Primera toma de contacto nuevo Toyota C-HR – Único en su especie

Por GNaya , 23/11/2016

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Toyota
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.

Últimas Noticias

Primera toma de contacto nuevo Toyota C-HR – Único en su especie
Asistimos a la presentación internacional del nuevo Toyota C-HR, última propuesta híbrida de la marca japonesa con la que pretende revolucionar el segmento de los SUV compactos.

Los concesionarios Toyota España reciben ya las primeras unidades del Toyota C-HR, un SUV compacto (4,36 metros de longitud) que comparte con el Prius tanto la nueva plataforma global de la marca TNGA como el sistema de propulsión Full Hybrid, al tiempo que estrena un diseño atrevido y futurista, muy distinto a todo lo que habíamos visto hasta ahora en el segmento C-SUV.



Toyota C-HR – Diseño exterior


Basta un vistazo rápido a las imágenes para darnos cuenta de que estamos ante un crossover con altas dosis de carácter. Su diseño se mantiene inusualmente fiel al concept del que deriva y el resultado es del todo rompedor y futurista, basado en trazos angulosos (inspirados, dicen, en los diamantes) y líneas bien marcadas. La progresiva caída del techo a partir del pilar B le aporta un atractivo perfil coupé que culmina en la zaga con un vistoso alerón.



Estamos ante uno de esos coches que no pasa desapercibido (hemos podido comprobarlo de primera mano por las calles de Madrid); y es que el nuevo C-HR no duda en apelar directamente a la emoción, al ‘flechazo’ a primera vista, un producto completamente diferenciador dentro de una gama Toyota que ha sido criticada en ocasiones por exceso de conservadurismo en el plano estético. No se podrá acusar de esto al nuevo C-HR, lo que de primeras nos parece algo de agradecer, especialmente en un mercado automovilístico en el que las marcas tienden a apostar sobre seguro con sus nuevos lanzamientos, a repetir patrones estéticos similares, los que ya se sabe que funcionan. Al igual que ocurrió en su día con otros modelos como el Juke o el Cactus, el resultado final nos podrá resultar más o menos atractivo, pero el esfuerzo realizado por Toyota para poner en el mercado un producto diferente a todo lo demás dentro del segmento nos parece innegable.



Toyota C-HR – Interior


De puertas para adentro, la apuesta de la firma nipona por atraer un público joven, dinámico y a la última moda se vuelve si cabe más evidente. El habitáculo presenta altos niveles de calidad percibida y el ambiente logrado es muy moderno y cuidado, con guiños al exterior como es el caso de los detalles con motivo de diamante que revisten el interior de las puertas.



Presidiendo el salpicadero, nos encontramos con una amplia pantalla táctil de 8” que da salida al sistema multimedia –incluido el navegador Toyota 2016- y se encuentra, al igual que el resto de mandos, ligeramente orientada en dirección al conductor, de forma que la visión y manipulación resulta muy cómoda e intuitiva.



El puesto de conducción se encuentra bastante elevado y los asientos son muy confortables –además de bonitos-, con regulación lumbar electrónica y posibilidad de calefactables. Con respecto a las plazas traseras, la poca luminosidad que permiten los pequeños ventanucos y un acceso a las mismas mejorable se compensa con un sorprendente espacio para las piernas que permitirá viajar cómodamente a dos adultos de hasta alrededor de 1,85 metros (cuidado con la cabeza al entrar, eso sí). Con 377 litros de capacidad máxima, el maletero es bastante funcional, similar al de cualquier ‘hatchback’ del segmento C.


Toyota C-HR – Motores y toma de contacto


Como ya hemos dicho, el Toyota C-HR llegará a España con una única opción mecánica híbrida de 122 CV de potencia que combina el motor gasolina 1.8 VVT-i de ciclo Atkinson y 98 CV con un propulsor eléctrico. En otros países europeos, se añadirá una segunda posibilidad en forma de motor gasolina turboalimentado, un 1.2T de 116 CV que quizá hubiera dado bastante juego también en nuestro mercado, aunque de momento la apuesta en firme aquí será un ‘all-in’ a la hibridación marca de la casa.



Asentado sobre la novedosa plataforma global TNGA de Toyota, el coche cuenta con un chasis notablemente más rígido (la marca habla de más de un 60%) y el comportamiento del vehículo en carretera está más cercano al de un compacto que a los de los SUV de dimensiones similares, como es el caso por ejemplo del Qashqai de Nissan. El coche apenas balancea ni cabecea, tampoco en curva ni en frenada, y gestiona las irregularidades del terreno con solvencia gracias a un tarado de las suspensiones (McPherson en el eje delantero, doble triángulo atrás) bastante firme pero cómodo. Ninguna pega se le puede poner tampoco a un tacto de la dirección que nos ha parecido muy directo y no demasiado asistido, permitiéndonos realizar un trazado intuitivo y preciso en todo momento.


Mientras la puesta a punto del chasis nos ha resultado del todo convincente, la decisión de Toyota de asociar sus híbridos al cambio automático e-CVT -de funcionamiento similar a las de tipo variador continuo- tiende a sacrificar ciertas dosis de placer de conducción en pro de la búsqueda de una mayor comodidad y eficiencia en todo momento. Para un público objetivo joven y predominantemente urbanita, contar con un vehículo ágil entre el tráfico, austero en cuanto a gasto de combustible y que permita la circulación en modo eléctrico puro (EV) durante unos pocos kilómetros es un indudable valor añadido.



Y, efectivamente, el sistema de propulsión que ya conocemos de la cuarta generación del Prius vuelve a demostrar su capacidad para combinar unos consumos y emisiones muy ant/contenidos (3,8 l/100 km y 86 g CO2/km). Calculamos que los consumos reales deberían rondar los 5 litros sin demasiado esfuerzo, pues nosotros hicimos 5,2 litros tras apenas 100 kilómetros por tramos de autovía, una pequeña ruta de carretera y bastante tráfico urbano.


Toyota C-HR – Acabados y precios


Sin lugar a dudas, en materia de equipamiento de los diferentes acabados nos encontramos con uno de los grandes pilares en los que Toyota asienta la llegada de su nuevo C-HR, con la inclusión de elementos de serie no habituales desde el acabado inicial como el control de crucero adaptativo, el sistema de acceso y arranque sin llave o la cámara trasera.


El equipamiento base del nuevo C-HR es un sobresaliente sin paliativos, empezando por los 24.250 euros que marcan el precio de partida con el acabado inicial Active –con llantas de 17”, sensor automático de luz y lluvia y el completísimo pack de seguridad pasiva ‘Toyota Safety Sense’ con todos sus elementos-. Por encima de este, y muy cerca de su precio, nos encontramos con el nivel de acabado en el que Toyota confía para concentrar el grueso de sus ventas. Bajo la denominación Advance y por 24.990 euros (740 euros más), añade al Active nada menos que un juego de llantas de 18″, cristales traseros oscurecidos, cuero parcial, asientos calefactables, molduras cromadas exteriores, y el asistente de aparcamiento. Si estamos dispuestos a subir a los 27.000 euros, podremos llegar al Advance Plus con el que sumaremos al equipamiento faros Full LED, alerta de tráfico trasero y un exquisito equipo de sonido JBL con amplificador estéreo de ocho canales, 576 vatios y nueve altavoces: absolutamente ‘premium’. La guinda del pastel queda reservada para el acabado Dynamic Plus por 28.500€ con tapicería completa de cuero y un acabado de pintura bitono que presenta el techo en negro.