LEXUS LS600h L HYBRID PLUS – Prueba – Confort de primera clase

Por Andrea Enzo , 11/09/2015

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Lexus
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona LS
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

LEXUS LS600h L HYBRID PLUS – Prueba – Confort de primera clase
El Lexus LS ha sido durante toda su vida la referencia de las berlinas Premium. Los alemanes le superan en estética y modernidad, pero el Lexus LS seguirá siendo el sueño de todo ministro o diplomático. Prueba a fondo del Lexus LS600h L Hybrid Plus.




El Lexus LS es la joya de la corona de la automoción Premium japonesa. Si a esto le añadimos que la versión que hemos probado, la ‘L’, es la que corresponde a la batalla larga, con 12 centímetros extra para las plazas traseras, para un total de 5,21 metros de longitud –por 5,09 metros el Lexus LS600h ‘normal’-, estamos hablando de que hemos probado, seguramente, lo que más se parece a un Roll’s Royce de manufactura nipona. Todo en el Lexus LS600h L gira en torno a las plazas traseras, con dispositivos y controles que permiten manejar todos los parámetros del coche, salvo volante y pedales, que quedan para el ‘chófer’ que no conductor, de este LS600h L.


Tampoco queremos que te lleves a engaños, y lo primero que te vamos a decir, es el precio de esta berlina pantagruélica: 158.900 euros. No hay posibilidad de añadir extras… ¡porque lo lleva todo de serie! Tampoco podrás elegir el color exterior, negro; la tapicería, color beige con inserciones en madera; o las llantas –monta unas ‘discretas’ de 19 pulgadas-, pero no te va a importar. Será imposible que la impresión que te cause entrar en el habitáculo te deje algo de discernimiento para reparar en que tú pondrías una cosa y otra en lugar de todo lo que hay. De verdad.


Es el Lexus LS600h L un coche sin parangón. Obviamente, las marcas Premium alemanas, BMW, Mercedes, Audi, aguantan el chaparrón con cochazos de la talla del nuevo Serie 7 que acaba del llegar, un alarde de tecnología de futuro -nos cuentan en BMW-, el A8, ya conocidos por todos, y el renovado Serie S de Mercedes, que también tira de tecnología y diseño para intentar contrarrestar los centímetros y el pedigrí de la gran berlina que surgió del Oriente. Salvo versiones de estos alemanes de batalla extendida que, según creemos, no están en catálogo en nuestro país, nada se puede comparar con el majestuoso rodas de un coche de casi dos toneladas y media, una suspensión neumática que te transportará con la máxima suavidad posible y, encima, híbrido, con opción de rodar hasta dos kilómetros sin gastar una gota de gasolina, o circular hasta a 67 km/hora sin necesidad de emitir un gramo de CO2 a la atmósfera.


El planteamiento del Lexus LS600h L es muy claro. Vamos a intentar lograr el máximo confort posible en las plazas traseras. Sin tapujos. Para ello, muchos centímetros en las dos butacas posteriores, infinitas posibilidades para configurar el asiento a tu gusto, programa de masajes y calefacción y ventilación del sillón incluidos y un cuadro de mandos brutal para poder elegir todo tipo de música, DVD, Blu-Ray, climatización, cascos estéreo, etc, además de un sinfín de opciones generales de confort, tipo cortinillas eléctricas, mesita plegable de cortesía, etc, etc, etc.


El ‘pobre’ conductor/chófer no disfruta de masaje en su asiento, ni siquiera el copiloto. Ya hemos dicho que el planteamiento del coche está claro. A cambio, tiene en su poder el destino de un buque con mucha tecnología para lograr unas prestaciones muy notables con todos los dispositivos de confort que puedan redundar en el placer de las personalidades que vayan atrás. Diversos modos de conducción (EV, EcoPro, Comfort, Normal, Sport S, Sport S+), posibilidad de ajustar la suspensión si el coche va muy cargado, tracción extra para nieve o terreno resbaladizo… vamos, más de lo que puedes llegar a imaginar.


