Prueba BMW X18 S Drive - El SUV más pequeño de la marca

Por Álvaro Acevedo , 27/07/2017

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

comparte:



Servicios

Zona BMW
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona X1
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

Prueba BMW X18 S Drive - El SUV más pequeño de la marca
Estamos ante la segunda generación del BMW X18 SDrive, el SUV más pequeño de la familia BMW que ha sido renovado totalmente. Solo conserva el nombre y el hecho de ser el de menor tamaño.

BMW X 18 SDrive: Tracción delantera


Es curioso que una marca como BMW que siempre ha defendido a capa y espada que sus vehículos fueran impulsados por las ruedas traseras haya roto esta tradición hace un par de años con la introducción del monovolumen Active Tourer. El BMW X 18 SDrive y los Serie 1 también se apuntan a esta novedad. Comparten la misma plataforma, por lo que es tracción delantera y el motor va colocado en posición transversal. Si lo queremos con cuatro ruedas motrices, XDrive, habrá que pagar un sobreprecio de 3.500 €.



¿Por qué tracción delantera? Por un lado por motivos de espacio. Ocupa menos un conjunto motor/caja de cambios transversal que si va situado longitudinalmente. Por otro lado, la utilización de los SUV en un altísimo porcentaje, es siempre por carretera, y si queremos adentrarnos por un camino sin asfaltar, lo vamos a hacer por uno que tenga pocas irregularidades, por ello es más que suficiente el S Drive de dos ruedas motrices. Si queremos más versatilidad y seguridad en firmes deslizantes, ya hemos comentado que tenemos el XDrive.


Por tanto, en España, en la mayoría de los sitios, me quedaría con un SDrive. Y si vamos a esquiar con frecuencia o nos movemos por zonas donde la lluvia es un elemento habitual, la elección sería XDrive.


BMW X18 SDrive: Mecánica equilibrada y razonable


La versión que nos ocupa está equipada con un motor de cuatro cilindros, de dos litros y 150 CV que combina prestaciones más que suficientes con un consumo ajustado. Es un motor discreto, silencioso, que no pretende un comportamiento deportivo, pero que mueve el coche con soltura más que suficiente para los clientes de este modelo. Si queremos más potencia, la podemos encontrar con los otros motores diésel disponibles, con 190 y 231 CV de los 20 D y 25 D respectivamente. También lo hay más pequeño, un tricilíndrico de 116 CV que lleva el 16 D. Además de ese buen comportamiento hay que sumarle unos consumos que, a lo largo de la prueba, no han pasado de 6,4 litros de media, habiendo conducido por carretera y ciudad, deprisa y despacio, si preocuparnos por lo que íbamos a gastar. Si afinamos un poco y hacemos una conducción más eficiente, veremos cómo podemos bajar de los 5 litros, a cambio de acelerar más suave y correr un poco menos.



El BMW X18 SDrive cuenta de serie con un cambio de 6 velocidades, bien escalonado y fácil de manejar. Al acierto con los desarrollos se debe, en gran parte, los consumos y las prestaciones obtenidas. Existe la posibilidad de equipar este modelo con una transmisión automática de 8 velocidades.


BMW X18 SDrive: Al volante


Una vez colocados a los mandos del BMW X18 SDrive, lo primero que comprobamos es que no es fácil encontrar la postura perfecta. La banqueta corta y el respaldo muy plano no ayudan a conseguirla. Nos ponemos en marcha, vamos insertando velocidades y comprobamos que el manejo del cambio de 6 velocidades es perfecto. Recorrido de la palanca es corto y suave e invita a utilizarlo constantemente. No tan bueno es el tacto de la dirección, con desmultiplicación variable, que necesita periodo de adaptación. Hay que cogerle el punto y, los primeros kilómetros provocan una extraña sensación como de ir haciendo pequeñas eses. Como casi siempre es cuestión de tiempo. Al cabo de unos cuantos minutos nos acostumbramos y empezamos a afinar hasta que desaparecen los movimientos extraños.



Llevamos el Head Up Display conectado. Es un elemento muy útil porque nos permite obtener mucha información de nuestro viaje (GPS, velocidad a la que vamos y a la que está permitido hacerlo) sin tener que desviar la vista del parabrisas. En otros vehículos que lo hemos probado, solo lo vemos cuando nos fijamos en él, parece como si lo atravesáramos con la vista cuando no necesitamos ver la información que nos proporciona. En el BMW X18 lo tenemos siempre presente, y llega a resultar molesto. Hemos bajado la intensidad de su iluminación y aunque algo mejora, sigue "estando allí".


