Prueba del INFINITI G37 S - Discreción de lujo

Por sa , 14/04/2009

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Infiniti
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona G
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

Prueba del INFINITI G37 S - Discreción de lujo
Me noto raro últimamente. Pasan cosas diferentes a mi alrededor, y yo mismo no me comporto igual. ¿Será porque he probado el Infiniti G37?




Me noto raro últimamente. Pasan cosas diferentes a mi alrededor, y yo mismo no me comporto igual. Cojo la taza del café con el meñique hacia arriba, no paro de decir cumplidos a los que me rodean e incluso he comenzado a leer con fruición el Financial Times. ¿Será porque he probado el Infiniti G37?
 
Exageraciones aparte –tampoco voy a empezar ahora a aficionarme al té cuando nunca me han gustado las infusiones-, hacía bastante tiempo que un coche no me sorprendía, y esto lo ha logrado Infiniti, la marca de lujo de Nissan, implantada en España desde el pasado mes de octubre, y que tan solo los apasionados del motor y los que hayan visitado Estados Unidos conocerán… hasta ahora.
 
El G37 es una berlina de 4,77 metros de longitud y 1.700 kilos largos de peso, movido con una soltura increíble por un motor V6 de 320 caballos. La unidad probada tenía asociada una caja de cambios de seis velocidades, que unida al acabado ‘S’ con especificaciones de chasis y amortiguación más trabajadas, daban al conjunto un empaque y una sensación de seguridad, firmeza y tranquilidad, a la altura de muy pocos productos ‘premium’.
 
Siendo honestos, el G37 no es un coche que te enamore a primera vista. Sus líneas exteriores apuestan más por la discreción y la sobriedad que por la ostentosidad, algo que, por desgracia, está muy de moda últimamente. Sin embargo, en cuanto te sientas frente al volante, contemplas toda la instrumentación y… ¡vaya!, ¡eso es otra cosa!… Notarás que la sonrisa fluye inconscientemente en tu rostro, porque estás a los mandos de un señor coche, cuidado hasta el más mínimo detalle y al que no falta de nada.
 
Prueba del Infiniti G37 SLa sensación de calidad en un habitáculo equipadísimo a todos los niveles es lo primero que notas. No sólo visualmente… casi diría que esta sensación entra por todos los poros de tu piel, haciendo erizar el vello. Pero claro, luego pulsas el botón de arranque, te fijas en que la zona roja empieza ¡a las 7.500 vueltas! Y empiezas a salivar cual perro de Pavlov ante tal estímulo.
 
A destacar entra la inmensa cantidad de gadgets empleados para la comodidad y la seguridad de los ocupantes, el Control de Crucero Inteligente, que acentúa aún más el placer de conducir. Tras una sencilla programación en cuestión de segundos, casi te puedes olvidar de accionar los pedales, ya que el coche, gracias a sus sensores, calcula la velocidad y la distancia con el vehículo que te precede y adecúa la marcha de manera automática… casi de ciencia ficción.
 
En el acabado ‘S’, objeto de la prueba, y que sube la factura de los 42.500 euros del G37 base a 46.600, podemos disfrutar de un chasis especialmente trabajado y reforzado que le da un toque más deportivo, a la par que intentarás notar sin éxito el balanceo del coche en las curvas, ya que todo está estudiado de tal manera que te permite apurar todo lo que quieras los giros, gracias también al casi revolucionario sistema de dirección de las cuatro ruedas y la posibilidad de, pulsando un botón, permitir que el coche regule electrónicamente la tracción y pase hasta el 50% del total del tren trasero al delantero. Vamos, para quitarse el sombrero. Las ruedas de 18 pulgadas, 225 delante y 245 detrás, ayudan al conjunto a mostrar una ‘pisada’ sólida y contundente sin fallas, y añadido a un par motor increíble, capaz de catapultar el coche hacia adelante en cualquier marcha, forman un conjunto equilibrado y que merece la pena ser conducido.
 
