PEUGEOT 208 – Presentación y Contacto – Tecnología, garras y colores mate

Por Andrea Enzo , 11/06/2015

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Peugeot
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona 208
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

PEUGEOT 208 – Presentación y Contacto – Tecnología, garras y colores mate
Ya hay nuevo Peugeot 208. Tres años después de su lanzamiento y a pesar de su éxito comercial, la competencia obliga a dar una vuelta a un pequeño león que no necesita mucho lavado de cara para seguir en la cresta. Conocemos al nuevo Peugeot 208.




El Peugeot 208 es un digno sucesor en la serie 2 de Peugeot, que en su historia ya ha vendido más de 17 millones de vehículos. El 208 ha contribuido con la nada despreciable cifra de un millón en sólo tres años.


Peugeot nos ayuda a entender la realidad del segmento B, coches de 4 metros, donde la competencia es feroz, principalmente, porque el 34 % de los coches que se venden en España pertenecen a este preciado pastel. En el caso de Peugeot, el 44 % de los coches que vende empiezan por un 2, lo que da idea de lo que se juegan en este ligero y calculado lavado de cara a su 208. Comparando Peugeot con el resto de marcas en el segmento, mientras el segmento B está en un 43 % diesel y 57 % gasolina, la tecnología de la marca francesa eleva al 67 % las ventas del gasóleo en Peugeot.


El nuevo Peugeot 208 estrenó en la firma gala hace tres años el actual estilo i-Cockpit, con el volante pequeño y la opción más utilizada de tener contacto visual directo por encima del volante con el cuadro de mandos. Y el pequeño facelift que sufre tras el trienio exitoso afecta, principalmente, a retoques estéticos en el exterior y una apuesta por más y mejor tecnología.


En el primer apartado podemos apreciar una parrilla más ancha, con elementos 3D, un frontal más y mejor esculpido, más musculado y robusto. Los faros delanteros tienen elementos bicolor mientras que los cromados proliferan por doquier. También se apuesta por una gran variedad de llantas, algunas con toques en un color distinto al principal, y en la parte trasera los pilotos son ahora más protagonistas, están más marcadas y las tres garras distintivas de algunos de sus hermanos se extienden ahora al que faltaba por recibir este elemento distintivo.


En el apartado cromático, el lavado de cara trae consigo tres nuevos colores, un llamativo ‘orange power’ y dos colores con acabado mate, ‘ice grey’ y ‘ice silver’, que tienen un precio tan increíble, como el de 570 euros, apenas 180 más que un metalizado habitual. Estos colores satinados pueden complementarse con dos packs de personalización, que afectan al exterior y al interior, denominados Mentol White y Lime Yellow, con pinceladas aquí y allá como costuras, asientos, detalles en la carrocería… muy juveniles.


Las novedades no se quedan ahí: el nuevo Peugeot 208 trae debajo del brazo el GT Line, acabado por encima del Allure, el tercero más completo, con asientos deportivos, llantas de 17 pulgadas, calandra con toques rojos, escape cromado, retrovisores negros… y la joya de la corona, un 208 GTi hecho por Peugeot Sport, con 208 caballos. En definitiva, un 208 con más personalidad, más tecnológico y más seguro, gracias a la inclusión del Active City Brake, disponible en acabado Allure por 790 euros y otros dispositivos como el Park Assist con cámara trasera y detector de obstáculos, e-call, tres aplicaciones nuevas para Smartphone… etc.


La gama del Peugeot 208 apenas varía. Los acabados son Acces (casi el 20 % de las ventas) Active (50 % gracias a un acabado con llantas, navegador, antiniebla, etc, y un precio muy competitivo) y el Allure, que representa un 30 %. Además, están ahora el GT Line con llantas de 17 pulgadas de serie y paragolpes deportivo y el ya mencionado antes también GTi de 208 CV y el GTI by Peugeot Sport en negro y rojo.


En cuanto a motores, los gasolina (PureTech) y diesel (BlueHDI) se han optimizado al máximo para cumplir Euro6. 68, 82, 110 y 208 CV los primeros, con tres cilindros todos menos el más potente, y en gasóleo potencias de 75, 100 y 120 CV, todos estos últimos manuales. Con el más austero de ellos, el 1.6 de 75 CV, que homologa 3 litros justos a los 100 km y 79 gramos de CO2 por km, se ha hecho una prueba en un óvalo a 56 km/hora de media para lograr un consumo de 2 litros justos, rodando más de 2.100 kilómetros con un solo depósito. De ovación, oiga.


