LEXUS IS 300H – Presentación y prueba – Mucho y muy bien

Por sa , 02/07/2013

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Lexus
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona IS
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

LEXUS IS 300H – Presentación y prueba – Mucho y muy bien
El Lexus IS enseña los dientes en su tercera generación. El nuevo Lexus IS dice adiós al diesel y se pasa al híbrido con el 300h demostrando una gran pegada a todos los niveles. Lexus ha dejado reposar su IS y para presentar el nuevo Lexus IS 300h.




El primer Lexus IS llegó en 1999 con dos motores de gasolina. La marca de lujo de Toyota se estrenaba en un nuevo segmento. En el 2006 lo mejoró y actualizó con un motor diesel que se llevó el 75 por ciento de las ventas. En su tercera generación que hoy nos presenta Lexus a la prensa, el Lexus gana presencia, imagen y argumentos propios del tercer milenio que vivimos, pasándose a la propulsión híbrida con un motor 2.5 de gasolina, 4 cilindros y 181 caballos y un motor eléctrico que, sumados, arrojan la escalofriante cifra de 223 caballos, sobre todo pensando que el precio base son 35.900 euros para una berlina moderna y atractiva de 4,66 metros y unas cotas de refinamiento tan elevadas que seguro que en Munich, Ingolstadt y Stuttgart, sedes de BMW, Audi y Mercedes, respectivamente, van a causar, cuanto menos, inquietud.


Estéticamente, no hace falta más que echar un vistazo. Lexus, la marca japonesa, termina su progresiva europeización con unas líneas que ya no extrañan tanto como en anteriores modelos, ni delatan su origen tanto como en el pasado. Con una parrilla muy agresiva, similar a la del prototip LF-CC y en línea con la estrenada en el GS 450h presentado hace escasos meses y cuya prueba tienes en Portalcoches.net, el nuevo Lexus IS demuestra una personalidad muy deportiva, remarcada aún más en la del F Sport, más racing y radical aún, que delata las intenciones de la casa nipona en nuestro mercado.


La personalidad del nuevo IS se puede apreciar también en el habitáculo, ligeramente atrasado con respecto al modelo anterior y una línea ascendente de abajo a arriba y de delante a atrás que le dota de un dinamismo que, después de la teoría, pudimos poner en práctica con toda la carne en el asador. Los pilotos traseros tienen aun más clase y estilo que su hermano mayor el GS 450h al que estamos convencidos que va a canibalizar, sobre todo después de probar ambos coches, y al que sólo podría salvar su superior potencia (345 caballos) y centímetros extra en sus plazas traseras, porque por ejemplo, en el interior, el salto adelante en modernidad e imagen que ha dado este IS deja incluso atrás al propio GS al que, de golpe, parece que le han caído unos cuantos años encima.


La personalidad de la que hablamos se nota en detalles, como esa luz de día independiente en forma de afilada flecha o en el display del cuadro de mandos inspirado en el superdeportivo LFA. Los 4,66 metros significan 75 milímetros más que la anterior generación, con 7 centímetros más de batalla, que ahora llega a los 2,80 metros. Es capaz de hacer el 0 a 100 por hora en 8,3 segundos y lo mejor, es el dato de emisiones, 99 gramos de CO2 por kilómetro y un consumo homologado de 4,3 litros a los cien, pudiendo aguantar más de dos kilómetros en modo eléctrico, rodando sin consumir combustible ni emitir partículas nocivas.


Sólo disponible con cambio automático, en Lexus aseguran que han mejorado el cambio CVT, pero ya os digo que es el punto más flojo, con diferencia, de un coche que siempre se mueve del sobresaliente para arriba en todos los apartados. Con una distribución de pesos de 50-50 –las baterías están situadas debajo del maletero-, tiene 60 litros más de maletero que antes, para llegar a los 450 totales, ahora goza de una estructura y un chasis más rígidos, pero sobre todo brilla en aerodinámica, con distintas pestañas, aletines y diversos elementos en los bajos que otorgan un coeficiente de sólo 0,25.


