INFINITI M35h – Prueba Coche – Grande por fuera, exquisito por dentro

Por sa , 17/09/2012

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Infiniti
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona M HÍBRIDO
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

INFINITI M35h – Prueba Coche – Grande por fuera, exquisito por dentro
Infiniti tiene nuevo buque insignia. Casi 5 metros, tecnología híbrida y lujo japonés para pelear con rivales muy duros. El Infiniti M35h es una apuesta de futuro para la marca de lujo de Nissan. Prueba a fondo del Infiniti M35h de 364 caballos.
Infiniti, a pesar de los esfuerzos de la marca en España, sigue siendo bastante desconocida para el gran público. La prueba es que, de una docena de amistades personales que me han visto con el coche, casi todos pensaban que Infiniti era el nombre del modelo que estaba probando. Ninguno sabía que es la marca de lujo de Nissan. Cada vez hay más concesionarios abiertos en España, cada vez son más unidades de la marca nipona las que ruedan por nuestras carreteras, pero quizá la aguda crisis que asola nuestro país y buena parte del continente no son el escenario ideal para este tipo de coches.
 
Con todo, he de reconocer que este Infiniti M35h me ha impresionado bastante, sobre todo, la relación calidad precio. Si tenemos en cuenta que es un ‘cinco metros’ que tiene tecnología híbrida, 364 caballos, hace el 0 a 100 en 5,5 segundos, y lleva un equipamiento increíble por poco más de 60.000 euros, me cuesta creer que con estos argumentos el último modelo en llegar de Infiniti no se haya ganado un puesto más importante entre las grandes berlinas de representación. Es cierto que la imagen, demasiado sobria, hasta cierto punto sosa, no juega a su favor, pero si nos fijamos en el contenido, no en el continente, este M35 debería haber vendido unas pocas unidades más desde su llegada a España.
 
El M35h no lo tiene fácil, pues se pega con rivales duros de pelar como Mercedes Clase S, BMW Serie 7, Audi A8, Lexus LS, Lancia Thema, Porsche Panamera o Jaguar XJ, entre otros, y salvo el italiano, que es todavía más barato, el resto de premiums se mueven casi en las seis cifras, casi el doble de lo que cuesta tener en el garaje un Infiniti M, que en su versión de entrada a gama sale por 52.550 euros, gasolina, de 320 caballos.
 
El Infiniti M ofrece más imagen, más espacio y más prestigio que la otra berlina que hasta ahora tenía la marca en nuestro país, el Infiniti G, una de las primeras pruebas que realizamos aquí en Portalcoches.net hace más de tres años. En el fondo el Infiniti M ofrece 17 centímetros más que el Infiniti G, a la vez que algo más de prestigio e imagen gracias a esos casi cinco metros de largo, que le hacen jugar en otra liga.
 
El exterior ha evolucionado un poco, pero sin perder el ADN de la marca. No es un coche bonito, no podemos decir que es precioso porque no lo es, pero viéndolo se nota que estás ante un coche que tiene empaque y capaz de proporcionar sensaciones generalmente prohibidas a coches de menor empaque y enjundia. Los tres volúmenes están muy marcados, la zaga está muy elevada porque hay que sacar litros de espacio a un maletero mermado por las baterías y que sólo cubica 350 litros, poco para el tamaño del que estamos hablando. El frontal es bastante agresiva, con una gran parrilla cromada, aunque los grupos ópticos rebajan esa sensación de poderío, especialmente detrás, donde los pilotos parecen bastante vulgares y demasiado simples.
 
Pero por dentro la historia cambia. Lo comprobamos con el acabado GT del Infiniti M35h, nuestra unidad de pruebas, que cuesta 67.440 euros, 7.110 más que con el acabado básico. Y es aquí donde verdaderamente te das cuenta que estás en un coche con mucho poderío, a pesar de que el precio no llegue a las cotas que marcan los Premium alemanes y su colega de Lexus, con el que también comparte planteamiento híbrido. Tampoco es justo obviar que los germanos, poco a poco, también van incorporando la hibridación a sus buques insignia.
 
A lo nuestro: no hace falta que saques la llave del bolsillo. El coche se desbloquea para ti en cuanto detecta tu presencia –la de la llave, mayormente-. Tampoco hace falta insertarla en ningún lado. Das al botón del Start y el volante y el asiento retornan a la posición elegida para que la conducción sea un auténtico placer. Y es que cuando te das cuenta de todo lo que te rodea, no puedes por menos que pensar en una experiencia fruitiva que, efectivamente, se tornará real en cuanto empieces la marcha.
 
