Prueba a fondo, Tesla Model S 100D – Rápido, suave y silencioso

Por Fede Asensio , 23/10/2019

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Novedades Salón París 2018
comparte:




Últimas Noticias

Prueba a fondo, Tesla Model S 100D – Rápido, suave y silencioso
En Portalcoches.net te mostramos el vehículo eléctrico más famoso y deseado, el Tesla Model S. Unas prestaciones absolutamente espectaculares, un silencio de marcha total y una suavidad encomiable son sus señas de identidad.


Hace 10 años una empresa tecnológica ubicada en Silicon Valley sorprendía al mercado automovilístico lanzando un vehículo deportivo, por prestaciones y aspecto, pero con una mecánica totalmente eléctrica. Esa empresa fueTesla Motors y el modelo en cuestión el Roadster, capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 4 segundos. Dispuesta a explotar el mercado de vehículos eléctricos,Tesla anunció poco tiempo después que estaba trabajando en una berlina de 5 puertas que universalizase la movilidad eléctrica, siendo el fruto de esa idea elTesla Model S.

Esta berlina de casi 5 metros de largo y 2 de ancho prometía un interior lujoso y espacioso para 5 ocupantes, multitud de gadgets (siendo la gran pantalla central de 17 pulgadas el máximo exponente), potencia a raudales y una autonomía suficiente para el uso del automovilista medio.

Han pasado 6 años de su lanzamiento durante los cuales ha sufrido multitud de mejoras, nuevas versiones con más autonomía y mejores prestaciones hasta llegar a la versión 100, cuya cifra hace referencia a la capacidad de sus baterías de iones de litio con capacidad de 100 kWh.



Tesla Model S 100D – La imagen importa

Desde el primer momento que tuve en mi mano la “llave” del Model S, con forma de un Tesla Model S en miniatura, supe que estaba ante algo totalmente diferente de lo que estamos acostumbrados.Tesla ha querido que la adquisición y uso de sus vehículos sea algo distinto y se nota. Para empezar, viendo el coche no se aprecia maneta o tirador alguno para abrir las puertas, tenemos que acercarnos y, al detectar la llave, éstas emergen de la carrocería y permiten tirar de ellas para abrir la puerta (todas sin marco) y acceder así a su agradable interior.


Al ponerte a los mandos, además de la citada pantalla, sorprende el tamaño del Model S, sobre todo la cota de anchura de casi 2 metros, poniendo en apuros al conductor si quiere entrar y maniobrar en calles estrechas o en los típicos garajes del centro de grandes ciudades. Estas dimensiones hacen de pasar desapercibido una tarea complicada, más aún si tenemos en cuenta el vistoso color azul de nuestra unidad de prensa.


Pero si hay un aspecto en el que el Tesla Model S 100D crea fascinación es el referente a sus prestacionesEspectacular, brutal o instantáneo son algunos de los adjetivos con los que definen aquellos que han disfrutado de la aceleración que puede generar el Model S. Los exabruptos que también he oído de los acompañantes prefiero omitirlos.



Tesla Model S 100D – D de doble motor

Al informarme sobre las características técnicas del Tesla Model S 100D pude comprobar como Tesla ha ido aumentando la potencia de su motor eléctrico y aumentando la capacidad de sus baterías a lo largo de su vida comercial, hasta llegar a los 772 CV de la versión Performance y los 100 kWh de capacidad de batería de sus versiones 100. La unidad que mostramos corresponde a la versión “normal” de 524 CV de potencia y 100 kWh de batería, teniendo por encima la citada versión Performance.


Para mover el Model S 100D se recurre a dos motores eléctricos de inducción asíncronos situados en ambos ejes, por lo que la tracción del Model S es total. Estos motores desarrollan 262 CV de potencia cada uno, generando un par máximo de 660 Nm, cifra muy alta pero no demasiado espectacular, lo increíble es, que como en todo motor eléctrico, esa cifra está disponible desde 0 rpm. Las prestaciones anunciadas indican que pasa de 0 a 100 km/h en apenas 4,3 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 250 km/h. Estas cifras son excelentes en términos absolutos pero lo son aun más si sumamos a la ecuación los más de 2.200 kg que pesa el Model S.

Al volante impresiona, pero de verdad. La aceleración de parado se realiza sin dramatismos, no hay pérdida alguna de tracción, solo suavidad y contundencia en un ambiente de absoluto silencio, roto solo por el sonido de los neumáticos rozando sobre el asfalto y el proveniente del viento al pasar de velocidades legales. Los 4,3 segundos parecen menos, y en parte son menos ya que en nuestras mediciones hemos logrado 4,11 segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h llegando a alcanzar los 100 km/h en 3,83 segundos en uno de los intentos. Pero lo que más sorprende es la respuesta al acelerador una vez lanzado, vayas a la velocidad que vayas, pisa el acelerador a fondo y el Tesla Model S 100D te aplasta contra el asiento aumentando velocidad como si le fuese la vida en ello. Como muestra de esa brutalidad recupera de 80 a 120 km/h en 2,14 segundos. Asombroso...



