Presentación europea Mazda 3: toma de contacto en Sitges

Por GNaya , 30/09/2013

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Mazda
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona 3
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

Presentación europea Mazda 3: toma de contacto en Sitges
Mazda reunió a la prensa especializada en Sitges, Barcelona, con motivo del inminente lanzamiento de su tercera generación del Mazda 3. Después del CX5 y del Mazda 6, el compacto Mazda 3 es el siguiente en adoptar la nueva filosofía de la marca.

Las primeras ocho unidades del nuevo Mazda 3 que salieron de la planta de Hiroshima lo hicieron a lo grande y protagonizaron una aventura de 15.000 kilómetros que desembocó en Frankfurt, aprovechando el Salón Internacional de la ciudad alemana y su presentación oficial a gran escala. 



Después de los CX5 y Mazda 6, el nuevo Mazda 3 es el siguiente modelo de la marca japonesa en adoptar la filosofía de diseño KODO e incorporar las nuevas motorizaciones SKYACTIV, llamadas a ser más eficientes, menos ‘tragonas’, mejorar la respuesta y generar menos emisiones de dióxido de carbono. En Portalcoches tuvimos la oportunidad de asistir a la presentación europea en Sitges –Barcelona-, donde además de descubrir todos los secretos y novedades del coche, pudimos establecer una primera toma de contacto al volante. Te contamos nuestras sensaciones.


Diseño KODO, como anillo al dedo


Intercambiando impresiones con algunos de los compañeros de la prensa especializada, no nos encontramos con ninguna opinión negativa sobre el plano estético de este nuevo Mazda 3. Y es que la filosofía de diseño KODO, en la que ha centrado su estrategia la firma nipona de cara a sus próximas novedades, le sienta como un guante a este nuevo Mazda 3.


Empezando por el frontal, el cual por cierto tiene muchas similitudes con el que presenta el nuevo Mazda 6 –formas un poco más redondeadas las que presenta el del compacto-. Los alargados grupos ópticos -equipados con LEDs- aportan al coche un mayor dinamismo y sensación de deportividad, a lo que también contribuye la parrilla negra, específicamente diseñada para lograr uno de los coeficientes aerodinámicos más bajos del segmento -0,275-. A nuestro parecer, el coche mejora también su parte trasera, la cual presenta unas formas más redondeadas aunque siempre estilizadas y monta unas ópticas que encajan a la perfección con la nueva línea del modelo.


Asimismo, la gama de acceso denominada ‘Pulse’ monta unas llantas de aleación de acero y 16” que quizás desmerecen un poco la lograda línea estética del coche, mientras las de 18”, presentes en acabados mayores, cuadran a la perfección con el conjunto.


Tanto en su ficha técnica como con el primer vistazo, se observa que el coche es más ancho y un poco más bajo que su antecesor, lo que genera un aspecto general más contundente y de un mayor aplomo que se ve confirmado a la hora de tomar el volante. También aumenta la batalla, la cual por cierto es idéntica en la versión 5 puertas y en la sedán -2,70 metros-, por lo que esta última gana los 12 centímetros de más con los que cuenta exclusivamente en maletero.


Podemos escoger entre una paleta de hasta nueve colores diferentes a la hora de configurar nuestro vehículo: Artic White, Snowflake White Pearl, Aluminium Metallic, Meteor Gray, Titanium Flash, Jet Black, Blue Reflex, Deep Crystal Blue y el Soul Red Metallic. Los hemos visto todos, y lo cierto es que el Snowflake White Pearl y el icónico Soul Red Metallic se llevaron la palma como los más fotogénicos.


La evolución, también en el interior


Con unas expectativas muy altas generadas por la imagen exterior accedemos al interior del habitáculo del nuevo Mazda 3. En líneas generales, observamos una ostensible mejora en las calidades de los materiales que dan una muy buena primera impresión.


Los asientos envolventes hacen honor a su nombre y ofrecen una posición de conducción natural que recoge a la perfección ofreciendo la comodidad necesaria al volante. La seguridad es una de las prioridades de Mazda, y es por esto que todos los elementos tienen un fácil e intuitivo acceso desde el asiento del conductor e incluso están ligeramente orientados hacia él. La pantalla de 7 pulgadas es más que suficiente, aunque es cierto que se podía haber realizado un mayor esfuerzo por integrarla en el conjunto del salpicadero. Es manipulable de forma táctil si estamos en parado y a través de la típica ruedecilla si nos encontramos ya en movimiento. Además, todo el software es actualizable fácilmente, aspecto fundamental hoy en día que no se puede pasar por alto.


Altamente recomendable también el Head Up Display –presente sólo en algunos acabados-, encargado de proyectar la información más relevante en el campo frontal de visión del conductor, sin que tengamos que apartar en ningún momento la vista de la carretera. El acabado ‘Pulse’ que da acceso a la gama cuenta ya con un equipamiento amplio que incluye espejos retrovisores con intermitentes integrados, sistema de ahorro de combustible i-stop, ordenador de a bordo, control de estabilidad –DSC- o asistente de arranque en pendiente –HLA-, entre otros. La cantidad de elementos con los que cuentan los acabados superiores y los paquetes adicionales que se les pueden agregar merecen un detenido vistazo si nos vamos a decantar por alguna de las opciones más completas.


