Prueba a Fondo Skoda Kodiaq 2.0 TDI. Argumentos de peso

Por Fede Asensio , 23/08/2017

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

comparte:



Servicios

Zona Skoda
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.

Últimas Noticias

Prueba a Fondo Skoda Kodiaq 2.0 TDI. Argumentos de peso
Sí, el SUV de hasta 7 plazas de Skoda ofrece numerosos argumentos que respaldan su elección en un segmento en crecimiento.


Skoda apuesta por el SUV. La dictadura del mercado del automóvil marca las tendencias y, la de los SUV está claramente establecida. Es la tipología de modelos que más está creciendo en oferta en sus diferentes segmentos, una tendencia que todos los fabricantes tienen clara y que va a seguir expandiéndose en los próximos años.



Y el Grupo VW y, en este caso Skoda, no se van a quedar atrás como cabe deducir de su estrategia, en la que su oferta SUV va a seguir creciendo. El Yeti ha sido el primer SUV de Skoda, en una oferta en la que casi todos sus modelos presentan una opción con personalidad crossover dentro de su gama. Pero no resulta suficiente, y han comenzado a concretar su desafío con el Kodiaq, un SUV compacto de siete plazas, al que seguirá el lanzamiento del Karoq, sustituto del Yeti y que llegará a finales de año.



Prueba Skoda Kodiaq 2.0 TDI: Espacio y hasta 7 plazas

El Kodiaq es un SUV para luchar sin complejos por convertirse en una de las alternativas más atractivas de su segmento. Un producto que aplica los valores destacados de la marca, comenzando por su gran habitabilidad y funcionalidad interior.


No es ningún secreto que los Skoda, en cualquier segmento en los que la marca está representada, suponen una referencia en cuanto al aprovechamiento del espacio interior. Y el Kodiaq no va a romper este valor.


Exteriormente mide 4,70 m de longitud, lo que le coloca entre los SUV compactos, pero aquellos de hasta 7 plazas, un club que está creciendo poco a poco. Es decir, una alternativa con posibilidad de una tercera fila de asientos, o un mayor volumen de maletero y espacio longitudinal frente a los SUV compactos tradicionales como el VW Tiguan, el Mazda CX-5, el Kia Sportage, el Ford Kuga o el Hyundai Tucson entre otros, que se mueven en torno a los 4,50 m. Y por debajo del tamaño de los SUV grandes como el Touareg o un BMW X5, todos por encima de los 4,80 m.


En su liga participan modelos como el Mitsubishi Outlander, el Nissan X-Trail, el Hyundai Santa Fe, el recién llegado Peugeot 3008 e incluso el Land Rover Discovery Sport. Una estirpe en crecimiento, una categoría con un tamaño de carrocería que les permite incluir una tercera fila de asientos, opcional en la mayoría de los casos.



Así, el Kodiaq ofrece un espacio notable en sus dos filas de asientos delanteras, con cotas generosas sobre todo en altura. Pero aunque no son la referencia, atrás los pasajeros disponen de un amplio hueco para poder colocarse recto sobre las banquetas sin que las rodillas se aprieten contra el asiento delantero, incluso con adultos de talla elevada. Por anchura, aunque no sobre espacio, hay el suficiente como para colocar dos sillas infantiles con sus anclajes Isofix de serie, más un elevador, con o sin respaldo; la plaza central, para sentarse directamente, por la configuración del respaldo que sobresale respecto a las otras dos plazas, es algo comprometida por confort para un adulto en largos recorridos, algo habitual en los cinco plazas.


Además, la segunda línea de asientos se puede desplazar longitudinalmente hasta 18 cm, en dos mitades asimétricas independientes (los respaldos son reclinables). Una solución siempre interesante si necesitamos priorizar en algún momento el volumen del maletero y, sobre todo, si montamos la tercera fila opcional de asientos (850 euros). Los dos asientos de esta tercera fila, apta para que niños de hasta mediada estatura viajen muy desahogados, tienen poca altura de banqueta. Para adultos, aunque echemos hacia delante la segunda fila y encontremos hueco para colocar los pies por debajo de la banqueta –un buen desahogo y que no suele ser común-, no dejan de ser dos plazas eventuales; muy prácticas, pero no cómodas para largos recorridos en tallas adultas.