Cueros de gran calidad, maderas lacadas, sensores por doquier, asientos climatizados, disco duro de 30GB, luces Bi-Xenon adaptables, leds traseros, cámara trasera, sistema de sonido Bose con 16 altavoces, algunos hasta en la parte alta de los asientos –cerca de las orejas-, volante calefactable, cortinillas eléctricas, navegador con pantalla táctil, velocidad de crucero adaptativa, sistemas pre-colisión, automatismos varios y de funcionamiento perfecto, climatización con filtros y aromatizadores Forest air con purificador de aire… la lujuria echa automóvil de representación.
 
Los asientos son muy cómodos, sujetan perfectamente, y lo mejor de todo es que guardan una estética poderosa que nos encanta. La ventilación viene fenomenal para el verano, se agradece sobre todo en la parte baja de la espalda. El cuero no es de los que te hace sudar, se nota que los materiales son de calidad. El techo abrible le da aún algo más de claridad al habitáculo, con bastante altura hasta el techo. El hueco debajo del reposabrazos central es enorme, aquí encontramos distintas conexiones para dispositivos auxiliares y USB. Las plazas traseras, sin ser espectaculares, como en otros premium, están bien. Es aquí, y en el maletero, donde más se nota la desventaja en centímetros con todos los que superan los cinco metros. Hay espacio de sobra en los tres asientos de atrás, pero me es difícil imaginar a un ministro aquí, cosa que no me pasa en el Mercedes, el Lexus, el Audi o el BMW, por citar a unos cuantos.
 
El cuadro de mandos es muy parecido a los ya habituales en Infiniti, con un ordenador de a bordo calcado, lo único que aquí también aporta información sobre el sistema de propulsión híbrida. Una pena que el botón para pasar las pantallas del display del ordenador de a bordo siga anclado al propio panel de instrumentación. El volante multifunción está muy cuidado, diseñado con gusto y esmero, y todo está en su sitio y funciona de maravilla. El tacto, exquisito. Echas de menos las levas al volante, sobre todo viendo la aceleración del coche en modo Sport, pero el cambio automático, sin ser la panacea, es bastante correcto. En alguna transición se echa de menos algo más de suavidad o de rapidez, pero cumple sin problemas.
 
La consola central ha sufrido un pequeño gran rediseño, y guardando la estética anterior, ha mejorado mucho, con más enjundia y empaque, más importancia visual a todos los niveles, y es un gran paso adelante. La pantalla del navegador sigue siendo táctil y aporta información para aburrir. Nunca dejas de descubrir nuevas pantallas o mezclar unas con otras. Me planteo si tanta complicación es la adecuada para el tipo de cliente que puede acceder a este vehículo, pero una vez que lo utilizas una vez, te quedas con la copla y es fácil llegar a regular lo que quieres en relativamente poco tiempo.
 
La climatización es novedosa, lo mismo que el sistema de audio. En Infiniti, por cierto, si saben diseñar relojes que reflejen la alcurnia y el dinero que has pagado por el coche, no como otras marcas. El de la consola central nos ha gustado mucho. Más abajo, la palanca del cambio también nos complace, pequeña, de movimientos cortos, seguros, directos. Admite el cambio secuencial, aunque a la larga, y más en este coche, te aburguesas y dejas que tu presión del gas y la centralita elijan. Justo al lado, una ruleta que te permite elegir el parámetro de la conducción en ese momento. Snow para terrenos resbaladizos, con nieve o poca adherencia, Eco cuando el ahorro de combustible y las emisiones mínimas posibles sean lo más importante para ti, el modo Standard, y por último el Sport, donde toda potencia de los 364 caballos se transmite de manera instantánea a la orden del acelerador.
 
En modo Eco nos ha cautivado un sistema que puedes regular en dos intensidades que te empuja el pie derecho hacia arriba cuando el ordenador entiende que para un modo de conducción eco estás dando demasiado gas y consumiendo más de lo permitido. Es un toque leve, que en ningún momento pone en peligro la conducción, ni te deja a medias en un adelantamiento ni nada por el estilo, pero que viene muy bien para recordar que siempre es posible ahorrar un poco de combustible.
 
Generalmente será posible iniciar la conducción en modo eléctrico, sin gastar una gota de gasolina ni emitir un solo gramo de CO2 a la atmósfera. Un cochecito verde en el salpicadero con una flecha bidireccional abajo te indica que, aunque no escuches nada, el coche está listo para comenzar a rodar. Si eres cuidadoso con el pedal podrás completar más de un kilómetro, siempre y cuando tengas la batería a tope, en modo eléctrico. Nos ha gustado mucho la capacidad que tiene el coche, aún yendo a 100 ó 120 km/h, de ponerse en modo eléctrico y aprovechar las cuestas abajo o las deceleraciones cuando levantas el pie del gas, de ponerse en modo EV y ahorrar hasta la última gota de combustible que sea posible. Para rubricar esto que digo, dos ejemplos. El Infiniti M35h que hemos probado nos llegó con 27.500 kilómetros, más que rodado. Lo devolvimos con casi 28.100. De esos 28.100 kilómetros, 4910 se habían desarrollado en modo eléctrico. En nuestros 555 kilómetros de prueba, casi 90 han sido sin gastar una gota de gasolina. El ahorro es importante, entre el 16 y el 17,5 % del tiempo el coche ha rodado sin contaminar el medio ambiente. En números redondos, un kilómetro de cada seis recorridos.
 
