PEUGEOT 208 – Prueba – Completo y eficaz

Por Andrea Enzo , 04/09/2015

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Peugeot
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona 208
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

PEUGEOT 208 – Prueba – Completo y eficaz
El Peugeot 208 regresa con fuerza con pequeños cambian que mejoran lo bueno que ya había. El pequeño de Peugeot luce ahora sus garras con esplendor y nuevas tonalidades mate que darán que hablar. Prueba a fondo del nuevo Peugeot 208 BlueHDI.



El nuevo Peugeot 208 no deja lugar a la duda. Es una de las referencias del segmento B por acumular un montón de virtudes con muchas cualidades, un diseño fresco y juvenil, precios coherentes y unas aptitudes sobresalientes gracias a una gama de motores de las más completas y eficientes del panorama automovilístico actual. En la prueba del Peugeot 208 BlueHDi de 100 caballos y acabado GT-Line verás, seguramente, un candidato muy bien situado para ser tu próximo coche.


Hace menos de tres meses acudimos a la presentación a la prensa del nuevo Peugeot 208, y aunque está claro que no deja de ser un facelift, un lavado de cara, para entendernos, las pocas cosas que cambian en este modelo con respecto a su predecesor, le dotan de un toque mucho más moderno y atractivo, que a buen seguro le servirá para aumentar ventas y seguir siendo una de las ruedas a seguir del nicho de mercado donde más coches se venden, los que están en torno a los cuatro metros. Es por ello que no hemos querido dejar pasar mucho tiempo para hacer una prueba a fondo de este pequeño león, más de dos mil kilómetros con la mecánica de gasóleo de 100 caballos y un equipamiento espectacular, todo ello por un precio que no nos parece nada descabellado después de conducirlo en todo tipo de terrenos y condiciones.


Nos acercamos al nuevo Peugeot 208 y descubrimos un exterior muy pulido, perfeccionado, optimizado al máximo en cuanto a elementos y detalles estéticos. Nos encanta su retocada parrilla, más ancha, con elementos 3D que le dan un toque muy distinguido, un frontal más y mejor esculpido, más musculado y robusto, sin perder las formas que le caracterizan. Los faros delanteros tienen elementos bicolor mientras que los cromados proliferan por doquier y le siguen dando ese toque casi Premium que tanto busca la marca francesa.


La silueta lateral del Peugeot 208 no varía, es un coche reconocible desde cualquier ángulo, muy definido en sus hechuras, y en el caso del acabado GT-Line se beneficia de unas llantas de 17 pulgadas de cinco radios dobles realmente preciosas, mezclando el gris aluminio con uno más oscuro y un detallito rojo que le da ese puntito racing de una terminación muy completa y deportiva que enganchará a muchos compradores, pese a subir un poco la factura final. En la parte trasera los pilotos son ahora más protagonistas, están perfectamente marcadas las garras de tres dedos distintivas de algunos de sus hermanos y, sinceramente, aplaudimos a Peugeot por este guiño cromático que, además, gusta un montón.


Pasamos al interior, y allí comprobamos que al acabado más completo y equipado de la gama no le falta de nada. Te podrá gustar más o menos – a nosotros nos ha encantado -, pero nadie puede regatear el reconocer el esfuerzo de la firma gala por tener un coche con un habitáculo en la punta de diseño con respecto a la competencia. En este Peugeot 208 se continúa apostando por el arriesgado i-Cockpit, con el volante pequeño y la opción más utilizada de tener contacto visual directo por encima del volante con el cuadro de mandos. No gusta a todos, horripila a algunos… pero a todo te acostumbras y, al final, ni pensarás en ello. Personalmente, nos gusta conducir con un volante pequeño y con posición baja, así que parece que nos han leído el pensamiento con esta configuración.


A pesar de que no llega a los cuatro metros, el Peugeot 208 da una gran sensación de espacio en el interior, apostaríamos a que todo ha sido optimizado y estrechado para dotar de más centímetros a cada una de las plazas. Sin ser las de un príncipe, los asientos traseros no están nada mal, y el maletero de 285 litros es más que aprovechable. Además, cuenta con espacio para rueda de repuesto, cosa que no todos hacen.


A los mandos, al menos en este acabado GT-Line que hemos probado, te das cuenta de que un coche pequeño no tiene por qué dar la sensación de coche malo o descuidado. El interior está hecho a medida, todo está en su sitio, con buenos materiales, sensación de desahogo y un minimalismo en consola central y volante que casi asusta de lo bien pensado que está. Por ejemplo, en el volante, de cuero microperforado perfectamente rematado con pespuntes rojos, tonalidad que también adorna asientos, asas de puerta, palanca de cambio, freno de mano e incluso los cinturones de seguridad, sólo hay dos botones y dos ruletas. La mayoría de funciones se dominan desde la pantalla táctil del navegador, y sólo los botones de la climatización tienen entidad propia, sobre una superficie lacada en negro, horrible para hacer fotos con nitidez y que puede desentonar un poco con el resto de elementos.


