Probamos el nuevo Mazda CX-5: Calidad premium

Por Fede Asensio , 25/05/2017

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

comparte:



Servicios

Zona Mazda
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona CX5
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

Probamos el nuevo Mazda CX-5: Calidad premium
Mazda ha renovado su modelo estrella, el CX-5, que en esta segunda generación muestra un salto de calidad en todos los apartados que le convertirán de nuevo en una de las referencias de su categoría.




Si bien había sido presentado con anterioridad en el Salón de los Ángeles, en el pasado Salón de Ginebra pudimos descubrir el nuevo Mazda CX-5, la segunda generación del SUV de éxito de la marca, que nació comercialmente en 2012. Un coche que ha empujado el incremento continuado de las ventas de Mazda en los últimos años, y que también ha ido aumentando sus ventas desde su lanzamiento. En España, desde las 1.250 unidades vendidas en 2012, ha pasado a las 6.607 matriculadas en pasado año. El Mazda CX-5 supone el 25 por ciento de las ventas de la marca a nivel mundial, una proporción que en España se incrementa hasta el 40 por ciento.



Mazda CX-5: Alma en movimiento

Mazda tiene el reto para esta nueva generación de mejorar un producto de éxito, utilizando la misma plataforma, que no varía su batalla aunque es ligeramente más ancho de ejes -la nueva plataforma modular de la marca la estrenará el nuevo Mazda3 a finales de 2018-. Así, como carta de presentación ofrece un nuevo diseño interior y exterior.


El nuevo Mazda CX-5 ha crecido solo 1 cm en longitud (4,55 m), pero es 3,5 cm más bajo. Así, sobre unas proporciones más equilibradas, su imagen ofrece una importante evolución respecto a su antecesor, en uno de los puntos más criticados. Bajo la filosofía del diseño KODO (alma en movimiento) sigue las pautas de creación de Mazda, en la que el primer paso es el trabajo de su grupo de escultores, que plasman en arcilla la filosofía que inspira el modelo para trabajar posteriormente en su diseño.


En el nuevo Mazda CX-5 se han minimizado las líneas de su perfil y reducido las transiciones entre superficies para dotarle de una imagen más robusta y dinámica. El frontal dispone de una parrilla más ancha, rematada en cromado satinado, con grupos ópticos con LED más afinados y nuevos faros antiniebla, para darle un aspecto más sólido.


El nuevo CX-5 mejora su coeficiente aerodinámico en un 6 por ciento, contando con una calandra activa y unas formas que optimizan el flujo del aire.



Mazda CX-5: Calidad de materiales y acabados en su interior

El interior, mantiene un tono sofisticado y discreto a la vez, sobre un diseño minimalista, con los mandos principales dirigidos hacia el conductor para su óptimo acceso. Sobre un salpicadero con nuevas formas, la instrumentación mantiene las tres esferas clásicas de la marca, combinando la información analógica y digital, disponiendo de una nueva pantalla flotante de 7 pulgadas.


Los materiales y la percepción visual muestran un importante salto de calidad. El tacto de todos los mandos es excelente, con unos ajustes y acabados sobresalientes, con diferentes terminaciones y combinaciones en guarnecidos de salpicadero y puertas, además de tapicerías (en tela, cuero negro y blanco). Los asientos delanteros muestran también su evolución, ofreciendo un mejor confort, con nuevos apoyos lumbares a la vez que una mejor sujeción. Los traseros ahora son reclinables y ofrecen un estudiado mullido; el espacio de acceso que dejan las puertas posteriores es algo estrecho aunque la altura facilite su acceso.


Mantiene invariable las cotas de habitabilidad, destacadas en todas sus mediciones, con gran holgura en anchura y un espacio longitudinal generoso, con amplio espacio para las rodillas de los pasajeros. La posición de conducción es elevada, pero con la regulación vertical del asiento se puede disponer la banqueta con la configuración de una berlina respecto a volante y pedales, en un equilibrio óptimo con el resto de regulaciones. La ancha consola central ha elevado su altura (6 cm en los modelos automáticos y 4 cm en los manuales), lo que coloca el pomo del cambio más a mano, lo mismo que el mando giratorio de control de funciones.


Muchos huecos y bien diseñados para dejar objetos repartidos por el habitáculo y la última tecnología en conectividad: Permite mediante un smartphone, acceso en tiempo real y a través de la pantalla a los servicios de información y entretenimiento móviles de Aha™[1], ofreciendo diversas aplicaciones desarrolladas por la marca.


La capacidad de carga del maletero aumenta ligeramente hasta los 506 litros y también hay ahora mayor volumen bajo el suelo para almacenar objetos (de 10 a 30 litros). El respaldo de los asientos traseros es abatible en tres mitades (40:20:40). También es novedad en esta segunda generación del CX-5 la posibilidad de disponer de portón trasero de apertura eléctrica -de serie en el acabado Zenith-, que se puede activar incluso desde el mando a distancia y definir el grado de apertura.