Finalmente, la capacidad de carga del maletero aumenta con respecto a la segunda generación y se sitúa ahora en los 364 litros en la versión cinco puertas y en 419 litros en la sedán. Si abatimos los asientos, esta cifra asciende hasta los 1.263 litros, gracias a que la marca ha realizado un notable esfuerzo por ofrecer un espacio lo más plano posible si necesitamos prescindir de los asientos traseros para aumentar la carga.


Motores y toma de contacto


La nueva filosofía SKYACTIV que encarnan las nuevas mecánicas de Mazda pretende ofrecer motores gasolina que consuman como diésel y motores diésel que lo hagan como híbridos. De momento, en los planes de la compañía no entra incorporar una opción híbrida, por lo que su trabajo se ha centrado y se centrará en los próximos años en optimizar al máximo los propulsores de combustión. De acuerdo con los cálculos de la propia compañía, se espera que el 80% de la flota Mazda en 2016 esté equipada con motorizaciones SKYACTIV.


La gama de motores inicial con la que contará el nuevo Mazda 3 constará de 3 mecánicas de gasolina y una diésel. Las tres primeras serán de 1,5 litros de cilindrada y 100CV de potencia una de ellas y otras dos de 2.0 litros y 120CV y 165CV, mientras la opción diésel presenta una cilindrada de 2.2 litros y una potencia de 150CV. Muchas de las preguntas posteriores a la rueda de prensa oficial fueron encaminadas a la posibilidad de lanzar una mecánica diésel de menor potencia que completara la gama, quizás más adecuada al mercado español. Desde Mazda aseguran que ya se encuentran trabajando en esa opción y que se terminará por incorporar un nuevo SKYACTIV-D para el Mazda 3. En función del motor, estos pueden estar asociados a un cambio automático o manual, en ambos casos de 6 velocidades y todas ellas con tracción delantera.


Tuvimos la oportunidad de ponernos al volante de las versiones 2.0 gasolina 120CV, tanto con cambio manual como automático, así como de la 2.2 diésel 150 CV con cambio automático. Las carreteras de la zona –Montserrat, el Garraf- y sus espectaculares paisajes nos permitieron disfrutar de la conducción con la opción gasolina el primer día. El coche hace gala de un comportamiento ágil en carreteras reviradas y sus 100CV de empuje son más que suficientes siempre y cuando no prioricemos deportividad sobre comodidad. La aceleración es progresiva y es cierto que ante la necesidad de un ‘pisotón’ para realizar un adelantamiento en carreteras de doble sentido tendremos que jugar con las marchas para sacarle el máximo partido. Con el mismo motor y potencia, nos quedamos con la opción de cambio manual en base a este argumento, aunque es cierto que pocas pegas se le pueden poner a la caja de cambios automática.


En lo que respecta al consumo, las cifras oficiales hablan de 5,1 litros a los cien de media con esta motorización, y lo cierto es que tras cerca de 200 kilómetros por carreteras en pendiente, con mucha curva y permitiéndonos pequeñas ‘alegrías’, nos salió una media que rondaba los 7 litros, por lo que parece que los números cuadran favorablemente. También pudimos hacer unos kilómetros con la única opción diésel por el momento, la 2.2 de 150CV de potencia, la cual nos sorprendió para bien, especialmente en lo que respecta a la respuesta al acelerador –un poco más inmediata frente a la opción anterior, que lo hacía de forma más progresiva-. Los kilómetros que pudimos realizar con esta unidad no fueron suficientes como para tener en cuenta el consumo, pero sus números oficiales presentan unos ant/contenidos 4,1 litros de media por cada cien kilómetros recorridos.


Precios


El nuevo Mazda 3 estará en los concesionarios de España en el mes de octubre, y su precio de entrada a la gama lo fijará en 17.750 euros el motor 1.5 de 100CV gasolina, mientras el techo queda reservado para el 2.2 diésel de 150CV con sus 24.000 euros. Sin embargo, estamos hablando de las cifras peladas y sin descuentos, ya que la campaña inicial de descuentos y bonificaciones que tiene preparada la firma nipona puede llegar a reducir ostensiblemente el montante final de nuestro Mazda3.


Campaña de lanzamiento


• Gama gasolina: 1.900 € + regalo Pack Confort o Pack Navi (valorado en 400 €)

• Gama diésel: 2.900 € + regalo Pack Confort o Pack Navi (valorado en 400 €)

• Descuento adicional financiando con Mazda Financial Services: 570 € + regalo Seguridad Mazda 730 (PVP para Mazda3: 411€)

• Descuento fidelidad para clientes con otro modelo Mazda: 1.000 € + regalo Seguridad Mazda 730