HONDA CIVIC – Prueba Coche – Involución evolutiva

Por sa , 23/10/2012

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados

Novedades Salón París 2018
comparte:



Servicios

Zona Honda
Precios, pruebas, actualidad, portal de la marca.
Zona CIVIC
Precios, ficha técnica, pruebas, actualidad.

Últimas Noticias

HONDA CIVIC – Prueba Coche – Involución evolutiva
Honda renueva su exitoso Civic con una línea menos revolucionaria que el diseño anterior. Honda no ha querido arriesgar esta vez y el nuevo Civic no cambia demasiado para seguir siendo diferente. Prueba del Honda Civic 1.4 Sport gasolina de 100 CV.




El nuevo Honda Civic no deja indiferente a nadie. De hecho, en esta ocasión, el nuevo Civic deja un poco decepcionados a los que esperaban una nueva revolución. Sin embargo, Honda ha decidido apostar por una línea continuista, sigue apostando por aires futuristas, pero ha retrocedido algún año luz para configurar un Civic menos atrevido pero más funcional. Sin perder un ápice de dinamismo e imagen, el Honda Civic se ha puesto al día suavizando estridencias y apostando de nuevo por los puntos fuertes que le han llevado a ser objeto de deseo entre los jóvenes de medio mundo.
 
El Honda Civic mide ahora 4,30 metros de longitud, en la línea de los coches compactos que apuestan por estirar unos centímetros para ganar espacio en plazas traseras y maletero. Sigue teniendo un aspecto dinámico, atrevido y futurista, apuesta por soluciones que se salen de lo conocido en sus rivales, como el doble plegado de los asientos traseros, pero también reincide en errores que se criticaron en el modelo anterior como la luneta trasera partida por el alerón y la información desperdigada por todo el habitáculo, no sólo en el cuadro de mandos. Ahí va nuestro análisis.
 
El nuevo Civic por el que apuesta Honda es más ‘normal’. Las complejas franjas de grupos ópticos delante y detrás dejan paso a algo más convencional, pero no por ello pierde su identidad. Faros rasgados delante con una pieza de plástico negro brillante que une ambas y encima una parrilla estrecha que acoge el escudo de la marca. Abajo, las luces de día por leds horizontales enmarcadas en tomas de aire negras y un aspecto bastante agresivo gracias a que la inclinación del parabrisas es brutal, prácticamente, una línea continua desde el morro que acaba en el momento en que empieza a caer hacia una zaga también remozada, con pilotos traseros muy agresivos que ganan presencia en los laterales, con la cintura y los hombros muy altos y unidos por la tercera luz de freno, en el alerón trasero, que parte el cristal en dos. La luna trasera es prácticamente horizontal al suelo y junto con las luces de posición traseras muy esquinadas abajo del todo, da una sensación de poderío espectacular. Por si fuera poco, de costado, el Civic ha dicho adiós a la forma de huevo, y aunque sigue apostando por la línea curva, esta ha ganado mucho en dinamismo, con un diseño súper afilado.
 
El interior evoluciona algo menos que el exterior, pero también intenta reagrupar información sin demasiado éxito… y eso que nuestra unidad de pruebas, el 1.4 Sport de 100 caballos, prescindía del navegador, otro foco de atención. Un volante multifunción con botones que no facilitan saber para qué sirven, un cuentarrevoluciones central que acapara el protagonismo, temperatura del agua a la izquierda, medida del combustible a la derecha, y después en una franja digital encima del volante, el velocímetro digital, señales que van del verde al azul en función de tu tipo de conducción, de más ecológica a menos, y una pantalla más, a la derecha, donde aparece la información del muy mejorable ordenador de a bordo, lugar que deja para cuando se engrana la marcha atrás, ver una pequeña pantalla con una resolución, eso sí, encomiable.
 
En la consola central, más botones, los del sistema de audio, que tampoco terminan de ser claros en cuanto a su funcionamiento, y más abajo los correspondientes al climatizador, estos sí, menos equívocos que todos sus compañeros. Nos hemos dejado uno verde, casi oculto, a la izquierda, tras el volante, nada fácil de apretar, que sirve para elegir un modo de conducción más ecológico, activando el Modo ‘Econ’, y con el que se pierde, todavía más, un poco de potencia.
 
Dicho lo cual, he de reconocer que el habitáculo y el entorno del conductor no me disgustan. Está claro que un conductor joven apreciará más la disposición de los elementos, pero aquellos que peinen canas, o incluso alguno de los que no lo hagan, les parecerá que el diseño y colocación de los mandos es, cuanto menos, muy mejorable. Por ejemplo, hay un botón en el volante, a la derecha, que pone ‘Main’ y que hasta que no lo aprietas no sabes que activa el dispositivo de la velocidad de crucero. A la izquierda del volante, en la parte superior, otro que pone una ‘i’ a priori parece que debe dar información, lo mismo que el que pone ‘Menú’ en la parte más baja.
 
