MITSUBISHI MONTERO – Prueba Coche – Todoterreno todopoderoso

Por sa , 22/08/2011

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Mitsubishi
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona MONTERO
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

MITSUBISHI MONTERO – Prueba Coche – Todoterreno todopoderoso
Probar un Mitsubishi Montero requiere un extra. Para ponerlo a prueba hay que saber qué terreno se pisa. Hablar del Montero es hablar de la referencia en todoterrenos, y en este test, sabrás por qué. Prueba del Mitsubishi Montero 5p 3.2 DI-D Aut.





‘Dónde te lleve tu Montero hace mucho que no ha llegado nadie’. Con este slogan nos sorprendía Mitsubishi en 1994 en uno de los anuncios de televisión más recordados en España. Fatalidades y casualidades del destino, hace apenas un par de meses que el encantador ‘abuelo de Mitsubishi’ falleció, y con él, parte de la historia viviente de un modelo que ya es mítico. Cuenta la leyenda que la agencia que producía este anuncio llevaba preparado un actor mayor para caracterizarlo convenientemente, pero que al encontrarse con este encantador paisano y su peculiar modo de hablar no tuvieron ninguna duda en ofrecerle ser el protagonista del spot, en el que se hacía ver que el Montero es capaz de llegar hasta el último rincón del mundo, donde ni siquiera las noticias llegan.

Con esta alineación de planetas en nuestro casillero, no podíamos menos que acudir a Majaelrayo, uno de los pueblos de pizarra negra de la vecina Guadalajara y escenario de dicho spot, para rendir homenaje y tributo a un hecho tan emotivo como este. Más tarde nos damos cuenta de lo acertado de la elección, ya que en los alrededores de este paraje natural existe un sinfín de kilómetros de pistas de tierra y piedras que han servido de marco incomparable para medir las aptitudes de este 4x4 de pura cepa.
 
La vista no engaña a la hora de definir a este Mitsubishi Montero largo. Robusto, poderoso, capaz, uno se imagina dirigiendo las huestes de un valiente y numeroso ejército de coches pequeños a los mandos de esta máquina que presume de superar cualquier obstáculo que se le presente. Tras el último lavado de cara, las líneas se hicieron más simples y sencillas, a la vez que se huyó de cualquier floritura prescindible, para configurar un conjunto limpio y armónico, apostando por la chapa de aspecto macizo y una gran superficie acristalada, que se traduce en un espacioso habitáculo donde la luz juega un papel importante.
 
En el frontal todo es grande. Los faros, los antiniebla, las barras cromadas que enmarcan el escudo, las defensas, el capó… en el lateral más de lo mismo, moderno pero aspecto hormonado, con unos grandes retrovisores que acogen los indicadores de dirección y unas molduras y estribos que no aparecen en el acabado más bajo, el Spirit, pero sí en el Motion, el más alto. En la zaga, en cambio, pilotos pequeños, uno piensa que han reducido porque la rueda de repuesto y su sistema de anclaje y seguridad no dejan mucho más espacio. En cualquier caso, como comparte el color de la carrocería, pese a lo abultado del conjunto no desentona con los voluminosos pasos de rueda y unas llantas de medidas tan pantagruélicas como necesarias, para que 2.3 kilos se muevan como pez en el agua cuando el asfalto se transforma en tierra y piedras.
 
Por dentro, sensaciones encontradas. De primeras la sensación es deslumbrante. Las hechuras y el material de los asientos, tanto visual como al tacto, es superlativa. Bien conjuntado y rematado, la tapicería mixta de cueto y tejido de alta calidad cumple su cometido con creces. Por regla general, uno de los grandes defectos de los vehículos camperos es su cuadro de mandos, más espartano de lo habitual y más enfocado a la practicidad que al lujo. En Mitsubishi, dado el rango del Montero, han intentado unificar ambos criterios, y en cierta medida lo han logrado, pero hay botones, quizá demasiado grandes, y terminaciones que no terminan de convencer. Aún así, el esfuerzo es loable y está, en cuanto a acabados, muy por encima de la media del segmento.
 
Mitsubitshi Montero largoLlaman la atención varias cosas. En primer lugar el volante grande, junto con la ausencia de navegador, pese a estar en una unidad con el máximo equipamiento de serie. Si quieres este dispositivo tendrás que sacar del bolsillo casi 1.500 euros. En una primera mirada de reconocimiento no pasa inadvertida una segunda palanca, más pequeña, al lado del mamotreto que acciona el cambio automático, una gigantesca palanca de cambio. En la pequeña de la derecha, recuperamos la figura de la reductora, exclusiva de los 4x4 con uso regular fuera del asfalto y que de verdad quieren desenvolverse con un mínimo en terrenos difíciles. Esta palanquita gestiona el Sistema de transmisión SS4-II (Super Select 4WD) (SS4-II). Posee un bloqueo del diferencial central y transmisión auxiliar que proporcionan unas prestaciones off road sobresalientes sobre superficies en malas condiciones. Con un reparto de par delantero/trasero 33:67 de serie, el diferencial central planetario y una unidad de acoplamiento viscoso se conjunta para ofrecer un óptimo reparto de par sobre todas las superficies, con una alta capacidad de tracción y estabilidad y una segura maniobrabilidad. Hasta 1 km/h, mediante la palanca de selección del modo de trasmisión se puede seleccionar el tipo de tracción que se desea, ajustándola a las condiciones de conducción sobre la marcha (el vehículo debe estar parado para cambiar entre 4HLc y 4LLc.)
 