Siguiendo el tradicional guión que desde hace años cultiva esta web, podemos decir de su diseño exterior que se agradece el esfuerzo hecho por Lexus para intentar que el LS no pase de moda y quite ventas a los que busquen un coche de estas características, pero que no esté anclado en el pasado. Y decimos esto sabedores de que, en este tipo de vehículos, el diseño exterior, salvo que sea muy feo o estrafalario, a veces no tiene ni un momento de gloria, pues el grueso de las ventas viene después de comprobar todas las facilidades y argumentos de la parte posterior del habitáculo, donde generalmente mandatarios o personalidades de primer nivel necesitan un entorno cómodo y agradable para conversar, descansar o, incluso, trabajar.


Así, se agradece que el LS600h L haya incorporado a su parrilla el cromado trapezoidal de considerable altura, que de entrada ya te hace abandonar la idea de que estás ante un coche convencional. La majestuosidad de sus formas y proporciones, todo pensado y hecho a lo grande, reivindican un atávico ‘savoir faire’ nipón en este tipo de coches. El morro tiene una alzada notable, y a partir de ahí vemos que todo es bastante horizontal, el gran capó, el parabrisas muy inclinado… esto, y unos bajos carenados casi por completo, nos dan una cifra espectacular de coeficiente aerodinámico de CX=0,27. Fundamental optimizar este tema, teniendo en cuenta que estamos hablando de más de 2.400 kilos de peso.


Este Lexus apuesta por los primeros faros Full Led completos de serie. Posición, carretera, cruce, antiniebla, intermitentes, pilotos traseros… todo está conformado a base de faros Led. No me resisto a comentar ya que hemos probado por la noche la función automática de las luces largas y nos ha maravillado como el Lexus construye zonas de sombra allá donde detecta iluminación de otros vehículos y sigue la larga puesta en el resto de superficie. Hay veces que se confunde con señales viales horizontales, pero perdonable por el buen servicio general que presta.


La línea lateral del LS600h L es de transatlántico, de auténtico crucero de lujo. Casi se puede hablar de eslora, más que de longitud. Afortunadamente, el negro disimula un poco el tamaño, pero a la hora de conducir, sobre todo en momentos puntuales como garajes y parkings, debes estar muy pendiente de las maniobras y pensar casi como si llevaras un autobús pequeño. La zaga es aún más discreta que el morro, aunque hay varios elementos que apuntan el esfuerzo de la marca japonesa por la actualización constante. La barra cromada que une los grupos ópticos por arriba, integrándolos en el todo y la doble salida trapezoidal situadas en una posición bajísima y muy lateral, dan una sensación deportividad que no se corresponde con la realidad, a pesar de los poquito más de seis segundos que tarda en ponerse a cien kilómetros por hora desde parado.


Llega el momento de subirnos al Lexus y es imposible mantener la boca cerrada y no abrir los ojos como platos en el primer contacto visual con el mastodonte rodante. Obvio que no hace falta sacar la llave –que ocupa y pesa mucho más que la media- para desbloquear las puertas y arrancar el coche por botón. Por cierto, generalmente los híbridos no suelen hacer ruido al arrancar, pero de 20-30 veces que hemos puesto en marcha el coche, todas el motor de combustión ha arrancado de inicio, aunque luego los primeros metros los hemos recorrido con el motor eléctrico. Extraño.


La primera visión del interior, como apuntábamos antes, debería ir acompañada de una música como de que se abren los cielos y una orquesta de querubines deleitan al afortunado con música celestial mientras una luz casi cegadora te abre las puertas del paraíso. Ahora sin bromas, de verdad que no te da tiempo a retener, de un vistazo, todos los elementos que configuran el habitáculo del LS, ni la cantidad de matices que conllevan esos dispositivos, ni las posibilidades que te abren tanto en bienestar como en entretenimiento. Los asientos traseros de este Lexus LS600h L no sólo podrían estar en cualquier clase Business de cualquier compañía aérea de grandes trayectos, sino que mejora a la mayoría de ellas en un montón de cosas. La otomana para reposar los pies es, sinceramente, espectacular, nunca antes de ahora lo habíamos visto en un coche, sean cual sean sus características.


