KIA OPTIMA – Presentación en Madrid – Una berlina muy europea

Por sa , 24/01/2012

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón Ginebra 2017
comparte:



Servicios

Zona KIA
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona OPTIMA
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

KIA OPTIMA – Presentación en Madrid – Una berlina muy europea
KIA vuelve al segmento D con un coche que no va a pasar inadvertido. Con el nuevo Optima, KIA desafía al status quo de las berlinas en Europa. Un coche de factura impecable y un precio de arranque de 23.950 euros y mecánica diesel de 136 caballos.
 
El KIA Optima no llega para ser un coche más. La marca coreana ya no es una recién llegada, ni a Europa, ni mucho menos al sector del automóvil, y sus productos ya no tiran de precios de derribo para colocar diseños de claro corte oriental y escasa aceptación en el viejo continente. Si esta es la idea que aún tienes de KIA, resetea el disco duro y carga las baterías a tope porque este KIA Optima te va a cambiar tu antediluviana concepción de la marca coreana.
 
El KIA Optima con el que en esta toma de contacto hemos hecho más de ciento cincuenta kilómetros es un coche global, con un diseño que lo tiene todo para triunfar en el mercado asiático, en el norteamericano y en el europeo. No hay más que verlo para saber que, sólo por estética, va a ser siempre uno de los candidatos para cualquier comprador que quiera hacerse con un coche espacioso, con porte de berlina Premium, funcionamiento ejemplar… y eso sin saber aún el precio.
 
Todas estas características, extrapoladas al resto de la gama, son las claves por las que, en un año en el que se han vendido menos coches en España y en Europa, KIA ha aumentado sus ventas y se ha asentado de manera definitiva en esta parte del mundo. Hay que recordar que en poco más de un año Picanto, Rio, Soul y el próximo Cee’d acompañan a este Optima en una renovación casi ilimitada que aúpan a la marca al escalón donde debe estar, principalmente por esfuerzo e innovación, pero también por una calidad mejorada y unos precios que no dejan de ser competitivos, aunque algo menos que en sus inicios. Crecer un 9 por ciento en un mercado que cae en un 18 por ciento, no debe ser una cosa casual.
 
Kia Optima foto exteriorLa prueba de que este KIA Optima ha nacido como coche global está en que la marca asiática fabrica este coche hasta en tres factorías distintas, en Corea, en China y en Estados Unidos. Con especificaciones propias en cada mercado, el Optima europeo se nos presenta con, de momento, un único motor, de 136 caballos pertenecientes a una mecánica diesel de 1.7 litros, con 325 Nm de par. Con cambio manual o automático, en ambos casos de seis velocidades, es la antesala de la versión híbrida que llegará después del verano a nuestro país. Quizá la ausencia de más motorizaciones sea el principal escollo para que este modelo mejore las previsiones de venta, aunque sobre el papel la mecánica elegida para su inicio, es la más lógica y la que debería significar, en un modelo con más variantes, el grueso de las ventas.
 
Los 4,84 metros de largo del Optima ya nos avanzan que estamos hablando de una berlina del segmento D que podría codearse perfectamente con tallas superiores como el Skoda Superb o el Renault Latitude, con el que he sacado alguna semejanza en la parte trasera, sobre todo en los grupos ópticos. Estéticamente este KIA tiene mucha personalidad, con un semblante serio y desafiante, pero sobre todo una línea y una planta que podría pasar por berlina Premium sin problemas. Sin duda esta estampa imponente, esta imagen tan poderosa y cuidada, le hará incrementar sus ventas sin lugar a dudas.
 
Hablaba antes de líneas, y es que si cogemos al Volkswagen Passat como referencia, el Optima es más largo, más ancho, tiene una distancia entre ejes muy superior y es un poquito más bajo, con lo que la fluidez de sus armoniosas formas podrían incluso hacerle pasar por un coupé de altos vuelos al estilo del Serie 6 de BMW. El diseño es siglo XXI fuera de dudas, y la tecnología ocupa su lugar gracias a todo tipo de sistemas, desde los que se ven, como las luces led, hasta el ISG (Intelligent Stop & Go), el modo de aparcamiento automático o el uso de acero de menor peso y mayor resistencia.
 
El KIA Optima llega a España, donde ya está a la venta, a un precio de 23.950 euros en su acabado más básico, el Concept, aunque aquí ya nos encontramos con climatizador bizona, velocidad de crucero y todos los sistemas de seguridad disponibles, además de una buena lista de elementos. Por dos mil euros más tienes el acabado Drive, con muchos más gadgets como volante y palanca en piel, faros antiniebla, espejos eléctricos, etc, etc. El acabado más elevado, el Emotion Eco-Dynamics, sale por 29.250 euros y lo trae absolutamente todo. La versión automática se puede asociar al acabado más alto, y la factura ascendería a 30.950 euros. Se desconoce aún cuánto costará la versión híbrida, para la que se anuncian más de 150 caballos y 5,4 litros de consumo medio.
 