Podría estar casi una eternidad mencionando detalles que hacen que el Infiniti sea especial, como el equipo de sonido Bosé –hay que pasar por caja antes- o el sistema multimedia de navegación, conectado a la DGT, que te indica el estado de las vías cercanas para que puedas escapar de los atascos. Faros de xenón, airbags por todas partes, climatización exquisita, asientos calefactables, y lo habitual en coches de este nivel, se dan por supuestos.
 
Para que la excelencia sea total habría un par de cositas a pulir y con las que Lexus o las Premium alemanas se echarían a temblar. Por ejemplo, las formas sinuosas de un maletero que arroja unos cortos 450 litros se antojan algo impropias de un modelo como este. La visibilidad trasera es reducida, debido a la altura de la zaga, en consonancia con el volumen del coche, aunque la cámara de visión trasera cuando conectas la marcha atrás y los sensores ayudan a la perfección. Un punto fácilmente solucionable es emplazar el botón que gestiona el ordenador de a bordo en el propio volante, ya que está demasiado lejos y dificulta su manejo en exceso. Por último, y casi obvio, resulta difícil bajar de los 9-10 litros de consumo en carretera. El peso y el caballaje obliga a un gasto de combustible algo alto para los tiempos que corren. Esperamos que en el futuro la marca tenga más variedad mecánica en su oferta, ya que el excelente propulsor de 320 caballos es el único disponible.
 
En resumidas cuentas, un coche, quizá más al gusto americano que europeo, pero que en cuanto se empiece a conocer realmente en nuestro continente, puede cambiar de manera importante el reparto del pastel de la venta de coches de alta gama, quedándose con un buen pedazo.
 

CON LA MANO EN EL CORAZÓN…

Si estás cansado de las berlinas alemanas y quieres comprobar otra forma de hacer coches de lujo, Infiniti no te decepcionará. Ante todo han pensado en el conductor, en facilitarle la vida a bordo, y vaya si lo han conseguido. No tiene nada que envidiar a BMW, Audi o similares, y te hace sentirte menos mal a la hora de circular, ya que no te asociarán de primeras con un coche para ricos.
 

UN COCHE PARA…

Aquéllos que se fijan más en el interior que en el exterior. Par a los que quieren sentir el placer de conducir sin tener que pregonar a los cuatro vientos que están forrados. Un coche que seduce por dentro sin dejarte opciones para reaccionar o aducir peros. Un vehículo para el que le guste conducir y sonreír cuando te pones al volante.
 
KILÓMETROS PRUEBA – 450 KMS
 
PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) – 30%-20%-50%
 
-----------------------------------------------------------------
 
Infiniti G37 S
 
Cubicaje / Potencia: 3.696 cc – V6 - 320 CV
Caja de cambios: Manual 6 velocidades
Diámetro por carrera: 95,5 x 86 mm
Alimentación: Gasolina 98 oct.
 
Longitud / Achura / Altura: 4.775 / 1.820 / 1.450 mm
Distancia ejes: 2.855 mm
Maletero: 450 litros
Nº plazas: 5
Neumáticos: 225/50R18W (del); 245/45R18W (det)
 
Aceleración 0-1 km/h: 5,9 seg.
Velocidad máxima: 250 km/h
Capacidad depósito combustible: 80 litros.
Peso en vacío: 1.709 kilos
Par motor: 360 Nm a 5.200 RPM
Emisiones CO2: 248 g/km
 
Extraurbano: 7,8 l/1km
Urbano: 15,3 l/1km
Mixto: 10,6 l/1km
 
Bien:
Exclusividad
Detalles
Equipamiento
Confort
 
Menos bien:
Imagen sobria y austera
Maletero pequeño y sinuoso
Un solo motor disponible
Situación del botón del ordenador de abordo
 
Precio: Desde 46.600 euros
 
Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net