Peugeot ha sabido configurar de manera sencilla la pantalla táctil del navegador y de unas cuantas funciones más, como el sistema de audio, y la verdad que es un lujo y un placer acceder a todo en apenas dos dedazos, sin olvidar que tenemos la velocidad máxima de la vía por la que circulas siempre presente, e incluso el navegador viene con aviso de radares fijos ya instalado.


Encima del volante, un cuadro de mandos muy de moto, estrecho, horizontal, de formas muy armoniosas pese a todo, y con información analógica en dos esferas que dejan en el centro el espacio para un display grande para ver toda la información de un completo y eficiente ordenador de a bordo. Imposible criticar nada, la verdad. Los asientos son bastante cómodos y su refuerzo exterior es amplio para sujetar bien el cuerpo en los cambios de dirección. No es un gasolina ni tiene más de cien caballos, pero estos asientos son válidos para cualquier coche que supere estas características sin problemas. Por criticar algo en este apartado, la regulación de la inclinación de los asientos no es de ruleta, sino de pestaña, y en ocasiones puedes subir o bajar más de lo que buscas. Mejor no hacerlo en marcha.


Antes de pasar al apartado dinámico, te contamos un par de cosas de esta nueva hornada de Peugeot 208 que ya circulan por nuestras carreteras. Los acabados son Acces, Like, Active, Allure y ahora el GT Line con llantas de 17 pulgadas y paragolpes deportivo de serie. Están disponibles también el GTi de 208 CV y el GTI by Peugeot Sport. Si hablamos de motores, los de gasolina se denominan PureTech y los diesel BlueHDI, que se han revisado y mejorado. 68, 82, 110 y 208 CV son las potencias de los propulsores de gasolina, siendo el de 68 caballos un bloque de tres cilindros. En gasóleo tenemos tres potencias disponibles, 75, 100 y 120 CV, todos con cambio manual.


Por último, si tienes dudas sobre puertas o cambios, te contamos que optar por el cambio automático te va a costar 1.200 euros extra respecto a su versión manual, y la diferencia entre los 208 de tres y cinco puertas está entre 300 y 500 euros en función de las versiones.


Tampoco podemos pasar por alto una información que les va a encantar a los amantes de la personalización de los coches. Siempre hemos visto que pintar un coche en color mate vale un montón de dinero. Peugeot apuesta por ‘socializar’ esta práctica con un precio asequible. Así, ofrece dos colores con acabado mate, ‘ice grey’ y ‘ice silver’, que tienen un precio tan increíble, como el de 570 euros, apenas 180 más que un metalizado habitual. Son colores satinados que pueden complementarse, además, con dos packs de personalización, que afectan al exterior y al interior, denominados Mentol White y Lime Yellow, con detallitos que no te dejarán indiferente.


Momento para dar buena cuenta de nuestras sensaciones al volante, y antes de nada, debemos decir que se confirmaron los primeros indicios que captamos en nuestra toma de contacto en la presentación a la prensa. En aquella ocasión condujimos un PureTech 1.2 de 110 caballos y, sin ser algo preocupante, sí que detectamos que la rumorosidad que se cuela en el habitáculo se hace algo más presente de lo que desearíamos en un coche del segmento B. Que conste en acta que hemos realizado dos desplazamientos de más de 400 kilómetros con el 208 por autovía, y al llegar a nuestro destino no hemos notado un especial agotamiento o cansancio extra, pero sí que no podemos negar que el confort de marcha podría ser mejorable si se colase algo menos de ruido aerodinámico y de rodadura en el interior del coche.


También hemos echado de menos una sexta velocidad en el cambio manual. El cambio va de lujo, el guiado no representa ningún problema, pero sí que cuando vas en quinto en ocasiones se te va la mano a poner sexta, porque parece que el coche lo pide, hay motor de sobra para una sexta velocidad y apurar aún más unos consumos que refrendan perfectamente los obtenidos en la prueba de contacto. Después de más de 2.000 kilómetros, la media ha sido de 5,4 litros a los cien, y que conste en acta que hemos hecho un montón de kilómetros en suelo urbano, donde hemos visto que, por ejemplo, el sistema de parada y arranque del motor es bastante sensible al climatizador. En cualquier caso, en semáforos, stop prolongados y demás paradas, ha ahorrado combustible seguro.


En esos dos viajes más o menos largos, no podemos decir que la sensación es de conducir una berlina porque no queremos vender la moto. El 208 tiene una batalla pequeña y se nota con menos aplomo que una berlina o un compacto, lo que no impide hacer un desplazamiento de cientos de kilómetros con equipaje y varias personas dentro sin ningún problema. También debemos comentar que la posición de conducción, aún con el asiento lo más abajo posible, nos ha parecido algo elevada, no de monovolumen, pero casi, casi.


