KIA SPORTAGE – Prueba Coche – Un SUV muy lógico

Por sa , 05/01/2011 | Visto: 356120

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Comparte:
Compartir en Delicius Compartir en Yahoo Compartir en MySpace Compartir en Meneame Compartir en Technorati Compartir en Facebook




Servicios

Zona KIA
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona SPORTAGE 2010
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.
KIA SPORTAGE – Prueba Coche – Un SUV muy lógico
KIA debía reaccionar a la avalancha de SUV 4x2 de talla media y, junto a sus ‘amigos’ de Hyundai, han renovado un Sportage con una estética espectacular y unas prestaciones notables. Probamos el KIA Sportage 2.0 CRDi 136 CV 4x2 VGT Drive.
 


A cada día que pasa, la marca coreana KIA se va quitando la etiqueta de ‘coche barato’, ganando en calidad y, sobre todo, dejando atrás una estética aburrida en busca de la agresividad y el intento de no pasar desapercibido a nivel de diseño como ocurría hasta ahora. El Sportage, después del Soul, es la prueba más evidente de que KIA está cambiando, y que lo está haciendo a mejor. Cada vez sus productos tienen más calidad, están más refinados, y todo esto unido a una estética más atrevida, está ganando adeptos en el mercado europeo.
 
Y cuando ves el KIA Sportage de la generación ya pasada, y el actual, uno al lado del otro, el párrafo anterior queda explicado sin necesidad de tanta palabra. Y es que en este caso, mal que nos pese a la prensa escrita, una imagen vale más que mil palabras. Y esto es así porque la estampa que luce el nuevo Sportage es tan brutal como impactante. Y lo que digo del KIA vale casi al cien por cien para su primo el Hyundai ix-35, que salió unos meses antes y que goza ya de una popularidad tremenda gracias a los mismos valores de los que presume el KIA Sportage.
 
Sin regodearnos mucho más en la estética, hay que decir que, en los tres planos básicos, frontal, lateral y trasero, el Sportage ha mejorado una barbaridad. La delantera es brutal, con una parrilla flanqueada por unos faros rasgados de aspecto osado, y una línea inferior, con los antiniebla encastrados, que casi tiene aire de película fantástica y futurista. Las luces de día, por leds, en los grupos ópticos superiores, denotan una personalidad más marcada aún. Visto lateralmente, la planta es increíble, con una línea casi recta marcando las ventanillas, y un cromado en la posterior que resalta su cintura aún más. Las barras en el techo le aportan una deportividad que se destila en cada detalle. Por último, en la zaga, los pilotos siguen la tendencia casi agresiva del diseño, con un empaque y un toque macizo de la chapa que deja poco lugar a las dudas de qué empresas puede acometer este Sportage, aunque ya veremos que en su versión 4x2 son algo limitadas.
 
Foto detalle del interior del nuevo Kia SportageEl interior del Sportage sigue sumando puntos. Estamos a bordo de una unidad de prensa equipada con el acabado medio de los tres disponibles, el Drive, y comprobamos que su equipamiento de serie, teniendo en cuenta que muchos dispositivos serían extras que se pagan aparte en la competencia, y el precio final de esta unidad, pues la verdad es que es de lo más completo. Por mencionar sólo algunos detalles, dispone de sensor de lluvia, sensor de luces, de aparcamiento trasero, climatizador bizona, retrovisores plegables y térmicos, faros tipo LED, antinieblas, mandos en el volante, ESC (Control Electrónico de Estabilidad) guantera refrigerada, una práctica red en el maletero, indicador de marcha a engranar para consumo ’eco’, control de crucero, barras de techo, radio CD con MP3, Bluetooth, USB… hasta un control de asistencia en los descensos abruptos, que limita la velocidad a 3 kilómetros por hora. Dispones de un aconsejable ‘pack total’ que, por 2.000 euros, incorpora el techo practicable, el navegador y la cámara trasera.
 
