Prueba a fondo Alfa Romeo Giulia Super 2.2D: Belleza y pasión en forma de berlina

Por Gonzalo Recio , 04/07/2017

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Alfa Romeo
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.

Últimas Noticias

Prueba a fondo Alfa Romeo Giulia Super 2.2D: Belleza y pasión en forma de berlina
Diseñado para los conductores más exigentes y para aquellos que echaban de menos el espíritu Alfa Romeo, este Giulia exhibe un increíble comportamiento además de un diseño que enamora.




La expectación que ha generado este Alfa Romeo Giulia no es habitual, pero que una marca diseñe un modelo con la única consigna de buscar emociones al conductor tampoco. Y fue a peor una vez fueron filtrando datos técnicos: vuelta a la propulsión trasera, suspensiones elaboradas y con una puesta a punto enfocada a la eficacia en carretera virada, diseño típicamente italiano... En definitiva, un coche de los que generan interés al leer sus especificaciones, deseo al verlo y adicción al probarlo. Y esto es sólo el principio.


En la redacción eran conscientes de mis ganas de probar a fondo el Giulia y por ello en cuanto hemos tenido oportunidad de "secuestrar" una unidad unos días, el honor de probarlo ha sido mío. He de decir que tenía miedo a la decepción por las grandes expectativas creadas pero te adelanto que las ha superado, y con creces.


Alfa Romeo Giulia Super 2.2D: Carácter italiano en el diseño exterior



Este Giulia se merece un apartado exclusivo dedicado al excelente trabajo en el diseño, y es que no tiene un ángulo descuidado; lo mires por donde lo mires aprecias el esfuerzo realizado en la labor de los diseñadores italianos. Es cierto que guarda similitudes con su mayor rival, el BMW serie 3, como el capó largo, habitáculo desplazado hacia detrás o cortos voladizos; pero tiene ese "algo" que solo los italianos saben darle a sus modelos.


Como muestra diré que en apenas cinco días de pruebas este Alfa Romeo Giulia ha generado más miradas que el pequeño Mazda MX-5 RF con el que compartía aparcamiento en la redacción, en especial con los más alfistas ya que no han sido pocos los dueños de modelos Alfa Romeo que han preguntado por este Giulia.


Alfa Romeo Giulia Super 2.2D: Motor turbodiésel voluntarioso y prestacional



La gama del Alfa Romeo Giulia se ha completado a principios de año con la suma de dos motores que completan así una gama con mayor predominancia en motores Diesel. Este bloque de 2.143 cm3 se escalona en cuatro potencias que van desde los 136 CV del más modesto hasta los 210 CV del modelo Veloce, pasando por dos versiones intermedias de 150 CV y 180 CV, siendo esta última la que ocupa la prueba de hoy. En gasolina un bloque de 2 litros de cilindrada turboalimentado con 200 CV o con los 280 CV del Veloce. Los Giulia equipados con este paquete deportivo siempre van asociados a la excelente caja automática de 8 velocidades de convertidor de par y a la tracción total Q4. Esta caja automática es de serie, también en el motor de gasolina más modesto y opcional en los turbodiésel de 150 y 180 CV.


En nuestra unidad de pruebas la combinación mecánica esta formada por el motor Diesel de 180 CV y caja automática, cambio que se postula como complemento perfecto para este motor por su suavidad en conducción diaria y la rapidez con la que ejecuta los cambios de marcha si usamos el modo secuencial con las enormes levas tras el volante que, además, van fijas ancladas a la columna de dirección. El motor cubica 2.143 centímetros cúbicos (por lo que no es un 2.2, si no un 2.1) cuenta con 4 cilindros en línea en posición longitudinal, alimentado por inyección por raíl común y turboalimentado con un turbocompresor de geometría variable. Sus cifras de potencia y par son de 180 CV a 3.750 rpm y 450 Nm de par a 1.750 rpm, siendo la más llamativa la referente al par máximo que explica la contundencia con la que acelera a partir de esa cifra de revoluciones, permitiendo acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 7,1 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 230 km/h. Nosotros hemos medido una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos, por lo que cumple con nota en este apartado; pero lo realmente sorprendente es como recupera. Y es que, 4,6 segundos con D engranada en pasar de 80 a 120 km/h es impresionante, y si decidimos adelantar en modo manual tardaremos en 4ª 4,7 s, en 5ª 4,7 s (en esta marcha se empieza la maniobra en la zona de par máximo), 5,9 s en 6ª velocidad e incluso en 7ª marcha lograremos solventar con solvencia la maniobra en 8,2 segundos. Cifras excelentes.



En el apartado de consumo se refleja su filosofía rutera con consumos excelentes en carretera y, sobre todo, en autopista; con medias a 120 km/h de crucero en torno a los 5 litros cada 100 km, ayudado por el modo vela del cambio automático. Las medias homologadas son: 5,3/3,5/4,2 litros cada 100 km en recorrido urbano, extraurbano y mixto respectivamente, pero la media que hemos obtenido ha sido de 6,5 l/100 km. Es una cifra buena dadas las prestaciones y dinamismo mostrado por el bloque turbodiésel. En ciudad el consumo se mantiene en números razonables, unos 8 litros a los 100 km, gracias en parte al sistema Start&Stop.


