PEUGEOT 108 – Prueba – Buscando su sitio

Por Andrea Enzo , 10/02/2015

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Peugeot
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.

Últimas Noticias

PEUGEOT 108 – Prueba – Buscando su sitio
El Peugeot 108 llega clonado junto a Citroen C1 y Toyota Aygo. Cada uno con sus plásticos, buscan la solución al tráfico urbano con personalización. El Peugeot 108 destaca por calidad y acabados. Prueba del Peugeot 108 5 puertas 1.2 82 CV Allure.




El Peugeot 108 se renueva con acierto para seguir dando mucha guerra entre los urbanitas
, esos coches que a duras penas llegan a los tres metros y medio e intentan ofrecer el mayor espacio, confort y economía de uso para llevase el gato al agua. En este caso, junto a la tradicional alianza PSA de Peugeot y Citroen, que dan lugar al 108 y al C1, se une, como en ocasiones anteriores, el gigante japonés Toyota, con el nuevo Aygo, buscando rentabilizar su coche pequeño compartiendo gastos e inversiones, en carrocerías que, generalmente, dejan pocos beneficios y en las que hay que estar por imagen de marca.

También resulta extraño que, a pesar de ser un lanzamiento reciente, estos coches tengan precios, incluso en ocasiones, por encima de los coches del segmento superior. Sin ofertas ni promociones de lanzamiento, el Peugeot 108 más económico posee un motor de 82 caballos de gasolina y cuesta 11.700 euros. Poco a poco irán apareciendo descuentos, pero por ese precio te compras la versión básica de cualquiera de los coches que rozan los 4 metros de longitud, y en algunos casos, casi segmentos aún superiores, como el veterano Citroen C4.


En cualquier caso, este triple lanzamiento obedece a una reactivación bestial del segmento, gracias a la llegada, entre otros, de mitos como el Renault Twingo o el Smart ForFour, que vienen de la mano también aunando esfuerzos y ahorrando costes. El Opel Adam también salió hace poco, lo mismo que el Hyundai I10, mientras que los hay más veteranos, como el Ford Ka o el Kia Picanto.


Después de este breve repaso nos centramos en el Peugeot 108 y en su oferta comercial, un tanto extraña, ya que sólo llega a nuestro mercado con dos motores de gasolina –obvia la ausencia de un diesel en un coche eminentemente ciudadano que en pocos casos o ninguno va a superar los 20.000 kilómetros al año-. Dichos motores de gasolina son un 1.0 de 68 caballos y un 1.2 de 82. La extrañeza viene cuando echamos un ojo a los precios, pues el básico de 68 caballos –acabado Active- cuesta 12.250 euros y el 1.2 de 82, 11.700 euros, 550 menos. La explicación está en el cambio. Manual de cinco velocidades en el 1.2, manual pilotado ETG5 en el 1.0.


Amén de hasta 7 líneas de personalización disponibles en el nuevo 108, de las que luego hablaremos, hay dos acabados, en ambos propulsores, Active y Allure. La diferencia entre ambos es de 2.220 euros y un buen puñado de elementos de equipamiento. A título anecdótico, diremos que poner climatizador a nuestro 108 cuesta sólo 240 euros y dotarlo de cámara trasera para aparcar, apenas 250 euros.


Nos sigue dando un poquito de miedo combinar un motor cortito de potencia y el cambio asistido ETG, por eso en www.portalcoches.net hemos decidido probar la opción más económica, más potente, y con el mejor acabado, que no digan que nuestro 108 no es pintón. Así pues, 82 caballos, equipamiento completito, y un techo abrible de lona en color violeta, que con el blanco perlado de la carrocería y los numerosos cromados, queda de lujo. Total, 13.920 euros de serie, 14.185 la factura final por los toques de color.


Eso sí, no sabíamos por cuál de las siete líneas de personalización apostar, todas haciendo honor a su nombre, Dressy, Kilt, Diamonod, Tattoo, Dual, Barcode o Sport y por eso, salvo el toque de color de la capota, la carrocería está completamente en blanco para que te lo imagines con tus motivos y pegatinas preferidas. El coste de las 7 líneas de personalización está entre los 350 y 450 euros. Muy asequible, la verdad.


Analizamos ahora el diseño exterior del Peugeot 108 y las formas que presenta nos agradan bastante. Es innovador en muchos sentidos, como el cristal negro que hace las veces de luneta trasera y portón, enmarcado por unos pilotos oscurísimos y una especie de difusor inferior que le hacen aparentar ser mucho más deportivo. También nos gusta el aleroncillo superior que remarca aún más este aspecto y abraza la tercera luz de freno.


