MAZDA CX-5 – PRUEBA DE CONSUMO – Cerca de la cifra oficial

Por Andrea Enzo , 27/05/2014

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Mazda
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona CX5
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

MAZDA CX-5 – PRUEBA DE CONSUMO – Cerca de la cifra oficial
La tecnología Skyactiv de Mazda está dando que hablar. En muchas pruebas los medios de comunicación no han podido acercarse al consumo homologado. Portalcoches.net realiza una prueba de consumo con el Mazda CX-5 2.2 D manual 4x2. Toda la verdad.

 
 
 

Mazda es algo más que una marca de coches. El desastre de Hiroshima marcó, como no puede ser de otra manera, el camino de la firma japonesa a lo largo de su historia. Si nos ceñimos a la parte más moderna de su historia, habrá un antes y un después de su famoso Zoom-Zoom, que le abrió definitivamente las puertas de España, Europa y el resto del mundo, con coches míticos como el roadster por excelencia, el MX-5.


En la última década, la filosofía de diseño Kodo, alma en movimiento y la tecnología Skyactiv, son los dos pilares fundamentales de Mazda. La combinación de motores, transmisiones, carrocería y chasis para buscar la máxima eficiencia, convierten y convirtieron al Mazda CX-5 como primer protagonista de esta nueva filosofía de vida y de creación de automóviles. Desafiando las convenciones, el CX-5 se muestra bajo su carrocería SUV como un coche espacioso, buen rodador, solvente en la ciudad y bien preparado para alejarse del asfalto. Mazda asegura que el CX-5, con la revolucionaria tecnología Skyactiv, reduce el consumo de combustible y las emisiones de CO2, mejorando prestaciones y rendimiento, como un 20% más de par consumiendo un 20% menos que modelos anteriores.


La tecnología Skyactiv está disponible tanto en los motores gasolina como en los diesel. En estos últimos, la relación de compresión más baja del mundo ayuda al ahorro de combustible. Cumpliendo con la normativa Euro 6, el motor 2.2 de 150 CV objeto de nuestra prueba de consumo arroja una cifra de emisiones de CO2 de sólo 119 gramos por kilómetro, lo que le permite ajustarse a la franja más económica en el gravamen del impuesto de matriculación en nuestro país.


Skyactiv no afecta solo a los motores, ya que la carrocería también se beneficia de materiales que aportan rigidez y ligereza a la vez, ahorrando unos buenos kilos muy importantes en la báscula, mezclando aceros ligeros de gran resistencia a la tensión. El chasis, además de ligereza, aporta un salto cualitativo en cuanto a dinámica de conducción.


Para realizar nuestra prueba de consumo hemos querido hacer un viaje desde nuestra redacción en Madrid a Almería, para visitar las instalaciones del último concesionario de la marca abierto en España. Una excusa como otra cualquiera para completar 600 kilómetros en el que no sólo hemos querido ir por autovía, sino que hemos metido casi 20 kilómetros de pistas de tierra y grava, y hemos vivido incluso un pequeño atasco a la salida de la capital de España. El consumo homologado combinado del Mazda CX-5 2.2 D manual 4x2 es de 4,6 litros a los cien. Portalcoches.net realizó una prueba convencional en marzo de 2013 de un Mazda CX-5 4x4 con cambio automático y a duras penas logramos bajar de ocho litros. En esta ocasión, las datos no han castigado tanto nuestra conducción ni al SUV japonés.


Partamos de la base que, en casi 350 pruebas realizadas en los últimos años cinco años bajo parámetros muy similares, las medias de consumo reales suelen estar en torno a los dos litros por encima de las cifras homologadas por los fabricantes. Conviene tener en cuenta esta cifra cuando comprobemos el consumo final.


Con 7.786 kilómetros en el marcador del Mazda CX-5 2.2D 4x2 Style salimos de nuestra sede en la Calle Costa Brava de Madrid a una hora que nos permita disfrutar de una buena comida cerca de Jaén. La prueba se realiza en un día con bastante tráfico y en los primeros kilómetros se nota bastante. Hasta cierto punto viene bien, pues no es nuestra intención lograr una cifra de consumo artificial. Buscamos una condición eficiente, no lo negamos, pero dentro de unos parámetros ‘normales’ que justifiquen la cifra final que vamos a conseguir. El objetivo no es hacer nada raro ni emplear técnicas que aseguren una media inalcanzable para el resto de los mortales.


En la primera hora las cosas no van nada mal, con cifras muy cercanas a los cuatro litros de media. La segunda hora, en la que sorprendentemente no recorremos más de 50 kilómetros, sube un poco la media, ya cercana a los 5 litros de consumo medio. La carretera poco a poco se va despejando, y podemos hacer uso y disfrute del dispositivo de velocidad de crucero. Lo ponemos en un riguroso 120 km/h, aunque tanto el GPS del navegador del CX-5 como el de nuestro Smartphone, nos chivan que la velocidad real es de 115-116 km/h.