Más adelante expondremos la lista completa de toooooooooodo lo que incorpora de serie este coloso con ruedas, pero es que pocas cosas se me ocurren que se puedan hacer en un coche y que no estén en el Lexus. Puestos a ser puntillosos, debería existir la manera de que hubiera tres plazas hábiles en la trasera, y no sólo dos, pero a los que están acostumbrados a este tipo de coches les parecerá una tontería lo que digo, ya que el objetivo de este coche no es viajar cinco ocupantes, sino que el personaje importante que se sienta atrás vaya lo más cómodo posible. Deslizar, reclinar, banqueta más o menos retrasada, ángulo de respaldo, varios tipos de masaje, subir piernas, poner la música que quieras, ver un Blu-Ray en una pantalla DVD, subir o bajar cortinillas eléctricas, luz de cortesía, dos aireadores en cada lado y uno más central, un altavoz justo encima de la cabeza para disfrutar del equipo Mark&Levinson, espacio para montar una fiesta… en fin. Eso sí, que el tipo importante que rige los designios de la empresa más poderosa o de la república más bananera no lleve mucho equipaje, porque sólo hay 420 litros de capacidad en el maletero. Tiene un práctico doble fondo, estrecho, pero ojo con los bultos, ¡nada de cadáveres! (guiño, guiño). Eso sí, maletero automático abrible desde un botón cercano al volante y se cierra con otro botón en el propio maletero.


A los mandos, el chofer también va a disfrutar. Está al volante de un coche con una potencia máxima de 445 caballos, una aceleración de 6,1 segundos y una cantidad de dispositivos de ayuda a la conducción que no estamos acostumbrados a ver en demasiadas ocasiones. En casi 500 pruebas no llega a media docena las veces que hemos disfrutado de una suspensión neumática, aunque en este caso, no puede ser de otra forma, hay un grado más de suavidad y confort en esta suspensión, buscando que la carrocería no se mueva lo más mínimo y que, cuando lo haga, parezca como que flota en un inmenso mar de paz, calma y tranquilidad, para no disturbar al insigne pasajero. Esto resta deportividad al coche –está claro que aun con esos caballos y dos modos Sport, ésta no es la guerra de LS600h L. Con unas suspensiones con un tarado más duro, el tacto deportivo mejoraría y te incitaría a buscar límites, algo impensable a no ser que el chofer quiera hacer algún escarceo nocturno sin que lo sepa el magnate de turno para darse una alegría.


Al volante, no falta de nada, aunque todo está expuesto de la manera más clásica entre las clásicas, con una configuración tradicional y sin apuestas futuristas absurdas, salvo quizá la introducción también en el grandullón de la familia Lexus de un ratón táctil a modo del de los ordenadores para guiar el puntero por la pantalla del navegador y cambiar cualquier parámetro de este, o de las funciones de audio o de la sección que tengas seleccionada del menú en la pantalla. Aún así, también los menús son sencillos, sin complicaciones, intuitivos y cualquier se familiarizará con ellos sin problema, lo mismo que con el tacto y sensibilidad del ratón.


La madera y el tono beige lo pueden todo, hasta con un aro de volante que, en su mayor parte, es de madera noble, y pulida y barnizada como le fuera la vida en ella al autor de la obra, quizá un pelo más grande de lo debido para nuestro gusto. La pantalla TFT donde van las grandes esferas con la información de la velocidad y el estado y gestión de la batería en todos los modos menos en Sport S y Sport S+, que se vuelve roja y con un tacómetro de generosas proporciones, tiene una legibilidad ejemplar. En cambio, entre ellas se agolpan un montón de información en caracteres algo pequeños. Temperatura exterior, consumos, el modo de conducción elegido, trips, y más datos del ordenador de a bordo se juntan en una columna muy estrecha.