Cuenta con tres modos de conducción, Eco Pro, confort y Sport que modifican la forma de entregar la potencia, el recorrido del acelerador y la asistencia de la dirección, para tener más tacto cuando queremos correr y apretamos la tecla de "Sport". En las versiones equipadas con suspensión variable, también modifica su dureza. Se nota más en el modelo equipado con cambio automático, que adelanta o retrasa el cambio según el modo elegido.


BMW X18 SDrive: Comportamiento


Circular por ciudad resulta cómodo. La dirección tiene buen radio de giro y su altura libre al suelo de 183 mm, hace que vayamos algo más altos que el resto de los coches y que tengamos un mayor dominio visual, lo que es un plus a la hora de circular por las calles congestionadas de una gran urbe.



En carretera tiene un buen comportamiento. Como hemos dicho, sus prestaciones no son fulgurantes, pero combinado con un acertado escalonamiento del cambio, hace que nos podamos mover a buen ritmo. La suspensión, delantera tipo McPherson y trasera de paralelogramo deformable, ambas con muelle como elemento elástico, hacen que el BMW X18 SDrive tenga buena estabilidad en todo tipo de curvas. Es cierto que en curva rápida se tumba algo más que un turismo, pero la precisión con la que mantenemos la trayectoria es absoluta. A esto también colaboran los neumáticos de 18 pulgadas.


Con el suelo mojado, si pretendemos circular deprisa, el ESP no para de trabajar. Al ser un poco más alto que un turismo, el BMW X18 SDrive se inclina y provoca micropatinamientos que los controles de estabilidad y de tracción se encargan de disipar y que solo se traduzcan en un parpadeo amarillo en el cuadro de instrumentos.


Buena capacidad de frenado, por potencia, tacto y resistencia. En ningún momento el pedal del medio se ha hundido más de lo normal, pese a nuestra insistencia en algunas bajadas con curvas.


BMW X18 SDrive: Amplio y capaz



Empecemos por el maletero; sorprende su capacidad, 505 litros con unas formas regulares que permiten sacarle un buen partido. Cuenta con una gran tapa para dejar el fondo plano y debajo hay un cajón de buen tamaño donde podemos guardar cantidad de pequeñas cosas que no vamos a utilizar con frecuencia. El portón cuenta con apertura remota solo tenemos que pasar el pie por debajo del parachoques, algo muy cómodo cuando vamos cargados y nos faltan manos. De esta forma nos ahorraremos el tener que dejar todos los paquetes en el suelo para luego volver a cargarlos tras abrir el maletero. Ocurre lo mismo para descargar el equipaje. Una vez sacado todo lo que queremos, volvemos a pasar el pie por debajo del paragolpes posterior y la puerta se cerrará sola. Las primeras veces cuesta saber dónde colocar el pie para que se abra, pero enseguida se aprende. Es muy cómodo.


El asiento trasero, dividido en tres, es abatible fácilmente, con unos tiradores, y podemos desplazarlo hacia delante o atrás lo que proporciona gran versatilidad al poder combinar el espacio pasajeros/equipaje según las necesidades que tengamos en cada momento. Todo abatido no llega a formar una superficie completamente plana, sino un poco inclinada en la parte del respaldo de los asientos.



Las plazas traseras del BMW X18 SDrive son amplias -crecen 10 cm respecto al modelo anterior-. Solo el pasajero del asiento del centro irá menos cómodo por la forma del mismo, que está enfocada claramente a llevar dos pasajeros confortablemente. Además, pese a ser tracción delantera, hay túnel de trasmisión -para la versión XDrive- que limita, al pasajero del medio, el espacio de los pies u obliga a llevarlos más altos.


Las plazas delanteras son espaciosas, pero los asientos no nos resultan demasiado cómodos. La banqueta no recoge los muslos en su totalidad (mido 1,73 cm) y cuesta trabajo encontrar la posición perfecta. El respaldo muy plano hace que entrar y salir del coche sea fácil, pero en zona de curvas recoge poco la espalda.