Con suspensiones optimizadas un 15 por ciento con respecto al punto de partida del anterior modelo, disponemos de hasta cinco modos de conducción: EV, eco, normal, Sport, y en las versiones F Sport, un modo extra más deportivo aún, el Sport +. A pesar de ser un coche híbrido, que la teoría dice que suele ir reñido con la deportividad, el IS 300h goza de una tecla ‘ASC’ que permite disfrutar en el interior del sonido del motor con un toque deportivo, pero en la práctica, apenas se nota y nos parece que aporte demasiado.


En Lexus no han dejado nada al azar y han recorrido 1,6 millones de kilómetros antes de sacar el IS 300h al mercado, mejorando los sistemas multimedia y la conectividad, amén de unos asientos con espuma integrada que otorgan mayor confort.


El Lexus IS 300h ya está a la venta y las previsiones de la marca son vender 800 unidades en nuestro país antes de que acabe 2013.


A la espera de que llegue el IS 250 de gasolina en septiembre, la gama del IS 300h se compone de una sola propulsión, con dos acabados distintos, uno de ellos, con dos opciones. El más básico es el denominado ‘Hybrid’, de 35.900 euros, que ya lleva climatizador, llantas de 16 pulgadas, sensores de luz, limpiaparabrisas, etc. El segunda acabado es el Hybrid Drive, que ya cuenta con navegador, llantas de 17 pulgadas, un pack tecnológico, etc. Este acabado Hybrid Drive se puede completar con la opción F Sport, con un toque deportivo enorme, con llantas de 18 pulgadas, suspensiones más racing, etc. Esta elección subiría el presupuesto a los 49.700 euros. Si optas por la opción Hybrid Plus, también tienes llantas de 18 pulgadas, pero la orientación es más hacia el lujo, con cuero por doquier y un toque más refinado.


Todos los Lexus IS cuentan con tres años de garantía.


CON EL LEXUS IS 3OOH POR MADRID Y SEGOVIA


Más de 250 kilómetros, desde autovía hasta el Puerto del León con todas y cada una de sus curvas, pasando por un aeródromo en el que realizar diversas maniobras de esquiva, aceleraciones y frenadas, conos… fantástica presentación, de lo más variada, la que prepararon en Lexus para poner de manifiesto el fenomenal trabajo realizado con el IS 300h.


El destino hace que, tras la presentación teórica, haya una unidad de color gris plateado en exclusiva para Portalcoches.net. Sin tener que compartir conducción con ningún otro medio de comunicación, disponemos del doble de tiempo y de kilómetros para apreciar de primera mano los progresos de Lexus en el segmento D, el de las berlinas, Premium en este caso.


Ya he mencionado antes que teníamos dos referencias claras, las pruebas del anterior modelo IS, que incluso probamos en su modalidad cabrio, y el reciente GS, un paso adelante a todos los niveles pero que no nos pareció capaz de desbancar a los Premium alemanes de su segmento, pese a sus innegables valores.


En este caso concreto, el nuevo Lexus IS 300h nos parece un cochazo con mayúsculas. Tan sólo el cambio, una pena, pues ni en su modo deportivo, reacciona con prontitud a las órdenes del pie derecho, y ya aprendes a acelerar casi un segundo antes de lo que debieras, casi antes de entrar en la curva, porque va a tardar en hacerte caso el tiempo que necesita para encontrarse en la posición en la que, normalmente, acelerarías.


Si dejamos a un lado este punto negro, ya os digo que este Lexus IS 300 h me parece tan buen coche que si no fuera porque el GS tiene 122 caballos más y mucha mayor pegada, me lo compraría después de cualquier comparación con su hermano mayor. Si no necesitas tanta caballería, tampoco los 30 litros más de maletero del GS suenan convincentes.


Si lo comparamos con sus rivales potenciales, Audi A4, BMW Serie 3 y Mercedes Clase C, casualmente, con los tres hemos hecho prueba maratón y dispones de argumentos y valoraciones suficientes para valorar. La modernidad y la puesta al día juega muy a favor del Lexus. Se nota que se ha trabajado mucho en Japón, se ha europeizado, y tanto en estética exterior como en refinamiento interior, el IS 300h mira a los ojos directamente al ‘big three’ alemán y, en numerosos apartados, les supera sin piedad.