La verdad es que se nota que Lexus intenta no abrumar al conductor con botones y ruletas… pero es que el coche tiene tantas funciones que existen teclas detrás del volante, en el salpicadero, que no se ven a primera vista, pero que están ahí. Lo mismo a la izquierda del volante, algo más abajo, y no todos agrupados, con lo que es necesario desviar la vista para actuar sobre ellos, a no ser que hayas echado unos buenos ratos memorizando funciones y posición de los botones.


La consola central pretende estar un poco más limpia, pero a la hora de la verdad también hay mezcla de superficies maderas, cromados, cueros, un clásico reloj analógico, información de temperaturas en digital, aireadores, un par de ruletas que no tienen escrito nada aunque te imaginas sin esfuerzo para qué sirven… mmmmmmm… no sé, pensamos que esta zona se puede trabajar más para limpiarla un poco más y dar más imagen de sobriedad y clasicismo, que entiendo que es lo que se pretende, homogeneizar más las cosas y no tener tanta dispersión de materiales en tan poco espacio. Pero esto es en plan puntilloso, porque obviamente materiales y ajustes son, sencillamente perfectos y de la mejor calidad posible.


El asiento tanto de conductor y pasajero son sobresalientes. A falta de las funciones de masaje que poseen los posteriores, aglutinan el resto de funciones, con un calibrado eléctrico de un montón de zonas para ajustar la banqueta, el respaldo y los laterales a nuestros deseos, por supuesto con función de memoria y posibilidad de calentar o ventilar los asientos en varias intensidades. También el volante es calefactable, no vaya a ser… La visibilidad es buena en todas direcciones, además, cuando engranas la marcha atrás de inmediato se baja automáticamente la cortinilla trasera para ver aún mejor. Eso sí, si el mandatario que va atrás decide visionar algo en la pantalla del DVD que baja del techo, la visión trasera del chófer se reduce casi totalmente y debe recurrir casi exclusivamente a la pantalla del navegador donde se proyecta la imagen de la cámara de visión trasera.


Un detalle con aroma ‘clásico’ que podría mejorar es el techo practicable. Hoy en día es posible tener un techo de cristal prácticamente panorámico en este tipo de vehículos y en el Lexus LS600h L el hueco es el tradicional que ha habido toda la vida, algo escueto e incluso discreto para un coche de estas proporciones y precio. Tampoco nos ha parecido fácil de entender y accionar el sistema de climatización desde las plazas delanteras. Hay que echar un buen rato y probar de todo hasta llegar, más o menos, a poner esta climatización como deseas.


Nos ponemos en marcha, y de inmediato la comparación con un transatlántico, un crucero de lujo o un buque de gran eslora y manga sale solo, impresión acentuada, además, por una suspensión neumática que casi imita el discurrir de un gran barco en el mar, con un suave, medido y confortable balanceo, que absorbe de inmediato cualquier irregularidad de la carretera. Hemos hecho la prueba de pasar a buena velocidad por algún paso de cebra bastante elevado –obviamente tomando las precauciones necesarias con el resto de usuarios de la vía pública- y es más que sorprendente la capacidad de amortiguación que tiene la suspensión de este Lexus. Muchos 4x4 quisieran salvar obstáculos con la tranquilidad, casi pachorra, que lo hace este coche.


Los 445 caballos de potencia máxima de este coche están gestionados por un cambio automático de ocho velocidades –curiosamente no cuenta con levas- que, además, posee un modo S que acompaña de maravilla a los dos modos Sport de conducción. No es un coche para correr, ya lo hemos dicho, pero la sensación de aceleración de un bicho de dos toneladas y media es brutal, y todo ello sin ruidos de motor desproporcionados o sonidos de esfuerzo ingratos. Faltaría más. El V8 de gasolina tiene casi 400 CV y el eléctrico pasa de los 200, pero unidos, en diferentes regímenes y ejes, ‘solo’ llegan al máximo de 445. Potencia más que de sobra, garantizado, a pesar del peso.


