INFINITI FX 3.0d – Prueba Coche - Lujo racional

Por sa , 25/04/2011

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

comparte:



Servicios

Zona Infiniti
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona FX
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

INFINITI FX 3.0d – Prueba Coche - Lujo racional
Con sumo gusto. Consumo justo. El juego de palabras viene al pelo: es una maravilla ver a un imponente Infiniti FX gastar menos de diez litros a los cien gracias a un nuevo motor diesel de 238 caballos. Prueba del Infiniti FX30d S Premium.




En los tiempos que corren puede parecer casi suicida tener la intención de comprarse un coche que pase de los 60.000 euros, tenga tracción integral y pese más de dos toneladas. Y es que cuando la crisis más perseverante e intensa de los últimos tiempos aprieta con brazos de leñador canadiense, apostar por un vehículo de estas características casi siempre implica, al menos hasta hace poco, un fuerte desembolso, no ya sólo de inicio, sino posteriormente en consumibles de todo tipo, siendo el más cotidiano combustible el foco de la mayoría de nuestros pesares. Hoy en día acercarse a un surtidor para llenar el depósito es casi tan temerario como meterte en mar abierto a dar de comer despojos sanguinolentos a tiburones hambrientos con un cortaúñas como única defensa. Afortunadamente, las marcas, cada vez más, intentan ir en la misma dirección que la economía mundial y en días tan terribles como los que vivimos es un soplo de aire fresco comprobar cómo en cualquier parte del mundo los constructores destinan bastantes recursos para controlar emisiones y arañar unas décimas a las cifras de consumo. En este orden de cosas, Infiniti, la marca de lujo de Nissan, se ha puesto las pilas y montando un ansiado motor diesel en casi toda su gama, por fin ofrece un producto más racional, sobre todo enfocado a mercados como el europeo, donde este tipo de mecánica ha hecho palidecer las cifras de ventas de coches de gasolina. Es en este escenario donde llega el Infiniti FX30d, un crossover de gran tamaño con unas prestaciones muy dignas, calidad a raudales, y unos consumos muy pero que muy ajustados.
 
Infiniti ya ha terminado de aterrizar en nuestro mercado. Lleva más de dos años y medio y pese a la crisis acumula unos números de ventas bastante buenos. Esto tiene mayor valor si cabe cuando sabemos que hasta hace escasas fechas sólo disponía de un glotón motor gasolina de 320 CV para toda la gama. Afortunadamente, hace unos cuantos meses la marca japonesa dio dos hermanitos a este propulsor de 3.7 litros. Primero, por arriba, llegó un 5.0 de 390 caballos para los que 320 jamelgos les sabía a poco. Inmediatamente después, la noticia que la mayoría estaba esperando. Un motor V6 3.0 proveniente de la alianza Renault-Nissan, ya visto, por ejemplo, en el Laguna Coupé y en el Murano, y que le sienta de maravilla a los modelos Infiniti que ya lo lucen en su catálogo.
 
No sé si es la estrella de la marca, pero al menos sí que puede ser considerado el buque insignia de Infiniti, el coloso FX, ha recibido de buen grado esta mecánica y la ha asimilado con bastante acierto. Mirando de reojo a su hermano M, que empieza a dar ya sus primeros pasos híbridos, el Infiniti FX luce orgulloso, por fin, argumentos demoledores para todos aquellos reticentes y reacios a montar un corazón con un consumo bastante elevado. Vaya por delante que el placer de conducción sigue siendo tan elevado como los estándares de calidad de la marca. Se notan, obviamente, no hay por qué negarlo, que te han extirpado la friolera de 92 caballos del pedal derecho, pero de la misma manera has trucado los 13, 14 y 15 litros de consumo de gasolina cada cien kilómetros por poco más de 9 de gasoil. En nuestros casi 7 kilómetros de prueba, con algo más de la mitad circulando por autovía a 110-120 km/hora, el resultado final ha sido de 9,3 litros. Obviamente hay muchos matices que comentar, pero la cifra no engaña, está ahí, y me atrevo a afirmar que la cifra real en autovía se acerca mucho a la oficial, pasando por muy poco de los ocho litros. Y siempre debemos tener en cuenta que llevamos más de dos toneladas con nosotros y que, aunque las aceleraciones no son tan fulgurantes como antes, las prestaciones son más que dignas para un vehículo de esta talla y porte.
 