La impresión a los mandos es correcta. Generalmente las marcas apuestan por equipar las unidades de prensa hasta los topes para influenciar en la medida de lo posible a los probadores. KIA va con la verdad por delante, no recurre a extras y cede a la prensa especializada los acabados básicos… y es una estrategia más que loable. Quizá el interior pueda parecer un poco pobre con respecto a otros modelos similares probados aquí, pero lo que ves, es lo que te vas a llevar a casa por 25.000 euros justos, descontando la oferta inicial de lanzamiento de 1.500 euros en esta versión. La mezcla de plásticos duros con superficies almohadilladas y de falso cuero desentona un poco, pues se queda a medio camino de todo. Sin embargo, los acabados y la ordenación de los instrumentos está en otra liga si lo comparamos con el modelo al que sustituye.
 
Entrando más en detalle con el panel de instrumentación y la consola central, hay que decir que el velocímetro preside el panel, con iluminación blanca, clara y legible, mientras que al lado izquierdo tiene el cuentarrevoluciones, más pequeño. El resto de pantallas y datos tiene un tradicional color naranja. El volante es de un tacto ‘regulero’, que junto a una dirección demasiado asistida y artificial, no agrada demasiado. Eso no quita pare reconocer que los botones del volante están bien situados y son bastante prácticos y ergonómicos. Lástima que los dos botoncitos que cambian el display del ordenador de a bordo estén al lado de los relojes, algo más lejos de lo deseable. Por cierto que en nuestra unidad el botón de ‘reset’ se quedaba pillado y había que ‘ayudarle’ a volver a su posición original. La consola central sigue el orden descrito, con el sistema de audio –francamente mejorable- con su respectiva pantalla arriba, y el sistema de aireación más abajo, muy intuitivo y práctico, aunque no es demasiado rápido a la hora de climatizar el habitáculo. Antes de llegar a la palanca de cambios nos encontramos con las salidas auxiliares USB y iPod.
 
En cuanto a espacio y asientos, las plazas traseras son bastante correctas. Las delanteras no sujetan del todo mal y el acolchado es suficiente, aunque el tejido que recubre los asientos, de fácil limpieza, al tacto no es muy agradable, aunque esto irá por barrios y es bastante opinable. Se agradecen, hay que decirlo, los reposacabezas activos que mejoran la posición de la cabeza. En cualquier caso es fácil encontrar una postura idónea al volante. El espacio hacia arriba es óptimo, aunque quizá los respaldos de los asientos traseros sean muy verticales. El maletero oficialmente mide 564 litros, aunque esta cifra debe ser o medida hasta el techo o contando el falso fondo que en el caso de la unidad de prensa, venía con una sorpresa increíble para los tiempos que corren, pues venía con una quinta rueda de idénticas características a las de 17 pulgadas que venían montadas. No recuerdo en más de cien pruebas algo así y hay que decirlo en voz alta y clara. Chapeau. Aparte de la compartimentación del maletero, el hueco para los bultos dispone de un cubre equipaje y de una práctica red que sujeta objetos pequeños y evita que se muevan en trazados sinuosos. La practicidad al poder. Muy bien.
 
Foto detalle del exterior del nuevo Kia SportageEl funcionamiento general es muy fino, muy suave, con un motor que empuja desde bastante abajo y un cambio que no desentona, preciso y ágil. Tienes mucha potencia desde poco más de mil vueltas, y el indicador de marcha siempre te dirá que engranes una más larga apenas hayas empezado a acelerar, aconsejando la sexta velocidad ya a 70 kilómetros por hora. La verdad que de tan suave, es muy agradable de conducir, sin ningún esfuerzo extra. Lástima que en nuestra unidad no estuviera disponible el ISG (Intelligent Stop&Go) de parada y arranque automáticos del motor para lograr una cifra de consumo más baja. En nuestra prueba hemos consumido una media de 7 litros por cada cien kilómetros recorridos, que para un SUV con estos caballos es una cifra sobresaliente.
 
