Prueba a fondo Mini Countryman Cooper S - El Mini menos mini

Por Gonzalo Recio , 03/08/2017

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

comparte:



Servicios

Zona Mini
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona COUNTRYMAN
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

Prueba a fondo Mini Countryman Cooper S - El Mini menos mini
Como ya sucedió en la anterior generación del Mini, en el catálogo de la marca tenemos la opción más espaciosa y campera de manos del SUV Mini Countryman. En la prueba de hoy te traemos el Mini Countryman Cooper S.




Desde Mini se jactan de las más de 500.000 unidades vendidas de la 1º generación del Mini Countryman que salió a la venta en el año 2010. Este dato es lógico si somos conscientes de la actualidad automovilística, siendo el segmento SUV el de mayor éxito con un tercio de las ventas totales en España. Es por esto que en la renovación del Countryman Mini haya decidido aumentar el tamaño, por ende el espacio interior, e implantar una variante híbrida enchufable. Más practicidad y posibilidades de uso para seguir siendo objeto de deseo.



Mini countryman Cooper S – Variedad mecánica


En total son 6 las mecánicas disponibles que, junto a 3 cajas de cambio, forman el catálogo del Mini Countryman. Las variantes Diesel comparten bloque de 4 cilindros y 1.995 cc escalado en 2 niveles de potencia de 150 y 190 CV de la variante Cooper D y Cooper SD respectivamente, con caja manual de 6 velocidades – u opcionalmente automática Steptronic de 8 velocidades – en la variante de 150 CV; siendo la caja automática de 8 velocidades la única disponible para la versión Cooper SD de 190 CV. En gasolina la oferta incluye un motor de 1.499 cc y 3 cilindros de 136 CV de la versión Cooper, un bloque de 1.998 cc de 4 cilindros y 192 CV - versión Cooper S que hoy tenemos - y, por último, la versión más deportiva Mini John Cooper Works de 231 CV del motor 2.0 del Cooper S. Todos los modelos gasolina equipan una caja manual de 6 relaciones de tacto excelente y desarrollos bien escogidos pero opcionalmente hay versiones automáticas para todos ellos, de 6 velocidades para el más pequeño y de 8 para el resto. Todas las versiones pueden equipar la tracción total ALL4 opcionalmente excepto en el John Cooper Works que es de serie.


Como primicia en esta segunda generación de Mini Countryman contamos con versión híbrida enchufable: Mini Countryman Cooper S E ALL4. Es un híbrido en paralelo con un motor térmico compartido con el Cooper de 3 cilindros gasolina y 136 CV de potencia máxima y un motor eléctrico de tipo síncrono y 88 CV. La potencia máxima conjunta es de 224 CV con un par máximo de 385 Nm y el consumo homologado es de 2,1 litros cada 100 Km. El motor térmico está conectado a una caja de cambios automática Steptronic de 6 velocidades que mueve las ruedas delanteras y el motor eléctrico es el encargado de mover las traseras, siendo un vehículo de tracción total sin conexión entre ejes ahorrando espacio y peso. La batería de ion-litio está situada bajo los asientos traseros robando 45 litros de maletero y cuenta con una potencia de 7,7 Kw/h, siendo posible cargarla en 3 horas en un enchufe de 230 V de casa. Con la batería cargada el Mini Countryman Cooper S E ALL4 puede recorrer 40 Km y alcanzar una velocidad máxima de 125 Km/h en modo eléctrico.


Mini Countryman Cooper S – Nueva mecánica con más cilindrada



En contra de la tónica general predominante durante los últimos 10 años de rebajar cilindrada e incluso número de cilindros buscando homologar cifras bajísimas de consumo, Mini ha decidido aumentar la cilindrada en sus variantes Cooper S y Cooper Works de 1.600 cc a 2.000 cc. La potencia máxima es similar con un aumento de 8 CV en la variante Cooper S pero cuenta con una curva de potencia más llena en todo el rango de revoluciones como así atestiguan sus cifras: 192 CV de potencia máxima entre 5.000 y 6.000 rpm y un par máximo de 280 Nm entre 1.350 y 4.600 rpm; por lo que siempre hay buena respuesta. El turbo es de tipo TwinScroll, o doble entrada, el cual minimiza el tiempo de carga brindando un funcionamiento muy agradable. Todo esto proporciona al Mini Countryman Cooper S automático una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,4 segundos y una velocidad máxima de 225 km/h; recuperando desde 80 km/h hasta 120 km/h con la palanca de cambios en D en 5,1 segundos. En la práctica es un motor resolutivo que muestra lo mejor de sí mismo a partir de 4.500 rpm, pero que acusa el exceso de peso con respecto al Mini de 3 y 5 puertas, llegando hasta los 1.535 kg. Las prestaciones a partir de ese régimen son muy buenas, pero si abusamos de la parte alta del cuentavueltas el consumo se resiente, no es un modelo especialmente frugal, pero en una conducción normal, podremos rondar los 8,5 litros cada 100 km. En autopista a velocidades legales la media se sitúa en 7,4 l/100 km y en carretera a 90 km/h podremos bajarlo a 6,5 l/100 km siendo las cifras homologadas 7,4 / 5,2 / 6,0 l/100km en ciclo urbano, extraurbano y mixto respectivamente.