Esto es el principio, porque el ordenador de a bordo me ha parecido, quizá, el menos práctico que recuerdo… vale que el alzheimer empieza a ganarme la batalla, pero las últimas 200 pruebas sí las recuerdos… y como este Honda Civic no he visto nada. Me resulta del todo punto inadmisible que sólo se pueda ver a la vez un dato entre velocidad media, autonomía, duración, etc… pero lo peor es que para cambiar de uno a otro… ¡hay que detener el coche porque no se puede hacer en movimiento! Pero es que hay más. Para llegar a este menú hay que dar media docena de veces a los mandos de la parte izquierda del volante, con menús que son bastante equívocos y no reflejan lo que se esconde detrás. Francamente, decepcionante.
 
En el apartado de la habitabilidad, aquí no es que haya menos quejas, es que todo son parabienes. Los asientos delanteros son cómodos y la posición al volante es óptima. Recogen mucho lateralmente y viene bien para regular el asiento de manera que con una mirada el aro del volante no tape ninguna información relevante. Detrás, incluso, la cosa mejora. El sistema de asientos del Honda Civic debería ser un ejemplo para todas las marcas. Los tres asientos son muy utilizables, tienen mucho espacio, con el techo que sólo empieza a molestar si pasas del 1,80 metros. Quizá están un poco más inclinados de lo deseable, pero invitan a ‘repanchingarse’ y relajarse.
 
Pero lo mejor es su anclaje al habitáculo, ya que en vez de estar unidos al suelo, nacen del respaldo, dejando hueco incluso para meter los pies debajo o algún pequeño bulto. Cuando se repliegan de manera tradicional, dejan un gran espacio diáfano plano completamente. Pero si empujas la banqueta hacia arriba, como ves en alguna de las fotos que acompañan a este texto, observarás que es una especie de butaca plegable que deja un hueco enorme, capaz de albergar hasta dos bicis sin problemas, o bultos de un tamaño que en coches de la competencia no podrían ser transportados.
 
El maletero completa una gran capacidad de carga. El portón abre un hueco enorme que permite también no tener que hacer virguerías para introducir objetos voluminosos. Además, la boca de carga está bastante baja. Por si fuera poco, esconde un doble fondo en una especia de balda desmontable unida al suelo del maletero que permite separar objetos o ampliar el hueco hasta 477 litros, cifras que no alcanzan muchas de las berlinas del mercado. Espectacular.
 
Pasamos al tema dinámico, y aquí hay luces muy luminosas y sombras demasiado negras como para inclinar la balanza positivamente, al menos en lo que al motor que impulsa nuestra unidad se refiere. Empezando por lo nuevo, el chasis de este Honda Civic me ha parecido espectacular. Muy bien afinado, solventa sin inmutarse pequeños errores del conductor, permitiendo un paso por curva mucho mejor del que este 1.4 de 100 caballos puede permitir a priori. A todas luces demanda más caballería, más potencia, para sacar todo el partido a un coche que pisa firme, con un peso contenido y un aplomo idóneo.
 
En el lado contrario, nos hemos quedado extremadamente preocupados con las prestaciones de este bloque de 1.339 centímetros cúbicos, que sobre el papel entrega 100 CV. La cifra oficial de aceleración de 0 a 100 parece un error, pues marca 14 segundos, pero luego, cuando empiezas a acelerar, ves que incluso son bastante optimistas. El coche no acelera nada, tiene un par motor exiguo, 127 Nm, y esto, unido a unas marchas muy pero que muy cortas, pueden llegar a desesperar a cualquier que, un día, pueda tener algo de prisa en llegar a su destino. Ya puedes dejarte el pie apretando, que esto no va a correr ni a ganar velocidad. Y da igual que esté conectado el Modo Econ o no. Aunque es cierto que con este sistema activo las aceleraciones son aún más lentas, con él quitado no gana demasiado tiempo. De hecho, en cuanto la carretera apunta levemente hacia arriba, en sexta, si no bajas marchas, en ocasiones hasta tercera, para no perder excesiva velocidad, comprobarás que poco a poco pierdes empuje y sacar adelante el coche puede parecer un esfuerzo titánico. Obvio, desde aquí recomendamos cualquiera de los otros dos motores que monta el Civic, el gasolina de 142 CV o el conocido y laureado diesel de 150 CV.
 