Tesla Model S 100D - Autonomía suficiente

El principal hándicap que nos puede venir a la cabeza al hablar de la movilidad eléctrica es el referente a la autonomía, el miedo a quedarnos tirados en medio de la nada o la ansiedad al ver que el porcentaje debatería se agota demasiado rápido. De momento la densidad energética que consiguen los fabricantes de sus bateríases similar, por lo que las diferencias en materia de capacidad se centran en la cantidad de baterías con las que equipen sus vehículos. Esto supone un pequeño problema de diseño para los fabricantes tradicionales, ya que situar más de 500 kg de baterías en un vehículo diseñado para alojar un motor térmico y un reducido depósito de combustible es harto complicado. Tesla concibió, desde el primer momento, el Tesla Model S como vehículo eléctrico y, por ello, la situación de las baterías pasa casi desapercibida al estar situadas bajo el piso del habitáculo del coche.


Estas baterías son de tecnología ion-Litio, su capacidad máxima es de 100 kWhy la potencia máxima que pueden aportar a los motores eléctricos es de 423 CV, menos de la que pueden generar éstos. Esta capacidad promete una autonomía de 623 km según Tesla, siendo la autonomía media real de unos 500 km, que corresponde a un consumo energético medio de 20 kWh, dato muy bueno si tenemos en cuenta dimensiones, peso y potencia de esta gran berlina. Eso sí, como disfrutes de las máximas prestaciones que el Tesla Model S 100D puede generar, es fácil que la autonomía sea menor de los 300 km.


Para cargar el coche tienes 3 opciones: la primera, y más básica, que consiste en el enchufe de casa (Schuko) que, a una potencia de 3 kW, implicaría más de 30 horas para cargar totalmente la batería del Model S. Otra opción es elTesla Wall Conector cuya potencia máxima es de 22 kW, (con la posible limitación de potencia de la vivienda), que permitiría cargar en poco más de 4 horas la batería al 100 %. La instalación del Tesla Wall Conectorsupone un gasto añadido. Y, por último, la opción más rápida: los supercargadores Tesla. En estas “electrolineras” puedes cargar al 100% la batería de 100 kWh en una hora y 10 minutos aproximadamente, pero el primer 80 % en 30 minutos; esto significa 400 km de autonomía en 30 minutos de carga, más que razonable.

El uso de los supercargadores está recomendado para viajes, ya que la carga rápida deteriora la vida de las baterías, pero es de lo más sencillo. Aparcas en una de las plazas libres, (se puede consultar disponibilidad desde el propio coche), coges el conector del punto de carga, abres el puerto de carga del vehículo, enchufas la manguera y listo. El propio coche te indica la velocidad de carga, autonomía disponible y el tiempo restante de carga y, si tienes instalada la aplicación para móvil, podrás comprobar toda esa información en cualquier punto del mundo.



Tesla Model S 100D – Chasis afinado y comportamiento sorprendente

Si nos centramos en el esquema de suspensiones, quedaremos satisfechos al comprobar que equipa suspensión independiente en ambos ejes de paralelo deformable. Si continuamos leyendo observaremos que la función que suele realizar un muelle, en este caso lo realiza una balona neumática y esto nos da dos datos: 1º que Daimlerha tenido algo que ver en el desarrollo de este Tesla Model S,y 2º que es un coche pesado en el que se busca un buen confort de marcha.


Siendo justo, una suspensión neumática es la mejor opción a la hora de lidiar con los 2.275 kg de peso del Tesla Model S permite regular la altura del vehículo a nuestro antojo a través de la gran pantalla central. Al volante, y siempre que no forcemos el ritmo, no se siente en absoluto tan pesado y elcoche responde con bastante viveza a las órdenes que le demos desde el volante gracias a un centro de gravedad situado muy bajo por sus baterías. Si apoyamos algo más fuerte el coche apreciaremos rápidamente las inercias lógicas del elevado peso, pero la neutralidad de reacciones predomina ya que el reparto de pesos es del, prácticamente, 50 % en cada eje.


La dirección ayuda a la rapidez de reacciones por sus dos vueltas entre topes, pero no es la mejor transmitiendo la cantidad de agarre que hay disponible o si estamos cerca del límite de adherencia del eje delantero.