Volviendo a la urbe y a las carreteras más reviradas, aquí tenemos que ser honestos y confesar que el motor de este pequeño león nos ha parecido que está prácticamente muerto por debajo de las 2.000 revoluciones por minuto. Ahora bien, en cuanto pasa de esta cifra, el felino ruge y saca lo mejor que lleva dentro, con aceleraciones bastante notables, gracias también a un peso bastante contenido.


Otro detalle a tener en cuenta, en parte ligado a lo que decíamos antes de la corta distancia entre ejes, viene a propósito de los giros pronunciados o curvas cerradas. El coche gira mucho, es pequeño, tiene una dirección muy firme y directa y, a veces, si no te das cuenta y lo haces con demasiado brío, notarás una especie de nervio en el que sin poner en peligro la estabilidad, notarás pequeñas reacciones que el chasis y los neumáticos no absorben. No es preocupante, pero si alguna vez vas apurado, verás que un frenazo fuerte en curva o una aceleración decidida con el volante girado te harán experimentar sensaciones casi de parque de atracciones.


Sin duda, el nuevo Peugeot 208 tiene mucha más personalidad que antes, es más tecnológico y también más seguro, gracias a la inclusión del Active City Brake, disponible en acabado Allure por 790 euros y otros dispositivos como el Park Assist con cámara trasera y detector de obstáculos, e-call, tres aplicaciones nuevas para Smartphone, etc. En el día a día, apreciarás las entradas de USB, el climatizador bizona, el dispositivo de velocidad de crucero, los pedales deportivos en aluminio, su capacidad de frenado, las flechitas que te indican a cambiar de velocidad para lograr menores consumos… y ten en cuenta que el navegador sólo cuesta 500 euros o las llantas de 17 pulgadas 225 euros, precios muy asequibles.


A cambio, también te cuento que a día de hoy, sorprende que, para repostar, tengas que meter la llave en el tapón de gasolina. Pero bueno, luego vas a guardar algo en la guantera y ves que, dejando mucho espacio para las piernas del copiloto, tienes un hueco enorme para poder ocultar un montón de cosas. También la visibilidad traseras es de las mejores del segmento.


CON LA MANO EN EL CORAZÓN


Un coche completo y eficaz, como decimos con acierto, es la verdad, en el título de esta prueba. Un coche pequeño, menos de cuatro metros, con muchos elementos y sensaciones de coches mucho más grandes y caros. Cómodo, práctico, discreto pero cumplidor, son adjetivos que definen a la perfección al nuevo Peugeot 208, que si pule un par de detallitos, sería la referencia inequívoca del segmento.


UN COCHE PARA...


…los que quieren un coche válido para el día a día sin que necesiten el espacio que ofrece un coche más grande. Si el maletero te da para el día a día, te dará para afrontar un viaje, siempre y cuando las cuatro personas que pueden viajar cómodamente no se empeñen en llevar un maletón cada uno, que me temo ya no habría donde meterlos. No sólo es perfecto como segundo coche para una familia, sino como coche principal para gente joven, parejas o quizá incluso con un niño, aunque aquí, no os engañamos, todo iría más justo.


KILÓMETROS PRUEBA – 2.050 kms

PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 50%-15%-35%


RIVALES

Renault Clio, Seat Ibiza, Citroen C3, Ford Fiesta, Volkswagen Polo, Opel Corsa, KIA Rio, Nissan Micra, Toyota Yaris, Skoda Fabia, Fiat Punto, Lancia Ypsilon, Alfa Mito, Hyundai i20


FICHA PEUGEOT 208 BLUEHDi 100 GTLINE


Cubicaje / Potencia: 1.560 cc / 99 CV a 3.750 rpm

Caja de cambios: Manual, 5 velocidades

Alimentación: Gasóleo


Longitud / Anchura / Altura: 3.973 / 1.739 / 1.460 mm

Distancia ejes: 2.538 mm

Maletero: 285 litros

Nº plazas: 5 plazas


Neumáticos: 205/45 R17

Tracción: Delantera

Frenos delanteros: Discos ventilados

Frenos traseros: Tambor


Aceleración 0-100 km/h: 10,7 seg.

Velocidad máxima: 187 Km/h


Capacidad depósito combustible: 50 litros

Peso en orden de marcha: 1.165 Kg.

Par motor: 254 Nm a 1.750 rpm

Emisiones CO2: 87 g/Km


Consumos oficiales


Extraurbano: 3,2 l/ 100 Km

Urbano: 3,4 l/ 100 Km

Mixto: 3,8 l/ 100 Km


Bien:


Consumo

Diseño

Equipamiento y detalles de todo tipo


Menos bien:

Pide a gritos cambio de seis velocidades

Motor sin pegada por debajo de 2.000 rpm

Algo de rumorosidad a 120 km/h


Precio: 18.430 euros


Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net