KIA SORENTO – Prueba – Gran salto de calidad

Por Andrea Enzo , 17/08/2015

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

comparte:



Servicios

Zona KIA
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona SORENTO
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

KIA SORENTO – Prueba – Gran salto de calidad
El nuevo KIA Sorento no se parece en nada al anterior. Con un planteamiento crossover, a caballo entre todoterreno grande y monovolumen, el KIA Sorento reaparece con muchos y nuevos argumentos. Prueba del KIA Sorento 2.2 CRDi Emotion 4WD AUT.





El KIA Sorento que probamos hace cuatro años en www.portalcoches.net y el que probamos ahora no se parecen en casi nada. Marca, nombre… y poco más. Nuevo planteamiento, nuevas medidas, más habitabilidad, siete plazas, un solo motor, equipamiento de marca Premium y unas hechuras muy coherentes, sitúan al nuevo KIA Sorento muy por encima del anterior a todos los niveles, y también llega al mercado con aspiraciones distintas, más elevadas y ayudando mucho a mejorar una imagen de marca que ya ha subido muchos enteros en los últimos años con una completa y renovada gama.


KIA, aún con todo, ha sido algo cauta a la hora del diseño, no ha querido tomar riesgos innecesarios, pues como hemos dicho, el planteamiento ya implica muchos cambios de concepto, y quizá por ello el nuevo Sorento no se ha lanzado a bomba en la piscina del diseño y ha apostado por cierta sobriedad, pero siempre con unas líneas modernas y un diseño avanzado, sobre todo comparando con el modelo precedente.


Entendemos perfectamente que en mercados como Estados Unidos este KIA Sorento cumple absolutamente con todos los requisitos para ser un best-seller, por todos los argumentos reseñados antes y muchos más que aún quedan por ver. Quizá en Europa el usuario busque una imagen más atrevida y dinámica, sobre todo ahora que el mundo SUV está en pleno auge y hay diseños de rivales, en Mercedes, BMW o Lexus, por poner tres ejemplos, cuya estética es casi el principal argumento de ventas, sin desmerecer el resto de cualidades.


Si analizamos el diseño del nuevo Sorento, siempre coincidiremos en que mejora con mucho el modelo anterior –por dentro ya veremos que en este apartado el revolcón que da al Sorento precedente es increíble- y que, aún con eso, estamos ante un diseño bastante ‘amarrategui’, sin buscar filos o ángulos marcados que pudiera echar atrás a algún comprador. Y es que su aspecto de monovolumen, aunque siga siendo sobre el papel un SUV o todoterreno con tracción 4WD en varios de sus acabados, es innegociable, y en este tipo de vehículos, dejando fuera el novedoso Renault Espace, se suele apostar por la sobriedad y la pureza de líneas antes que por una estética arriesgada.


Quizá lo más destacado en materia de diseño exterior del grandullón de KIA sea su enorme parrilla, con una red de puntitos anodizados que resalta con elegancia las formas de este Sorento. La toma de aire inferior también es generosa, y más aún los antiniebla, que casi ocupan la misma superficie que los faros, que a su vez ganan mucha presencia en el lateral. Capó alto, parabrisas muy inclinado y una estampa lateral muy macica y robusta, con unas llantas de 17 pulgadas de bella factura que abusan quizá de un perfil muy pronunciado (65), empequeñeciendo incluso una llanta más que decente. En la zaga encontramos una disposición tradicional, con una buena luneta trasera y unos grandes pilotos divididos longitudinalmente en rojo y blanco. Una fina barra cromada marca el fin de un inmenso portón que es automático en las versiones más equipadas. El pequeño alerón superior intenta apuntar un mínimo de deportividad para un coche que, francamente, es casi todo menos deportivo, por muchos 200 caballos que entregue su motor. El Cx de 0,33 no está nada mal para este tipo de vehículo.


Pasamos al interior y casi podemos decir que el KIA Sorento oculta más tesoros que la cueva de Alí Babá. Es cierto que estamos en el acabado más equipado, el Emotion, con el Pack Luxury incorporado, y realmente, no echamos nada en falta en un habitáculo que podría pasar por el de un vehículo Premium sin lugar a dudas. Y no nos referimos a pequeños detalles, que también, como parasoles extensibles o toma de USB en plazas traseras, entre otros muchos pequeños y grandes guiños, sino a argumentos contundentes.