El acceso a la tercera fila o para salir, también ofrece las limitaciones habituales a pesar de la notable que dejan de las puertas posteriores: la elevada altura al suelo, tratándose de un SUV, no hace fácil su acceso para aquellos que no tenemos las dimensiones y agilidad de un niño.



Con los asientos desplegados el maletero ofrece 270 litros de capacidad, bastante amplia para un coche con tercera fila de asientos. Mientras que cuando los abatimos, el volumen de carga es de 540 l, que puede llegar a los 630 litros desplazando la segunda fila completamente hacia delante del todo, con un receptáculo bajo el suelo para esconder objetos a la vista o guardar accesorios, contando con un hueco diseñado para colocar la cortinilla.


Mucha capacidad, con una amplia versatilidad, pudiéndose abatir el respaldo del asiento de la segunda fila en tres secciones (40:20:40). También desde los laterales del maletero, para lo que cuenta con sendos mandos cercanos a la apertura del portón, si los montamos opcionalmente, algo más que recomendable por la profundidad de la superficie del maletero. Y eso que es algo estrecho en sus formas, pero con una gran altura hasta la toldilla y profundidad para ofrecer el volumen de carga que anuncia. Además, se puede adquirir opcionalmente el asiento plegable del copiloto para poder transportas objetos muy largos (hasta 280 m de longitud) dentro del habitáculo.


Como decimos, nuestra versión de pruebas disponía de la tercera fila opcional. Pero para quien priorice la capacidad total, el volumen para las versiones sin la tercera fila es de 630 a 720 litros; 2.065 l con los asientos abatidos, incluyendo el del acompañante.


El Skoda Kodiaq cuenta con portón de accionamiento eléctrico como opción (450 €), pero que era de serie en nuestra unidad con el acabado Style. También puede disponer de apertura y cierre por movimiento del pie al pasarlo por debajo del parachoques, para cuando vamos cargados con las manos ocupadas.




Prueba Skoda Kodiaq 2.0 TDI: Soluciones prácticas

Entrar en el habitáculo en las dos filas delanteras es sencillo, por la amplia apertura que dejan las puertas y la altura natural tratándose de un SUV. Ofrece un interior acogedor a pesar del tono sencillo, sin estridencias y con un diseño sin florituras. Muestra la evolución de la marca para dar protagonismo a la amplia pantalla de 8 pulgadas de serie (6,6 con el acabado Active del motor 1.4 TSI) en el centro del salpicadero. Éste ofrece un aspecto robusto, al que la moldura en madera de nuestra unidad en la amplia zona de la guantera superior le da un aspecto refinado. Los materiales ofrecen buena calidad visual y un tacto correcto, con buenos ajustes y los imprescindibles plásticos duros inferiores son poco visibles desde la posición de conducción.


La instrumentación, con los dos grandes relojes y el ordenador de a bordo, dispone de la configuración clásica de la marca, con mucha información pero con el borde con fondo claro recorriendo las dos esferas, que no ayuda a su lectura. El Karoq estrenará la instrumentación TFT basada en el Virtual Cockpit estrenado por Audi en el Grupo VW y que será bien recibida en el Kodiaq.


El habitáculo dispone de muchos huecos para colocar objetos, con una doble guantera frontal y un amplio hueco bajo el reposabrazos central. Las soluciones Simply Clever, con hasta 30 elementos funcionales se reparten por todo el coche, como los paraguas insertados en las puertas, la protección del canto de las puertas para que no se arañen y que se despliegan al abrirlas, o la luz del maletero que sirve de linterna.


La tecnología también está presente en el interior a través de la pantalla digital, con botones táctiles a los lados de la misma para su manejo. El navegador es de serie y desde la pantalla controlaremos diferentes aspectos del coche y la conectividad, compatible con Apple Car Play, Android Auto y MirrorLinkTM, todos en una sola aplicación. A través del Mirror Link se pueden manejar las funciones del smartphone, contando con numerosas app desarrolladas para la marca.


Incluye información del tráfico en tiempo real, Google EarthTM y Street ViewTM. El Skoda Kodiaq también cuenta con la app SKODA Connect para acceder y controlar servicios adicionales, con interesantes funciones como que el smartphone avise a su propietario si su coche está siendo conducido por otra persona sin que él lo haya permitido, como puede ser el caso de nuestros hijos, si conducen el coche… o lo hacen demasiado rápido.