Con la velocidad de crucero activada y la autovía de Andalucía despejada, tenemos más tiempo para apreciar la buena calidad de rodadura de este Mazda, lo bien insonorizado que está el habitáculo y la ausencia total de vibraciones o de cualquier otro punto del coche. La posición al volante es algo más alta que la de una berlina, pero la sensación es de rodar fluida y plácidamente, gracias a un excelente acolchado de los asientos, que ayudan a no sentir, tras dos horas largas de conducción, ningún tipo de cansancio.


El Mazda CX-5 que conducimos, con el acabado Style, cuesta 27.720 euros, y cuenta con un equipamiento de serie de lo más completo. La unidad con la que realizamos esta prueba de consumo cuenta, entre otros, con un fenomenal sistema i-stop, que en los atascos ha realizado su función a la perfección, un buen sistema de asistencia a la frenada –SCBS-, el asistente de Cambio de Carril –RVM-, alerta de cambio involuntario de carril -LDW-, sistema de control de luces de largo alcance –HBC-, llantas de 17 pulgadas, navegador con pantalla táctil de 5,8 pulgadas…


Durante el viaje, nuestro reportero gráfico pudo comprobar en primera persona lo espaciosa que es la segunda fila de asientos. Tres adultos pueden viajar a la perfección sin ningún problema de centímetros, ni a lo ancho ni a lo alto. Con tanto espacio, es fácil encontrar la postura o la posición para alguna de las imágenes o las tomas que acompañan al vídeo de esta prueba de consumo. También es de agradecer el amplio maletero, de más de 500 litros, en el que cabe todo lo que puede llevar consigo una familia normal de vacaciones.


Decidimos parar a comer en el Restaurante Vega de la Reina, a las afueras de Jaén, en la carretera que llega a Torrequebradilla, y para hacer la prueba de consumo más real, decidimos dejar la autovía unos kilómetros antes de llegar y recorrer unos 20 kilómetros hasta el restaurante por caminos de tierra y grava. Sin ser un 4x4, sólo con tracción delantera, se aprecian las dotes del CX-5 para este tipo de terrenos, con unas cotas y unos ángulos de ataque bastante logrados, amén de unas suspensiones muy equilibradas. Bajamos un poco la velocidad con respecto a nuestro ritmo en autovía, pero por suerte el consumo medio acumulado apenas varía, rozando, pero sin llegar aún, a los cinco litros.


Dos horas más tarde, satisfechos tras dar buena cuenta de excelentes viandas y productos de la tierra, seguimos nuestro camino hacia Almería. No entendemos muy bien por qué, en menos de 60-70 kilómetros, el consumo se dispara hasta los 5,5 litros. ¡No hemos comido tanto! La explicación llega un poco más adelante, cuando vemos que, de manera casi imperceptible, hemos subido a 1.390 metros de altitud.


Seguimos rodando a 120 de velocidad media con el dispositivo de crucero conectado, y según nos acercamos a la ciudad de Almería bajamos un par de décimas el consumo hasta el 5,3. Estamos convencidos de que estamos muy cerca de ver el 5,2 en la instrumentación de nuestro Mazda, pero los semáforos del último tramo y el tráfico más intenso juegan en nuestra contra, cerrando la prueba de consumo en un más que espléndido 5,3 litros de consumo medio a los cien kilómetros, después de haber recorrido 600 kilómetros.


El descanso del guerrero… y también del equipo que realiza la prueba, se produce en pleno corazón de Almería, en el Hotel Plaza Vieja, donde disponen de los baños árabes ‘Aire de Almería’ remanso de paz y tranquilidad en el que seguro cualquiera puede recuperar el tono tras el largo viaje.


Teniendo en cuenta que la cifra oficial es de 4,6 en condiciones ideales y que por norma, lo decíamos al principio, suelen ser dos litros más de lo medido oficialmente, estamos más que satisfechos del consumo final, a nivel personal, y sobre todo, por demostrar que con la tecnología Skyactiv del Mazda CX-5 no es descabellado lograr unos consumos bastante ant/contenidos para las prestaciones que se ofrecen.


FICHA MAZDA CX-5 2.2D Style 4x2


Cubicaje / Potencia: 2.191 cc / 150 CV a 4.500 rpm

Caja de cambios: Manual, 6 velocidades

Alimentación: Inyección directa por conducto común. Turbo. Geometría variable. Intercooler


Longitud / Anchura / Altura: 4.555 / 1.840 / 1.670 mm

Distancia ejes: 2.700 mm

Maletero: 503 litros

Nº plazas: 5 plazas

Neumáticos: 225/65/R17

Tracción: Delantera

Frenos delanteros: Discos ventilados

Frenos traseros: Discos


Aceleración 0-100 km/h: 9,2 seg.

Velocidad máxima: 202 Km/h

Capacidad depósito combustible: 56 litros

Peso en orden de marcha: 1.520 Kg.

Par motor: 380 Nm a 1.800-2.600 rpm

Emisiones CO2: 119 g/Km


Consumos oficiales:


Extraurbano: 4,1/ 100 Km

Urbano: 5,4 / 100 Km

Mixto: 4,6 / 100 Km



Óscar González Soria – oscar.gonzalez@portalcoches.net