El sistema Super Select 4WD ofrece 4 modos de conducción: Modo 2H: Tracción trasera, ideal para circular por calles y carreteras en buen estado y con buen tiempo. Modo 4H: Tracción total, modo estándar del SS4 II, permite un amplio rango de condiciones de conducción: por ciudad, autopistas, carreteras comarcales sinuosas, firmes con nieve compactada, hielo y gravilla o arena. Sobre superficies de asfalto un reparto de par delantero/trasero 33/67, sobre suelo mojado o superficies de baja fricción el acoplamiento viscoso eleva el par del eje delantero hasta un máximo del 50% para mejorar la tracción y la estabilidad. 4HLc: Tracción total con el diferencial central bloqueado manteniendo la tracción total al tiempo que se bloquea el diferencial central, es decir se elimina cualquier posibilidad de giro entre las ruedas delanteras y traseras, proporcionando a las cuatro ruedas mayor capacidad de tracción sobre superficies como nieve blanda, tierra o barro. Para pasar al Modo 4LLc el coche debe estar parado. 4LLc: Reductora y diferencial central bloqueado. Gracias a una desmultiplicación, casi el doble que en el modo 4HLc, permite solventar las situaciones más difíciles como pendientes con suelo muy resbaladizo, lodo, arena, y cuando las condiciones requieren tracción extra. El Montero dispone también del bloqueo del diferencial trasero que elimina la diferencia de giro entre las ruedas traseras. Activado mediante un interruptor desde el salpicadero y cuando se encuentra seleccionado los modos 4HLc o 4LLc, el bloqueo del diferencial trasero trabaja de forma conjunta con el diferencial central para ayudar al conductor a extraer su vehículo cuando se encuentra atrapado.
 
Veo que me he cebado con el sistema de transmisión y cambio y he dejado el interior a medias. Para acabar de manera rápida, diré que el espacio interior es brutal, enorme. En configuración cinco plazas el maletero es espectacular. En una sencilla maniobra que no dura más de 20 segundos, puedes desenterrar del suelo del maletero otras dos plazas más, algo estrechas para las piernas, pero muy utilizables en casos de necesidad. El maletero se reduce entonces, pero aún da para llevar unos cuantos bultos. La segunda fila de asientos tiene varios grados de inclinación y tiene espacio para aburrir. En el display de la consola central aparece información digital sobre altitud, presión barométrica, temperatura y consumos medios, amén de una especie de brújula también digital. Cumple su función pero está lejos de la vista y todo es francamente mejorable. Si analizamos con detenimiento instrumentación, botones, accionamientos y demás se puede hacer un poco mejor, pero es que lo verdaderamente importante es cómo se comporta por caminos y senderos, y a ello vamos. El cambio automático de esta versión cuesta 1.900 euros, y aunque es lento, es bastante cómodo. Por supuesto que hablamos de un vehículo con carrocería monocasco y chasis integrado, atrás quedaron ya travesaños y listones.
 
Para rematar el interior, te diré que, a unas malas, también vale como improvisado monovolumen, pues cuenta con numerosas solucionas dignan de este espacioso segmento. El hueco bajo el reposabrazos central es casi un pozo sin fondo, y en la guantera de delante del copiloto no falta una salida USB. El maletero también cuenta con soluciones ingeniosas y cubreequipaje, los asientos son calefactados y los parasoles tienen una extensión para evitar deslumbramientos inesperados por los laterales. El climatizador parece tener un generador particular para él solo y enfría que da gusto, lástima que la posición de conducción sea tan elevada y el volante sólo sea regulable en altura. Para el próximo lavado de cara, si por mí fuera, cambiaría la ubicación de algunos mandos y rediseñaría otros, pero tal y como están cumplen.
 
