Prueba a Fondo VW Polo 1.0 TSI/95 DSG: Sexta generación de referencia

Por Fede Asensio , 20/04/2018

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Volkswagen
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona POLO
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

Prueba a Fondo VW Polo 1.0 TSI/95 DSG: Sexta generación de referencia
La nueva generación del VW Polo confirma en nuestra prueba las buenas sensaciones de la presentación y los pasos dados por la marca para que siga siendo el utilitario de referencia. Lo probamos con el motor TSI de 95 CV.




Al hablar de modelos icónicos de Volkswagen solemos mencionar en primer término al Golf, el cual cuenta con una gran, y afamada historia. Nacido en el año 1974, cuenta con 44 años de historia a sus espaldas, más de 7 generaciones y 30 millones de unidades vendidas. Pero el pequeño Volkswagen Polo vio la luz únicamente un año después, en 1975, y sus seis generaciones le han puesto en un lugar privilegiado entre los utilitarios.


Esta última versión cuenta con una longitud de 4,05 metros, lo que lo hace más largo (3 centímetros) que el Golf de 4ª generación, con más centímetros que éste en el resto de cotas. Esto pone de relieve el aumento de tamaño de los integrantes del segmento B, lo que implica habitabilidad y comportamiento mucho más parecido a sus hermanos mayores. Y, como veremos más adelante, este Volkswagen Polo se comporta estupendamente bien.


Es obvia la mejora en habitabilidad y comportamiento. Mención especial para el amplísimo maletero de 351 litros, gracias a la aplicación de la plataforma modular del grupo VAG en su variante MQB A0. Esta plataforma fue estrenada por el Seat Ibiza el pasado año.



Volkswagen Polo: Variedad de gama y mecánicas


El VW Polo está disponible con cuatro terminaciones (Edition, Advance, Sport y GTI), ocho motores con tres combustibles a elegir (gasolina de 1 litro de 60 y 75 CV, TSI de 95, 115 y 200 CV, de gas GNC con 90 CV y Diesel TDI de 80 y 95 CV) y tres cajas de cambio (manual de 5 y 6 relaciones o automática de 7 velocidades de doble embrague DSG). Con tal cantidad de opciones es fácil encontrar el modelo que mejor se ajuste a nuestras necesidades, si bien el hueco entre el TSI de 115 CV y el GTI con 200 CV es demasiado grande y será cubierto próximamente con el excelente motor 1.5 TSI de 150 CV.


La unidad que Volkswagen nos ha cedido corresponde al acabado Sport con el motor TSI de 3 cilindros, 1 litro de cilindrada y 95 CV con cambio automático DSG. Es la opción intermedia que se postula como la idónea por equilibrio entre precio-prestaciones-consumo; siendo muy cómoda para el día a día en ciudad gracias al cambio automático.



Volkswagen Polo: Motor y caja de cambios


Para el Volkswagen Polo de 6ª generación la marca ha puesto hincapié en las mecánicas gasolina, relevando los TDI a segundo plano con sólo 2 versiones de 80 y 95 CV, pensadas para flotas. Esta estrategia se basa en el bloque de un litro de cilindrada, 3 cilindros, inyección directa y versiones atmosféricas y turboalimentadas. Para los más exigentes quedan las versiones de 1,5 litros y 2 litros de cuatro cilindros con 150 y 200 CV respectivamente.


El motor probado corresponde a la versión intermedia: 1.0 TSI de 95 CV de potencia. Con sólo 999 cc de cilindrada muestra un rendimiento sorprendente como así atestiguan las cifras de prestaciones obtenidas. Acelera de 0 a 100 km/h en 10,8 segundos oficialmente (nosotros hemos medido 10,6 s), alcanzando los 187 km/h de velocidad máxima. Las recuperaciones son correctas, terminando la maniobra de aceleración de 80 a 120 km/h en 7,9 segundos con el cambio en modo Sport. Estas cifras ponen de relieve lo bien aprovechado del pequeño motor de 95 CV entre 5.000 y 5.500 rpm, y 175 Nm de par máximo entre 2.000 y 3.500 rpm.


Una vez en marcha disfrutaremos de un motor con una zona media excelente, con posibilidad de estirar hasta las 6.000 rpm. El punto negativo es la falta de energía a menos de 2.000 rpm y la peculiar sonoridad del motor, pero que con el cambio DSG se mitiga. Y a la hora de movernos en carretera, encontramos siempre una respuesta eficaz, que permite disfrutar de la conducción con la confianza de que siempre tenemos suficiente fuerza en adelantamientos.