Si el consumo final fuera fantástico podría perdonarse en buena medida la poca pegada de este 1.4, pero es que los poco más de seis litros a los cien, con el modo Econ encendido, tampoco es una marca histórica de consumo. Hay que meter la sexta velocidad enseguida, y con ello es difícil ajustar el consumo. A 120 km/hora la aguja del cuentarrevoluciones apunta a las 3.400 vueltas, sensiblemente superior al resto de rivales. Mejorable sencillamente alargando un poco la quinta y la sexta.
 
Con el modo Econ activado, unas flechitas flanqueando la velocidad digital en el salpicadero nos dicen si conducimos de manera ecológica o no. Si logramos ir casi todo el rato con las luces verdes, lo estamos logrando. Si pasa al turquesa, estamos dejando de acariciar el pedal del gas para apretarlo algo más de la cuenta. Si se torna en azul vivo, estamos pisando el acelerador con demasiado ímpetu y no estamos logrando conducir consumiendo poco y emitiendo menos CO2 a la atmósfera.
 
En el lado bueno de este 1.4 Sport, dos cosas: un precio de derribo -14.400 euros por el 40 aniversario y el Plan PIVE- aunque con el acabado Comfort aún lo tienes por 900 euros menos, pero claro con menos equipamiento, el otro elemento reseñable positivamente en esta última parte del análisis. Llantas de aleación de 17 pulgadas, antiniebla, volante multifunción, pedales deportivos en aluminio perforado, cámara trasera de aparcamiento, sensor de lluvia para limpiaparabrisas, luces automáticas, alarma y control de velocidad de crucero y limitador de velocidad, además del sistema Start/Stop, tomas auxiliares y USB, indicador de cambio de marcha Eco Assist, control de estabilidad y tracción VSA, climatizador y luces diurnas por leds. Si queremos el navegador, hay que abonar aparte 1.000 euros más.
 
Algunos detalles más permitirán dar una visión aún más global. Por ejemplo, el hecho de llevar siempre el motor bastante revolucionado, incluso a velocidades legales, produce una rumorosidad elevada que puede llegar a ser molesta si pretendes hacer viajes largos. Con el dispositivo de velocidad de crucero conectado, el coche gana velocidad muy lentamente, más aún si está el modo Econ conectado. A la hora de repostar, no te vuelvas loco: hay que apretar un botón que desbloquea la tapa de carga. Lo que pasa es que para encontrarlo casi tendrás que ir a la altura del pedal del embrague, muy escondido.
 
Pero no todo es malo. Quiero hacer hincapié en la sensación de dinamismo, con una dirección precisa, directa, y con un radio de giro espectacular que acentúa aún más esta sensación.
 
CON LA MANO EN EL CORAZÓN
 
Por diseño y línea es una opción más que buena, pero este motor no sería el escogido; apostaría por el diesel o el gasolina más potente. No nos ha gustado su entrega de potencia, una pena pues no merece dar esta sensación de falta de fuerza con un chasis y un habitáculo que rayan el sobresaliente.
 
UN COCHE PARA...
 
…jóvenes que no lleven demasiada prisa en el día a día. Enamorados de su línea, de su significado, de su historia. Aquellos que quieran un Civic a toda costa y no lleguen para pagar uno con un motor más potente. Es un coche distinto y los que no quieran salirse de la línea trazada no tienen sitio en el nuevo Civic.
 
KILÓMETROS PRUEBA – 720 kms
 
PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 30%-40%-30%
 
RIVALES
 
 
FICHA HONDA CIVIC 1.4 Sport
 
Cubicaje / Potencia: 1.339 cc / 100 CV a 6.000 rpm

Caja de cambios: manual de 6 velocidades

Alimentación: gasolina
 
Longitud / Anchura / Altura: 4.300 x 1.770 x 1.470 mm

Distancia ejes: 2.595 mm

Maletero: 477 litros

Nº plazas: 5 plazas

Neumáticos: 225/45/R17

Tracción: delantera

Frenos delanteros: Discos ventilados

Frenos traseros: Discos
 
Aceleración 0-100 km/h: 14 seg.

Velocidad máxima: 187 Km/h

Capacidad depósito combustible: 50 litros

Peso en orden de marcha: 1.185 Kg.

Par motor: 127 Nm a 4.800 rpm

Emisiones CO2: 131 g/Km.
 
Consumos oficiales:

Extraurbano: 4,8 l/ 100km

Urbano: 6,7 l/ 100 km

Mixto: 5,5 l/ 100 km
 
Bien:

Chasis

Espacio interior

Maletero y modularidad asientos traseros
 
Menos bien:

Motor

Marchas muy cortas

Visibilidad trasera con luneta partida por alerón
 
Precio: Desde 14.400 euros, plan PIVE incluido
 
Óscar González Soria - oscar.gonzalez@portalcoches.net