Prueba del SAAB 9-3 SPORT HATCH 2.0T XWD Aero – Lujo a la manera nórdica

Por sa , 08/06/2009

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona SAAB
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona 9 3
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

Prueba del SAAB 9-3 SPORT HATCH 2.0T XWD Aero – Lujo a la manera nórdica
A ver cómo presento este coche en pocas palabras… ehhh, si, ya. Lo más fácil es decir que es el único rival de los Audi A4 y A6 Avant, pero puedo hacerlo mejor: ‘El resultado de añadir espacio y lujo a un Premium de tracción total y 210 caballos'.




(Basado en hechos reales). La primera vez que me subí a un Saab fue hace casi dos décadas. Era un Saab 90. Nunca había visto un Saab por dentro, pero sabía que era un coche caro, con clase. Por fuera no me decía mucho, pero estaba deseando subirme a uno para verlo con mis propios ojos, pues en la infancia y en la juventud ya se sabe que se fantasea con todo y muchas veces hay más ruidos que nueces. Bien, al grano. Lo que vi entonces, y lo que veo ahora, salvo la pantalla del navegador que tiene la unidad de pruebas que he disfrutado la última semana… ¡es idéntico!
 
¿Cuál es la moraleja de todo esto? Pues la idea principal que saca cualquier hijo de vecino es que el interior de los Saab apenas ha evolucionado en 20 años. Correcto. ¿Es fruto del estancamiento, del ánimo por no tocar nada, o de conservar el clasicismo nórdico de la marca? Tranquilo, que cuando acabes de leer, habrás cambiado las preguntas por respuestas.
 
Con 4,67 metros de largo, deberíamos estar hablando de un coche espacioso, donde los pasajeros irían a sus anchas, con un maletero en condiciones… sin embargo no es así. Es cierto que el conductor y el copiloto gozan de un espacio y un entorno magnífico, pero atrás se conjugan dos factores poco simpáticos: el sitio que manejamos para las piernas no es el más amplio del mundo y, sobre todo, los asientos tienen unos respaldos bastante duritos que te obligan a ir más erguido de lo deseado. En cambio, el maletero si está a la altura, con un panel superior corredero para ocultar los bultos y con una boca grande y amplia, con dos pisos inferiores para la rueda de repuesto y demás cosas pequeñas que deban ir más sujetas. Resumiendo, un maletero ejemplar.
 
El aspecto familiar de este Sport Hatch es inconfundible. Saab, desde que tengo uso de razón, siempre ha contado con un vehículo con estas características que, obviamente, está más pensado para Escandinavia y norte de Europa que para las latitudes mediterráneas pero que, a pesar de todo, tiene también por estos lares sus incondicionales. Obviamente, el coche conjuga verbos con un acento nórdico que a la mayoría de los mortales del sur de Europa le parecerán ininteligibles. Así, pocos se explicarán para qué hace falta en España una ranchera de lujo, con acabados espectaculares, con tracción a las cuatro ruedas y más de 2 caballos, con un gasto de combustible bastante elevado. Y no les faltará razón, la verdad, aunque durante su prueba, faltaría a la verdad si no lo digo, me he cruzado con unos pocos hermanos de este 9-3.
 
A nosotros no nos corresponde valorar la idoneidad de su venta en España, sino cómo va en marcha, su calidad, y las sensaciones al volante. Así las cosas, hay que decir que en este apartado sólo se pueden decir cosas buenas. Para empezar, la pegada de los 210 caballos y la tracción cruzada a las cuatro ruedas produce un efecto de aplastamiento de tu espalda con el asiento que es un escándalo, casi a la altura de un deportivo. El silbido del turbo cuando entra en funcionamiento es francamente delicioso, y a partir de las 2.5 vueltas aquello se desborda y, o estás atento para cambiar de marcha, o en un pispás habrás llegado a las 6.5-7.0 revoluciones por minuto, punto en el que el propulsor por fin se rinde. La doble salida del escape ya te avisa antes de subir al coche de que no es un motor de andar por casa, sino algo digno de su precio.
 
Que la tracción total no sea desconectable es algo negativo en nuestro país, ya que en muy pocas ocasiones necesitarás un tracción total de verdad, o encontrarás un terreno con menos agarre que el asfalto en el que sea necesario contar con ese empuje extra. Esta medida ahorraría bastante combustible, alargando una autonomía que es otro de los puntos débiles de este Saab, que por muy fino que conduzcas será casi imposible que bajes de 10-11 litros cada 1 kilómetros en ningún caso.
 
