Prueba del INFINITI EX 37 GT – Pídele lo que quieras

Por sa , 18/06/2010

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Infiniti
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona EX
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

Prueba del INFINITI EX 37 GT – Pídele lo que quieras
A estas alturas es difícil que un coche te sorprenda, pero cada vez que me pongo al volante de un Infiniti tengo este sentimiento. Este EX tiene todas las cualidades de su hermano mayor, el FX, pero en tamaño más reducido. Infiniti sabe lo que hace.




Hace menos de dos años que llegaron a España, y con el trabajo de la hormiguita Infiniti está ganando adeptos. La crisis no hace, precisamente, que el boca a boca corra como un reguero de pólvora, pero los que entienden un poco de coches y se mueven en niveles Premium, Infiniti es toda una referencia, del mismo nivel que Lexus. Marca de lujo de Nissan, Infiniti tiene una identidad propia sólida y reconocida, y la mejor publicidad que tiene es la calidad de sus productos y las referencias que de ellos dan los nuevos clientes de la enseña japonesa.
 
Tras probar la berlina hace casi un año, Portalcoches.net se pone a los mandos del EX 37, un coche de difícil catalogación, ya que encierra en una sola carrocería un SUV-sedán, Crossover, Berlina, 4x4 y hasta coupé deportivo. Es un poco el Leonardo da Vinci de la automoción, vale para un roto y para un descosido, lleva orgulloso en todo lo alto el estandarte de la calidad y el lujo, y con permiso del X6 de BMW, es un referente en este segmento casi incatalogable.
 
Como ya he dicho en la entradilla, el EX se beneficia de la excelente imagen y rendimiento de su hermano mayor, el FX. Sin embargo, los 23 centímetros menos de largo le confieren una agilidad increíble, que unida a los 150 kilos menos con respecto a su referente, compartiendo el mismo motor, le hacen una oferta, también a nivel de precio, casi más interesante por todas estas razones de peso, amén de una factura final también algo más ligera.
 
Foto del interior del Infiniti EXDe primeras lo que te llama la atención es lo imponente del conjunto. A bote pronto pensarás que es un todoterreno de lujo, pero según vayas tocando, conociendo y cubriendo distancia, pensarás muchas otras cosas. Irás desde la berlina de lujo hasta el deportivo coupé que ‘se les ha ido de las manos’ en las formas y en el diseño. Pero lo mejor de todo es que siempre llevarás razón. El EX entra por los ojos. Al principio pensarás que es mastodóntico, pero ese papel ya lo juega el FX. Será cuando te pongas al volante y compruebes la fluidez con la que mueve su cintura casi de bailarina y algo menos de dos toneladas de peso. Pero para llegar a esa sensación, antes habrás tenido que experimentar muchas otras. Será el festival de la vista primero y del tacto después. La impresión que recibes al abrir la puerta y ver el conjunto es inevitable. El cuidado interior está a la altura del mejor, con un diseño reservado para los elegidos. Te dará hasta algo de miedo, mejor respeto, tocar el fino cuero de los asientos. Te sentarás con precauciones para no manchar nada, para intentar no dejar rastro de tu presencia ante la belleza y eficacia del conjunto. Volante, palanca de cambios, navegador, mandos en el propio volante, consola central, cuadro de mandos, todos los botones y palancas que regalan al interior una presencia prácticamente insuperable.
 
Nuestra unidad estaba decorada con el color Dark Currant y cuero Chestnut, a juego con la carrocería, y os puedo asegurar que era la primera vez que veía este color, una muestra más del carácter selectivo de esta marca. Clase, finura, lujo… y algo más. Algo que no se puede explicar con palabras pero que percibes, como el aura de un santo. Pero igual que en otras marcas percibes algo parecido pero con un cierto tufillo a rancio, a antiguo, en esta es todo lo contrario. Te sientes que estás dentro de una obra de arte a la última. Sin caer en lo fashion, pero si pretendidamente actual y acorde con el siglo XXI.
 