Para ponernos en antecedentes sobre la gama del nuevo KIA Sorento, debemos decir que sólo existe disponible en España un motor, diesel de 200 caballos y acabado con 7 plazas. Sólo podemos ‘jugar’ con la tracción 4x2 o 4WD, cambio manual o automático y los acabados, que son Concept, Drive, Emotion, y este último puede recibir el Pack Luxury. Con un descuento tremendo de 9.000 euros sobre el PVP, el Concept 4x2 con cambio manual te lo llevas a casa por 29.000 euros. El cambio automático implica un sobrecoste de cerca de 2.200 euros y pasar de tracción delantera a 4WD significa pagar 2.500 euros más en caja. Nuestra unidad es la más equipada de todas a la venta y cuesta algo más de 43.000 euros. Sin el Pack Luxury no pasaría de 40.000, y si bajamos al acabado Drive con sacar de la billetera 36.000 euros estaría todo apañado, con tracción 4WD y cambio automático incluido.


Ahora sí, pasamos al interior de nuestro KIA Sorento, no hace falta sacar la llave del bolsillo y es suficiente apretar el botón para ponerlo en marcha. Este paso previo ya avisa que lo que nos encontramos en el interior está a una altura casi abrumadora. Somos conscientes de que aún con descuento, el dinero a desembolsar no es moco de pavo, pero también hay que calibrar con objetividad lo que nos llevamos a casa: 4WD, habitabilidad de monovolumen, cambio automático, 7 plazas, un maletero espectacular, una suavidad y confort de marcha de lujo, un buen motor con un consumo decente… son muchas cosas, la verdad.


Sin volverse locos, pero sin escatimar en elementos y dispositivos de calidad, el nuevo KIA Sorento le pega un revolcón antológico a la anterior generación. Es que hemos echado un ojo a la prueba del Sorento de hace cuatro años en esta misma web y nos hemos quedado alucinados del cambio tan brutal que ha experimentado. Es que son varias generaciones las que ha adelantado este modelo con respecto al precedente. De verdad que es un cambio brutal.


Y es que no sabemos por dónde empezar a describir, mucho menos enumerar, todas las mejoras que ha experimentado el nuevo mastodonte de la marca coreana. Empezando por el aspecto visual, volvemos a poner de manifiesto que estamos dentro de la unidad más equipada, pero es que, aun sabiendo esto, y echando mano también de las impresiones táctiles, es fácil comprobar que estás en un coche muy cuidado, en un habitáculo diseñado con mucho criterio y con materiales y ajustes que han pasado unos niveles muy elevados en cuanto a construcción y ajuste. La sensación al volante es muy parecida a la que experimentas a los mandos de un coche Premium, y si hiciéramos la prueba de quitar el logo del volante más de uno situaría este coche en Alemania o en el Japón más exclusivo.


Está claro que han dedicado mucho tiempo a este interior, se nota el trabajo en muchas cosas. Nos encanta, por ejemplo, la gran esfera central del cuadro de mandos, con el velocímetro analógico habitual blanco sobre fondo negro, y un gran espacio interior para situar la completa información de un gran ordenador de a bordo, por tamaño y por datos, bastante bien presentados. Medias lunas a izquierda y derecha nos dan la info sobre las revoluciones por minuto y distintas temperaturas y niveles. El volante multifunción tiene un buen tacto, y todo lo que nos ofrece, incluso velocidad de crucero adaptativa, funciona de lujo, con unas sensaciones, recalco una vez más, muy cercanas, similares a las de coches Premium bastante más caros.


De igual manera observamos un gran trabajo y esfuerzo de integración con la pantalla táctil del navegador y todo lo que le rodea. El software, algo de lo que nos quejamos en más de la mitad de las pruebas, no genera aquí ningún problema, presentando todo con claridad y un gran toque de intuición que te hace ahorrarte tiempo y esfuerzo en acceder a los menús y funciones deseadas. Nos encanta que nos muestre por duplicado, incluso, la velocidad máxima de la vía, tanto en el navegador como en el cuadro de mandos; no hay excusa para evitar las multas por exceso de velocidad.


Debajo de esta gran pantalla, con un generoso reborde cromado, nos encontramos de manera bien compacta los mandos del sistema de ventilación, en nuestra unidad, con climatizador trizona, pudiendo cambiar la temperatura trasera desde delante y desde las propias plazas posteriores. Fenomenal. Seguidamente, la palanca del cambio, muy parecida a la de las berlinas superiores de Audi, que nos ha gustado una barbaridad por tacto, funcionamiento y precisión. Junto a la palanca, un buen puñado de botones y teclas para diversas funciones muy Premium, como el aparcamiento automático, la posibilidad de cambiar la visión o el ángulo de la cámara que vemos en la pantalla, el Drive Mode o la posibilidad de forzar la tracción a las cuatro ruedas, entre otras.


