Mazda MX-5 RF: Cuando el roadster se hizo targa

Por Fede Asensio , 14/07/2017

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Mazda
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona MX 5
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

Mazda MX-5 RF: Cuando el roadster se hizo targa
Como en la generación anterior del Mazda MX-5, este último modelo cuenta con una versión de capota dura pero esta vez con una estética diferente y un techo de tipo targa.




Si lees la larga nota de prensa del MX-5, probablemente te impregne la misma sensación que los ingenieros de Mazda deben sentir al hablar de su obra. Este Mazda MX-5 RF salió de una idea del departamento de diseño simplemente para llamar la atención y mostrar lo que podría ser el MX-5 con carrocería coupé. Pero fue tal el revuelo que levantó, que esa simple idea fue llevada a cabo y está siendo todo un éxito.


Desde el minuto 1 la principal obsesión fue el placer y diversión al volante, siendo la premisa un comportamiento lo más parecido a la primera versión de 1989 a través de la reducción de peso. Y el objetivo está más que cumplido, siendo el Mazda MX-5, en cualquiera de sus versiones, un vehículo divertidísimo de conducir.



Mazda MX-5 RF: Techo duro y diseño coupé

Puede que no te hayas dado cuenta, pero si lo miras de perfil cuando lo descapotas verás que no cambia demasiado con respecto al coche con el techo puesto. Esto es porque al quitar la capota sólo guardas una parte del techo; el pilar C sigue en su sitio, teniendo ese diseño coupé. A este sistema de techo se le denomina tipo targa y como virtudes tiene un mayor aislamiento térmico y acústico y mayor protección frente a los vándalos, sin olvidar la mayor rigidez estructural del techo duro.


Este techo está dividido en tres partes de distintos materiales, la delantera de aluminio, la central en acero y la parte trasera está fabricada en un compuesto plástico. Gracias a esto sólo se suman 45 kg al peso total con respecto al techo blando. La maniobra de apertura o cierre del techo se puede realizar en movimiento hasta 10 km/h y se finaliza en tan sólo 13 segundos, siendo la más rápida del mercado de descapotables de techo duro pudiendo seguir el proceso a través de la nueva pantalla TFT situada en el cuadro. Esta pantalla es novedad, sólo la equipa el MX-5 RF y el nuevo CX-5, e informa de la temperatura del líquido refrigerante, de la información del ordenador de a bordo y de la gasolina restante en el depósito. El movimiento de la capota es totalmente automático y para realizarlo sólo tendremos que pulsar y, mantener apretado, el botón de apertura y cierre que se sitúa en la parte baja del salpicadero.


Por último, además de la mejora en refinamiento interior frente al techo de lona, se ha hecho hincapié en optimizar el aislamiento con unas alfombrillas más gruesas y mejores aislantes en el habitáculo. Para cuando circulemos a cielo abierto el aire nos molestará menos gracias al pequeño deflector de plástico tras lo asientos traseros.



Mazda MX-5 RF: Motor correcto, cambio excelente

El bloque que impulsa al Mazda MX-5 que tenemos entre manos es el 2.0 Skyactiv-G de 160 CV y cambio manual con el sistema i-Eloop, que aprovecha la energía de las deceleraciones para alimentar consumibles eléctricos reduciendo el consumo, y el sistema i-Stop. La cilindrada del motor gasolina es de 1.998 cc, desarrollando una potencia máxima de 160 CV a 6.000 rpm y un par máximo de 200 Nm a 4.600 rpm. Es un motor atmosférico de inyección directa y tiene la relación de compresión más elevada del mercado en motores de ciclo Otto, con la respetable cifra de 13:1, sin ser necesaria la utilización de gasolina de 98 octanos. Las prestaciones homologadas son de 7,5 segundos en la maniobra de aceleración de 0 a 100 km/h y una velocidad máxima de 215 km/h con unos consumos en ciclo urbano, extraurbano y mixto de 8,7 / 5,4 / 6,6 litros cada 100 km respectivamente. En la práctica lograremos los consumos anunciados e, incluso, los mejoraremos si somos cuidadosos. En la semana de pruebas la media real ha superado por muy poco los 7 l/100 km, y llaneando por autopista a velocidades legales lograremos consumos por debajo de 6 litros cada 100 km.