Siguiendo con las características o cualidades por las que destaca este Infiniti, el equipamiento es uno de ellos… y el precio, sin ser barato, se antoja más que competitivo para toda la tecnología que conlleva ponerse a los mandos de este Infiniti o cualquier otro. Para muestra un botón: es tanto el cuidado y el esmero que pone la compañía japonesa en sus productos, que no duda en ofrecer un servicio gratuito de recogida del coche con grúa para que el dueño no tenga que molestarse a la hora de llevar el coche al taller a las correspondientes revisiones. Puede parecer un brindis al sol, pero soluciona muchos problemas y ahorra bastantes quebraderos de cabeza.
 
Hablamos ahora de motor y cambio. Desde el primer día toda la gama Infiniti comparte el mismo propulsor V6, de 3,7 litros y 320 caballos de potencia. Es justo ahora cuando están llegando los primeros modelos con motor diesel (238 CV para este EX que dará un salto cualitativo en sus ventas gracias e esta nueva mecánica), clave en la estrategia y desarrollo de la marca, que además del motor que comparten todos los hermanos también dispone de un 5 litros y 390 CV para el mayor de todos, el todopoderoso FX. Este motor, asociado a un cambio automático de infinita suavidad y practicidad, completa un conjunto que en su capó podría lucir el emblema de cualquier Premium que se vende hoy en día en el mercado, Lexus, Audi, Mercedes, BMW… Rodeada de cuero por todas partes, una pequeña palanca emerge en la parte baja de la consola central, al principio del túnel de transmisión, con una estética cuidada y un funcionamiento intachable, con recorridos cortos y precisos. Por supuesto que admite modo secuencial, para poder exprimir a tu gusto todo el caballaje disponible.
 
Foto detalle del interior del Infiniti EXY vaya si hay dónde divertirse. Porque son 320 caballos, y porque el cuentarrevoluciones te marca hasta 9.000, como límite a una explosión increíble de potencia y aceleración una vez que hundes a fondo el pedal del acelerador. Casi 2.000 kilos de peso que se ponen a cien por hora en menos de seis segundos y medio. Casi nada. El conjunto se revaloriza aún más cuando tratamos el tema de suspensiones y amortiguaciones. Por asfalto, su hábitat natural, este EX parece una alfombra voladora. Espeluznante su suavidad y capacidad para no moverse ni un milímetro. Si pruebas sus aptitudes camperas, también comprobarás como el compromiso elegido es el más acertado, ya que la firmeza sobre alquitrán se troca en suavidad e inmensa capacidad para filtrar los baches de las pistas y caminos de tierra. Verlo para creerlo. En ambos casos, tanto para acelerar en asfalto como para no perder agarre fuera de él, el control de tracción total (AWD) es un arma definitiva a la hora de afrontar con seguridad cualquier terreno o desnivel. Penaliza levemente el consumo, pero merece la pena con creces. Por cierto que el consumo también nos ha parecido bueno. Medio millar de kilómetros en uso combinado han dado una cifra de 11 litros cada cien kilómetros. Más que razonable. De todas maneras, por diseño, ángulos de ataque y aspecto, cuanto menos lo utilicemos en tierra mucho mejor para todos. No le hace ascos, pero sus prestaciones y eficiencia crecen en utilización por carreteras bien asfaltadas.
 
Volvamos a Infiniti y a su filosofía. Siempre buscando un plus que termine de convencer a algún rezagado. No hay más que ver el cuidado que ponen en los pequeños detalles. Dos ejemplos claros son la web oficial de la marca, cuidada como la que más en información, gráficos y navegabilidad, y los catálogos que puedes encontrar en sus concesionarios. La calidad es tal que las páginas que llevan las opciones de los colores son de un satinado especial para poder lograr el mismo efecto que se logra en los coches. Y por cierto que esta pintura está tratada con barnices y polímeros especiales para lograr una capa autorreparable denominada ‘Scratch Shield’… otro detalle más de la exclusividad de esta marca y la responsabilidad que conlleva ofrecer un producto Infiniti en el mercado.
 