Si vas a hacer muchos kilómetros por asfalto, quizá deberías buscar un vehículo que tenga mejores aptitudes sobre el alquitrán. La prioridad del Montero no es esa y se nota en autovía y en carreteras de curvas especialmente. Si te digo que en la ciudad tampoco es el más ágil, con 4,90 metros de longitud y más de dos toneladas de peso, seguro que también lo entiendes. A velocidad de crucero es bastante ruidoso y no es el vehículo más refinado del mundo. Tanta goma en las ruedas produce balanceos incómodos, nada peligrosos, pero si estás habituados a utilitarios, compactos o berlinas, te sentirás un poco ‘pato’ sentado tan arriba y con un centro de gravedad bastante elevado. La estabilidad está encomendada al sistema ASTC, que abarca los controles de estabilidad y tracción. Tampoco puede faltas el control de descenso en pendientes (EBAC)
 
Ahora bien, en cuanto dejamos lo negro la cosa cambia. En su hábitat natural poco, por no decir ninguno, pueden hacerle frente, no ya superarle. Sus 2 caballos dan bastante de sí y cuando hay que tirar de reductora es capaz de seguir abriendo camino donde muchos reculan o ni siquiera se atreven. Supera pendientes de hasta 35 gradas, soporta inclinaciones laterales de hasta 45 y posee una profundidad de vadeo de 70 centímetros. No es una errata, 70 centímetros. El ángulo de ataque es de 34,5 grados, el de salida de 24,5 y el ángulo de paso de cresta es 22,2. Cifras prácticamente inalcanzables para el más gallito. Los 441 Newton/Metro y su primera marcha tan corta hacen el resto. Obviamente, hemos probado a subir pendientes verdaderamente pronunciadas, a vadear ríos y a traccionar en situaciones nada deseables y ha sacado un sobresaliente en ‘perrerías campestres’. Daba igual la anchura y profundidad de las roderas, los insondables baches del camino o las numerosas piedras de tamaño XXL que salpicaban los caminos por los que metimos a esta fiera indomable. Espectacular. Momentos hubo en los que llegabas a pensar en disfrazarte de avezado dakariano y correr aventuras en los desiertos más inhóspitos del planeta para probar las cualidades de este todoterreno.
 
Estas maravillosas prestaciones pagan su peaje en el consumo, donde después de la prueba descubrimos que este Montero largo no se contenta con menos de 11 litros a los cien kilómetros, consumo entendible después de haber vivido las experiencias que relatamos. Aún con 88 litros de capacidad, el inmenso tanque de combustible no da para una autonomía muy elevada.
 
La diferencia de precio entre el 3 puertas (4,38 metros) y el 5 puertas (4,90), depende de los acabados, pero está en torno a los 3.000 euros. En 5 puertas, entre el acabado más básico (Spirit) y el superior (Motion) hay 6.3 euros de diferencia, 38.3 por 44.6. El cambio automático se puede incorporar sólo en el acabado superior y cuesta 1.9 euros, tanto en 3 como en 5 puertas. Aunque sólo cuenta con un propulsor, la verdad es que la potencia disponible es ideal para cualquier situación y desaconsejaría otro, sea más o menos potente, en gasolina o en diesel.
 
CON LA MANO EN EL CORAZÓN
Un todoterreno a la antigua usanza, pero con un traje moderno y pintón. Sus aptitudes ‘todoterrenales’ son espectaculares y si buscas lo mejor de lo mejor es una de las opciones a elegir. Racional y espacioso, los japoneses se han currado mucho su vehículo estrella 4x4 para seguir en lo alto de la ola.

UN COCHE PARA...
…el que necesite un vehículo con las máximas prestaciones en el campo. Agricultores, ganaderos, guardas forestales, dueños de cortijos y grandes haciendas… cualquier desempeño fuera del asfalto le va como anillo al dedo a este 4x4.

KILÓMETROS PRUEBA – 550 kms

PORCENTAJE (Ciudad-campo-autovía) 20%-40%-40%



FICHA Del Mitsubishi Montero 5p 3.2 DI-D Aut

 
Cubicaje / Potencia: 3.2 cc / 2 CV a 3.8 r.p.m.

Caja de cambios: AUT 5 velocidades

Alimentación: DI-D - Inyección Directa "Common-Rail”

 
Longitud / Anchura / Altura: 4.9 / 1875 / 1.860 mm

Distancia ejes: 2.780 mm

Maletero: 860 litros (en configuración 5 plazas); 215 con 7 plazas

Nº plazas: 7

Neumáticos: 265/60/R18

Tracción: Total a las 4 ruedas, con reductora

Frenos delanteros: Discos ventilados de 332 mm

Frenos traseros: Discos ventilados de 332 mm

 
Aceleración 0-1 km/h: 10,5 seg.

Velocidad máxima: 180 km/h

Capacidad depósito combustible: 88 litros

Peso en orden de marcha: 2.310 kg

Par motor: 441 Nm a 2.0 r.p.m.

Emisiones CO2: 224 gr.

 
Consumos oficiales:

Extraurbano: 7,3 L/1 km

Urbano: 10,5 L/1 km

Mixto: 8,5 L/1 km

 
Bien:

Aptitudes camperas

7 plazas

Imagen poderosa

 
Menos bien:

Posición de conducción muy alta

Estabilidad en asfalto

Rumorosidad

 
Precio: Desde 38.300 euros
 
Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net