El contrapunto a todas las ventajas del motor 2.2 lo pone el apartado de sonoridad y vibraciones. El mayor pero lo encuentro en las exageradas vibraciones que acompañan al funcionamiento del Start&Stop, sacudiendo la carrocería del Giulia de manera visible, y, en menor medida; a la sonoridad del motor Diesel. Bien es cierto que el aislamiento acústico en el interior del coche está muy conseguido y pasa bastante desapercibido, pero si bajamos alguna ventanilla descubriremos el sonido desagradable, y de un volumen más alto que la media, que proviene del vano motor. Esto no empaña el buen hacer del motor, pero sorprende debido al precio del modelo y posicionamiento en su segmento.


Alfa Romeo Giulia Super 2.2D: Sobresaliente cambio automático de 8 velocidades



Como pareja perfecta contamos con la caja automática de tipo convertidor de par y 8 relaciones de la que sólo puedo hablar bien por el perfecto escalado de las velocidades, por la perfecta adaptabilidad en D y por lo bien que conjuga suavidad, cuando circulamos en el modo A del selector de modos de conducción al que Alfa Romeo denomina DNA, con una rapidez que, si bien no llega a la instantaneidad de los cambios de doble embrague, está muy cerca; incluyendo una sacudida al subir de marcha con gas a fondo que te anima a seguir acelerando. Además en el modo A se activa el modo vela a la más mínima oportunidad en busca del consumo más bajo posible, engranando punto muerto cuando apenas rocemos el pedal del acelerador y levantemos el pie y no queramos bajar de velocidad. En los modos N y D del DNA el modo vela está desactivado y se aprecia perfectamente la diferencia en la velocidad que tarda en cambiar de marcha y a las revoluciones a las que se produce el cambio, siendo más rápido y a mayor régimen en Dynamic. Si queremos tener control total sólo tenemos que mover la palanca hacia la izquierda donde se sitúa el carril para cambiar manualmente de la manera correcta, esto es empujando para reducir y tirando hacia detrás para subir de marcha. Adicionalmente tenemos unas enormes levas fijas, ancladas a la columna de dirección, de un tacto perfecto que pueden ser de aluminio opcionalmente y que suponen un aliado perfecto cuando circulamos de manera dinámica. Además en el modo D del DNA no sube de marcha al llegar al corte de inyección y es más obediente en reducciones que cambios automáticos de la competencia.


Alfa Romeo Giulia Super 2.2D: Comportamiento de auténtico deportivo



Y así es, tal como reza el título este Alfa Romeo Giulia tiene un comportamiento dinámico increíble y no es para menos, ya que según Alfa Romeo primero diseñaron la versión deportiva Quadrifoglio Verde para después ir adecuando tarados de suspensión y motores para el resto de la gama. Y se nota, ¡vaya que si se nota! Empezando por las suspensiones de paralelogramo deformable que mantienen al Guilia siempre lo más pegado al suelo y con las ruedas en contacto en todo momento con él, pasando por una dirección rapidísima que transmite perfectamente lo que ocurre en el tren delantero y terminando por unos frenos con una asistencia muy bien tarada, gran mordiente y mucha resistencia a la fatiga. Pero no sólo eso, el reparto de pesos casi perfecto hace que este coche sólo obedezca nuestras órdenes, siendo neutro de reacciones aún circulando mucho más rápido de lo que se debería; y únicamente cuando nos acercamos al límite y abramos gas en apoyo nos dará muestras de lo que sería capaz de no ser por una electrónica que capa al instante “la deslizada”, no pudiendo en ningún caso desconectar los controles de estabilidad.


Este comportamiento se puede variar ligeramente con el selector de modos de conducción DNA, el cual afecta a dirección, motor, caja de cambios y control de tracción. En el modo más deportivo gozaremos de una respuesta al acelerador muy ágil para ser un motor Diesel, una dirección más firme, una caja de cambios más rápida y un control de tracción desconectado. Existe la posibilidad de equipar a este Giulia con una suspensión regulable y un pack deportivo con diferencial autoblocante y frenos mejorados, el cual no recomiendo ya que de serie va perfecto.


Pero por si no fuera poco, el Giulia es cómodo en general, las suspensiones absorben las irregularidades del asfalto sin tacha y no sacuden en exceso la carrocería. Es cierto que las suspensiones tienen poco recorrido y el tarado es firme, pero es sorprendentemente confortable y silencioso.