Pero volvamos a comenzar de nuevo, una vez que ya tenemos algo más de información. Lo tenemos delante. Nos gusta, ansiamos subir y arrancar. Tranquilo, no hace falta que te eches la mano al bolsillo. El I-Key te lo pone fácil. El coche detecta su presencia, y con sólo tocar el tirador de la puerta el paso quedará franco. Sigue con la llave en el bolsillo. Toca el botón de arranque. El asiento y el volante se pondrán automáticamente a tu medida (si lo has programado antes, claro). La operación se repite a la inversa cuando terminas de conducir, ya que volante y asiento se retraen para facilitar la salida del vehículo. Una vez volante y asiento en su sitio, un segundo toque en el botón de arranque con el freno pisado y habrás entrado en el paraíso.
 
Un paraíso con mil y un alicientes. Ya hemos hablado mínimamente de los asientos, calefactados, por supuesto, y de su fino cuero, pero no de su diseño ‘kimono’ y las múltiples opciones de regulación por botones. La dimensión es novedosa, también para los pasajeros de la fila de atrás, que gozarán también de su ración de comodidad y lujo. Tan sólo poner de manifiesto que el maletero, con una boca de carga algo elevada, sólo puede alojar 340 litros de bultos y maletas, una cifra que se antoja corta ante las dimensiones exteriores.
 
Al volante todo es cálido, fluido, suave, lujoso. Es de los coches más equipados que he conducido en mi vida. Por ejemplo, es el segundo, tras el X6 M, que dispone de una visión cenital del coche a la hora de aparcar. Incluso puedes cambiar la visión de las cámaras a los laterales en función de la maniobra, que puedes seguir en la pantalla a color del navegador. Un navegador, por cierto, que cuenta con una especie de ‘repisa’ en la que se sitúan los botones y mandos para configurar y sacar el máximo partido al aparato. La consola central también es una buena muestra del lujo que se respira en el interior, con un reloj analógico de diseño y la disposición de los mandos, siempre sobre un fondo cuidado al máximo.
 
Foto detalle del navegador y las cámaras de visión perimetral del Infiniti EXEn el volante encontramos muchos botones, los habituales y alguno más, como puede ser el de un sistema de velocidad de crucero muy especial, llamado ICC, o Control de Crucero Inteligente, ya que por medio de unos sensores láser, es capaz de medir la distancia con el coche que le precede y adecuar tu velocidad a la del de delante, con tres modos de ‘cercanía’ posibles. Este sistema viene unido al IBA y al LSF. El primero es un asistente inteligente a la frenada, que se activa de inmediato en caso de colisión inminente y que atenuará los daños de manera importante. El LSF es el ‘Low-Speed Following’, que nos permite mantener a baja velocidad una velocidad preseleccionada en función del vehículo que nos precede y que puede llegar a detener nuestro coche del todo si es necesario sin nuestra intervención. Casi ciencia ficción. Por supuesto todo esto se añade a los habituales ABS, EBD, ESP, TCS, etc, etc. Por cierto, aquí va la primera crítica, bueno, la segunda contando la capacidad del maletero, el botón del ESP está muy escondido, abajo a la izquierda del volante. De la mano de este comentario, obvio, el hecho de que el ICC debe ir siempre activado con la velocidad de crucero activada. Ninguno de los dos puede funcionar sin el otro.
 
Me gustaría ir acabando ya para no ser eternos con este Infiniti, pero debo hacer honor a la marca (Infiniti, infinito). Y es que no puedo dejar de nombrar el sistema AFS, luces inteligentes que en función de la velocidad y la carretera se mueven contigo para una iluminación nocturna más eficiente e inteligente, por supuesto con faros de xenón. En la parte trasera, junto a la doble salida de escape, encontramos pilotos con tecnología led.
 