Mazda CX-5: Calidad de rodadura

La filosofía de marca con los patrones que sigue Mazda para el desarrollo de sus coches se plasma igualmente a la hora de conducir el CX-5. Aquí habla de la fusión
Jinba Ittai entre el conductor y su vehículo.


Mazda ha realizado un gran esfuerzo en varios apartados para lograr el mejor compromiso entre confort y comportamiento. Con una carrocería que ofrece una rigidez torsional un 15% superior a la de su antecesor, ha reducido al máximo la rumorosidad en el habitáculo. Un trabajo que ha dado sus frutos, pues llama realmente la atención el silencio de marcha en el CX-5, comparable a berlinas de alto copete. Para ello se han filtrado de una manera ostensible los ruidos aerodinámicos y de rodadura.


Dispone de un nuevo sistema de frenos regenerativo y una suspensión evolucionada sobre la arquitectura del anterior CX-5, independiente delante y multibrazo detrás, que se plasma en un comportamiento aún mejor que en el modelo anterior, que ya destacaba en este apartado, mejorando su calidad de rodadura. Para ello también se ha reforzado con novedades en la carrocería SKYACTIV-Body, el chasis SKYACTIV-Chassis y la tecnología SKYACTIV-VEHICLE DYNAMICS, con la adopción del G-Vectoring Control (GVC), la primera de las tecnologías SKYACTIV-VEHICLE DYNAMICS, que hace que al negociar las curvas, el mayor par se concentre en la rueda exterior de tracción.



Mazda CX-5: Motor de cilindros desconectables

Los motores han sido revisados para mejorar su respuesta y reducir sus consumos y emisiones, mejorando la combustión y reduciendo la fricción, lo que acompaña con un funcionamiento más refinado, estrenando un nuevo bloque gasolina de 2,5 litros y cilindros desconectables. La oferta se compone de dos variantes turbodiésel 2.2 l. SKYACTIV-D y en gasolina del motor de inyección directa 2.0 l. SKYACTIV-G y del 2.5 l. SKYACTIV-G1+, todos adaptados a la norma Euro 6. Todos van asociados a un cambio manual SKYACTIV-MT de 6 relaciones y opcionalmente a la transmisión automática SKYACTIV Drive (excepto el 2 litros de 165 CV), también de 6 velocidades.


Pueden montar tracción delantera u opcionalmente el sistema de tracción total i-ACTIV de última generación de Mazda, que es de serie con el motor 2.5 SKYACTIV. Éste es el más potente, con 194 CV y 258 Nm a 4.000 rpm, que incorpora la nueva tecnología de desactivación de cilindros que apaga dos de los cuatro cilindros cuando la exigencia es baja, lo que se produce de manera imperceptible para el conductor. Acelera de 0 a 100 km/h en 9,2 seg, con una velocidad máxima de 195 km/h y un consumo medio de 7,1 l/100 km (162 g/km).


El motor 2.0 SKYACTIV se articula en dos escalones de potencia, 165 CV y 210 Nm a 4.000 rpm (2WD) o 160 CV 208 Nm a 4.000 rpm (4WD). Para el primero Mazda anuncia una velocidad punta de 198 km/h, con una aceleración de 0 a 100 km/h de 10,9 seg con un consumo medio de 6,8 l/100 km (159 g/km). La variante de 165 CV cede ligeramente frente al crono respecto a la de 160 CV, sin embargo su consumo medio es dos décimas más bajo.


La unidad de gasolina que hemos podido probar en la presentación, era precisamente esta variante, dotada de cambio automático y que la marca espera se convierta poco a poco en la más demandada siguiendo la tendencia del mercado en el mixes de ventas entre Diesel y gasolina.


Un motor que sigue su evolución y que comenzó siendo un bloque anodino en otros modelos de la marca, y que se ha convertido en un propulsor de referencia. Atmosférico, ofrece una respuesta inmediata a cualquier régimen, con un tacto suave y progresivo, ofreciendo un consumo moderado para unas prestaciones notables. El cambio automático de variador continuo SKYACTIV Drive, es rápido y preciso, pudiendo ser manejado desde la palanca o con levas en el volante.


Los motores SKYACTIV-D se benefician de tres tecnologías innovadoras: High-Precision DE Boost Control, Natural Sound Smoother y Natural Sound Frequency Control, que han ayudado a una mejor respuesta del motor y un funcionamiento más silencioso, además de un menor consumo.


Sobre el mismo bloque de 2,2 litros ofrece dos escalones de potencia: 150 CV a 4.500 rpm con 380 Nm entre 1.800 – 2.600 rpm de par máximo, que de momento se espera siga siendo la versión más demandada. Y 175 CV a 4.500 rpm con 420 Nm a 2.000 rpm de par.