Ya que estamos hablando en estos términos, os cuento que el consumo en esta prueba ha sido de 8,2 litros cada cien kilómetros. En autovía la cosa ha bajado mucho, cosa rara en un híbrido, y en el habitual desplazamiento de prueba en vías sin tráfico ha hecho una media de 7 litros justos a los cien. Su coeficiente aerodinámico es uno de los mejores de la automoción, y su Cx de 0,27 ayuda mucho a mantener a raya el consumo.
 
Como es habitual, los coches híbridos fomentan y favorecen la conducción tranquila y relajada para lograr consumos más reducidos, pero claro, ves en la ficha técnica que tiene 364 CV y que acelera en 5,5 segundos para ponerse a cien kilómetros por hora que no tienes más remedio que comprobar estos extremos. Y es aquí, y en carreteras más reviradas, donde el coche nos ha decepcionado un poco. Primero porque con fuertes desniveles y muchos cambios de apoyo el M35 no se siente cómodo. Frena bien, pero aquí es donde notas que el cambio podría pulirse y ganar unas décimas en cada empujón del acelerador. Y las suspensiones no están taradas para este tipo de conducción. De manera lógica se ha buscado el confort y la comodidad para autovías y desplazamientos largos por carreteras, para callejear en la urbe sin molestar a los ocupantes, que seguramente estén atareados con sus importantes problemas y decisiones. Es por ello que si buscas deportividad, te has equivocado plenamente. En nuestro puerto habitual buscamos las cosquillas del Infiniti y las encontramos rápidamente, dándonos cuenta de inmediato, además, que los distintos sistemas de control de la estabilidad y la tracción son muy, pero que muy intrusivos, impidiendo acelerar con contundencia y frenando en exceso la marcha, sin haber empezado apenas a hacer chirriar las ruedas en un par de curvas.
 
¿Seguridad? ICC, LSF, BSW, BSI, DCA, FCW, LDW, LDP, IBA… Venga, te lo pongo fácil: en este orden; Control de crucero Inteligente, Low Speed Following, Avisador de puntos muertos, Sistema de intervención anti puntos muertos, Asistente al control de Distancia, Aviso de colisión delantera, Aviso de cambio de carril involuntario, Sistema de Prevención del cambio de carril, Frenada Inteligente Asistida.
 
Por 52.550 euros tienes la versión gasolina, por 58.730 la versión diesel, con 238 caballos, y desde 60.330 empieza la gama híbrida. Refinado, distinguido, aunque con alguna laguna mejorable, el Infiniti puede luchar en el estanque de los tiburones gracias a un precio muy ajustado.
 
CON LA MANO EN EL CORAZÓN
 
Un cochazo con muchos argumentos, aunque la imagen sea tremendamente anodina. Si quieres pasar desapercibido es ideal, para no renunciar a los placeres de la conducción de un coche moderno, híbrido, y con un refinamiento distinto al de los habituales alemanes.
 
UN COCHE PARA...
 
…el que no busque una imagen, un continente, sino un contenido. Para los que sólo miren un coche por dentro y les gusta ser ecológicos y cuidadosos con el medio ambiente sin renunciar a un coche grande y potente. Una alternativa a lo habitual en el segmento.
 
KILÓMETROS PRUEBA – 555 kms
 
PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 30%-25%-45%
 
RIVALES
 
 

FICHA INFINITI M35h

Cubicaje / Potencia: 3.498 cc / 364 CV

Caja de cambios: Automático de 7 velocidades

Alimentación: Híbrido
 

Longitud / Anchura / Altura: 4.945 / 1.845 / 1.500

Distancia ejes: 2.900 mm

Maletero: 350 litros

Nº plazas: 5 plazas

Neumáticos: 245/50 R18

Tracción: Trasera

Frenos delanteros: Discos ventilados de 320 mm

Frenos traseros: Discos de 308 mm
 

Aceleración 0-100 km/h: 5,5 segundos

Velocidad máxima: 250 km/h

Capacidad depósito combustible: 70 litros

Peso en orden de marcha: 1.905 kg.

Par motor: 350 Nm

Emisiones CO2: 162 g/Km.
 

Consumos oficiales:

Extraurbano: 5,7 l/100km

Urbano: 9,2 l/100 km

Mixto: 7,0 l/100 km
 

Bien:

Precio

Funcionamiento sistema híbrido

Equipamiento
 

Menos bien:

Maletero

Imagen sosa

Controles de tracción y estabilidad muy intrusivos
 
Precio: Desde 60.330 euros la versión híbrida
 
Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net