Los asientos también son de sobresaliente. Las plazas delanteras tienen calefacción y ventilación, regulables en tres intensidades, amén de regulación electrónica con memoria y reposacabezas activos. Un auténtico lujo. La segunda fila de asientos, también con calefacción, es muy espaciosa, digna de un monovolumen, incluso la plaza central tiene bastante espacio para los pies con suelo plano. De manera 60/40, estas plazas se pliegan automáticamente y se deslizan hasta 270 milímetros para acceder a la tercera fila con más facilidad. El acceso a los dos asientos traseros está bastante trabajado, y no es difícil llegar hasta aquí. Puede que no te lo creas, pero esta tercera fila de asientos está bastante más cuidada que en otros modelos similares, y casi un adulto de 1,80 metros puede viajar en ellas sin tocar el techo. Está al límite. De hecho, si deslizas un poco la segunda fila no hay excesivos problemas para las piernas. Quizás salir de esta tercera fila sea un poco más difícil que entrar, pero de verdad que nos ha sorprendido para bien.


El maletero, con portón automático y apertura manos libres –si detecta durante tres segundos la llave inteligente en la parte trasera del coche-, es inmenso, más de 600 litros con cinco asientos, se reduce considerablemente con siete (142 litros), pero aún queda algo más que en algunos competidores. Entre los extras puedes elegir un cubremaletero plástico por si eres de los que aprovechas el tiempo libre con actividades que requiera dejar en el cofre prendas mojadas o utensilios que rezumen líquido. Impecable en este sentido. La rueda de repuesto va situada en el exterior, bajo la carrocería. Ojo también al techo panorámico de nuestra unidad, que además se abre casi al 50%. Detalles de estos que dices… ¡wao!


Momento para hablar de la dinámica de este gigante asiático, y apartado en el que encontramos algún pequeño detalle por pulir. Para empezar, nos gustaría poder elegir entre varias mecánicas la opción que más se ajusta a nuestras necesidades, pero la marca ha elegido por nosotros: sólo pone a la venta en nuestro país un 2.2 de gasoil con 200 caballos. En descargo de KIA hemos de decir que es un motor que se ajusta como anillo al dedo a las necesidades del 95% de los posibles clientes. Es un motor muy solvente, suficiente para mover un peso elevado y con un consumo que, la verdad, no están nada mal viendo lo que mueve y como lo mueve.


Lo mejor de todo es la infinita suavidad del KIA Sorento, no sólo de motor y de cambio, sino es que hasta abrir y cerrar las puertas es un ejercicio de extremo placer, por el escaso ruido que hace y la gran insonorización en todas las situaciones. En este apartado no nos duelen prendas en reconocer que está por encima de los Premium habituales, pero además con ventaja. Es una delicia conducir con suavidad un coche que no invita a alardes por su altura, volumen y peso. Con tiento, es un coche extremadamente placentero. En igual medida, si no eres consciente de lo que tienes entre las manos y te pasas de listo, será difícil que puedas controlar una masa tan grande y de tal envergadura, sea cual sea el terreno por el que estés circulando. Mucho peso, muchas inercias, un centro de gravedad elevado… no son ingredientes para un buen guiso si te pasas de velocidad, la verdad.


Nos ha gustado ver cómo, después de una prueba por todo tipo de vías y asfaltos, se ha quedado en menos de 8 litros a los 100 km de consumo medio. Es cierto que hemos intentado llevar al Sorento siempre por el sitio y éste nunca ha invitado a alegrías censurables, pero nos parece un consumo bastante decente. A pesar de los pesares, los 200 caballos y la gestión del cambio automático dan para bajar de los diez segundos en el 0 a 100 km/h. En ambos casos sirve jugar con el Drive Mode, y optar por el modo Eco en un caso y el Sport en otro. Al conectar este último notas de inmediato que el motor ha captado la orden y será fácil que incluso baje una marcha en ese momento, buscando el mejor rendimiento del motor en una parte más alta del cuentarrevoluciones.


En ciudad pide conducción sosegada este Sorento por sus medidas. En autovía es un placer rodar al ritmo máximo legal, absorbiendo absolutamente todas las irregularidades del asfalto y otorgando un confort de marcha sobresaliente. En zonas de curvas, prudencia, pues no está en su terreno ni de lejos. Ayuda saber que cuentas con ESS, ABS+EDS+BAS, HAC, VSM, ESC y 6 airbags.