En ciudad, a baja velocidad, parece que no rueda, sino que se desliza. La suspensión te podrá parecer incluso algo artificial, pero se agradece para manejar y controlar tal peso y potencia. Las aceleraciones son brutales, no por nada, sino por ‘la cantidad de agua que desaloja’ y si en alguna situación necesitas un golpe de gas para salvar algún apuro, puedes estar tranquilo que lo vas a tener al momento.


En los modos Sport la suspensión se endurece un poco, la carrocería afortunadamente balancea un poco menos, aún se muestra el coche más sensible al pedal del acelerador, pero de nuevo te digo que pese a la inmensa caballería destierres al Lexus LS600h L como un coche deportivo. Es una soberana tontería intentar buscar límites con una berlina de esta clase y porte. Es mejor que prestes atención al confort de los ocupantes de las plazas traseras y a las esquinas y los coches estacionados cuando gires en un cambio de dirección en ciudad, no vaya a ser que no seas consciente del tamaño y roces un lateral. Hay que ser muy burro para ello, pero es más fácil que con un coche un metro menor y 20 centímetros más estrecho.


Hay que decirlo, aunque es obvio, que en autopista y autovía el coche está en su salsa, capaz de cubrir kilometradas sin enterarte. El consumo en ese momento se estabiliza en unos 9 litros a los 100 km. Después de algo más de 500 kilómetros de prueba, con un terreno de pruebas bastante mixto, nuestra unidad, con casi 20.000 kilómetros ya recorridos, ha estabilizado el consumo en algo más de 10,5 litros, y te puedo asegurar que en momentos puntuales hemos tenido que probar su aceleración y todos los modos de conducción.


No pueden faltar los gráficos de las baterías, cómo andan de carga, cuál de las dos formas de propulsión impulsan el coche en ese momento, o las dos a la vez, cuando se cargan las baterías… todo muy visual y fácil de entender. Nos encantaría que este tipo de coche pasara de los dos kilómetros en modo eléctrico, pues por tamaño puede albergar baterías suficientes para aumentar esa cifra. También la competencia pasa de 67 km/h de máxima en este modo sin problema. Seguro que Lexus pronto nos sorprende con algo en esta línea. Y es que aunque la insonorización es la mejor que hemos comprobado nunca en un coche, en modo eléctrico el deslizamiento es tan inigualable hablando de ausencia de ruidos y sonidos que es una auténtica delicia.


No te voy a aburrir más de lo necesario, lo ves a ver en un momento, contándote que este Lexus posee tecnología y dispositivos que no pueden faltar en un coche de estas características, como velocidad de crucero adaptativa de gran nivel, aviso de cambio de carril y rectificado automático del volante, aviso de ángulo muerto, panel de visión nocturna, modo de tracción Snow o para reforzar la suspensión en caso de mucha carga, regulación por botón de la altura del enganche del cinturón de seguridad al pilar b, información de la velocidad máxima de la vía, sensor de fatiga por infrarrojos… en fin, ‘lo básico’... (modo ‘ironic on’).


Ahora, ponte cómodo, prepárate algo de comida y una bebida, porque te enumeramos sólo el equipamiento más importante que trae el Lexus LS600h L. Hasta mañana.