El consumo es otro apartado calificado como excelente en este Volkswagen Polo, con una media global obtenida de 5,7 l/100 km. Según el fabricante, el consumo homologado es de 5,8 / 4,1 / 4,7 litros cada 100 km en ciclo urbano, extraurbano y mixto respectivamente, siendo bastante parecido en la vida real, con una media en tráfico urbano de menos de 8 l/100 km. En carretera el consumo, es reducido con una media inferior a 5 litros cada 100 km a 100 km/h y de 5,8 l/100 km a 120 km/h. El cambio automático ayuda sobremanera a este reducido consumo, manteniendo el motor al régimen óptimo de revoluciones en todo momento.


Este cambio es conocido dentro del grupo VAG, cuenta con 7 relaciones y tecnología de doble embrague. Es un cambio que destaca por la rapidez con que realiza los cambios de marcha y lo imperceptibles de éstos. En condiciones normales es así, pero si somos poco cuidadosos con el acelerador sufriremos tirones o ligeras brusquedades, sobre todo en maniobras a baja velocidad como aparcamientos. A lo largo de los años se ha pulido bastante el funcionamiento de estas cajas DSG, pero siguen sin tener la suavidad que proporciona un convertidor de par desde parado. Cuenta con modo Sport y funcionamiento manual a través de la palanca u, opcionalmente, a través de unas pequeñas levas situadas tras el volante.


Otro punto a favor de la elección de la caja automática con el motor 1.0 TSI es la mitigada respuesta del motor por debajo de 2.000 rpm. Con el cambio manual notaremos más ese escalón en la respuesta y, aunque las vibraciones en este equilibrado tricilíndrico son sorprendentemente escasas, transmite algunas más; razonable por otra parte si tenemos en cuenta la reducida cilindrada y su arquitectura. En un motor de este tipo las "pistonadas" están más separadas en el tiempo que en un motor de mayor número de cilindros, diferencia que se acentúa a bajas revoluciones, saliendo a relucir algunas vibraciones. Pero que ya digo que apenas se evidencian. Este bloque no destaca por el aislamiento, tanto acústico como de vibraciones, por lo que el trabajo de la caja automática en este caso es excelente, aumentando el régimen de ralentí cuando interpreta que vamos a salir. En el resto de situaciones, las vibraciones y sonoridad no se hacen patentes.



Volkswagen Polo: Comportamiento ejemplar


Así es, si tuviese que elegir una característica del Volkswagen Polo sería el excelente comportamiento. Es ágil, rápido, bastante neutro y nunca se descontrola, siendo sencillísimo rodar rápido con él. Además es cómodo y agradable de usar en todo momento. El equilibrio es perfecto en sus suspensiones, balanceando lo mínimo pero mostrando un confort soberbio en todo momento, sólo perjudicado ligeramente por las excesivas ruedas montadas en llanta de 17 pulgadas. En conducción dinámica es, incluso, demasiado seguro, contando con un ESP ligeramente intrusivo que no es desconectable.


El esquema elegido es el mismo que en su primo el Seat Ibiza: MacPherson en la parte delantera con estabilizadora y ruedas tiradas detrás. Esta suspensión trasera, junto a la colocación del depósito de combustible bajo la banqueta trasera, permite disponer de un excelente maletero de más de 350 litros, con la opción de montar rueda de repuesto sin merma en espacio.


Acompañando al excelente comportamiento y agradable conducción encontramos una dirección bastante rápida, pero demasiado asistida, y un pedal de freno de buen tacto. Las frenadas son estables y se detiene en cifras muy buenas a pesar de que en el eje trasero tenemos frenos de tambor. Para mitigar el exceso de asistencia de la dirección tendremos que elegir dentro del catálogo de opciones, los modos de conducción.



Volkswagen Polo: Habitabilidad


En el interior del nuevo Polo se respira calidad desde el primer vistazo, con multitud de plásticos mullidos de ajustes milimétricos, en los que es prácticamente imposible encontrar fallo alguno. Si a ello añadimos un diseño cuidado y moderno con un cuadro que puede ser digital opcionalmente. Y una gran pantalla de 20,3 cm a la altura, perfecta para evitar distracciones innecesarias al consultar la información del sistema de infoentretenimiento; la tarea de conducir se convierte en un auténtico placer.


Los mandos y palancas son comunes a sus primos del grupo VAG, así como multitud de botones, lo que es garantía de facilidad y simplicidad de uso. Comparte también volante con su hermano mayor, el Volkswagen Golf, así como los mandos de éste.


Si analizamos el espacio disponible encontraremos mejoría en todas las cotas, con unas plazas delanteras cómodas y espaciosas, una correcta habitabilidad trasera y un espectacular maletero para el segmento de los utilitarios: 351 litros de capacidad. Esta capacidad es sorprendente, además de por la cifra en sí, por la disponibilidad de instalar una rueda de repuesto bajo éste sin merma alguna de espacio. Si necesitamos aún más volumen podremos abatir el respaldo trasero, dividido en proporciones 60:40, y disponer de mucho más espacio para objetos voluminosos.


