Prueba del LEXUS IS 220d – Es Lexus… ¡y es asequible!

Por sa , 30/03/2010

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Lexus
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona IS
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

Prueba del LEXUS IS 220d – Es Lexus… ¡y es asequible!
Lexus es sinónimo de lujo y calidad. El IS200d es el coche más asequible de la marca Premium de Toyota, y a nivel dinámico es inigualable. Por fuera se ha renovado, pero el interior necesita actualizarse. ¿Está a la altura de Mercecedes, Audi y BMW?



 
Se ha hecho esperar, como todo lo bueno, pero por fin está aquí la prueba de nuestro primer Lexus. La exclusividad siempre tiene un precio, pero en este caso, precisamente, frente a una feroz competencia, el precio es uno de los argumentos a favor de este Lexus IS 220d, un coche con alma de deportivo pero que encierra un corazón noble y dosificable hasta el infinito, como su motor de 2.231 centímetros cúbicos y 177 caballos de gasoil.
 
Entre los muchos eslogans que utiliza Lexus en su dosier de prensa para este IS 220d hay uno que me gusta por su sencillez y por ajustarse a la realidad más absoluta, después de más de 7 kilómetros de prueba: ‘Elegancia y dinamismo, tranquilidad en movimiento’. Lo han clavado. Yo añadiría la palabra equilibrio, unida quizá a la deportividad, pero nada que objetar a su definición.
 
Lexus es una marca relativamente joven. Nació en 1989, y apenas tardó un par de años en hacerse un hueco propio en Japón primero, Estados Unidos luego, y Europa después. Concebida como marca de lujo de Toyota, los estándares de calidad de los coches de la ‘ele’ han sido y son, en el presente, la referencia de los vehículos Premium, procedan de donde procedan. Precisión y sofisticación son claves para dar al cliente lo mejor, porque la exigencia de la marca no deja lugar a duda.
 
Foto detalle del Lexus IS 220dAsí, nos enfrentamos a este IS 220d, el producto más accesible de la marca en nuestro país hasta que se haga realidad en nuestro mercado el compacto híbrido exhibido hace escasas fechas en el Salón de Ginebra 2010. Hasta su llegada, esta berlina de acceso a gama es la que acumula más ventas aquí, debido a su excelente relación entre lo que vale y lo que cuesta. Y es que pese al carácter de lujo y exclusividad de la compañía, Lexus vendió en 29 2.048 unidades en España, siendo casi la mitad, 1.018, distintas versiones de la serie IS. Es cierto que está muy lejos de los tres grandes alemanes en cuanto a ventas, pero no es menos cierto que en un año de crisis, y siendo una compañía joven y –cada vez menos- desconocida, Lexus está logrando resultados encomiables.
 
Audi A4, BMW Serie 3 y Mercedes Clase C son los tres grandes rivales, los tres grandes retos, que afronta este IS. Puedo confesaros con rotundidad que a nivel dinámico, tacto deportivo –mismo con motor diesel- y estabilidad, pese a la enjundia de sus opositores, es la referencia del cuarteto. Seguramente a cualquier mortal el tarado de suspensiones de este Lexus le parezca bastante dura. Sobre todo teniendo en cuenta que lleva un motor diesel que, pese a que por momentos parece un gasolina por su buena aceleración, no concuerda de primeras con unas amortiguaciones tan deportivas. Sin embargo, debo confesarlo, prefiero que algún bache se haga más evidente de lo normal a cambio de evitar cualquier balanceo, por mínimo que sea, de la carrocería, algo siempre molesto cuando circulas por carreteras de curvas o en ciudad. En cualquier terreno, este Lexus luce una pisada espectacular, hasta el punto de parecerse a un tren, siempre sobre raíles.
 
También he podido comprobar que la dirección asistida va en consonancia con la amortiguación y también te hace sentir de manera más directa la carretera. Esto, obvio, es de agradecer cuando tienes un perfil más joven y dinámico que cuando acumulas décadas al volante y el rosa de tu permiso de conducción ha dejado de ser un color brillante. En cualquier caso, el motor de esta berlina que hemos probado nos ha satisfecho en el amplio sentido de la palabra. En prestaciones, en suavidad, en rango de utilización y, sobre todo, en economía, ya que a lo largo de la prueba, en todo tipo de vías, no ha pasado de 7 litros cada cien kilómetros. Eso, viendo el peso del conjunto y las notables aceleraciones y prestaciones que otorga este Lexus, también en parte gracias a su tracción trasera, hace que el sobresaliente casi se quede corto. El cambio manual de seis velocidades también está a la altura y se convierte en pareja de baile perfecta.
 
A nivel estético hay que hablar de ‘sensaciones encontradas’, que diría ese insigne poeta del fútbol llamado Jorge Valdano. En el exterior, las líneas son fluidas, propias de japonés europeizado, algo muy en boga en los últimos tiempos. Los faros delanteros suelen ser tan impersonales como rotunda y especial la zaga, con los pilotos que integra en la parte alta recién renovados, con led’s, resaltando el carácter agresivo de un concepto más cercano a Audi y BMW que a Mercedes. Las llantas de 18 pulgadas son espectaculares, vienen de serie en el acabado Sport y son bonitas y estilizadas hasta decir basta, a pesar de su tamaño.
 
Foto del interior del Lexus IS 220dEn cambio, en el interior, personalmente, veo casi tantas sombras como luces. Es cierto que los detalles y los guiños al futuro, remarcando además su carácter deportivo, abundan por todas partes, pero a pesar de los pedales metálicos, el tacto fino del cuero del volante, la ergonomía de los mandos en el mismo, los excelentes asientos que recogen a la perfección con costuras blancas, regulables milimétricamente de manera automática, el navegador táctil, las luces ambientales de cortesía al entrar, etc, etc, no terminan de borrar del todo la impresión, nada más entrar, de que el coche tiene, en cuanto a diseño, bastante elementos que te recuerdan a un pasado menos brillante que el presente. Eso quizá pase, como siempre, por las altas expectativas.
 
