Prueba a fondo del Hyundai i10 1.2 AT Tecno Plus: Urbanita con ambiciones / Portalcoches

Por Francisco Javier López , 28/02/2017

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Novedades Salón Ginebra 2017
comparte:



Servicios

Zona Hyundai
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona i 10
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

Prueba a fondo del Hyundai i10 1.2 AT Tecno Plus: Urbanita con ambiciones / Portalcoches
Destacable opción en el segmento A. Una relación calidad, precio, equipamiento que hace sudar a sus rivales, y motorizaciones que aumentan su versatilidad.




Hace ya casi dos décadas que Hyundai se introdujo en el segmento A europeo. Fue en 1999 con el Atos, pero fue con la llegada del primer el i10cuando Hyundai se hizo con un gran hueco en el mercado. En los últimos 17años, Hyundai ha vendido más de 1 millón decoches del segmento A, y con esta nueva generación del i10, puede seguir a la cabeza del pelotón en este segmento gracias a su buena adaptación a las demandas del mercado.


El pasado mes de noviembre, Hyundai nos presentó las novedades de la tercera generación del i10, su pequeño urbano. Ya entonces quedamos gratamente sorprendidos y eso pese a que sus cambios exteriores son leves, aunque acertados y resultones.



En el frontal nos encontramos con una nueva parrilla delantera en forma de cascada, un nuevo diseño en su parachoques y las nuevas luces LED diurnas en los extremos de la parrilla. En la zaga un nuevo parachoques, unos pilotos traseros cuyas formas se estilizan, una nueva banda en negro y nuevas luces antiniebla redondas. Pequeños detalles que mantienen y mejoran su espíritu juvenil, conservando una aerodinámica que propicia la reducción de ruidos y el ahorro de combustible.


Hyundai i10: Un interior que sorprende por su habitabilidad


El Hyundai i10 ha sido diseñado de un modo que le hace extremadamente funcional sin perder de vista su atractivo. Dispone unas puertas altas que nos permiten una entrada muy cómoda y fácil tanto en las butacas delanteras como en el asiento trasero. Una vez en su colorido interior, disponible en cuatro combinaciones, el i10 te transmite una sensación de amplitud que no esperas dadas las dimensiones de un vehículo del segmento A. Su superficie acristalada es muy grande y te ofrece una gran visibilidad. Con un habitáculo muy luminoso, una estética agradable con la tapicería en dos tonos a juego con el salpicadero bicolor y una calidad de materiales y de ensamblaje superior a lo que esperas en este segmento.


A los mandos del i10 rápido te encuentras cómodo. Con una posición de conducción ligeramente más alta de lo habitual, unas butacas con un buen mullido y un volante de cuero de agradable tacto. Con una lista de botones en su volante, once en nuestra unidad, bien posicionados para el uso del teléfono, audio y funciones del display. Con el volante sin ajuste en profundidad, algo que siempre se agradece pero que en el segmento A es menos necesario. Tras él, un cuadro de relojes compuesto por un cuentarrevoluciones, velocímetro, indicador de temperatura del aceite, medidor de combustible y un display monocromo con información de consumos, autonomía, temperatura y distancia a recorrer hasta la próxima revisión.



El parabrisas y los listones delanteros permiten al conductor disponer de una visión muy amplia, ideal para esos giros con menor visibilidad y para conducir en las estrecheces de la urbe. Algo a lo que también contribuyen sus grandes retrovisores eléctricos, dándonos una estupenda vista lateral.


La unidad probada es la versión Tecno Plus y su consola central cuenta en la parte superior con la pantalla táctil de 7” que incluye el manejo de la radio, el equipo Media, el teléfono y el sistema de navegación. Todo se usa de un modo sencillo e intuitivo, con una respuesta al tacto muy fluida y con los servicios Android auto y Carplay para Apple, lo cual te permite el uso de ciertas aplicaciones de tu Smartphone en su pantalla táctil. También dispone de TomTom Service Live para ver el estado del tráfico, el tiempo, puntos de interés o radares en aquellos países que lo permitan.