Intentando resumir ya, por supuesto puedes utilizar tu teléfono móvil en manos libres vía bluetooth con el coche. El equipo de audio Bosé suena de lujo y el disco duro interno del navegador te permite guardar hasta 1 Gb de música en su interior. Los retrovisores son grandes, la visibilidad es excelente por ello, y en el interior gozarás de un par de guanteras centrales modulables de gran capacidad. Por cierto que también dispone, en el apartado mecánico –me lo dejaba en el tintero- un modo de conducción denominado ‘Snow’ que te dará agarre y tracción extra en piso deslizantes y resbaladizos. El botoncito está situado entre los dos asientos, cerca de la palanca de cambios.
 
Un par de notas a pie de página para casi finalizar: nos ha defraudado un poco que con un maletero poco generoso no haya espacio para una rueda de repuesto normal y lleve en su lugar kit reparapinchazos. El freno de estacionamiento es aquí, como en la mayoría de los Mercedes, de pie. A mí no me molesta demasiado, pero se podía haber optado por un botón electrónico en una posición más fácil. Un detalle que no me ha disgustado es que en modo secuencial no te deja subir de marcha con menos de 2.0 r.p.m. Por último. El sensor láser no funciona del todo bien cuando llueve copiosamente y por tanto el dispositivo de velocidad de crucero no funciona en ese momento.
 
El EX está disponible desde 53.050 euros con un equipamiento de serie espectacular, haciendo que la inversión sea recomendable a todas luces. Nuestra unidad, acabado GT y con algún que otro extra, cuesta 65.740 euros.
 

CON LA MANO EN EL CORAZÓN

Impresionante. Si tienes la suerte de tener el bolsillo bien equipado no dejes de pasarte por el concesionario Infiniti y darte una vuelta. No quedarás indiferente. Una gran relación calidad precio y un equipamiento a la altura de un coche de lujo con mayúsculas.
 

UN COCHE PARA…

…los que gocen con las cosas bien hechas, bien terminadas. Sibaritas no demasiado entrado en años que estén hartos de lo de siempre y busquen abrir nuevos caminos. Para los que quieran ser diferentes sin tener que mirar con envidia a Lexus, Mercedes y BMW.
 
KILÓMETROS PRUEBA – 500 Kms
 
PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 40%-15%-45%
 
---------------------------------------------------
 
Infiniti EX 37 GT
 

Cubicaje / Potencia: 3.696 cc – 320 CV a 7.000 RPM

Caja de cambios: Automática de 7 velocidades

Alimentación: Gasolina. Inyección indirecta, admisión variable.
 

Longitud / Anchura / Altura: 4.640 / 1.8 / 1.580 mm

Distancia ejes: 2.8 mm

Maletero: 340 litros

Nº plazas: 5

Neumáticos: 225/55 R 18 V

Tracción: Integral 4x4

Frenos delanteros: Discos ventilados (320 mm)

Frenos traseros: Discos ventilados (308 mm)
 

Aceleración 0-1 km/h: 6,4 seg

Velocidad máxima: 240 km/h

Capacidad depósito combustible: 80 l.

Peso en orden de marcha: 1.876 kilos

Par motor: 360 Nm / 5.2 r.p.m.

Emisiones CO2: 267 g/km
 

Consumos oficiales:

Extraurbano: 8,5 l / 100 kms

Urbano: 15,9 l / 100 kms

Mixto: 11,2 l / 100 kms
 

Bien:

Sensación de lujo y calidad

Unión de diseño y tecnología

Equipamiento
 

Menos bien:

Maletero

Botón del ESP muy escondido

La velocidad de crucero sólo funciona con el sensor de distancia activado
 
Precio: Desde 53.050 euros
 
Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net