JEEP COMPASS – Prueba Coche – El Jeep más urbano

Por Floren / sa , 20/08/2012

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Jeep
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona COMPASS
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

JEEP COMPASS – Prueba Coche – El Jeep más urbano
El Jeep Compass ya es un viejo conocido. El más urbano de los Jeep se renueva y pule detalles de la generación anterior. Más refinado y cuidado, el Compass sabe llevar el ritmo. Prueba a fondo del Jeep Compass 2.2 CRD 163 CV Limited 4x4.





Cuando se menciona la marca Jeep, en la mente lo relacionamos de forma inmediata con la palabra aventura, con el concepto puro de todoterreno, con caminos de tierra, nieve y amazonia. De hecho en mi cabeza de forma inmediata aparecen las líneas del Jeep Wrangler, con sus neumáticos "pantaneros" y su aspecto de soportar lo que le echen. Para un servidor esto es Jeep y es desde estas expectativas que me acerqué al Jeep Compass.

Pues bien, dicho esto, que nadie se piense que el Jeep Compass tiene mucho que ver con todo ese mundo de vidas duras y personas rudas. El Compass es duro de aspecto y puede que no sea un coche “blandengue” solo apto para buenos asfaltos, pero tampoco es el duro 4x4 que uno espera encontrar por ser hijo de la marca que es.
 
El Jeep Compass no tiene diferencial y la tracción total se conecta mediante una palanca ubicada en un lugar poco recomendable: debajo del reposabrazos central. Si uno pone algún objeto en esa zona y golpea a la palanca, te encontrarás en modo de tracción total sin darte cuenta, a no ser por un pequeño luminoso indicador en el cuadro de instrumentos del que, como vayas despistado, tardarás tiempo en percatarte. Es curioso que la tracción total (Freedom Drive, como lo denomina Jeep) se puede activar o desactivar a cualquier velocidad. Esta modalidad solo está disponible con el motor más potente de 163 CV de gasóleo.
 
El Jeep Compass ofrece un aspecto de coche robusto, potente y fiable y no pasa desapercibido en la calle. Es un coche, creo que el único, que me ha hecho sentirme como Marge, la mujer de Homer Simpson en un capítulo en el que se compra un 4x4 y se transforma por completo, sacando la parte más agresiva de su interior. El Compass transmite poderío sin ninguna duda. Sin embargo, este poderío se desvanece cuando te pones a sus mandos y descubres que los 163 CV tienen que ir subiditos de vueltas para empujar con potencia los 1.676 kgs en vacío. No es que el coche flojee o no tire, pero si pisas el acelerador no esperes una respuesta inmediata; el coche responde pero se toma su tiempo, eso sí, sin un solo traqueteo ni a las vueltas más bajas. Esta es una virtud en este motor que me ha sorprendido, su par motor (320Nm/1400-3600rpm.) que se nota en buenos detalles como el que menciono; responder sin cascabeleos desde las 1.000 revoluciones por minuto, pero es destacable la fuerza bruta en marchas cortas, donde en la mayoría de los casos no te acordarás de la doble tracción.
 
Por dentro
 
Por fuera es "cuadrado", sin muchas concesiones al diseño de otros modelos de su competencia que han cuidado más la parte estética. El Jeep opta por su aspecto rudo en la visión exterior. En el interior los acabados son normales y en algunos detalles incluso de poca calidad, mucho plástico y sin grandes pretensiones. El volante dispone de los controles habituales, en la consola central una gran pantalla que en nuestra unidad (Sin navegador GPS) no la hemos encontrado mucho sentido porque en su modo radio te atiborra de mucha información, a mi parecer poco práctica. Un equipo de música con capacidad para reproducir casi todo lo reproducible en los tiempos que corren, con posibilidad de enchufar música o fotos por usb o por cable. El cargador de CD se vuelve visible desplazando toda la pantalla hacia abajo.
 
En viajes por la amplia orografía española, la antena de la radio es mejorable, es complicado encontrar alguna emisora que se escuche medianamente bien si te alejas de la ciudad. Los mandos son sencillos y entendibles de forma inmediata, muy intuitivos y ubicados todos de forma asequible. El climatizador es potente y eficaz, sin agotarse en viajes largos o con calor excesivo, como sucede en muchos otros vehículos. Las alfombrillas me han llamado la atención, van fijadas y no andan bailando por los pies, un detalle que todos los fabricantes deberían tener en cuenta. Muchos huecos, especialmente en la zona del reposabrazos donde abundan, y en su mayoría todos tiene utilidad práctica. El apoyabrazos se desplaza y ofrece dos huecos, uno de gran capacidad para llevar Cd u bolsos pequeños y otro donde poner objetos más manejables como carteras o documentación. Los asientos traseros no disponen de reposabrazos en el centro.
 
El cuadro de instrumentos es bastante completo, su ordenador de a bordo indica temperatura exterior, dirección de circulación en brújula digital, consumo medio (No el actual), dos odómetros, indicador de presiones de neumáticos, autonomía y alguna cosa más.
 