Todo ello para seguir liderando su segmento en relación al equipamiento, ya que incluye funciones propias de segmentos superiores. En su versión más lujosa dispone por ejemplo de llave inteligente con botón de arranque y detector de proximidad, techo solar practicable, control de arranque en pendientes, sensor de aparcamiento trasero, control de crucero en el volante con limitador ajustable de velocidad, señal de frenada de emergencia ESS, sistema de alerta de cambio involuntario de carril o sistema de aviso de colisión frontal.


Bajo el equipo multimedia tienes el climatizador automático con un display monocromo, aunque no es bizona. Bajo él dispones de una entrada auxiliar, una de USB y toma de 12V. También contamos con un útil espacio portaobjetos, tras el cual se sitúa la palanca de cambios y tras esta un práctico espacio posavasos. En este sentido, el i10 dispone de espacios suficientes, puesto que también en los paneles de sus puertas disponemos de amplios espacios guarda objetos.


Homologado para cinco plazas, el asiento posterior es realmente confortable para dos ocupantes, inclusive admite un tercer pasajero de pequeño tamaño para una plaza central que en el segmento A siempre ha sido incómoda. Cabe reseñar que sus plazas traseras poseen un buen espacio para las piernas y que el i10 cuenta con tres reposacabezas individuales y ajustables. Detrás el espacio útil para la cabeza es de los más generosos en el segmento gracias a sus líneas en la zaga.



El i10 dispone de un maletero más que aceptable en su categoría, con 252litros de capacidad con los asientos traseros alzados y 1.046litros con los asientos abatidos 60/40, pero en este caso no conseguimos un suelo de carga plano y nos encontramos con un escalón en su superficie, siendo levemente más incómodo y menos práctico a la hora de cargar. Bajo su suelo dispone de la rueda de recambio.


Hyundai i10: No solo para la ciudad


El pequeño coreano se ofrece con dos motorizaciones de gasolina de tracción delantera, el propulsor 1.0 MPi de 3 cilindros y 66 CV y el 1.2 MPi de 4 cilindros y 87 CV. Este último con la posibilidad de optar por la transmisión manual de 5 velocidades o la automática de 4 velocidades.


El i10 tiene tras de sí un duro trabajo que se aprecia en todos sus aspectos; en general su comportamiento hace que sientas que conduces un coche de un segmento mayor, proporcionándote una conducción muy confortable y con una grata sensación.


En esta ocasión hemos rodado cerca de 2.000 km con la versión 1.2 automática, de 87 CV a 6.000 rpm y 121 Nm a 4.000 rpm, que te ofrece una velocidad máxima de 166 km/h y una aceleración de 0 a 100 en 13,8 seg. Con un consumo homologado combinado de 5,9 l/100km pero que en nuestra prueba se ha fijado en 6,5 l/100km, eso sí, sin darle un respiro y por tanto una diferencia comprensible. Un motor que transmite una gran suavidad, con una buena respuesta para moverse con soltura en la ciudad y con niveles de ruido más bajos de lo esperado a bajas vueltas. En el primer semáforo que me crucé, el i10 parecía estar apagado por las bajas vibraciones y el escaso ruido de su propulsor. Un gran resultado gracias al trabajo realizado en sus paneles insonorizantes, los soportes del motor, la estanqueidad de su habitáculo y su aerodinámica.



Su transmisión automática hacen que la conducción en ciudad del i10 sea algo menos cansada y monótona, por lo que si piensas en él para un uso urbano, esta es la mejor opción, suave y con buena respuesta. Pero el disponer solo de 4 marchas ocasiona que su consumo sea más alto de lo esperado principalmente fuera de la ciudad, que sus aceleraciones no sean brillantes y que cuando le demandamos más pisando el acelerador, su funcionamiento no sea tan suave dada la relación de cambio.