Foto detalle del exterior del Infiniti FXInfiniti llama a este FX ‘crossover’, pero si dices que es un todoterreno, o un SUV, puede valer gracias a su tracción integral inteligente y a sus capacidades fuera del asfalto, aunque no te voy a engañar, no está hecho para ello, a pesar de que pistas de tierra y caminos de arena de no demasiada dificultad son terreno conquistado para este ‘maquinón’. Tampoco nos desviaríamos mucho si tildamos este FX de berlina. Ya sé que para eso la marca nipona tiene al G y al M, pero uno de los detalles que más me ha gustado en esta prueba es el grado de confort a la hora de viajes largos por autovía. Me cuenta gente de fiar que, con el acelerador a fondo, han preguntado al copiloto que a qué velocidad tenía la sensación de ir. ‘120’, le decían, cuando el marcador reflejaba un 220 – la velocidad máxima oficiales 212 km/h-, que se alcanzaba sin ninguna dificultad y en ningún momento, gracias a una ejemplar insonorización y una estabilidad impecable, de matrícula de honor, parecía ser verdad. Como diría un ‘conocido’ mío, basado en hechos reales.
 
Son estos dos aspectos, el consumo y la estabilidad/insonorización, los que más poderosamente me han llamado la atención en un vehículo polivalente que atesora casi ‘infinitas’ virtudes. Siguiendo en el plano dinámico, hemos de constatar que el cambio automático de siete velocidades nos ha parecido idóneo. Admite modo secuencial, y para vivir algún episodio de deportividad, también pone a nuestro alcance unas estilizadas levas que, a la larga, no utilizarás demasiado viendo la comodidad y suavidad del cambio automático. Se echa en falta algo más de chispa en la salida en parado, aunque el increíble par motor de 550 Nm no tardará mucho en cautivarte una vez en movimiento, por su capacidad a cualquier régimen de obtener aceleraciones bastante aplaudibles. No es vertiginoso ni excesivamente contundente, pero aprecias todos y cada uno de esos 238 caballos esforzándose al máximo.
 
A pesar de no ser muy amigo de las curvas y las carreteras reviradas, en el modelo testado, con el acabado S Premium, el FX incorpora un botón que te da la opción de elegir un modo más deportivo de conducción, reglando el chasis y el sistema de amortiguación para endurecer un poco todo el conjunto y permitirte alguna alegría más a la hora de enlazar unos pocos giros. El tarado en modo normal está muy bien conseguido, no balancea demasiado sino buscas el límite. Si lo buscas, a pesar de que se nota cierto mayor grado de sujeción, seguirá siendo poco para convertir un poderoso crossover como este en un coche de carreras amante de las curvas rápidas.
 
Finiquitado el apartado dinámico, quizá el más interesante ahora por culpa del motor diesel que nos ocupa y su comportamiento en el día a día, no podemos olvidar el aspecto imponente e impactante que procura en el conductor la simple visión de una máquina de casi cinco metros de longitud y un volumen más que aparente. Es el FX un vehículo grande, casi aparatoso, con unas ruedas enormes –las llantas de 21 pulgadas no son las que vienen de serie- y un capó tan voluminoso y con unas formas tan diferentes a todo que será muy difícil que te deje indiferente. La altura al suelo tampoco es moco de pavo, y la rotundidad de las formas y las líneas que configuran este FX le confieren un aspecto final mastodóntico. Ojo que esto no es malo, siendo conscientes de sus capacidades, pero es verdad que el aspecto de coche que puede con todo, no se lo va a quitar nadie fácilmente.
 
Parecido a su hermano pequeño el EX, ya probado por PORTALCOCHES.NET, me ha llamado la atención esta vez, especialmente, la parrilla con un terminado ‘galvanizado’, con pequeñas ondas a todo lo largo, que le dan un aire de obra de arte poco habitual en el mundo de la automoción. También es obligado reparar visualmente en las gigantescas ruedas de nuestra unidad y en el contraste de los cristales tintados con la nívea y brillante pintura blanca antiarañazos de la carrocería.
 
Foto detalle del interior del Infiniti FXSi te ha gustado por fuera, por dentro no vas a poder evitar quedarte ‘ojiplático’ al ver el poderoso arsenal a nivel tecnológico y de equipamiento que lleva este Infiniti FX, más si cabe en el acabado S Premium. El poder entrar al coche y arrancar sin sacar la llave del bolsillo parece asignatura obligada para un vehículo de este rango y porte. Una vez dentro, tampoco sorprende, casi, el hecho de que asiento y volante se muevan para facilitar la entrada y salida del vehículo, ajustándose a la posición escogida y memorizada por el afortunado conductor. Mires donde miras quedarás maravillado. Techo practicable, navegador táctil con software mejorado y con velocidad máxima de la vía por la que circulas, asientos calefactables y ventilados, cuero de gran calidad en la tapicería, maderas nobles, volante multifunción con un tacto en el cuero espectacular y un grosor óptimo, todos los automatismos imaginables, velocidad de crucero con sensor de distancia con el coche que te precede adecuando la velocidad al mismo, sistema de alerta de cambio involuntario de carril, sistema de aparcamiento con cámaras de visión trasera, frontal y hasta visión perimétrica cenital, el ya mencionado modo Sport, sistema de sonido Bosé, 10 gigas disponibles para almacenamiento de música, luces adaptables bi-xenon, climatizador bizona, asistente inteligente a la frenada, USB, asientos multirregulables con memoria, tracción total… una lista casi interminable de elementos que aúnan confort de marcha, tecnología punta y seguridad, y quizá la mayor de las razones para adquirir un vehículo como este. El acabado S incorpora, además, una dirección trasera activa y una suspensión con control continuo de amortiguación. Los dos acabados Premium incorporan, también, de serie, un sistema de advertencia anti-colisión.
 