El nuevo Peugeot 208 se pone a la venta el 15 de junio desde 12.840 euros PVP, descuentos y ofertas de lanzamiento aparte. Los precios se mantienen por norma en los motores gasolina y suben ligeramente en los BlueHDI. Optar por el cambio automático sale por 1.200 euros y la diferencia entre los tres y cinco puertas está entre 300 y 500 euros en función de las versiones.


CON EL NUEVO PEUGEOT 208 POR MADRID Y ALREDEDORES


La breve prueba de contacto del nuevo viejo conocido de Peugeot apenas ha llegado a los 100 kilómetros, pero pensamos que es más que suficiente para hacerse una primera idea de los cambios que ha experimentado el pequeño felino.


La primera inspección visual nos desvela varias cosas. La primera, estaba claro que el Peugeot 208 no necesitaba una revolución exterior para mantenerse en primera línea de fuego. Los cromados y los retoques en los grupos ópticos mantienen la línea y sin duda van a ayudar a que su vigencia continúe sin ningún problema.


En el interior, el 208 luce mucho y muy bien. Visualmente tiene una presencia con mucha personalidad, se le nota seguro de sí mismo y es perfectamente consciente de que sus ajustes, acabados y materiales están por encima de la media del segmento. Nos encantan los asientos delanteros, que son cómodos, confortables y recogen el cuerpo en los cambios de dirección de manera perfecta, incluso admitiría más caballos sin problemas. Detrás, espacio justo, con un respaldo muy plano, pero con una plaza central algo más ancha de lo habitual, cosa que nos gusta. Maletero, como podéis ver en alguna foto que acompaña a este texto, bastante hermoso y capaz.


Nos subimos a una unidad PureTech, 1.2, tres cilindros y 110 caballos gracias a un pequeño turbo, cambio manual de cinco velocidades y el nuevo color orange power que tan llamativo nos parece. Con un peso que raya los mil kilos justos, los primeros momentos por ciudad notamos una dirección muy directa, nos gusta, y una agilidad mayor a la habitual en este segmento, quizá porque el 208 es de los más pequeños.


Nos hacemos a la posición, siempre extraña cuando te subes de nuevas a un Peugeot con i-Cockpit, pero por nuestra personal forma de conducir y nuestra altura, con el asiento aún en su posición más baja, nos encontramos de maravilla mirando el cuadro de mandos por encima de la parte superior del volante, y agarrando el volante, pequeño y de aro grueso, con los brazos en una posición algo más baja de lo habitual.


Dejamos atrás la ciudad, salimos a autovía, y nos llama la atención que se cuela en el habitáculo algo más de ruido del deseado. Entre pequeños ruidos aerodinámicos por el viento reinante y otros procedentes de la rodadura, contemplamos la idea de que en este apartado se puede mejorar un poco más, aunque somos conscientes de que a un segmento B no se le puede pedir la calidad y la insonorización de sus hermanos mayores, compactos o berlinas.


La dirección directa nos agrada aún más cuando las rectas dejan paso a alguna curva. La información que te da de lo que pasa debajo de ti esta dirección es precisa y valiosa, sumando mucho para un buen agrado de conducción. Sin embargo, unos kilómetros antes, conectando el dispositivo de velocidad de crucero, nos hemos dado cuenta de que, una vez más, y van ya para dos décadas largas, el mando sigue siendo el mismo que en generaciones y generaciones anteriores, y sigue pidiendo a gritos una renovación.


Con una conducción normal y habitual, sin forzar en ningún momento, pero sin ir muy por debajo de los límites de las vías por las que circulamos, acabamos el contacto con este Peugeot 208 viendo que el ordenador de a bordo nos indica que hemos consumido una media de 5,3 litros de gasolina a los 100 kilómetros, que no está nada mal.


Nada más reseñable que añadir tras este breve pero intenso contacto con los nuevos Peugeot 208, un coche que sigue defendiendo con buenos argumentos el bastión del león en el segmento más vendido en España y Europa.


Óscar González Soria – oscar.gonzalez@portalcoches.net