El motor está excelentemente filtrado y el único sonido que llega al habitáculo es el proveniente del escape, sonido que, está muy logrado con un equilibrio entre tono y volumen perfecto. Suena muy bien y si queremos aún más sólo tendremos que girar el selector de modos de conducción hacia la izquierda para conectar el modo Sport y disfrutar de unos sonoros petardeos procedentes del escape en retención. Y si tenemos oído fino, lograremos discernir el sonido originado por la válvula de descarga del turbo, muy logrado también. A nivel de vibraciones nada que objetar, prácticamente no se siente el motor en el habitáculo siendo necesario, como es habitual en motores actuales de gasolina, comprobar a través del cuentarrevoluciones si el motor está en marcha.


Mini Countryman Cooper S – Caja de cambios Steptronic 8 relaciones y tracción delantera



El Mini que nos han cedido equipa el cambio deportivo opcional (2.100 €) asociado a la tracción delantera, opcionalmente podemos configurar un Countryman con la tracción total ALL4. Es un cambio de tipo convertidor de par con 8 relaciones muy rápido en los cambios de marchas. La suavidad no llega al nivel del cambio de idénticas velocidades de ZF que equipan los modelos con motor longitudinal pero está a un nivel muy cercano. En lo que si destaca es en la inmediatez desde que tocamos la leva del volante hasta que se produce el cambio, es prácticamente instantáneo. Los desarrollos están bien escogidos contando con una 8ª de desahogo que permite girar a 2.000 rpm a 120 km/h. En D se adapta rápidamente a nuestro estilo de conducción y carretera por la que circulemos, dejando la S para cuando busquemos las máximas prestaciones o un toque más deportivo. Si preferimos relajarnos y buscar mínimos consumos, sólo tendremos que posicionar el mando de modo de conducción en el modo Green en que los consumidores eléctricos se atenúan, la respuesta al acelerador se minimiza y se activa el modo vela del cambio cuando así lo interpreta la centralita.


Mini Countryman Cooper S – Comportamiento suavizado



Los dos principales hándicap a la hora de mejorar el comportamiento de un vehículo es el peso y la altura, y este Mini Countryman es más pesado y tiene mayor altura que sus hermanos. Como podrás adivinar el comportamiento no llega, ni por asomo, al de los Minis más ligeros, pero es muy bueno si analizamos su peso y dimensiones. Si lo comparamos con los rivales del segmento SUV, este Mini vira muy plano y es bastante neutro en sus reacciones, llegando a subvirar al límite. Dicho límite está impuesto por los Pirelli P7 Run-Flat que equipaba nuestra unidad en, exagerada, llanta de 19 pulgadas. Este buen comportamiento permite darnos alguna alegría por zona de curvas siendo el peso el mayor inconveniente en forma de más inercias de las deseadas. Opcionalmente la suspensión puede ser regulable electrónicamente a través de los modos de conducción, pero no la recomiendo debido a lo sutil de las diferencias entre modos; de seca en modo Sport a firme en modo Green. Y es que la comodidad no es el fuerte del Mini Countryman, en realidad de ningún Mini, pero cuenta con más recorrido de suspensión y filtra mejor las irregularidades del asfalto.


La dirección es de asistencia eléctrica, tiene un tacto durito y transmite bastante información de lo que pasa en el tren delantero. Además al contar con 2,5 vueltas entre topes es rápida y permite mantener las manos a las 9 y cuarto en zona de curvas. Tras el volante tenemos las levas para manejar el cambio, fabricadas de material plástico, de buen tacto y tamaño adecuado. Recomiendo el volante deportivo opcional que montaba nuestra unidad, ya que por 100 € aumenta el grosor haciéndolo más agradable de empuñar.



El sistema de frenada está compuesto por unos generosos discos delanteros ventilados y discos macizos en el tren trasero. Una buena mordiente y un pedal que permite dosificar la frenada correctamente acompañan al buen comportamiento, siendo el peso el que tras un tramo a ritmo alto fatigue ligeramente el equipo de frenada.


Mini Countryman Cooper S – Interior de calidad excelente


Nos adentramos en el apartado que más sorprende del nuevo Mini Countryman: la calidad interior. El paso hacia delante con respecto a la generación anterior es enorme, con un interior perfectamente rematado, sin grillos, con materiales de excelente calidad y ajustes milimétricos. Nuestra unidad montaba todos los opcionales posibles a excepción del techo solar panorámico y luna delantera térmica y he podido disfrutar de un cuero de tacto excelente, con costuras de diferentes tonos – blanco y azul -, la gran pantalla, ahora táctil, central, iluminación interior de tecnología LED de colores, equipo de audio Harman&Kardon, etc... Todo aparenta buena calidad y funciona muy bien, si bien es cierto que yo prescindiría de la mayor parte de opcionales.



