Probamos el BMW X2. Fuera convencionalismos

Por Fede Asensio , 23/02/2018

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Novedades Salón Ginebra 2018
comparte:



Servicios

Zona BMW
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.

Últimas Noticias

Probamos el BMW X2. Fuera convencionalismos
La oferta SUV de BMW crece con una nueva variante, la más juvenil y transgresora, el X2. Ágil y divertido de conducir, pero con la polivalencia y practicidad que se exige en su categoría.


BMW no está al margen de la moda SUV. Todo lo contrario y, su amplia oferta actual, con la que ha abierto nuevos nichos, seguirá creciendo en los próximos meses. De hecho, actualmente, uno de cada tres BMW que se vende en el mundo es un X.



La primera de sus novedades es el X2, un SUV compacto, con el que entra en una categoría en la que BMW no estaba representada y que está creciendo entre las marcas premium en los últimos meses con rivales como el Audi Q2, el VW T-ROC o la nueva generación del Mini Countryman.


El siguiente en llegar será la nueva generación del X4, mientras para finales de 2018 lo hará el BMW X7, su SUV más grande y lujoso, desarrollado para el mercado americano y chino, pero también diseñado para alcanzar un hueco de este selecto club en Europa. En 2020 llegará su primer SUV totalmente eléctrico, un X3.



BMW X2: Dinámico y juvenil

El X1 se ha convertido en el modelo más vendido de la marca bávara, y el nuevo X2 debe pasar a respaldar su éxito, acaparando una cifra de ventas que le colocarán como uno de los tres modelos más demandados de la marca.


Para ello, BMW ha dotado al nuevo X2 con un diseño atrevido, juvenil y dinámico, sin convencionalismos. Utiliza la misma plataforma UKL2 que el X1, pero su carrocería es 8 cm más corta y 7 cm más baja, con una imagen más compacta y musculosa que se acentúa con un pilar trasero, en el que van insertados los logotipos de la marca, diseñado para dotarle de un carácter más coupé. Y que en sus formas hace un guiño a coupés clásicos de la marca, como los 2000 CS y 3.0 CSL.


En el frontal se le ha dado la vuelta a la colocación de los riñones clásicos, siendo más anchos por abajo y de los que se han separado los faros. Y la parte inferior toma formas hexagonales, con los faros antiniebla insertados.


La vista posterior refleja la nueva identidad de la marca BMW, con faros horizontales que ensanchan su imagen y doble escape simétrico.



BMW X2: Personalización interior

En el interior, desde el puesto de conducción, evolución sin ruptura al tradicionalismo de BMW en este apartado. No hay duda, se trata de un producto de la marca con su salpicadero en V, con los mandos principales orientados hacia el conductor, la instrumentación con sus dos esferas y una pantalla táctil flotante. Teclas recogidas con el mando giratorio del i-Drive controlando las principales funciones y el ajuste y acabados notable de los últimos productos de la marca. El cuadro de instrumentos lleva costuras de contraste y costuras decorativas de serie, lo mismo que la consola central.


La posición de conducción es elevada, pero la amplia regulación te permite colocar la banqueta en una posición óptima con los mandos y lejos del techo si te gusta más sentirte como en una berlina respecto al volante y la cintura de la puerta.


Es en el resto del habitáculo es donde muestra un estilo más desenfadado, con diversas opciones de personalización de tono más juvenil y dinámico. Aprovecha el espacio para ofrecer una buena habitabilidad en consonancia a su tamaño de carrocería, en línea con sus principales rivales. Las plazas traseras son desahogadas, con un espacio de confort suficiente para las rodillas de los pasajeros, una buena cota de altura y anchura para dos pasajeros, con la central apta para un uso más limitado o para que se acople un niño.


Con los nuevos acabados M Sport y M Sport X, el interior está revestido con una combinación de tela y Alcantara, y es posible añadir detalles llamativos optando por el cuero Dakota perforado en Magmarot o por la tapicería en combinación de tela y con costuras de contraste en amarillo a juego con el color exterior Galvanic Gold. Además de diferentes materiales para listones y luces LED de ambiente con diferentes colores para la iluminación interior.


La parte posterior ofrece la flexibilidad práctica que se exige a un SUV, con un maletero bien rematado como el resto del interior, que ofrece un volumen notable de 470 litros y con el asiento abatible en tres mitades (40:20:40), que deja un espacio utilizable de hasta 1.335 l.




BMW X2: Bien conectado

La conectividad se ha cuidado al máximo y BMW ha dotado al X2 con los últimos sistemas de la marca. BMW ConnectedDrive y BMW Connected se han rediseñado para el nuevo X2 con el fin de dotar al conductor de todos los servicios adecuados.


El nuevo BMW X2 ofrece al conductor tres formas distintas de interactuar con el vehículo, con un control por voz (opcional) muy avanzado como complemento al manejo táctil del display de control (también opcional). Y con una pantalla táctil de hasta 8,8 pulgadas si se opta por montar el sistema de navegación.


Por supuesto puede incorporar el BMW Head-Up Display a color (opcional), que proyecta la información destacada para la conducción y las lecturas del sistema de navegación/asistencia sobre el parabrisas.


