PEUGEOT 208 GTi 30th – Presentación y Contacto en el Circuito del Jarama

Por Andrea Enzo , 21/01/2015

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Peugeot
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona 208
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

PEUGEOT 208 GTi 30th – Presentación y Contacto en el Circuito del Jarama
Peugeot construye su leyenda deportiva paso a paso. Han pasado ya 30 años del nacimiento del Peugeot 205 GTi y para celebrarlo, coge el 208 GTi y lo potencia para hacer una versión aún más radical por su 30 aniversario. ¡Nos vamos al Jarama!




El Peugeot 208 GTi 30 aniversario es la evolución lógica de la especie. La marca del León lleva tres décadas cuidando las versiones deportivas de los pequeños de la casa, y ya ha llovido desde el primer Peugeot 205 GTi 1.6 y 105 caballos. La reinterpretación contemporánea del mito nos llega sobre la base del Peugeot 208 GTi, que ha sido un auténtico éxito comercial con más de 10.000 ventas en un año. Parecen pocas, pero vender un deportivo en los tiempos que corren es un auténtico mérito.


El Peugeot 208 GTi 30 aniversario es el trabajo más radical de Peugeot Sport hasta la fecha junto con el RCZ R. En la casa gala aseguran un gran comportamiento en circuito y unas sensaciones muy deportivas en el día a día. Los números no engañan y el 0-100 km/h lo clava en 6,5 segundos, nada mal. Y lo mejor es que lo hace con unas emisiones homologadas de 125 gramos de CO2 por kilómetros.


El diseño del Peugeot 208 GTi 30 aniversario es más radical con respecto al modelo del que deriva, ya que es un poquito más bajo (10 milímetros) y ancho para exprimir toda su deportividad. Además, cambia numerosos elementos que en la versión precedente son cromados por superficies mate. La salida de escape doble se ha modificado para aumentar las prestaciones y mejorar el sonido. Imposible dejar de mirar también las llantas de 18 pulgadas de nuevo cuño con pinzas de freno rojas. Son frenos Brembo de 4 pistones y discos de 323 milímetros. Sí, frena de manera espectacular.


El Peugeot 208 GTi 30 aniversario está disponible por 26.930 euros en tres colores, blanco perla, rojo rubí y un bicolor negro mate y rojo brillante. Al igual que el exterior, el habitáculo también evoluciona, con muchas partes en negro lacado con detalles y ribetes en rojo. Los bacquets, en tapicería alcántara, son espectaculares.


El nuevo motor de 1.6 litros lleva un turbo que ayuda a alcanzar los 208 caballos de potencia a 6.000 revoluciones por minuto. La cifra de Par Motor también es digna de mención: 300 Nm a 3.000 rpm. Son 8 CV más que la versión de la que deriva, 25 Newton Metro más de Par y ahora cumple la normativo Euro 6. El 208 GTi 30 aniversario lleva caja manual de 6 velocidades y un diferencial de deslizamiento limitado Torsen que aporta seguridad y un puntito canalla para disfrutar de la conducción deportiva. La búsqueda de la radicalidad no está reñida con la economía de uso en el día a día, y no falta el sistema Stop&Start.


Para hacer el 208 GTi más radical se han tomado medidas básicas, como endurecer aún más los amortiguadores y apostar por unas suspensiones en ambos ejes más rígidas. Las ruedas han ganado milímetros hacia los exteriores y se ha ganado en estabilidad gracias a este detalle. El ESP, como no puede ser de otra manera, es desconectable. No hay que olvidar que a pesar de estar optimizado para tandas en circuito, se ha ganado también placer de conducción en el día a día.


CON EL PEUGEOT 208 GTi 30 ANIVERSARIO EN EL CIRCUITO DEL JARAMA


Nos gustaría haber hecho más kilómetros al mítico trazado madrileño, pero sólo pudimos completar tres vueltas, debido a las pocas unidades disponibles y los múltiples eventos ajenos al periodismo programados para esta jornada. Al menos, estas tres vueltas han servido para hacernos una idea de lo que nos esperará cuando echemos el guante para una prueba ‘comme il faut’ a este Peugeot 208 GTi 30 aniversario.