EQUIPAMIENTO DE SERIE


ABS, EBD (Distribuidor Electrónico de Frenada), ECB (Control Electrónico de la Frenada), EBS (Aviso de Frenada de Emergencia), EPB (Freno de Estacionamiento Electrónico), EPS (Dirección Asistida Eléctrica), TRC (Control Electrónico de Tracción), VSC (Control de Estabilidad del Vehículo), 11 airbags. Sistema antirrobo, Inmovilizador, sensor de intrusión, alarma, Cierre automático de puertas, Doble cierre de puertas. Sistema de Detección de Ángulo Muerto (BSM), Alerta por tráfico posterior (RCTA), Llave de tarjeta inteligente, Techo solar de cristal con ajuste eléctrico de inclinación y deslizamiento, Seguridad de precolisión avanzada (A-PCS) delantera y trasera, Control de Crucero Adaptativo desde 0 km/h, Radar de onda milimétrica, Asistencia de frenada de precolisión, Cinturones de seguridad precolisión, Sistema de Supervisión del Conductor (reconocimiento facial), Sistema Adaptativo de Luces de Carretera (AHS), Asistencia de Mantenimiento en el Carril (LKA), Radar de onda milimétrica, cámara estéreo y proyectores del infrarrojo cercano para la detección de peatones, incluso de noche, Asientos delanteros con sistema de reducción de lesiones por traumatismo cervical (WIL) y reposacabezas activos y Sistema de visión nocturna Night View.


SEGURIDAD ACTIVA Y DINÁMICA DE LA CONDUCCIÓN


Suspensión Variable Adaptativa (AVS), Suspensión neumática, Sistemas de frenada, estabilidad, dirección y tracción, Control de Asistencia al Arranque en Pendientes (HAC), Sistema de Control de Presión de Neumáticos (TPWS), Control de Estabilidad Avanzado del Vehículo (VDIM).


SEGURIDAD PASIVA


Mando de anulación del airbag del pasajero delantero, Recordatorio visual y sonoro de olvido de los cinturones delanteros, Anclajes ISOFIX en asientos traseros exteriores, Cinturones de seguridad con pretensores, asientos exteriores delanteros y traseros.


EXTERIOR


Luces de freno activas, Ajuste eléctrico y calefacción, Intermitentes y luces de contorno integrados, Faros con sensor de luz y función “follow-me-home”, Faros antiniebla, delanteros y traseros, Lavafaros, Luces de circulación diurna LED, Faros combinados traseros LED, Limpiaparabrisas con sensor de lluvia, Cristales tintados con aislamiento de calor y rayos ultravioleta.


SONIDO, INFORMACIÓN Y COMUNICACIONES


Pantalla de 5,8" en color de información múltiple, Reloj analógico LED con función GPS


Toma AUX y doble puerto USB, Conectividad por Bluetooth® con el teléfono móvil y equipos de sonido, Sintonizador DAB, reproductor CD/DVD, Iluminación dual de la instrumentación (azul / rojo), Paquete de navegación, Pantalla múltiple LCD de 12,3" en color y controlada por el mando Remote Touch, Sistema de navegación Premium y guía en ruta dinámica


(DRG), Pantallas múltiples de control, supervisión de los sistemas del vehículo (sonido, climatizador y ordenador de a bordo), Lexus Connected Services: Aplicaciones online, Monitor de ayuda al aparcamiento, Instrumentación Optitron, Mandos en el volante (Sonido, pantalla, teléfono y comandos de voz).


CONFORT INTERIOR


Toma de 12 V en la consola central, Cierre automático del maletero, Control de crucero, Selector del modo de tracción (ECO, COMFORT, NORMAL, SPORT S y SPORT S+), Funcionalidad Easy Entry: Asiento del conductor, volante con función de retracción y recuperación, Ventanillas con elevalunas, delanteras y traseras, Función de apertura y cierre total con un toque, Apoyabrazos delantero central con compartimiento de almacenamiento, Sistema de iluminación de entrada, Palanca de cambios de cuero, Llave inteligente, Luz interior de ambiente LED, Sensores de ayuda al aparcamiento, delanteros y traseros, Retrovisor interior Electrocromático (atenuación automática) y Sistema de entrada y arranque inteligentes, Guarnecidos de techo Alcantara®, Parasol Alcantara®, conductor y pasajero y Asientos de cuero de alta calidad (Semianilina).