Los servicios Care Connect (gratuitos el primer año) ofrecen ayuda en muchas situaciones e incluyen llamada de Emergencia, Servicios Proactivos (con programación de revisión, en la que el concesionario puede contactar con el conductor para acordar la cita) y acceso remoto con funciones como localización del vehículo a través del smartphone, siendo de serie en todos los Kodiaq a partir del acabado Ambition. Los servicios Proactive Service y Llamada de Emergencia son gratuitos durante 13 años.



Prueba Skoda Kodiaq 2.0 TDI: Suave, agradable, pero con poca chica

En Portalcoches hemos probado la versión que consideramos más equilibrada de su oferta, con el motor 2.0 TDI de 150 CV, cambio DSG y tracción total, aunque no será la de mayor demanda. Las variantes 4x2 son las de mayor venta entre los SUV y en el Kodiaq no será una excepción.


Pero si montamos la tracción integral con embrague Haldex, siempre será un activo en el plano dinámico si realmente vamos a hacer kilómetros por carretera. O saldremos por pistas no muy rotas o con poca adherencia.


El cambio DSG de 7 velocidades es el complemento perfecto en cualquier caso y del que está todo dicho en su funcionamiento y sintonía con los diferentes motores a los que se le ha ido asociando dentro del Grupo VW. Rápido y preciso en sus transiciones en modo automático, y ya muy afinada la respuesta al acelerador en maniobras, eliminando casi del todo el salto que requería un concienzudo tacto al acelerar desde parado, es una transmisión ejemplar.



Aun así, para sacar el máximo provecho a este motor al adelantar y lograr una respuesta más rotunda, encontraremos en el modo manual un mejor apoyo, contando con levas en el volante.


Sí, porque el motor 2.0 TDI suavizó mucho sus maneras al adoptar el common-rail, pero perdió “punch” a medio régimen. Algo que se ha acusado más en la evolución Euro 6 que monta el Kodiaq; progresivo, con una entrega de par muy uniforme desde el mismo ralentí y, aunque es capaz de llevar el régimen máximo hasta las 5.000 rpm de manera lineal, superadas las 3.000 rpm no se muestra muy expeditivo.


No destaca por sus prestaciones, pero es un auténtico tragamillas con el que poder mantener elevados cruceros sin que el régimen decaiga y con unas cifras de consumo realmente bajas, más teniendo en cuenta su peso. En carretera, manteniendo un crucero de 90 km/h hemos logrado bajar de 6 l/100 km, y moviendo el cambio para aligerar el paso, no nos hemos ido más allá de los 7,5 l/100 km; unas buenas cifras.


La variante de 190 CV sobre el mismo bloque 2.0 TDI es la alternativa más potente en Diesel, que mejora el rendimiento de la versión que hemos probado para quien busque mayores prestaciones. Pero no significativamente; la versión de 150 CV se adapta perfectamente, a pesar de que no destacan sus prestaciones, al espíritu de gran rodador del Kodiaq para ofrecer cruceros muy altos, con consumos bajos y un gran confort de marcha.


En ciudad, donde su suave respuesta desde bajo régimen permite adaptarse perfectamente, contando con Start/Stop, apenas ha superado los 7 l/100 km.



Prueba Skoda Kodiaq 2.0 TDI: Calidad de rodadura

Accedo al asiento del conductor de forma sencilla dada la altura a que se encuentra y me coloco frente al volante. La posición es elevada como debe ser en un SUV, contando con un recorrido vertical de la banqueta de seis centímetros, que siempre deja un hueco amplio a la cabeza. Y con el resto de regulaciones alcanzo una postura óptima de conducción sobre un asiento bien diseñado, con muy buena sujeción lateral, confortable mullido con una dureza adecuada y reposacabezas que permiten enseguida adaptarse a sus formas.


En marcha, sus maneras son llamativas, ofreciendo una notable calidad de rodadura, con unas suspensiones de tacto suave pero que sujetan perfectamente la carrocería en apoyos para que apenas se incline. Con la suspensión adaptativa opcional DCC (Dynamic Chassis Control), que se combina con el sistema de Modo de Conducción que probamos en su presentación, el resultado es de diez, pero ya con la suspensión de serie, incluso con el coche muy cargado, las inercias se controlan con firmeza y el Kodiaq permite negociar cualquier curva con gran agilidad y elevado confort en carreteras rápidas o autopistas. Transmite una gran confianza y se siente más pequeño de lo que es en realidad.