En la alzada lateral hay mucho contraste entre el blanco de la chapa y los toques negros de las lunas muy tintadas, las llantas oscuras y los numerosos cromados en tiradores, espejos, ópticas, las propias llantas, etc. El frontal es tremendamente agresivo, posee una mirada muy afilada gracias a los rasgados faros, los marcados antiniebla y la doble rejilla negra de entrada de aire. También observamos un parabrisas bastante inclinado, que sin embargo no agobia en las plazas delanteras.


En el interior del Peugeot 108 hay mucho, muchísimo plástico duro, bien combinado, pero no deja de ser plástico del duro durísimo. Algún grillo se escapa por algún lado, pero no es de los que te condicionan la compra de un coche. A pesar de ello el diseño es muy acertado, con un cuadro de mandos muy recogido –muy de moto- en el que no falta de nada, incluso las flechitas que aconsejan el cambio de marcha, aunque el marcador digital de las revoluciones por minuto debería tener un poco más de presencia y el ordenador de a bordo tenga los botones en la propia instrumentación y haya que pasar la mano por dentro del volante para interactuar. Volante, que por cierto, es pequeñín y estrecho, y nos recuerda mucho al del Renault 19 más deportivo en su última época. Entre los pocos botones del volante multifunción, nos extraña que haya un limitador de velocidad pero no el dispositivo de velocidad de crucero.


El diseño de las tomas de ventilación también nos parece original, aunque con estos sistemas siempre tenemos más dificultades para dirigir el aire hacia donde queremos. La consola central está presidida por una enorme pantalla táctil de 7 pulgadas, que por desgracia no alberga un navegador, sino apenas un par de funciones, el sistema de audio y el manos libres del teléfono móvil. Sin más. Los mandos del sistema de ventilación, con aire acondicionado en nuestro caso, están muy a mano, pero la rayita que indica la posición de frío y calor apenas se ve, con lo que debes moverlo a ojo. Más abajo, hueco para dos bebidas y para dejar llaves o cartera. No falta toma de USB.


Los asientos son de una sola pieza, con aspecto deportivo, pero con el inconveniente de que no puedes regular la posición del reposacabezas integrado. Por cierto que no hemos dicho que en este acabado Allure disponemos de entrada al vehículo sin sacar la llave del bolsillo y arranque por botón, muy, pero que muy bien para un coche de 3,5 metros. Los asientos son cómodos, recogen poco, pero no necesita mucho más dado el carácter del utilitario. Por cierto, que los botones para regular los retrovisores y desconectar el control de tracción no pueden estar en peor lugar, especialmente este último, abajo y escondido. Mal.


Atrás sólo hay dos plazas, y la verdad es que nos hemos quedado sorprendidos de lo amplias que son. Si el conductor no es especialmente alto o va anormalmente recostado, en las plazas traseras pueden ir dos adultos con cierta comodidad, muy bien a lo alto y a lo ancho, y lo único que hay que vigilar son las rodillas. El maletero por poco no llega a 200 litros, y es estrecho y algo incómodo, puesto que la boca de carga está algo alta y hay que dejar caer lo que queramos dejar ahí. Las plazas traseras se abaten 50-50, pero tampoco queda una superficie plana de carga.


Nos ponemos al volante y el runrún del propulsor tricilindrico nos indica claramente el tipo de coche que llevamos entre manos. Un ruido ronco y algo desigual, transmitiendo una leve vibración al ralentí, no augura nada bueno, aunque luego en marcha sigue la rumorosidad, la cosa no es tan grave, ni mucho menos, como podríamos aventurar en parado.


Las primeras marchas son muy cortas, tanto es así que incluso hemos podido salir de parado en tercera incluso con una leve pendiente en cuesta. La cuarta ya desahoga bastante y la quinta, aunque la pide pronto, te permite alcanzar los 120 kilómetros por hora a 3.500 revoluciones por minuto, cifras coherentes para hablar de un coche de estas características como el Peugeot 108.


En marcha, principalmente en ciudad y a la hora de aparcar, su hábitat natural, hemos echado de menos el radio de giro que posee el nuevo Smart ForFour. Es bastante ágil, no gira mal, pero el Smart aquí es la referencia. También el Peugeot es algo menos refinado en funcionamiento mecánico, al menos con este motor. El consumo, después de medio millar de kilómetros, la mayoría por la urbe, alguno por autovía y carreteras con curvas, se ha estabilizado en 6,3 litros a los 100, aunque la diferencia de consumo es mucha entre un ámbito y otro, muy frugal en autovía, bastante tragón, por encima de los 7,5, en el tráfico diario y el callejeo.