Nos acercamos al pequeño felino y en sus 3,96 metros observamos pequeños cambios con respecto al GTi que ya conocemos. Detalles aquí y allá, como la plaquita 30 aniversario en el lateral de la ventanilla trasera, las llantas mate o la parrilla casi ajedrezada. Metiendo un poco el dedo en el ojo, comparamos las características técnicas sobre el papel del 208 GTi y del 30 aniversario, y vemos que ahora hay 8 caballos más, un poco más de Par Motor, 25 kilos más de peso, un consumo homologado de 5,4 en vez de 5,9 litros a los 100, algo más de autonomía y tres décimas menos en el 0-100 km/h. Todo esto nos sale por unos 4.000 euros. El Peugeot 208 GTi sale por 22.900 euros mientras que el 30 Aniversario roza los 27.000. Que cada uno piense en su bolsillo, sus ansias deportivas y haga cuentas para ver si merece la pena dar el salto o no. También reconocemos que esa placa en el lateral tiene un valor poco tangible y sí simbólico-sentimental.


Nos subimos al Peugeot 208 GTi 30 aniversario, conscientes de que en poco tiempo tendremos que sacar el mayor número de conclusiones, con mucho riesgo de que estas sean algo precipitadas. Pero no hay para más. Menos es nada. Nos ponemos el casco y mientras nos acoplamos al precioso asiento, nos dicen que no podremos quitar el ESP durante el tiempo que estemos en pista. A toro pasado, menos mal, porque el compañero que llevo delante, al que no hacía más que dar espacio cada dos-tres curvas, no completa una trazada sin derrapar de atrás.


Son apenas las 09:30 de la mañana y el asfalto está helado. Cero grados en el ambiente y apenas una vuelta de calentamiento antes de empezar a exigir al Peugeot 208 GTi 30 aniversario. Antes de salir de boxes, nos da tiempo a apreciar el trabajo realizado en el interior. Todo muy bien rematado, casi todo negro con toques rojos por todas partes, y un ambiente racing a más no poder. Volante aún más pequeño, o eso parece, con respecto al 208 de calle, y esa pequeña rayita roja en lo alto del volante para ‘marcar el norte’ por si en el fragor de la batalla perdemos la orientación… que no tiene por qué siendo tan breve el contacto.


Salimos de boxes, somos prudentes y dejamos muuuuuuuuuuuucho espacio con el que nos precede –hemos elegido el último coche de la fila de 5- y la primera comprobación es que el 208 GTi 30 aniversario frena una barbaridad. Los enormes discos de freno trabajan con una solvencia espectacular y nos agrada ver que podemos frenar muy, pero que muy tarde. Las frenadas fuertes, casi al límite, aligeran el tren posterior de tal manera que lo sientes casi levantarse, y culear de una manera brutal. Está claro que la primera sensación la han logrado de sobra.


Empezamos a enlazar curvaS y la siguiente sensación, es la de tener un motor que empuja muy bien desde las 3.000 vueltas y que no tiene baches en la curva de potencia. De 3 a 6, da igual que vayas en una marcha más o en una marcha menos, que el motor va a empujar a todo lo que da. Los mil y pocos kilos de peso se mueven con suma facilidad gracias a un turbo que sopla como si le fuera la vida en ello.


Empezamos a pisar los peraltes en las curvas y cuanto más agresivos somos, más notamos que se va de atrás. El asfalto del Jarama no tiene a esta hora mucho más agarre que una pista de patinaje y si empiezas a acelerar en medio de la curva, más vale que lo hagas con tiento, porque si lo haces con contundencia el medio metro de deslizada en el mejor de los casos no te lo quita nadie.


Asustados vemos como el coche que nos precede, un compañero no habitual en estas lides, lleva al piloto por donde quiere el 208. El ESP está puesto pero las salvajadas que aprecio al volante del coche que me precede no son digeribles por un sistema de seguridad que no logra mantener la tracción de las cuatro ruedas ni en broma.


Notamos la dirección muy directa, firme, ambas suspensiones muy duras, y de inmediato nos imaginamos en nuestra ruta de puertos habitual por la Sierra de Madrid dando rienda suelta a nuestro pie derecho. Se nos hace la boca agua. La sensación de diversión es casi infinita en este Peugeot 208 GTi 30 aniversario. Notamos el coche muy deportivo, muy bien acabado, propicio para meterse en circuito y llevarlo al límite. El sonido acompaña, pero para nada es tan ronco ni está tan potenciado como en el Peugeot RCZ R.


No hemos entrado en calor cuando ya toca enfilar la calle de boxes y entrar en el pit lane. Al menos nos hemos quedado con su cara, y pronto, con mejor climatología, estará en nuestras manos para demostrar si cumple lo que ha prometido en este breve pero intenso contacto.


Óscar González Soria – oscar.gonzalez@portalcoches.net