La integración de BMW Connected y de los servicios ConnectedDrive se centra en ofrecer una máxima integración de los servicios digitales y los contenidos del smartphone en el display de control. Permiten la conectividad con un punto de acceso WiFi incorporado a velocidades LTE, y la telefonía con carga inalámbrica para smartphones compatibles (opcional). Por su parte, la preparación para Apple CarPlay® (opcional) permite utilizar fácilmente y sin cables determinadas funciones de iPhone.



BMW X2: Para empezar, cuatro motorizaciones

Para su lanzamiento, la oferta de motores del X2 se articula sobre cuatro opciones. Dos gasolina, el sDrive18i de tres cilindros y el sDrive20i de 192 CV. Y dos diésel: el sDrive 18d de 150 CV y que también está disponible con tracción total, y el xDrive 20d siempre asociado a la tracción inteligente a las cuatro ruedas xDrive y al cambio Steptronic de ocho velocidades. El sDrive20i dispone del cambio de doble embrague Steptronic de siete velocidades, estrenado por Mini. El resto, de serie dispone de una caja manual de 6 velocidades.


La puesta a punto del chasis se ha trabajado para que el X2 transmita sobre la carretera las sensaciones de un modelo de tinte dinámico, pero sin descuidar el confort. Capacidad que se puede ver acentuada con los acabados M Sport y M Sport X, que llevan de serie suspensión deportiva M con tarado más firme y altura de marcha más baja. Opcional para el resto de la gama. El control dinámico de la suspensión (con altura de marcha rebajada 10 mm) permite una adaptación aún mayor a las preferencias individuales o necesidades concretas. El X2 cuenta con los modos de conducción Driving Experience Control, con 3 programas: Comfort, Eco Pro y Sport.


En esta toma de contacto hemos podido conducir la versión más potente de gasolina del X2, el 20i xDrive, dotado de la tracción total y el nuevo cambio automático de doble embrague. Y también dotado del control de modos de conducción Driving Experience Control. Y podemos decir que el sello de distinción de la marca, las cualidades dinámicas de conducción, un tanto diluidas en muchos modelos de la gama, se proyecta en toda su esencia sobre el X2. En vías rápidas se siente siempre bien apoyado (reparto de peso 50:50 sobre cada eje), con el tacto de una berlina, sin fluctuaciones en recta ni en curvas yendo rápido. Pero es en zonas de curvas y contra curvas donde se muestra súper eficaz y ágil, con la respuesta progresiva y rotunda habitual del motor 2 litros sobrealimentado (0-100 km/h en 7,7 seg). Más en la posición Sport y utilizando las levas del cambio doble embrague, muy rápido y permisivo y con unas transiciones suaves, casi como las del Steptronic de convertidor de par habitual de la marca. Y con una dirección muy rápida y directa, aunque yo le pediría un poco más de dureza (cuestión de gustos).


Eficaz y divertido, podemos decir casi lo mismo de la versión sDrive 18d que condujimos a la vuelta en la presentación. No por sensaciones del motor, pero el 2 litros Diesel sigue sorprendiéndonos por su elasticidad y capacidad para estirar hasta muy arriba sin desfallecimiento. Y por el excelente aislamiento, que no delata que sea un Diesel prácticamente ni en parado y, para el que homologa la marca un consumo medio entre 4,5 y 4,7 l/100 km, con 118-124 g/km de emisiones de CO2.


No hemos conducido el X2 fuera del asfalto, donde no debe ofrecer -dadas sus cotas TT no muy adaptadas para grandes aventuras, ni una altura al suelo considerable- unas cualidades notables. Pero las versiones xDrive sí permitirán movernos por pistas con poca adherencia con total suficiencia, y también por nieve.



BMW X2: Numerosas ayudas electrónicas

El BMW X2 dispone de todo el arsenal tecnológico que la marca tiene disponible en cuanto a asistencias a la conducción. El Driving Assistant (opcional) incluye aviso de salida del carril, limitador de velocidad con indicación de prohibición de adelantar y sistema de luz de carretera antideslumbramiento, así como aviso de colisión y aviso de peatones con función de frenado en ciudad. El Driving Assistant Plus también dispone de sistema de control de crucero activo con función Stop & Go, que mantiene la velocidad seleccionada de entre 30 y 140 km/h y la distancia de seguridad respecto a los vehículos que le preceden, además de asistente de retenciones (a velocidades de hasta 60 km/h asume el control de proximidad y de trayectoria mantiene el vehículo en el centro del carril, siempre manteniendo el conductor al menos una mano sobre el volante).


Otros sistemas son el Control de Distancia de Aparcamiento y la cámara marcha atrás, además del Asistente de Aparcamiento (opcional).



BMW X2: A la venta en marzo

El nuevo X2 llega en marzo y está disponible desde 35.050 euros del SDrive 18d, 1.500 euros por encima del X1 a igualdad de motorización y equipamiento. Sobre el acabado Basic, con una completa dotación ya de serie, ofrece dos terminaciones, los nuevas M Sport X (delprimer acabado específico “off-road” que firma BMW Motorsport) y M Sport (ambos por 6.260 euros), ambos con detalles y elementos de equipamiento específicos. Más adelante es probable que se ofrezca también en nuestro mercado el acabado Advantage (+1.850 euros).



BMW X2: Precios


BMW X2 sDrive 18i 35.850 euros

BMW X2 sDrive 20i 40.650 euros

BMW X2 sDrive 18d 35.050 euros

BMW X2 xDrive 18d 35.650 euros

BMW X2 xDrive 20d 42.700 euros