En la práctica es un motor agradable de usar, con respuesta en toda la banda de revoluciones pero con poco carácter. Me explico: corre lo suficiente para la potencia máxima que tiene pero es muy lineal, siendo un motor que le sienta como un guante a un compacto como el Mazda 3, faltándole un poquito de garra en las últimas revoluciones antes de que se realice el corte de encendido a 7.200 rpm. En lo que sí destaca es en el tacto tan singular que tiene; sube de vueltas con ganas y tiene mucha retención, fruto de la alta compresión y de montar un volante motor ligero, además tiene un sonido bastante sugerente que se aprecia con claridad en el interior y al arrancar.


El cambio de marchas siempre ha sido una asignatura en la que Mazda ha obtenido notas excelentes, y en este nuevo MX-5 no iba a ser menos. Esta vez lo han bordado, cuenta con 6 velocidades muy cerradas entre sí y de desarrollos cortos. Los recorridos de la pequeña palanca son realmente cortos y se pueden realizar con meros movimientos de muñeca y la inserción es simplemente perfecta. El tacto es totalmente metálico notando los sincronizadores de la caja de cambios trabajando cuando insertas las velocidades. De los mejores cambios manuales del mercado, sin duda alguna.



Mazda MX-5: Buen comportamiento, más comodidad

Las puestas a punto de los modelos RF frente a los de techo blando son distintas. Además del aumento de peso, los ingenieros de Mazda han querido dotar al MX-5 RF de un carácter algo más tranquilo pero sin sacrificar la excelente agilidad que caracteriza al modelo. En la suspensión nuevos tarados de amortiguadores, muelles traseros y retoques en la estabilizadora delantera; en el apartado de frenos una nueva calibración del servofreno y en la dirección varía el grado de asistencia. Estas mejoras, con las llevadas a cabo en el apartado de sonoridad, son las realizadas para hacer del habitáculo del MX-5 RF un lugar más cómodo.


En circulación tranquila o urbana no hay diferencias, y si decidimos salir a nuestra carretera preferida de curvas no apreciaremos grandes distinciones en materia de comportamiento con el modelo de lona, por lo que sigue siendo muy ágil de reacciones y noble en los apoyos. Si queremos tener control absoluto del vehículo podemos desconectar los controles de tracción y estabilidad, y entonces disfrutaremos aún más de la neutralidad de reacciones, terminando las curvas más cerradas con ayuda del eje trasero en pleno apoyo abriendo gas. Y si te gusta darte una licencia en un sitio con margen de seguridad para ello, el diferencial autoblocante te permitirá alargar las cruzadas del eje trasero tanto como tu habilidad te lo permita.


La dirección cuenta con dos vueltas y media de volante entre topes y es bastante rápida, aunque podría tener un poco más de tacto y los frenos cuentan con un tacto de pedal durito que hace que sea fácil dosificar la frenada, buena mordiente y gran resistencia gracias al buen tamaño de sus discos y el reducido peso de 1.055 kg. Por último, pero no menos importante, los pedales están perfectamente colocados para realizar la maniobra de punta-tacón con total naturalidad.



Mazda MX-5 RF: Interior de calidad, pero habitabilidad justa

Con su 1,23 m de altura puedes hacerte una idea de lo que supone montarte en él. En realidad no es tan complicado si dispones de hueco a los lados del vehículo para abrir totalmente las puertas, pero la manera más sencilla es hacerlo sin techo. De esta manera la tarea de tirarse en el asiento es más sencilla y no supondrá un pequeño ejercicio de contorsionismo. Una vez dentro contamos con reglajes de altura del volante, de longitud del asiento, de ángulo del respaldo y de altura de la parte final de la banqueta. No cuenta con la posibilidad de variar la profundidad del volante, pero no es crítico ya que es fácil encontrarse a gusto en él, aunque personalmente me gustaría llevar el volante más cerca del cuerpo. Por lo demás, la posición es muy baja, con las piernas prácticamente estiradas y el volante en posición vertical teniendo todo los mandos al alcance de la mano y el pomo de la palanca de cambios muy cerca.


El espacio interior es justo, yo con mi 1,75 m de altura no toco el techo pero estoy muy cerca y personas gruesas probablemente no lo pasen tan bien en el habitáculo. Esta falta de espacio tiene su lado bueno, y es que este MX-5 te sienta como un guante centrándote en lo único importante: conducir.