También influye el despliegue que significa el hecho de que el coche se te abra de par en par sin tener que sacar la llave del bolsillo, o el arranque por botón, o el sistema que activa y desactiva el volante, moviéndolo para facilitar la entrada y salida del habitáculo. Como ves, los detalles positivos parecen infinitos, pero por ejemplo, el hecho de tener un mini reloj digital, como de primera comunión, en el centro de la consola central, se carga de golpe un escenario de ensueño, casi como ver un teléfono móvil en una película de romanos. Los seguros de las puertas o el ordenador de a bordo, con información muy limitada, tampoco son dignos de una berlina de lujo, con sinceridad. La estética de la consola central también hace un guiño al siglo pasado, y necesita una revisión. Las ‘sensaciones encontradas’ también tienen su lugar en el navegador. La pantalla táctil de funcionamiento perfecto habla de vanguardia, de innovación, la información a tu alcance es casi infinita, siendo de los más prácticos a la hora de indicarte el camino hacia el destino elegido, con desplegables e información precisa, ahora bien… tardarás una barbaridad, directamente proporcional a tu edad, en hacerte con las funciones del aparato y en sacar rendimiento y aprovechar todas las funciones de que dispone el sistema.
 
Lo que no se puede regatear de ninguna manera es la relación calidad/precio del producto. No sólo a nivel prestacional, sino también si hablamos de seguridad. ABS, BAS, TRC, EBD, VSC, EPS, VDIM, ocho airbags, asientos con reductor de lesiones por traumatismo cervical, pretensores de cinturón con limitador de fuerza en todos los asientos…
 
No voy a caer en la tentación de enumerar todo el equipamiento que trae de serie este Lexus. Nuestra unidad de pruebas sólo equipaba como extra el Sistema Multimedia (DVD, Mark Levinson –que me ha dejado un sabor de boca agridulce por la distorsión con el volumen alto-) junto al Sistema de navegación. Digo que no voy a hacer una lista, más que nada, porque quiero llegar a mi casa a una hora prudencial. Pero no puedo dejar de citar algunos elementos, como la cámara de visión trasera cuando engranas la marcha atrás, más que útil a la hora de aparcar, o los faros bi-xenón con lavafaros y sistema I-AFS con iluminación frontal inteligente. Sin olvidar los asientos calefactados.
 
Tampoco puedo dejar de comentar la ergonomía del habitáculo. Especialmente loable son los huecos portaobjetos en las plazas delanteras. El reposabrazos deslizable oculta un par de huecos respetables. La guantera no está nada mal y absolutamente ingeniosa es la solución aportada en la bandeja de las puertas, con una especie de paneles abatibles que facilitan el acceso a dichos espacios, completando un espacio más detrás de la palanca de cambios. Eso no quita que haya cosas mejorables, como que el ESP sólo se pueda desconectar en parado, o que los pedales del acelerador y el freno estén un poco más juntos de lo normal. También echo en falta que un mínimo toque a la palanca de los intermitentes active los tres destellos habituales. Cosas pequeñitas, pero que deslucen mínimamente la brillantez del resto del conjunto.
 
CON LA MANO EN EL CORAZÓN
 
La calidad es la nota predominante en la creación de Lexus. Su concepto es absolutamente opuesto a la forma de concebir las berlinas Premium en Alemania. Es por ello que cada uno debe sacar sus propias conclusiones. Si eres joven seguramente te vaya más el estilo europeo, pero tampoco tienes que ser un fan de ‘Retrospecter’ para que te guste el Lexus. Y es que, simplemente, el nombre de Lexus, aclara las cosas.
 
UN COCHE PARA…
 
…el que le gusten los coches bien hechos. Lexus es sinónimo de denominación de origen. Se dan por sentadas muchas cosas, y esas características, sobre todo, las aprecian gente de posición consolidada, cuentas corrientes poco corrientes, peinan alguna que otra cana y empiezan a vestirse por los pies.
 
KILÓMETROS PRUEBA – 700 Kms
 
PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 35%-20%-45%
 
---------------------------------------------------
 
Lexus IS 220d Sport
 

Cubicaje / Potencia: 2.231 cc – 177 CV a 3.600 RPM

Caja de cambios: Manual de 6 velocidades

Alimentación: Diesel de Inyección Directa
 

Longitud / Anchura / Altura: 4.575 / 1.8 / 1.425 mm

Distancia ejes: 2.730 mm

Maletero: - 398 litros

Nº plazas: 5

Neumáticos: 255/40/18 (det) 225/40/18 (del)

Tracción: Trasera

Frenos: Discos ventilados (del) discos (det)
 

Aceleración 0-1 km/h: 8,9 seg.

Velocidad máxima: 215 km/h

Capacidad depósito combustible: 65 l.

Peso en orden de marcha: 1.585 kilos

Par motor: 4 Nm / 2.0

Emisiones CO2: 195 g/km
 

Consumos oficiales:

Extraurbano: 6,2 l / 100 kms

Urbano: 9,5 l / 100 kms

Mixto: 7,4 l / 100 kms
 

Bien:

Relación precio/equipamiento

Suspensiones muy deportivas

Consumo
 

Menos bien:

Ordenador de a bordo

Detalles antiguos

Navegador completo pero poco intuitivo
 
Precio: Desde 36.245 euros (acabado Sport)
 
Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net