La versión de 150 CV (2WD) alcanza los 204 km/h, acelerando de 0 a 100 en 9,4 seg, con un consumo de 5 l (132 g/km) y 5,6 l/100 km con cambio automático. Mientras el más potente, siempre con tracción total, alcanza los 208 km/h, con una aceleración de 9 seg y un consumo medio de 5,4 l/100 km (5,8 aut).


Hemos podido conducir el motor Diesel más potente por un recorrido mixto con carreteras de curvas y autopista, mostrándose tan contundente como antes e igual de progresivo, pero con una respuesta más suave a la vez e inmediata, envuelta en un sonido agradable y poco audible, que apenas se hace notar en el interior.



Mazda CX-5: Más seguro

El nuevo Mazda CX-5 dispone de nuevas ayudas electrónicas para mejorar la seguridad en su conducción. Para ello el Control de crucero adaptativo (MRCC) con función Stop and Go (acabado Zenith con Pack Cuero y Pack Cruise) ha sido objeto de una puesta al día que le hace más efectivo.


Lo mismo que la cámara de visión delantera, lo que en conjunto permite ampliar las tecnologías de i-ACTIVSENSE de ayuda a la conducción con un nuevo Sistema de asistencia a la frenada en ciudad avanzado (SCBS avanzado) -de serie en toda la gama- e incorporar Reconocimiento de señales de tráfico (TSR) -acabados Evolution Pack Navegador y Zenith-.


Otros sistemas que incorpora el i-ACTIVSENSE -en acabados Evolution
y Zenith- son el Sistema de mantenimiento de carril (LAS), Sistema de alerta de cambio involuntario de carril (LDWS), Control de ángulo muerto avanzado (ABSM) con Alerta de tráfico trasera (RCTA) y Detector de fatiga (DAA).


También cuenta con nuevos faros led adaptativos (ALH) que adapta el haz de las luces largas para mantenerlas encendidas sin deslumbrar a otros coches. Las luces también disponen de un sistema de alumbrado específico en cortas hacia ambos lados de la carretera hasta 40 km/h o el modo autopista que levanta el eje de iluminación.



Mazda CX-5: Ya a la venta desde 24.100 euros

El nuevo Mazda CX-5 ya se ha puesto a la venta, excepto con la motorización más potente, el 2.5 SKYACTIV que llega en septiembre. Está disponible en tres acabados: ORIGIN, el más básico, EVOLUTION y ZENITH, estrenando un nuevo color rojo de carrocería (Soul Red Crystal), una evolución del que ya tenía pero con más intensidad y brillo.


El modelo de acceso a la gama es el CX5 Gasolina 2WD con cambio manual, 165 CV y acabado ORIGIN, con un precio desde 26.600 euros, al que se le aplica, como al resto de la gama, el descuento de lanzamiento de 2.000 euros. A este descuento, si se financia con la marca, Mazda ofrece un descuento adicional de 500 € y mantenimientos gratuitos los 5 primeros años. Y, si además, nos acogemos al sistema FlexiOpción, se suma el programa Seguridad Mazda 730 y 2-3 años de mantenimiento gratuito.



Mazda CX-5: Equipamiento


ORIGIN

G-Vectoring

Sistema de asistencia a la frenada en ciudad avanzado con detección de peatones (SCBS)

Asistente de arranque en cuesta (HHA)

Faros delanteros tipo LED + luces diurnas halógenas

Función Auto-Hold del freno en atascos

Climatizador bizona

Sistema MZD Connect con pantalla táctil 7”

Freno de mano eléctrico

Sensor de lluvia y luces

Cierre automático de puertas

Asientos traseros 40/20/40 reclinables 2 posiciones

Salidas de aire plazas traseras

Llantas de aleación 17”



EVOLUTION

Suma a ORIGIN:


Sist. asistencia a la frenada trasero (SCBS-R)

Sist. aviso de cambio de carril (LKA)

Sist. control de luces de largo alcance (HBC)

Faros Full LED del/tras. con función diurna

Sist. iluminación frontal adaptativa (AFLS)

Reconocimiento de señales de tráfico (Navegador)

Detector de ángulo muerto

Alerta de tráfico trasera

Detector de fatiga (DAA)

Head Up Display en color

Cámara de visión trasera

Sensores de parking delantero y trasero

Retrovisores con plegado automático



ZENITH

Suma a EVOLUTION:


Faros Smart Full LED adaptativos con matriz

12 ledes

Sistema de sonido Bose® + 10 altavoces

Navegador

Acceso inteligente sin llave

Portón trasero eléctrico

Llantas de aleación de 19"




Mazda CX-5: Precios


Gasolina

CX5 2.0 GE 165 CV 2WD MT Desde 26.600 euros

CX5 2.0 GE 160 CV AWD MT Desde 31.780 euros

CX5 2.5 GE 194 CV AWD AT Desde 38.775 euros


Diesel

CX5 2.2 DE 150 CV 2WD MT Desde 28.850 euros

CX5 2.2 DE 150 CV AWD MT Desde 31.930 euros

CX5 2.2 DE 175 CV AWD MT Desde 39.410 euros