El equipo de frenos es de un tamaño considerable detiene el coche en distancias razonables, pero acusa el elevado peso cuando hacemos una serie de frenadas fuertes consecutivas. En su defensa, en la conducción diaria, no serán apenas necesarios ya que con la frenada regenerativa es suficiente para la mayor parte de frenadas.



Tesla Model S 100D – Interior agradable y vistoso

En el interior, Tesla ha buscado el minimalismo y un diseño limpio con ausencia de botones y mandos. En concreto solo hay 2 botones en el salpicadero: el de los warning y el destinado a abrir la guantera, ambos situados a los lados de la gran pantalla central. A excepción de dichos botones, palancas de intermitentes, limpiaparabrisas, cambio, control de velocidad y los perceptivos mandos de los elevalunas eléctricos (todos de origen Mercedes), el resto de funciones se realizan a través de la gran pantalla central, incluso el funcionamiento del techo solar panorámico. Esto crea un par de inconvenientes, el primero es la necesidad de “aprendizaje” del uso del Model Sa través de menús y submenús, y la segunda, la ergonomía. El no disponer de botones físicos implica desviar la vista de la carretera hacia la pantalla, con la merma de seguridad que ello implica, además algunas funciones básicas, como las luces antinieblas, no cuentan con botones de acceso directo, por lo que tendremos que navegar por la pantalla hasta llegar al menú correspondiente.


Pero admitámoslo, es imponente y llamativa, más aún si seleccionamos la funcionalidad de Google Maps en pantalla completa. Internet, visión de la cámara trasera, calendario, correo electrónico y ordenador de a bordo son otras de las aplicaciones que nos proporciona Tesla. Esa ausencia de botones da al interior una imagen distinta, sobre todo si acompaña el bonito interior en color crema con molduras en madera real. Este acabado opcional implica tapicería de cuero (sintético ya que no usan cuero animal) del mismo color crema.


Una vez nos sentemos en el asiento del conductor encontraremos la postura de conducción perfecta fácilmente, por la multitud de reglajes y la amplitud de ellos, y rápidamente por su ajuste eléctrico incluyendo el de columna de dirección y la altura de los reposacabezas. Dichos ajustes podremos guardarlos y seleccionarlos de manera muy sencilla cada vez que ingresemos en el interior a través de la pantalla central. Elasiento, pese a su tapizado, recoge muy bien el cuerpo y es razonablemente cómodo, tanto para conducir, como para entrar y salir de él. El del acompañante cuenta también con reglajes eléctricos y los 5 asientos con calefacción. Para acceder a la parte trasera no hay grandes problemas, pero una vez sentados viajaremos con las rodillas demasiado flexionadas por un piso más alto de lo normal, precio a pagar por llevar las baterías bajo éste. En el lado bueno contamos con centímetros de sobra en todas las cotas, si bien el pasajero central irá menos cómodo.


La visibilidad es muy buena hacia todos los ángulos, y controlar los casi 5 metros de coche se hace una tarea menos estresante de lo que parece gracias a los sensores de aparcamiento situados alrededor de todo el vehículo y la cámara trasera, pero los grandes reposacabezas traseros, no abatibles, perjudican en demasía la visión trasera a través del espejo retrovisor central.


Todos los Tesla Model S cuentan con doble maletero, pero en esta versión Dual el maletero delantero queda limitado a 149 litros de capacidad por la situación del motor eléctrico delantero siendo el trasero el más importante. Cuenta con 745 litrosdoble fondo “de verdad”, formas regulares, portón trasero eléctrico y respaldos traseros abatibles por lo que podremos cargar con todo tipo de maletas, bultos o equipaje de los 5 ocupantes sin problemas.



Tesla Model S 100D – Conectado en todo momento

Como es lógico, la gran pantalla central está supeditada a una conexión a internet para poder utilizar todos los servicios y funcionalidades que nos ofrece el Tesla Model S 100D. Dicha conexión es gratuita, viene con el coche y permite actualizaciones automáticas, acceder a la disponibilidad de los supercargadores de Tesla o el funcionamiento del navegador.


Pero si queremos estar conectados al 100 % con nuestro Tesla deberemos descargarnos la aplicación para el teléfono móvil y descubrir la cantidad de cosas que podemos manejar a través de dicha App. Para empezar, tendremos acceso en cualquier lugar del mundo a la información básica del vehículo, como si está cerrado, techo solar, luces, kilómetros o nivel de carga. Además, si el coche está cargando, podremos ver el proceso de carga, pararlo, programarlo para una hora determinada o para un porcentaje de carga establecido. También podemos tocar el claxon, poner las luces, climatización o abrir el techo, o el coche completo, desde el móvil. Incluso, si dejamos el coche a otra persona, sabremos a tiempo real dónde está el coche y la velocidad que lleva en ese momento. Pero lo más impresionante es la función “convocar”, la cual mueve hacia delante o hacia atrás unos metros el Tesla Model S para meterlo o sacarlo de un hueco estrecho sin acción ninguna por parte del conductor más allá de pulsar un botón en su teléfono móvil.