En asientos traseros (4 plazas VIP)


Aire acondicionado de cuatro zonas, Climatizador con control de la temperatura corporal (mediante sensores de infrarrojos), Climate Concierge, Actualización del sistema climatizador trasero, Controles de temperatura independientes, izquierdo y derecho, Reguladores de luz, accionamiento eléctrico en ventanillas traseras, Consola central trasera fija con Controles del climatizador, sonido, asientos y reguladores de luz, Mesa con panelado de madera, ajustable y replegable, Asiento trasero (derecho), Reposapiés reclinable con accionamiento eléctrico, Reposacabezas plegable del asiento de pasajero delantero, con accionamiento eléctrico, Mando a distancia del Sistema de Relajación del Asiento Trasero (funciones de masaje), Control de entretenimiento en asientos traseros mediante pantalla plegable de 9” en color compatible con tarjeta SD, Reproductor de DVD y Blu-ray® y Soporte extensible para zona inferior de las piernas en asiento pasajero.


CON LA MANO EN EL CORAZÓN


Mega Cochazo. El Titanic de las carreteras mundiales, pero con mejor final, claro, mucho más seguro, ¡¿dónde va a parar?! Los más puristas dirán que tiene un cierto aroma rancio, que las grandes berlinas de representación para transporte de altas personalidades deben ser un poco más modernas tanto en apariencia como en el interior, pero es cierto que lo que entendemos como máximo lujo siempre, hasta ahora, se ha entendido así, y Lexus lo interpreta a la perfección. Esto no quiere decir que los alemanes estén dando una vuelta de tuerca al asunto y entren mejor por los ojos. Sin duda, mires por donde lo mires, es la madre de todas las grandes berlinas.


UN COCHE PARA...


…el chófer afortunado que tenga un trabajo de grandísima responsabilidad, transportando a lo más granado y selecto, la crème de la crème, de personalidades mundiales, sean políticos, casas reales o grandes empresas multinacionales. Entendemos que en Japón y por ende en buena parte de Asia este Lexus LS600h L es lo mínimo con lo que se puede agasajar la visita de un máximo mandatario de otro país, personaje de la realeza o el CEO o presidente de cualquier conglomerado comercial de postín. El coche perfecto para las monarquías con más rancio abolengo del planeta.


KILÓMETROS PRUEBA – 520 kms


PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 45%-15%-40%


RIVALES


Mercedes Clase S, BMW Serie 7, Audi A8, Infiniti M35h, Lancia Thema, Porsche Panamera, Jaguar XJ


FICHA LEXUS LS 600h HYBRID PLUS


Cubicaje / Potencia: 4.969 cc / 445 CV (Motor combustión: 394 CV a 6.400 rpm; motor eléctrico: 224 CV)

Caja de cambios: Automático, 8 velocidades

Alimentación: Híbrido (gasolina)


Longitud / Anchura / Altura: 5.210 / 1.875 / 1480 mm

Distancia ejes: 3.090 mm

Maletero: 420 litros

Nº plazas: 4 plazas

Neumáticos: 245/45 R19

Tracción: Total permanente

Frenos delanteros: Discos ventilados

Frenos traseros: Discos ventilados


Aceleración 0-100 km/h: 6,1 seg

Velocidad máxima: 250 Km/h

Capacidad depósito combustible: 84 litros

Peso en orden de marcha: 2.410 Kg.

Par motor: 520 Nm a 4.000 rpm

Emisiones CO2: 199 gr/Km


Consumos oficiales


Extraurbano: 7,5 l/ 100 Km

Urbano: 10,5 l/ 100 Km

Mixto: 8,6 l/ 100 Km


Bien:


Suavidad y confort

Consumos decentes

Equipamiento de lujo para plazas traseras


Menos bien:


Precio

Diseño e interior menos moderno que la competencia directa

Maletero justo para su tamaño


Precio: 158.900 euros


Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net