La insonorización no es ejemplar pero se nota el esfuerzo. En autovía se cuela algo de rumorosidad, pero se cuela con todos en este segmento. El ruido del motor se hace presente, es innegable. Sin embargo, el tarado de las suspensiones nos ha gustado, aunque quizá de recorrido algo corto. Filtra bien y también sujeta bien el coche cuando es menester, siempre con las limitaciones entendibles del tipo de coche ciudadano con el que estamos trabajando.


Con un coche de 3,5 metros aparcar es un mero trámite. La habitabilidad es de notable alto y equipamientos y acabados están por encima de la media en el segmento, sin embargo, el precio nos parece muy elevado en su lanzamiento, y no tenemos duda de que poco a poco irá reposicionándose, ya que no es normal que cueste bastante más que coches que miden medio metro más y gozan de más espacio, equipamiento y comodidades. Cosas que podrían justificar el precio elevado, como los frenos traseros, vemos que como es habitual en el segmento, también se recurre a los frenos de tambor, con peor efectividad que los discos. También hay ahorro en las ventanillas traseras, que no se bajan siquiera hasta la mitad, sino que se abren con sistema de compás una mínima rendija. Tampoco la luz interior nos ha parecido apropiada y sí bastante lúgubre y la ausencia de asideros en el techo también es criticable.


Es un auténtico puntazo contar con el techo abrible. En estas fechas invernales aún cuando el sol luce con esplendor se puede llevar abierto para callejear. Con un simple botón, se puede abrir en 10 segundos. Se abre hasta el final y de una sola vez con una pulsación prolongada al botón. Para cerrar, una pulsación lo cubre hasta la mitad y luego hay que volver a accionar el botón, para cerrar del todo. Tampoco pasas de los 10 segundos en la maniobra de cierre. Por si tienes dudas, te comentaré que el sistema de aireación es muy rápido y en pocos segundos la calefacción está trabajando sin problemas y dando frío o calor, según proceda.


CON LA MANO EN EL CORAZÓN


El último en llegar al segmento de los micro ciudadanos nos deja un sabor agridulce. Estéticamente el Peugeot 108 es un trabajo sobresaliente, pero pese al precio elevado seguimos viendo cosas que no nos gustan y que quizá por esos euros deberían estar solventadas. La habitabilidad y los bajos consumos alcanzan el notable, pero hay detalles a mejorar.


UN COCHE PARA...


…los urbanitas que quieran moverse con cierto estilo y gusto por el detalle, pero no estén dispuestos a pagar cantidades más elevadas por Opel Adam, MINI One o Fiat 500. Como primer coche es ideal, práctico y coherente con lo que le pides, aunque ya hemos dicho que por menos dinero tienes otras opciones igual de válidas.


KILÓMETROS PRUEBA – 480 kms

PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 65%-15%-20%


RIVALES

Toyota Aygo, Citroen C1, Opel Adam, Kia Picanto, MINI One, Ford Ka, Renault Twingo, Chevrolet Spark, Seat Mii, Smart ForFour, Skoda Citigo, VW Up!, Fiat 500


FICHA PEUGEOT 108 5p 1.2

Cubicaje / Potencia: 1.199 cc / 3 cilindros y 82 CV a 5.750 rpm

Caja de cambios: manual 5 velocidades

Alimentación: gasolina


Longitud / Anchura / Altura: 3.475 / 1.615 / 1.460 mm

Distancia ejes: 2.340 mm

Maletero: 196 litros

Nº plazas: 4 plazas


Neumáticos: 165/60 R15

Tracción: delantera

Frenos delanteros: Discos ventilados

Frenos traseros: Tambor


Aceleración 0-100 km/h: 10,9

Velocidad máxima: 170 Km/h


Capacidad depósito combustible: 35 litros

Peso en orden de marcha: 940 Kg.

Par motor: 116 Nm a 2.750 rpm

Emisiones CO2: 99 g/Km


Consumos oficiales:

Extraurbano: 3,7 l/ 100 Km

Urbano: 5,4 l/ 100 Km

Mixto: 4,3 l/ 100 Km


Bien:

Diseño

Techo de lona abrible

Entrada sin llave y arranque por botón


Menos bien:

Ventanillas traseras de compás

Sin frenos de disco atrás, asideras en techo…

Precio muy elevado


Precio: 13.920 euros


Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net