No cuenta con guantera si no que tiene dos compartimentos, uno entre los asientos con llave, perfecto para la documentación del coche y pequeños objetos, tales como gafas. Y otro en el túnel central, en el que entra un teléfono móvil y poco más. El maletero tiene una capacidad de 127 litros distribuidos en una especie de cuadrado de formas irregulares. Lo bueno es que puedes meter dos bolsas de deporte grandes o un trolley de viaje, suficiente para pasar un fin de semana con el equipaje de dos personas.


En el interior, con este equipamiento Luxury Nappa Edition, tanto asientos, como puertas y salpicadero están tapizados de cuero de color marrón, muy vistoso y que dota a al MX-5 RF de mejor aspecto que en sus variantes básicas. No hay novedades en cuento a calidades, correctas en todo el habitáculo pero ligeramente por debajo del resto de la gama; la reducción de peso manda.



Mazda MX-5 RF: Equipamiento y precio

Desde 27.500 € tienes posibilidad de adquirir un MX-5 Retractable Fastback con motor 1.5 y 131 CV en acabado Style que equipa todo lo mínimo necesario (como aire acondicionado, elevalunas eléctricos o arranque por botón). Pero la unidad que te mostramos con el acabado Luxury Nappa de color Crystal White Pearl (400 €) y el techo de color negro Twin Tone (500 €) se vende desde 32.800 €. La diferencia de precio está más que motivada por la diferencia de equipamiento, montando esta última equipo de sonido Bosé con 9 altavoces, navegador, asientos de cuero calefactables y un completo paquete de seguridad entre los que destacan el sensor de ángulo muerto, asistente de cambio de carril o luces de carretera automáticas. También son de serie luces de LED direccionables, que alumbran muy bien, y la llave manos libres.


Por 2.500 € extras sobre el Mazda MX-5 de techo de lona puedes acceder al modelo RF más refinado, silencioso y seguro. Si aparcas en la calle o si te molesta en exceso el viento al viajar descapotado, éste es tu MX-5. Si no, el más puro MX-5 de lona es tu coche. Y si aceptas un consejo, el motor 1.5 de 131 CV rinde ligeramente menos pero tiene un tacto más "racing", es más barato y copia mejor el espíritu de la 1ª generación. Tú decides.



DESTACABLE

·Comportamiento

·Agilidad y tacto deportivo en general

·Equipamiento


MEJORABLE

·Motor falto de garra en la parte alta del cuentavueltas

·Espacio interior

·Sin regulación en profundidad del volante



BALANCE

VALORACIÓN

Respuesta motor

8,0

Cambio

9,5

Maniobrabilidad urbana

9,5

Comportamiento en carretera

9,0

Estabilidad en curva

8,0

Confort

8,5

Frenos

8,0

Habitabilidad

6,0

Maletero

5,0

Equipamiento

9,5

Nota media:

8,1



Ficha Técnica: Mazda MX-5 RF 2.0 Manual Luxury Nappa Edition


MOTOR

Cilindrada: 1.998 cc

Potencia: 160 CV a 6.000 rpm

Par máximo: 200 Nm a 4.600 rpm

Relación de compresión: 13:1

Combustible: Gasolina sin plomo 95 octanos


TRANSMISIÓN

Tracción: Trasera

Caja de cambios: Manual de 6 relaciones


BASTIDOR

Suspensión delantera: Doble trapecio

Estabilizadora: Sí

Suspensión trasera: Multibrazo

Estabilizadora: Sí

Neumáticos: 205/45 R17

Frenos delanteros: Discos ventilados (280 mm)

Frenos traseros: Discos macizos (280 mm)

Capacidad depósito combustible: 45 litros

Peso en orden de marcha: 1.055 kg


CARROCERÍA

Longitud / Anchura / Altura: 3,915/ 1,735 / 1,230 m

Distancia ejes: 2,31 m

Maletero: 127 litros

Nº plazas: 2 plazas


RENDIMIENTOS OFICIALES

Aceleración 0-100 km/h: 7,5 seg.

Velocidad máxima: 215 km/h


CONSUMOS OFICIALES

Extraurbano: 5,4 l/ 100 km

Urbano:8,7 l/ 100 km

Mixto:6,6 l/ 100 km

Emisiones CO2: 154 g/km