Tesla Model S 100D – Precio

El precio de partida del Tesla Model S 100D es de 112.200 €, si bien nuestra unidad de prensa tenía un precio de venta de 121.680 € por la pintura azul profundo (1.600 €), interior en color crema (1.600 €) y el piloto automático mejorado (5.300 €). Sobre este último, también llamado “Autopilot” he de decir que funciona correctamente en circulación lenta, congestionada o por autopista, en el resto de situaciones tengo la sensación de que funciona ligeramente “forzado”. Por legislación no es un piloto automático al uso, ya que hay que poner las manos al volante (si no lo haces avisa y se acaba desconectando) y funciona gracias a una serie de cámaras en luna delantera, paragolpes, espejos retrovisores y pilares B, así como un sensor en la parrilla.


La calidad es buena por tacto, materiales y ajustes, siendo los grillos inexistentes totalmente, pero hay detalles (como los remates de las molduras de madera) y ajustes con grandes tolerancias o desajustes. En nuestra unidad de prensa el portón trasero estaba ligeramente desplazado a la izquierda. Son problemas de juventud de una marca nueva que poco a poco se van subsanando y que no deberían suponer ningún grave problema de fiabilidad, pero que por precio y posición se le deben reprochar.


El equipamiento es muy extensoy podría rellenar líneas y líneas enumerando sistemas, pero a modo de ejemplo diré techo solar panorámico, climatizador con función de ataque biológico, asistente de aparcamiento asistido o luces LED para todas las funciones con largas automáticas forman parte del equipo de serie.


Por 112.200 € Tesla ofrece un vehículo con imagen, empaque, prestaciones de deportivo, equipamiento a raudales, coste de uso reducido y ventajas a la hora de acceder y circular por las grandes ciudades.



DESTACABLE

·Aceleración espectacular

·Volumen de carga

·Autonomía


MEJORABLE

·Precio elevado

·Detalles de acabado

·Peso elevado

·

BALANCE

VALORACIÓN

Respuesta motor

10,0

Cambio

-,-

Maniobrabilidad urbana

6,0

Comportamiento en carretera

8,5

Estabilidad en curva

9,5

Confort

8,0

Frenos

7,0

Habitabilidad

8,0

Maletero

9,5

Equipamiento

9,5

Nota media:

8,44



FICHA TÉCNICA: Tesla Model S 100D

MOTOR

Disposición mecánica y nº de cilindros:2 motores eléctricos de inducción AC en ambos ejes.

Combustible:Eléctrico

Potencia: 524 CV (262CV cada motor)

Pár máximo: 660 Nm desde 0 rpm

Potencia de batería: 423 CV

Capacidad de batería:100 kWh iones litio (Bajo el piso del vehículo)


TRANSMISIÓN

Tracción:Total

Caja de cambios:Pares de engranajes, 1 velocidad


BASTIDOR

Suspensión delantera:Independiente, paralelogramo deformable. (Muelle: resorte neumático)

Estabilizadora delantera:

Suspensión trasera:Independiente, paralelogramo deformable. (Muelle: resorte neumático)

Estabilizadora trasera: 

Neumáticos: 245/45 R19 102 Y Michelin Pilot Sport 3

Frenos delanteros: Discos ventilados (355 mm)

Frenos traseros: Discos ventilados (365 mm)

Diámetro de giro: 11,3 m

Vueltas de volante: 2

Peso en orden de marcha: 2.275 kg


CARROCERÍA

Longitud / Anchura / Altura: 4.979 / 1.964 / 1.435 mm

Distancia entre ejes: 2.960 mm

Maletero: Maletero delantero: 150 litros; maletero trasero: 745 litros.

Nº plazas: 5


RENDIMIENTOS OFICIALES

Aceleración 0-100 km/h: 4,4 seg.

Velocidad máxima: 250 km/h

Aceleración 0-100 km/h medida: 4,11 seg

Recuperación de 80-120 km/h medida en D: 2,14 seg


CONSUMOS OFICIALES

Media mínima anunciada: 15,8 kWh

Media medida en la prueba: 20 kWh

Autonomía máxima anunciada: 632 km

Autonomía media: 495 km

Tiempo de carga mínimo (en supercargador): 1 Hora (30 min hasta un 80 %)

Emisiones CO2: 0 g/Km (a nivel local)

Precio de la unidad probada: 121.680 €