La dirección eléctrica es correcta y, aunque algo más sensible de la cuenta, transmite con fidelidad lo que ocurre bajo las ruedas y es rápida en carretera y suave a baja velocidad.


No permite grandes aventuras por campo, pero sí movernos por pistas sin problemas, más con nuestra versión 4x4. Las cotas TT de la carrocería que ofrece no son destacadas en sus ángulos de ataque y salida, ni posee una gran altura, pero la suficiente para superar zonas muy irregulares, con buena capacidad de tracción –a pesar de sus neumáticos de compuestos y medidas asfálticas- y excelente efectividad al absorber los baches. El modo “off-road” opcional para las versiones 4x4 incluye asistente de descenso y arranque en pendientes.



Prueba Skoda Kodiaq 2.0 TDI: Paso firme

No hay duda de que Skoda ha entrado con paso firme en este segmento del mercado. El Kodiaq responde con nota a todo lo que se puede esperar de un SUV de sus características para ser una elección siempre acertada en una categoría que cada vez ofrece más opciones: Habitabilidad y maletero excelentes con las dos plazas de la tercera fila como opción. Numerosas soluciones prácticas, algunas innovadoras para el confort interior, con la tecnología más actual en cuanto a conectividad e infoentretenimiento. Y también en asistencias a la conducción como complemento a un comportamiento y confort destacados, con el agradable y frugal, aunque poco estimulante motor 2.0 TDI.


¿Y el precio?: el justo para un equipamiento muy completo en el acabado Style de nuestra versión de pruebas, el más completo, que está a la venta con un precio desde 39.730 €. Y si queremos más, la lista de opciones es realmente muy amplia para personalizar nuestro coche.



DESTACABLE

· Habitabilidad/maletero

· Disponible 7 plazas

· Comportamiento


MEJORABLE

· Prestaciones

· Acceso a la tercera fila

· Lectura instrumentación mejorable


VALORACIONES

· Respuesta motor 6

· Cambio 8

· Maniobrabilidad urbana 7

· Comportamiento en carretera 8,5

· Estabilidad en curva 7,5

· Confort 8

· Frenos 7,5

· Habitabilidad 8,5

· Maletero 8,5

· Equipamiento 8

Nota media 7,8



Ficha Técnica: Kodiaq 2.0 TDI 150 CV DSG 4X4 Style


MOTOR

Disposición mecánica y nº de cilindros: Transversal delantero, 4 cilindros en línea

Combustible: Diesel

Cilindrada: 1.968 cm3

Potencia: 150 CV de 3.500 a 4.000 rpm

Par máximo: 340 Nm de 1.750 a 3.000 rpm


TRANSMISIÓN

Tracción: 4x4

Caja de cambios: Automática DSG de 7 velocidades


BASTIDOR

Suspensión delantera: Independiente tipo McPherson

Estabilizadora delantera: Si

Suspensión trasera: Paralelogramo deformable

Estabilizadora trasera: No

Neumáticos: 235/55 R18

Frenos delanteros: Discos ventilados

Frenos traseros: Discos macizos

Capacidad depósito de combustible: 60 litros

Peso en orden de marcha: 1.789 kg


CARROCERÍA

Longitud / Anchura / Altura: 4.70 / 1.88 / 1.66 m

Distancia entre ejes: 2.790 mm

Maletero: 560 - 735 litros / 270 l con los 7 asientos desplegados

Nº plazas: 5 + 2


RENDIMIENTOS OFICIALES

Aceleración 0-100 km/h: 10,2 seg.

Velocidad máxima: 192 km/h


CONSUMOS OFICIALES

Extraurbano: 5,1 l/ 100 km

Urbano: 6,7 l/ 100 km

Mixto: 5,6 l/ 100 km

Emisiones CO2: 149 g/km



Precios versiones Kodiaq 2.0 TDI

Kodiaq 2.0 TDI 150 CV 4X4 Active 31.330 €

Kodiaq 2.0 TDI 150 CV 4x2 DSG Ambition 34.130 €

Kodiaq 2.0 TDI 150 CV 4X4 DSG Ambition 36.130 €

Kodiaq 2.0 TDI 150 CV 4x2 DSG Style 37.730 €

Kodiaq 2.0 TDI 150 CV 4x4 Style 37.730 €

Kodiaq 2.0 TDI 150 CV DSG 4X4 Style 39.730 €