A nivel dinámico el Sportage se sitúa en un término medio. Por ajuste de precio obvio que no puede ponerse a la cabeza pues carece de elementos para ello. Su idea es contentar al mayor número de gente y para ello debe contar con unas suspensiones cómodas, que en el día a día sean confortables y que cuando haga su camino por pistas de tierra o fuera del asfalto filtren al máximo las irregularidades de la vía. En cambio, en carreteras de curvas no se va a sentir demasiado cómodo, pues los balanceos a velocidad media alta son algo pronunciados, a pesar de que si el cambio de trayectoria no es muy amplio aguantará con bastante firmeza. En resumidas cuentas, no es un coche para afrontar curvas a alta velocidad, por aquello de que, como buen SUV, el centro de gravedad es algo más alto de lo habitual.
 
Tampoco sus habilidades fuera del asfalto son demasiado reseñables. Tuve un episodio en el que sólo la rueda delantera derecha estaba un poco metida en arena suelta, y costó más de lo deseado salir del atolladero. Con su sencilla tracción 4x2, por mucho aspecto de poder con todo que tenga, tiene sus limitaciones. Sus ángulos de ataque (22,7 grados) y salida (28,2 grados), también apuran bastante su uso fuera del alquitrán. Es de suponer que, con muy poco, la versión 4x4 estará mucho más preparada que la más vendible 4x2, que podrá contentar a la gran mayoría de los futuros compradores de este Sportage.
 
Los 7 años de garantía ó 150.000 kilómetros son de serie en todos los modelos, y es algo a lo que la competencia ni si quiera se puede acercar. Con la oferta de lanzamiento puedes hacerte con un KIA Sportage gasolina de 135 caballos en el acabo Concept, el más básico, por 18.935 euros. En diesel puedes elegir entre los propulsores de 115 y 136 CV y tracciones 4x2 ó 4x4, llegando a los 32.438 euros del 2.0 CRDi con cambio automático, tracción a las cuatro ruedas y acabado Emotion, que cuenta hasta con asientos de piel y un panel de instrumentos más sofisticado.
 

CON LA MANO EN EL CORAZÓN

El SUV 4x2 de tamaño medio está de moda. Este KIA es muy aparente por fuera, pero a nivel dinámico no es el mejor. Está muy bien acabado, con equipamiento muy completo, tiene aspecto de ser muy capaz, pero a nivel de tracción debe mejorar un poquito aún, reconociendo siempre el esfuerzo y la gran mejora respecto al Sportage que le precede. Pero no es ni el más barato, ni el más amplio, ni el que más prestaciones tiene, aunque se defiende bien en todos los apartados. Cumple.
 

UN COCHE PARA…

…los que necesitan un SUV con imagen espectacular y aspecto robusto... o no lo necesitan pero, simplemente, les gusta. El precio de adquisición, competitivo, sin duda que convencerá a más de uno y más de dos, cautivados por la imponente planta y su estética.
 
KILÓMETROS PRUEBA – 620 Kms
 
PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 30%-15%-55%
 
---------------------------------------------------
 
Ficha KIA Sportage 2.0 CRDi 136 CV 4x2 VGT Drive
 

Cubicaje / Potencia: 1.995 cc / 136 CV / 4.000 r.p.m.

Caja de cambios: Cambio manual de 6 velocidades

Alimentación: Diesel
 

Longitud / Anchura / Altura: 4.440 / 1.855 / 1.635 mm

Distancia ejes: 2.640 mm

Maletero: 564 litros

Nº plazas: 5

Neumáticos delanteros: 225/60 R17

Tracción: 4x2

Frenos: -
 

Aceleración 0-1 km/h: 10,8 seg

Velocidad máxima: 182 km /h

Capacidad depósito combustible: 70 litros

Peso en orden de marcha: 2.090 kg

Par motor: 32,6 Kg.m / 1.800 - 2.500 r.p.m.

Emisiones CO2: 147 g/km
 

Consumos oficiales:

Extraurbano: 4,9 litros

Urbano: 6,6 litros

Mixto: 5,5 litros
 

Bien:

Estética impactante

Garantía de 7 años

Muy equipado
 

Menos bien:

Balanceo de la carrocería

Tacto del volante y de la dirección

Equipo de audio
 
Precio: 26.500 euros (-1.500 euros de oferta de lanzamiento)
 
Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net