mm

Maletero: 303

Nº plazas: 5


RENDIMIENTOS OFICIALES


Aceleración 0-100 km/h:9,0 seg.

Velocidad máxima:195 km/h


CONSUMOS OFICIALES


Extraurbano:3,2 l/ 100 km

Urbano:3,9 l/ 100 km

Mixto:3,5 l/ 100 km


Emisiones CO2: 89 g/km