La parrilla delantera nos enamora en cuanto a diseño, lo mismo que las luces de día en forma de flecha con leds. Los pilotos traseros también nos parecen fruto de un ejercicio de diseño espectacular, por lo que Lexus, a este nivel, también convence. En el interior encontramos calidad y refinamiento, a pesar de que nuestra unidad no se corresponde con el acabado más elevado, sino uno medio, con asientos de tela y cuero, por poner un ejemplo.


Se ha evolucionado, optimizado y perfeccionado elementos como el navegador, con el mismo sistema de ratón en pantalla de ordenador que tanto nos gusta y que seguirá dando problemas a los clientes de más edad y menos tecnologizados. Se ha ganado en sencillez, en practicidad, se ha limpiado mucho la consola central, ya no hay ni rastro del mini reloj digital tipo casio y el panel de instrumentos también ha subido uno o dos grados su nivel en cuanto a sensación de clase y calidad. Nos sigue encantando el tacto del cuero del volante, y siempre todo queda a mano, limpio visualmente. Si hay detalles que nos encantan, otro nos enamoran, como los botones sensibles al tacto, electrostáticos, por ejemplo, en los sensores que sirven para modular la temperatura del habitáculo. Espectacular.


En marcha, nos encanta que en una marca que dice ser Premium apenas se escuche nada cuando empiezas a rodar, y aquí esa sensación aumenta exponencialmente, ya que los primeros metros casi siempre los harás en modo eléctrico, por lo que tendrás una sensación de deslizarte sin contaminar ni acústicamente. Una gozada.


Muy bien en cuanto a visibilidad, perfecto en cuanto a posición al volante y comodidad de los asientos, que recogen fenomenal, y en los primeros kilómetros, notamos que el aislamiento es excepcional, apenas entra ruido al habitáculo y es difícil disimular la sonrisa en nuestro rostro.


La autovía empieza a retorcerse y notamos dos cosas cuando las rectas se transforman en curvas de todo tipo: suspensiones más orientadas hacia la comodidad que a la deportividad, y una relativa falta de potencia, que si me certifican que de los 223 CV en mi unidad solo han dejado 175, me lo creo a pies juntillas, sabiendo que rondamos los 1.650 kilos de peso. Quizá esta última sensación viene aumentada por la lentitud del cambio. Pero es que ni siquiera tirando de leva izquierda y apostando siempre por la marcha más corta que admite el procesador, notamos una sensación deportiva real. En cuanto a consumos, poco más de 6 litros por autovía en modo tranquilo, casi 11 cuando en el aeródromo y en el puerto de montaña exigimos a fondo.


Nos encanta que en todos los modos de conducción te aparezca en la parte izquierda el indicador de la batería, si estás cargando o utilizando su energía, y que cuando pones el modo Sport, el rojo decore la iluminación de los marcadores y el ‘tradicional’ tacómetro en el display nos indique las revoluciones del motor de combustión.


En la enorme pista del aeródromo, notamos la agilidad del IS 300h, sin nada que envidiar a la de, por ejemplo, el Serie 3 de BMW, que siempre hace gala de ello por su tracción trasera. Los cambios de apoyo no penalizan en absoluto el discurrir del Lexus, los balanceos nunca son exagerados y es difícil perder la línea. Notamos que en el modo Sport el control de tracción es bastante permisivo, permite algún deslizamiento, pero en su contra, hay que decir que entra en juego bastante pronto, mucho antes de que te lo esperes, y siempre termina penalizando la dinámica. Si te ves con manos, mucho mejor quitar el control de tracción, la verdad.


De frenos el Lexus IS 300h va fenomenal. Quizá al final del todo acusan un poco de fatiga, pero frena mucho y bien. Las levas y su cambio responden con más prontitud que el CVT y se hace casi obligatorio para conservar una conducción dinámica tirar de levas para los cambios, o del secuencial con la palanca.


En definitiva, muchas ganas de tener este Lexus una semana entera y recorrer como poco mil y pico kilómetros para extraer hasta el tuétano de un gran trabajo de la marca japonesa, que no va a dejar indiferente a nadie.



Óscar González Soria – oscar.gonzalez@portalcoches.net