Los asientos delanteros recogen perfectamente tanto al conductor como al copiloto, toda la regulación es eléctrica y en un solo mando a los laterales, sobresaliente para este sistema sencillo y eficaz. Los parasoles frontales son excesivamente cortos y solo son útiles si el sol da de frente, si da de lado, no cubrirá ni la mitad de la ventanilla con lo que el sol te dará en toda la cara. En las plazas traseras y a pesar de lo voluminoso de su aspecto, dos personas viajaran con comodidad, pero tres se encontrarán apretadas, igualmente si se pone una silla de bebés, las dos plazas restantes son extremadamente justas.
 
El maletero es pequeño para el volumen que uno espera poder cargar, incluso retirando la cortina que lo cubre. Los 328 litros apenas dan para meter equipaje de tres personas siempre y cuando sea reducido. En nuestra prueba metimos una silla de ruedas de una persona discapacitada y ocupaba todo el maletero, al no poder meterla horizontal como en una berlina, hay que posicionarla atravesada verticalmente o de pie y se come todo el espacio. En un turismo esta misma silla entraba acostada y permitía cargar maletas sobre ella. Debajo del suelo del maletero encontramos la rueda de repuesto y las herramientas para cambiarla.
 
Conduciendo el Jeep Compass
 
En carretera el Compass es confortable, especialmente delante y atrás si solo viajan dos personas. Aunque el motor es algo ruidoso, no llega a molestar ni mucho menos. En curvas tiende a irse de atrás si circulas algo rápido, con la tracción total se reduce en parte este efecto. La caja de cambios de seis velocidades es efectiva y en la sexta puedes viajar incluso a velocidades muy bajas sin que el motor cascabelee. El consumo, según el ordenador de a bordo y en carretera, siempre a velocidades legales, nos ha indicado un consumo medio de 7.6 litros, según nuestras mediciones (llenar el depósito, recorrer 300 kms y volver a llenarlo solo en uso por carretera) ha consumido nueve litros. La suspensión me ha gustado mucho, y suele ser un punto con el que soy bastante crítico, pero en el Compass tiene un equilibrio difícil de encontrar en vehículos de este tipo todocaminos, aptos tanto para uso por carretera como por campo.
 
Los frenos se han encargado a cuatro discos, delante de 257mm y detrás de 235mm, con ABS y Control electrónico de Estabilidad (ESP) que se puede desactivar desde la consola. Por si fuera poco, de serie monta control de tracción (TCS), Asistente a la frenada (BAS), Mitigación Electrónica del Balanceo (ERM) y distribución Electrónica de Frenado.
 
Sin embargo, y pese a su aspecto, el campo no es su fuerte, es un coche apto para carreteras en mal estado y caminos de tierra, pero la ausencia de reductora le limita para su uso como 4x4. Pistas de tierra y caminos con algún bache pueden ser superados sin problemas, pero más de eso, puede representar un problema para este Compass.
 
Con la mano en el corazón
 
Buena relación precio-calidad, me ha dejado buen sabor de boca y ganas de disfrutarlo más. Mejorable en las plazas traseras y la capacidad de carga. Una opción que debes probar si estás pensando en un todocamino.
 
Un coche para…
 
…los que no tienen problema con el consumo, los que buscan un todocamino poderoso y familiar, los que requieren un coche de buena presencia sin gastarse mucho dinero.
 
KILÓMETROS PRUEBA – 860 kms
 
PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 30%-25%-45%
 
RIVALES
 
 

FICHA JEEP COMPASS 2.2 CRD 163 CV Limited 4x4
 

Cubicaje / Potencia: 2.143 cc / 163 CV a 3.600 rpm

Caja de cambios: Manual de 6 velocidades

Alimentación: Diésel
 

Longitud / Anchura / Altura: 4.448 / 1.718 / 1.812

Distancia ejes: 2.635

Maletero: 328 litros

Nº plazas: 5 plazas

Neumáticos: 215/60 R17

Tracción: Total

Frenos delanteros: Disco ventilado 294 mm

Frenos traseros: Disco 302 mm
 

Aceleración 0-100 km/h: 9,7 segundos

Velocidad máxima: 201 km/h

Capacidad depósito combustible: 51 litros

Peso en orden de marcha: 1.685

Par motor: 320 Nm / 1.400-3.600 rpm

Emisiones CO2: 172 g/Km.
 

Consumos oficiales:

Extraurbano: 5,9 l/ 100km

Urbano: 7,9 l/ 100 km

Mixto: 6,6 l/ 100 km
 

Bien:

Regulación asientos delanteros electrónica

Tacto del volante

Climatizador eficaz sin agotarse
 

Menos bien:

Capacidad fuera del asfalto

Debería tener cierra automático de ventanas y espejos en el mando

Reposabrazos en asientos traseros
 

Precio: Desde 19.900 euros (2.2 CRD 4x4, desde 25.900)
 

Florencio Serrano/OGS