Fuera del asfalto, el Sorento sigue siendo, sobre el papel, un SUV apto para este terreno, y más con la tracción 4WD que llevamos en nuestra unidad. El sistema inteligente de tracción que monta se denomina AWD Dynamax, y está desarrollado en cooperación con Magna Powertrain. Controla constantemente las condiciones de conducción y anticipa las necesidades del sistema AWD. Puedes bloquear el diferencial gracias al botón al lado de la palanca del cambio, y llevar tracción en ambos ejes para sortear dificultades orográficas, pero en este apartado el KIA Sorento ha empeorado con respecto a su antecesor. Las cotas han limitado un poco más su uso en este ámbito: 16,6 grados el ángulo de ataque, 20,7 el de salida, mucho mejor, y 17,9 el ventral. Su gran distancia entre ejes también dificulta su uso fuera de lo negro, aunque eso no impide hacer incursiones puntuales sin ningún temor, hay coche para eso y para algo más, pero tampoco conviene tentar a la suerte, más si vas con las siete plazas ocupadas.


Ahora es tu turno, si necesitas un vehículo de estas características, empezar a comparar aptitudes, equipamientos y precios. La lista de abajo será una buena ayuda. Incluso podríamos añadir los Premium similares, como Audi Q7, Porsche Cayenne, Mercedes ML, Infiniti FX, Lexus RX 450h o BMW X5, todos probados aquí en esta web, y todos ellos, también bastante más caros. Y al Sorento no le falta, por ejemplo, aviso de ángulo muerto, aviso de cambio de carril involuntario, arranque en pendiente, freno de estacionamiento por botón, cortinillas en ventanillas laterales, o el ya mencionado dispositivo de velocidad de crucero adaptativa, con un funcionamiento más que satisfactorio. Si entran dudas de su aprobado como monovolumen, te comentamos que los huecos en la guantera, en las puertas y bajo el reposabrazos delantero, son increíblemente grandes.


Y, como siempre que hablamos de KIA, no olvides los 7 años de garantía.


Con la mano en el corazón


Un gran coche. Con un precio de inicio de 29.000 euros, la versión que hemos probado es una docena de miles de euros más cara, pero no le falta de nada y tiene un aroma premium con el que KIA no podía soñar hacer sólo unos años. Es una opción fantástica para los que necesiten algo así, muy coherente por motor y espacio, con unos acabados increíbles. No tiene el caché de muchos de sus competidores, pero no va a pasar inadvertido, ya lo veréis.


Un coche para…


…los que buscan calidad, consumo ajustado, 7 plazas y cierta capacidad off road por un precio contenido, sobre todo viendo lo que recibes a cambio. Entrando en los 40.000 euros muchos pensarán que es caro, pero ves la competencia premium y raro es no meterse en los 60.000, con equipamiento similar, aunque mucha menos imagen de marca. Nos parece una compra inteligente para los que busquen capacidad tanto a nivel humano como de carga y no quieran renunciar a excursiones fuera del asfalto. Una buena solución para las familias que no lleguen a productos premium.


KILÓMETROS PRUEBA – 375 kms


PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 25%-35%-40%


RIVALES


Mitsubitshi Outlander, Mazda CX-5, Chevrolet Captiva, Toyota Rav4, Ford Kuga, Volkswagen Tiguan, Land Rover Freelander, Volvo XC90, Volkswagen Touareg, Infiniti EX, Volvo XC60, Subaru Forester, Peugeot 4007, Honda CR-V, Hyundai Santa Fe, Opel Antara, SsangYong Rexton W, Nissan X-Trail


FICHA KIA SORENTO 2.2 CRDi EMOTION 4WD AUT.


Cubicaje / Potencia: 1.992 cc / 200 CV a 3.800 rpm

Caja de cambios: automática, 6 velocidades

Alimentación: Gasóleo


Longitud / Anchura / Altura: 4.780 / 1.890 / 1.690 mm

Distancia ejes: 2.780 mm

Maletero: 142 litros con 7 plazas; 605 litros con 5 plazas

Nº plazas: 7

Neumáticos: 235/65 R17

Tracción: total

Frenos delanteros: Discos ventilados

Frenos traseros: Discos


Aceleración 0-100 km/h: 9,6 seg.

Velocidad máxima: 203 Km/h

Capacidad depósito combustible: 64 litros

Peso en orden de marcha: 1.763 Kg. (versión más básica)

Par motor: 441 Nm a 1.750-2.750 rpm

Emisiones CO2: 178 g/Km


Consumos oficiales


Extraurbano: 6,1 l/ 100 Km

Urbano: 8 l/ 100 Km

Mixto: 6,8 l/ 100 Km


Bien:


Espacio/habitabilidad

Equipamiento

Suave y confortable como pocos


Menos bien:


Alto, voluminoso y algo pesado

Empeoran las cotas para uso off road

Único motor


Precio: 36.000 euros


Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net