El pilar A, en el extremo izquierdo del parabrisas, limita bastante la visibilidad en curvas a izquierdas, lo que resulta incómodo en carreteras viradas porque nos obliga a ir moviendo la cabeza para poder ver el interior de la curva. El cinturón de seguridad no tiene regulación en altura, algo incomprensible en un coche de esta categoría.


La unidad de pruebas estaba equipada con techo panorámico muy agradable y luminoso y que ocupa todo el techo. La mitad delantera es practicable lo que puede suponer un elemento más de confort los días nublados o de temperatura fresca. Cuenta con una cortinilla para protegernos del sol cuando este está en su punto álgido para no quemarnos la cabeza.


BMW X18 SDrive: Connected Drive



En el centro del salpicadero tenemos una pantalla de 8,8 pulgadas en la que podemos ver todas las funciones del Connected Drive. Podemos tener acceso a la música, GPS, información del tráfico en tiempo real, regular el climatizador, ver la presión de los neumáticos, la potencia y par que estamos utilizando en cada momento y, gracias al Intelligent Safety, nos dice si estamos demasiado cerca del coche que nos precede y puede llegar a activar los frenos de forma autónoma si tras un aviso, no nos separamos. La cámara de marcha atrás y los sensores de aparcamiento, son una buena ayuda a la hora de aparcar. No solo nos permite ver lo que ocurre tras la parte posterior del coche, sino que nos indica la trayectoria que va a seguir según el giro del volante y, por medio de un dibujo, nos muestra lo que nos estamos acercando al coche de detrás.


Además tenemos la posibilidad de acceder a internet a través de una SIM que está en el coche -hay que pagarla a parte, son 300 € pero es para toda la vida-. Esta nos permite hablar con un servicio de información de BMW o con el servicio de emergencias para casos de accidente.


BMW X18 SDrive: Conclusión


Estamos ante un buen SUV de tamaño justo y motorización equilibrada, que permite prestaciones adecuadas para la mayoría de los mortales, con un consumo brillante.


El comportamiento muy bueno en cualquier circunstancia y la elección de SDrive (tracción delantera) es acertada para la mayoría de las localizaciones de España.


El interior más espacioso y habitable que en el modelo anterior, cuenta con un buen maletero y la posibilidad de configurar los asientos traseros en función de las necesidades.


Las plazas delanteras, no demasiado cómodas, por unos asientos de banqueta corta y un cinturón que no se puede regular en altura.


DESTACABLE


·Consumos

·Habitabilidad

·10 cm más para las plazas traseras


MEJORABLE


·Plazas delanteras

·Visibilidad por pilar A

·Cinturones delanteros


BALANCE

VALORACIÓN

Respuesta motor

7,0

Cambio

8,0

Maniobrabilidad urbana

7,5

Comportamiento en carretera

8,0

Estabilidad en curva

7,0

Confort

6,5

Frenos

7,0

Habitabilidad

8,0

Maletero

8,0

Equipamiento

7,0

Nota media:

7,4


Ficha Técnica: BMW X18 SDrive


MOTOR


Cilindrada: 1.995 cc

Potencia: 150 CV a 4.000 rpm

Par máximo: 330 Nm a 1.750-2.750 rpm


TRANSMISIÓN


Tracción: Delantera

Caja de cambios: Manual de 6 velocidades


BASTIDOR


Suspensión delantera: Tipo McPherson con resorte helicoidal

Estabilizadora: Sí

Suspensión trasera: Paralelogramo deformable y muelle de resorte helicoidal

Estabilizadora: Sí

Neumáticos: 225/50 R18

Frenos delanteros: Discos ventilados

Frenos traseros: Discos ventilados

Capacidad depósito combustible: 51 litros

Peso en orden de marcha: 1.505 kg


CARROCERÍA


Longitud / Anchura / Altura: 4.439/1.821/ 1.598 mm

Distancia ejes: 2.760 mm

Maletero: 505 litros

Nº plazas: 5 plazas


RENDIMIENTOS OFICIALES


Aceleración 0-100 km/h: 9,2seg

Velocidad máxima: 205 km/h


CONSUMOS OFICIALES


Extraurbano: 3,7l/ 100 km

Urbano:4,9l/ 100 km

Mixto:4,1l/ 100 km

Emisiones CO2: 109 g/km