A la hora de conducir no podremos poner pegas a la postura de conducción, si bien la visibilidad está ligeramente limitada por la alta cintura de la carrocería y el pequeño tamaño de los espejos retrovisores exteriores. No supone ningún problema siempre que instalemos los recomendables sensores de aparcamiento, cámara trasera de aparcamiento y el sensor de ángulo muerto, acompañando a este último el avisador de tráfico cruzado al salir de un hueco de aparcamiento en batería.


Las posibilidades de regulación de asiento y volante (en altura y profundidad) son amplias y permiten acomodar a conductores de todas las medidas sin problemas, pudiendo adoptar una postura de conducción muy baja con las piernas estiradas.



Volkswagen Polo: Equipamiento


La unidad cedida por Volkswagen corresponde al equipamiento Sport, el cual cuenta actualmente con una campaña en la que el Pack Sport viene incluido sin sobrecoste. Este paquete incluye el control de crucero adaptativo ACC y la frenada autónoma de emergencia Front Assist, la Radio Composition Media con pantalla táctil de 20,3 cm y llantas de 16 pulgadas. A este acabado le corresponde climatizador de dos zonas, sensor de lluvia y luces o 4 elevalunas eléctricos, si bien nuestra unidad de pruebas incluía multitud de elementos opcionales como son: aparcamiento asistido Park Assist (590 €), cámara trasera Rear View (270 €), faros de tecnología LED delante y detrás (985€), carga inalámbrica para el teléfono móvil (115 €), acceso y arranque manos libres Keyless-Access (355 €) o navegador Discover Media (760 €).


Adicionalmente podemos incluir el techo solar panorámico, paquete deportivo interior y exterior o un equipo de audio mejorado con subwoofer. El precio de partida para el Volkswagen Polo Sport 1.0 TSI 95 CV DSG es de 19.450 €, si bien el precio de esta unidad con los descuentos vigentes es de 21.235€. Un precio algo elevado que debemos pagar si queremos disfrutar del excelente comportamiento, de la calidad intachable de su interior o de la sorprendente habitabilidad ofrecida por este pequeño Volkswagen Polo.



DESTACABLE

· Comportamiento

· Maletero

· Consumo

·

MEJORABLE

· Precio

· Vibraciones provenientes del motor

· Frenos de tambor en eje trasero


·

BALANCE

VALORACIÓN

Respuesta motor

8,5

Cambio

8,0

Maniobrabilidad urbana

8,5

Comportamiento en carretera

9,5

Estabilidad en curva

9,0

Confort

8,5

Frenos

7,5

Habitabilidad

9,0

Maletero

9,5

Equipamiento

8,5

Nota media:

8,7



FICHA TÉCNICA: Volkswagen Polo Sport 1.0 TSI 95 DSG

MOTOR

Disposición mecánica y nº de cilindros: Transversal delantero, 3 cilindros en línea

Combustible: Gasolina 95 octanos

Cilindrada: 999 cm3, (74,5 x 76,4 mm)

Relación de compresión: 10,5:1

Alimentación: Turboalimentado inyección directa

Potencia: 95 CV entre 5.000 y 5.500 rpm

Pár máximo: 175 Nm entre 2.000 y 3.500 rpm


TRANSMISIÓN

Tracción: Delantera

Caja de cambios: Automática de 7 relaciones de doble embrague


BASTIDOR

Suspensión delantera: Independiente tipo MacPherson

Estabilizadora delantera: Si

Suspensión trasera: Eje torsional

Estabilizadora trasera: No

Neumáticos: 215/45 R17

Frenos delanteros: Discos ventilados

Frenos traseros: Tambor

Diámetro de giro: 10,6 m

Vueltas de volante: 2,7

Capacidad depósito de combustible gasolina: 40 litros

Peso en orden de marcha: 1.180 kg


CARROCERÍA

Longitud / Anchura / Altura: 4.053 / 1.751 / 1.461 mm

Distancia entre ejes: 2.564 mm

Maletero: 351 rueda de repuesto opcional

Nº plazas: 5


RENDIMIENTOS OFICIALES

Aceleración 0-100 km/h: 10,8 seg.

Velocidad máxima: 187 km/h

Aceleración 0-100 km/h medida: 10,69 seg.

Recuperación 80-120 km/h en S: 7,96 seg.


CONSUMOS OFICIALES

Extraurbano: 4,1 l/100 km

Urbano: 5,8 l/100 km

Mixto: 4,7 l/100 km

Emisiones CO2: 107 g/km

Consumo medio medido: 5,7 l/100 km

Precio de la unidad probada: 21.235 € (con descuentos vigentes incluidos)