El coche está preparado para los extremos, a nivel de agarre y de inercias, en base a unos neumáticos increíbles 235-45 de 18 pulgadas, unas llantas de lujo y un chasis deportivo que aguanta la dirección que tú quieras dar al coche, con unas suspensiones más bien duras pero que no penalizan en absoluto en terreno bacheado. Una delicia.
 
En cuanto al interior, ya di una pincelada al principio. Más clásico que el concierto de año nuevo. Al menos eso es lo que pienso, y no me distingo por ser un postmodernista recalcitrante, sino más bien lo contrario. Sin embargo, para ser Premium, me gustaría ver algún guiño más del siglo XXI. Y eso que el principal, por el que destaca, es por una pantalla táctil para el navegador que es una delicia. Igual un poco pequeña, pero funciona de maravilla, no es engorrosa y va rápida como un tiro. El volante sigue siendo tan grande como hace 20 años y tampoco ha cambiado el color verde de las grandes esferas en el cuadro de mandos.
 
Otro ‘detalle’ que no me gusta demasiado es el precio. Con este motor y la tracción a las cuatro ruedas, cambio manual de seis marchas y el acabado Aero, el más lujoso, arranca en 41.950 euros, siete kilos de los de antes. La unidad probada, con asientos de cuero made in Saab, techo panorámico y abrible de sencillo manejo, navegador y demás historias, frisa los 50.0 euros. Por ese precio tienes acceso a un A6, Clase E o Serie 5, con un lujo más convencional y conocido. Sin embargo, el toque de distinción se paga. Saab es honesta: ofrece mucho, pero tampoco rivaliza en precio con los Premium alemanes.
 
Otros pequeños detalles que no me han entusiasmado son, por ejemplo, el tacto esponjoso del pedal del freno, que te hace tener que empujar firme y hasta abajo para obtener el resultado deseado. El cuero color beige de mi unidad ya venía bastante ‘gastadillo’ con sólo 7.8 kilómetros en el marcador. Los retrovisores son algo pequeños, aunque tienen una zona para evitar ángulos muertos, y el recorrido de la palanca del cambio es un poco largo para mi gusto, algo pijotero, la verdad, no nos engañemos.
 
CON LA MANO EN EL CORAZÓN…
 
Un vehículo de difícil catalogación, heterogéneo y dispar en sus pretensiones. Sólo un restringido y selecto grupo de población podría pensar en hacerse con un vehículo muy gastón para los tiempos que corren y con un precio de adquisición elevado. Ser diferente cuesta lo suyo, aunque en marcha no se le puede poner demasiado peros a un coche de alto standing con acabados de lujo y una excelente presentación.
 
UN COCHE PARA…
 
…difícil decirlo. Son varios conceptos, y todos bastante opuestos, los que maneja este coche. Tamaño y aspecto de ‘ranchera’ con 210 caballos y tracción a las cuatro ruedas y con un acabado de lujo… pues de primeras sólo se me ocurre la serie S avant de Audi como referente. Una alternativa a estos productos es lo único que se me pasa por la cabeza. Para alguien, en definitiva, con una posición acomodada, hijos, quizá peine canas, y que no quiere el típico Premium, necesita espacio, y no renuncia a las sensaciones de brío y empuje de un buen motor, con necesidad ocasional de tracción total para terrenos difíciles. Complicado.
 
KILÓMETROS PRUEBA – 580 Kms
 
PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) – 40%-10%-50%
 
---------------------------------------------------
 

Saab 9-3 Sport Hatch 2.0T XWD Aero



Cubicaje / Potencia: 1.988 cc – 210 CV a 5.3 RPM
Caja de cambios: Manual 6 velocidades – Tracción XWD cruzada a las cuatro ruedas
Alimentación: Gasolina – Turbopropulsor intercooled DOHC 16v
 
Longitud / Achura / Altura: 4.670 / 1.802 / 1.498 mm
Distancia ejes: 2.675 mm
Maletero: 477
Nº plazas: 5
Neumáticos: 235/45R18
 
Frenos: Discos ventilados de altas prestaciones
Aceleración 0-1 km/h: 8,5 seg.
Velocidad máxima: 230 km/h
Capacidad depósito combustible: 62 l.
Peso en vacío: 1.645 kilos
Par motor: 3 nm a 2.5-4.0 RPM
Emisiones CO2: 199 g/km

Consumos oficiales:
Extraurbano: 6,7 l/1km
Urbano: 11,9 l/1km
Mixto: 8,6 l/1km

Bien:
Pantalla táctil del navegador
Maletero amplio y bien compartimentado
Aceleración a partir de 2.5 RPM

Menos bien:
Precio
Consumo
Tacto del freno muy esponjoso
 
Precio: Desde 41.950 euros
 

Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net