El espacio es otro de los apartados más beneficiados en esta segunda generación del Countryman debido al crecimiento en todas sus cotas con 20 centímetros extras de longitud – 3 de ellos ganados en batalla – y 3 centímetros de anchura. Este aumento ha posibilitado crear un habitáculo muy amplio en todas sus cotas, por lo que no hay problemas de espacio en su interior. Para aumentar las posibilidades de carga y comodidad de los pasajeros traseros disponemos de regulación de la inclinación del respaldo trasero y, opcionalmente, la banqueta puede ser corrediza y el asiento central equipar un reposabrazos. Además el respaldo trasero está dividido en proporción 40:20:40. El maletero ha crecido hasta los 450 litros, llegando hasta los 1.390 litros si abatimos los asientos. En nuestra unidad no disponíamos de rueda de repuesto ni kit reparapinchazos al montar neumáticos de tipo Run-Flat.


La postura de conducción es muy buena, con amplios reglajes de asiento y volante, los asientos son realmente cómodos y la visibilidad excelente hacia todos los ángulos excepto el trasero. La luna trasera es pequeña por lo que el sensor de aparcamiento y la cámara trasera son opcionales recomendables.


Mini Countryman Cooper S - Tecnología a raudales



Y así es, este Mini Countryman puede equiparse con multitud de equipos de seguridad, multimedia o de confort. De serie es algo criticable que no equipe climatizador bizona, estando incluido en un recomendable Pack Chili II que por 1.549 € incluye, además del citado clima, luces de cruce, carretera y antinieblas de LED, el Pack Mini Excitement con luces interiores de LED configurables y de cortesía, llave manos libres, llantas de 18 pulgadas o llave manos libres como equipamiento más destacado. En el apartado de seguridad es de serie el asistente de frenada de emergencia con control de distancia de seguridad que podemos completar con el control de crucero adaptativo y asistente de peatones por 420 € y 600 € respetivamente. El recomendable navegador profesional con pantalla y mando central táctil está incluido en el Pack Wired (2.000 €) que incluye el Mini Connect, teleservicios y carga inalámbrica de teléfonos en el apoyabrazos central. La lista de opcionales es realmente extensa pero echo en falta el asistente de control de carril y el de ángulo muerto, sistemas no disponibles. Nuestra unidad que equipa prácticamente todos los opcionales se acerca peligrosamente a los 50.000 €, pero por poco más de 34.000 € puedes acceder al Mini Countryman Cooper S automático, una cantidad razonable dado el carácter del coche y la calidad de construcción.


DESTACABLE


· Habitabilidad

· Comportamiento

· Calidad


MEJORABLE


· Consumo sensible al uso

· Carencias en equipamiento

· Peso


BALANCE

VALORACIÓN

Respuesta motor

8,0

Cambio

9,0

Maniobrabilidad urbana

7,5

Comportamiento en carretera

8,0

Estabilidad en curva

9,0

Confort

8,0

Frenos

8,5

Habitabilidad

8,5

Maletero

8,0

Equipamiento

7,5

Nota media:

8,2


FICHA TÉCNICA


MOTOR


Disposición mecánica y nº de cilindros: Transversal delantero, 4 cilindros en línea

Combustible: Gasolina SP95

Cilindrada: 1998 cm3, (82 x 94,6 mm)

Relación de compresión: 11:1

Alimentación: Inyección directa con turbocompresor e intercooler

Potencia: 192 CV entre 5.000 y 6.000 rpm

Pár máximo: 280 Nm entre 1.350 y 4.600 rpm


TRANSMISIÓN


Tracción: Delantera

Caja de cambios: Automática con convertidor de par de 8 relaciones


BASTIDOR


Suspensión delantera: Independiente tipo MacPherson

Estabilizadora delantera: Si

Suspensión trasera: Tipo paralelogramo deformable

Estabilizadora trasera: Si

Neumáticos: 225/45 R19

Frenos delanteros: Discos ventilados

Frenos traseros: Discos macizos

Diámetro de giro (entre paredes): 11,4 m

Vueltas de volante: 2,5

Capacidad depósito de combustible: 51 litros

Peso en orden de marcha: 1.535 kg


CARROCERÍA


Longitud / Anchura / Altura: 4.299 / 1822 / 1557 mm

Distancia entre ejes: 2.670 mm

Maletero: 450 Litros

Nº plazas: 5


RENDIMIENTOS OFICIALES


Aceleración 0-100 km/h: 7,4 seg.

Velocidad máxima: 225 km/h


CONSUMOS OFICIALES


Extraurbano: 5,2 l/ 100 km

Urbano: 7,4 l/ 100 km

Mixto: 6 l/ 100 km

Emisiones CO2: 152 g/km


Precio de la unidad probada: 49.798 €