Pese a ello el i10 mira más allá, no se conforma con las ciudades y nos invita a salir de ellas sin demasiados complejos. Nada más sentarte en su butaca te percatas de que su comodidad da de sí lo suficiente para no anclarte en la metrópoli, aunque es cierto que es en ella donde salen a la superficie sus mejores virtudes. Sus 87 CV pueden parecer escasos para largos viajes, pero en la carretera sorprende su aplomo y si no pretendemos cargarlo como si de un monovolumen se tratase podremos mantener velocidades de crucero respetables. Eso sí, con una penalización en su consumo y sin pretender mantener ciertas velocidades en los repechos más acusados, en los cuales su transmisión baja incluso 2 marchas y te acuerdas de la inexistente 5ª para que su relación de cambio sea más progresiva y más escalonada, siendo esta la única situación que provoca que el ruido del motor se deje notar bastante en su interior.


Uno de los puntos fuertes del i10 es su sistema de frenado, en el que destacan unos discos ventilados de 252 mm en la parte delantera y 234 mm en la parte trasera, de muy buen tacto y que hacen que lo pares en un espacio muy corto.


Su suspensión te trata bien en la ciudad y filtra bien los baches del asfalto urbano y las incomodas bandas sonoras, sin ser seco en sus reacciones, lo que cabe esperar de un urbanita. Pero la sorpresa viene cuando abandonas la ciudad. Su suspensión se comporta de un modo firme, sin balanceos, logrando que sientas el asfalto, con una gran precisión y una buena suavidad de marcha. A la par que la dirección encuentra un buen equilibrio para ambos ámbitos, suave pero no en exceso, con un buen tacto y nivel de asistencia.


Hyundai i10: Una gran opción


El i10 es un pequeño gran coche, más espacioso de lo habitual en su segmento, con un diseño atractivo, una buena calidad, un gran comportamiento en su ambiente y fuera de este una conducta por encima de lo esperado. Con dos motorizaciones que son suficientes para que el usuario encuentre lo más adecuado a sus necesidades. Un urbano muy equilibrado con un equipamiento propio de segmentos superiores y que no te limita a la ciudad.


DESTACABLE


· Equilibrio Confort-Dinamismo

· Habitabilidad

· Equipamiento


MEJORABLE


· Consumo

· Autonomía

· Transmisión


VALORACIONES


· Respuesta motor 7,0

· Cambio 7,0

· Maniobrabilidad urbana 9,0

· Comportamiento en carretera 7,0

· Estabilidad en curva 7,5

· Confort 7,5

· Frenos 8,0

· Habitabilidad 8,0

· Maletero 7,5

· Equipamiento 8,5

· Nota media 7,7


FICHA TÉCNICA Hyundai i10 1.2 AT Tecno Plus


MOTOR


Cilindrada: 1.248 cc

Potencia: 87 CV a 6.000 rpm

Par máximo: 121 Nm a 4.000 rpm


TRANSMISIÓN


Tracción: Delantera

Caja de cambios: Automático 4 velocidades


BASTIDOR


Suspensión delantera: Tipo McPherson / Resorte helicoidal

Estabilizadora: SI

Suspensión trasera: Rueda tirada con elemento torsional / Resorte helicoidal

Estabilizadora: NO

Neumáticos: 175/65 R14

Frenos delanteros: Discos 252 mm

Frenos traseros: Discos 234 mm

Capacidad depósito combustible: 40 litros

Peso en orden de marcha: 1.036 kg


CARROCERÍA


Longitud / Anchura / Altura: 3,66 / 1,66 / 1,50 m

Distancia ejes: 2,38 m

Maletero: 252 litros

Nº plazas: 5 plazas


RENDIMIENTOS OFICIALES


Aceleración 0-100 km/h: 13,8 seg.

Velocidad máxima: 166 km/h


CONSUMOS OFICIALES


Extraurbano: 5,1 l/ 100 km

Urbano:7,5 l/ 100 km

Mixto:5,9 l/ 100 km

Emisiones CO2:139 g/km