EN MARCHA CON EL NUEVO KIA OPTIMA POR LA PROVINCIA DE MADRID
 
Por fuera, conquista. Por dentro, enamora. Me apostaría España entera con cualquiera de vosotros, y os la ganaría, a que si os suben al Optima con los ojos cerrados y os quitan la venda estando a los mandos, la primera marca que diríais no sería KIA. Los prejuicios en nuestro país, y un poco en todas partes, están a la orden del día, y el esfuerzo que han hecho los coreanos con el interior de este modelo es increíble.
 
Después de hacernos con las llaves de una de las unidades de la presentación, vemos que disfrutaremos conduciendo un par de horas de la versión Emotion con cambio automático. El interior es el más lujoso que puede montar el Optima, de acuerdo, pero es que la impresión que te llevas cuando subes es alucinante. Si visualmente alucinas, cuando paseas los dedos por las distintas superficies y compruebas el funcionamiento de todos los mecanismos no puedes por menos que pensar que las potencias orientales tienen algún secreto atávico que no han rebelado al resto de los mortales.
 
Kia Optima foto interiorNos asentamos en un habitáculo espacioso como pocos, con unas plazas traseras enooooooooormes y un maletero de 505 litros, que no es la referencia, pero cumple, a pesar de tener una boca de carga algo más estrecha y elevada de lo que sería deseable. La unidad dispone de asientos regulables electrónicamente, memorias, e incluso regulación de la temperatura, sea para frío o para calor. Todo es regulable de manera fácil y suave, ergo la simbiosis con el volante y la visibilidad ideal se da de inmediato. Poco a poco descubres cosas, como lo bien diseñado que está el cuadro de mandos, claro y sin alharacas, pero con una gran pantalla digital en medio para el ordenador de a bordo. Y la consola central, orientada hacia el conductor, alberga un navegador de grandes dimensiones y grafías muy claras, con un funcionamiento bastante intuitivo aunque, quizá haya botones al principio a los que no encuentras utilidad. El navegador dispone de pantalla táctil y comprobamos con deleite que la indicación de la velocidad máxima de la vía por la que circulas ha aumentado de tamaño con respecto a l de la competencia.
 
Auto Hold, cambio automático secuencial con convertidor de par, doble techo acristalado, levas al volante… no falta nada que en un Premium no pagases a precio de oro. Y cuando hundes el dedo en el compuesto blando del salpicadero enseguida te teletransportas al mundo VAG y piensas. Sí, lo han hecho.
 
La suavidad de marcha en los primeros kilómetros empieza a dejar paso a una rumorosidad un poco más elevada de lo normal. Miro a ver si hay alguna ventana que no esté bien cerrada, pero no, el roce del neumático con el asfalto se cuela en el habitáculo y baja un par de puntos el confort que se había creado al principio.
 
El motor es suave, progresivo. No esperes aceleraciones fulgurantes porque la realidad te decepcionará. Tonelada y media de peso no se mueven en un abrir y cerrar de ojos por arte de magia. En cualquier caso, si buscamos ganar velocidad a cualquier precio, comprobarás otro de los puntos menos fuerte de este Optima, y es que el sonido del motor aumenta exponencialmente mientras que la velocidad no crece con la misma intensidad. Con el cambio automático se apuran más las marchas, hasta buscar las 4.500 vueltas antes de pasar a la siguiente, pero nunca tendrás la sensación de ir en un coche con la potencia suficiente y necesaria para afrontar un adelantamiento en casi cualquier circunstancia. El cambio está a la altura del motor, y no se aprecia que patine y pierda momentos de empuje.
 
Los consumos no han sido malos en esta primera toma de contacto. En autovía bordeando los límites legales se ha conformado con 6 litros justos, mientras que después de una zona mixta ha subido algo, pero no ha llegado a marcar 7 litros.
 
A pesar de que no hemos parado de sorprendernos en una y otra cosa, el tarado de las suspensiones nos ha parecido delicioso. En autovía nos parecía suave, confortable, filtraba lo justo, no se apreciaban balanceos de ningún tipo… pero es que al meterlo en zonas reviradas no sólo se ha confirmado esta apreciación sino que se ha acentuado, ya que la ausencia de balanceos en la carrocería es total, y en asfaltos con peor estado se ha logrado ahorrar al ocupante buena parte de las lógicas incomodidades de este tipo de superficies en mal estado.
 
Personalmente la dirección no me pareció mala, pero quizá un pelo artificial, demasiado suave y eficaz, aunque he de reconocer que varios compañeros de la prensa con los que compartí pareceres no notaron nada en este sentido.
 
Con gran pena y pesar dejamos el KIA Optima con un gran sabor de boca. Tiene argumentos para codearse con los pesos pesados del segmento, y sus ajustados precios pueden hacer inclinar la balanza de su lado. En cualquier caso, esperamos tener la ocasión de hacer una prueba más completa próximamente para desvelar los pocos secretos que hayan podido quedar sin desvelar en esta breve pero jugosa toma de contacto con el nuevo KIA Optima.
 
Óscar González Soria – oscar.gonzalez@portalcoches.net