A nivel de habitabilidad, las cinco plazas son confortables. Conductor y copiloto son los más beneficiados, pero los habitantes de las plazas traseras no les irán muy a la zaga. Quizá lo más reseñable es que, a la hora de acceder a estas plazas, el hueco para meterse en el habitáculo y acomodarse no es el más grande del mundo y conviene estar ágil para encaramarse a la segunda línea de asientos. También puede ser objeto de críticas el maletero, con sólo 410 litros útiles en un coche tan inmensamente grande, además, con una boca de carga muy elevada a la hora de subir cualquier bulto.
 
En el apartado de críticas, todavía hay alguna cosita que se puede pulir en este FX. Por ejemplo, equipar con distintas cámaras este coche parece obligado debido a las caprichosas formas del abultado capó, con protuberancias en los extremos que hacen prácticamente imposible adivinar dónde acaba el coche a la hora de aparcar. También pudimos comprobar que, situando el asiento del conductor en la posición más baja posible, aún así, te queda la sensación de ir muy alto al volante. Más objetivo me parece mencionar el plegado de los retrovisores, que son semiautomáticos, pues no se abren/cierran al abrir/cerrar el coche, sino que disponen de un botón para que lo hagas tú mismo. De la misma manera que no nos ha gustado que, por defecto, cada vez que arrancas se activa el sistema que alerta del cambio involuntario de carril. Las puertas traseras carecen de huecos para dejar el más pequeño objeto y el freno de estacionamiento sigue siendo de pedal y bastante fácil de olvidar. La situación de los botones que cambian las distintas pantalla del ordenador de a bordo vuelven a ser objeto de 'denuncia' aquí, pues hay que soltar las manos del volante para manipularlos y puede llegar a ser peligroso.
 
El Infiniti FX30d, un auténtico cochazo mires por donde lo mires, goza de cuatro niveles de equipamiento. Si vamos al más económico, que ya de por sí es bastante completo, tendrás que pagar 63.500 euros. Si quieres el S Premium que hemos probado en Portalcoches.net tendrás que desembolsar 72.690 euros. Créeme: merece la pena.
 
CON LA MANO EN EL CORAZÓN
Si quieres llamar la atención con tu coche o buscas que este sea el reflejo de la seguridad que tienes en ti mismo, te lo digo ya, éste es tu coche. Mucho más racional que antes con este motor diesel, pasar por el surtidor de gasolina no será tan vía crucis como antes.

UN COCHE PARA...
…para el que quiere o necesita un coche de representación y está harto de las berlinas sin tener que renunciar al confort de éstas en autovía. Para todo aquél que no tiene problemas de dinero, quiere darse un capricho y alguna vez va a sacar el coche del asfalto.

KILÓMETROS PRUEBA – 675 kms

PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 30%-15%-55%


FICHA Infiniti FX 3.0D

 
Cubicaje / Potencia: 2.993cc/ 238 CV / 3.750 r.p.m.

Caja de cambios: Automática y secuencial de siete velocidades

Alimentación: Diesel

 
Longitud / Anchura / Altura: 4.865 / 1.925/ 1.680 mm

Distancia ejes: 2.885 mm

Maletero: 410 litros

Nº plazas: 5

Neumáticos delanteros: 265/50/20 (Unidad probada: 265/45/21)

Tracción: ¡4x4

Frenos delanteros: Discos ventilados de 355 mm

Frenos traseros: Discos ventilados de 350 mm

 
Aceleración 0-1 km/h: 8,3 segundos

Velocidad máxima: 212 km/h

Capacidad depósito combustible: 90 litros

Peso en orden de marcha: 2.150 kg

Par motor: 550 Nm a 1.750 r.p.m

Emisiones CO2: 238 gr/km

 
Consumos oficiales:

Extraurbano: 7,8 litros

Urbano: 11,2 litros

Mixto: 9 litros

 
Bien:

Consumo

Equipamiento

Seguridad

 
Menos bien:

Acceso a plazas traseras

Freno de estacionamiento de pie

Maletero

 
Precio: Desde 63.500 euros
 
 
Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net