Alfa Romeo Giulia Super 2.2D: Habitáculo vistoso para cuatro ocupantes


El habitáculo es igual de vistoso, o más, que el exterior, pero voy a empezar por lo mejor: la postura de conducción. Un asiento que se sitúa muy bajo que permite llevar muy estiradas las piernas, un volante con mucha regulación y prácticamente vertical y un salpicadero orientado hacia el conductor hacen que te sientas el protagonista. Cómoda y deportiva es dicha postura siendo de las mejores que he podido probar. En el resto de plazas hay espacio de sobra para 4 ocupantes, ya que el central trasero tiene que adecuarse a un túnel central muy voluminoso y a un respaldo más duro que el resto, pero con un pequeño problema debido al diseño del coche: la accesibilidad. Es un coche muy bajo en el que "te tiras" para entrar en él, y dicho problema se acentúa en las plazas traseras por la forma de la puerta. El maletero tiene una capacidad de 480 litros, en la media, cuenta con un kit reparapinchazos y la batería en el lateral derecho pero no cuenta con respaldos traseros abatibles, siendo una opción que cuesta 250€ pero, eso si, en proporción 40:20:40. Completa la modularidad un cofre central espacioso, bolsas en las puertas, guantera de tamaño reducido y el práctico hueco bajo la ruleta de luces en la parte izquierda del salpicadero, muy útil para el mando del garaje o teléfono móvil.



La calidad general es buena, no hay peros a los materiales empleados en todo el coche, abundando los plásticos blandos y un cuero de excelente calidad en los asientos. Además los botones y mandos tienen buen tacto y no se aprecian grillos en marcha. Pero una vez dicho esto, cierto es que tiene detalles menos pulidos como unos ajustes en algunos puntos no tan conseguidos, tolerancias mayores que en el trío alemán (A4, serie 3, Clase C) y funcionamiento de mandos, como el de los intermitentes, que es menos intuitivo.


Alfa Romeo Giulia Super 2.2D: Equipamiento y precio


Éste es el apartado en el que peor nota obtiene el Giulia, con un equipamiento algo escaso para el precio de partida. Tiene solución en la carta de opciones, en la que hay prácticamente de todo y que permite configurar un Giulia a medida tanto por equipamiento, como por personalización. Este acabado intermedio Super trae consigo más equipamiento de seguridad como asistente de luces largas, sensores aparcamiento delanteros o avisador de ángulo muerto. Asistente de frenada FCW también es de serie, así como el navegador. Pero se echan en falta unos faros de xenón, hay 2 opciones en función de la potencia y si son direccionables o que la llave sea manos libres de serie, no como opción. En su defensa todos los opcionales funcionan correctamente, mención para el sistema de audio Harman&Kardon con un sonido estupendo, y los precios son asumibles.


El Giulia Super 2.2D con este motor de 180 CV y caja automática parte de 42.000€, si bien nuestra unidad de prensa con multitud de opcionales cuesta según configurador 49.986€, un precio alto pero que juega las bazas de un comportamiento intachable y un diseño diferenciador.


DESTACABLE


· Motor prestacional

· Comportamiento excelente

· Postura de conducción


MEJORABLE


· Rumorosidad y vibraciones de motor

· Equipamiento de serie

· Capacidad escasa del depósito combustible


BALANCE

VALORACIÓN

Respuesta motor

9,0

Cambio

9,0

Maniobrabilidad urbana

7,5

Comportamiento en carretera

10

Estabilidad en curva

10

Confort

9,0

Frenos

9,0

Habitabilidad

7,5

Maletero

7,5

Equipamiento

6,5

NOTA MEDIA:

8,5


FICHA TÉCNICA: Alfa Romeo Giulia Super 2.2D Automático


MOTOR


Disposición mecánica y nº de cilindros: Longitudinal delantero, 4 cilindros en línea

Combustible: Diesel

Cilindrada: 2.143 cm3, (83 x 99 mm)

Alimentación: Inyección directa por raíl común con turbocompresor

Relación de compresión: 15,5:1

Potencia: 180 CV a 3.750 rpm

Pár máximo: 450Nm a 1.750 rpm


TRANSMISIÓN


Tracción: Trasera

Caja de cambios: Automática con convertidor de par de 8 relaciones


BASTIDOR


Suspensión delantera: Independiente tipo paralelogramo deformable

Estabilizadora delantera: Si

Suspensión trasera: Independiente tipo paralelogramo deformable

Estabilizadora trasera: Si

Neumáticos: 225/45 R18 W delante, 255/40 R18 W detrás

Frenos delanteros: Discos ventilados (305 mm)

Frenos traseros: Discos macizos (292 mm)

Vueltas de volante: 2,3

Capacidad depósito de combustible: 52 litros

Peso en orden de marcha: 1.449 kg


CARROCERÍA


Longitud / Anchura / Altura: 4.643 / 1860 / 1436 mm

Distancia entre ejes: 2.820 mm

Maletero: 480 Sin rueda de repuesto, equipa neumáticos Run-flat

Nº plazas: 5


RENDIMIENTOS OFICIALES


Aceleración 0-100 km/h: 7,1 seg.

Velocidad máxima: 230 km/h


CONSUMOS OFICIALES


Extraurbano: 3,5 l/ 100 km

Urbano: 5,3 l/ 100 km

Mixto: 4,2 l/ 100 km


Emisiones CO2: 109 g/km